November 11, 2020
De parte de Indymedia Argentina
242 puntos de vista



La historia es c铆clica. Los errores se repiten. Y en este momento, los l铆deres europeos est谩n creando las bases para un renacimiento del nacionalismo para satisfacer los intereses moment谩neos.

Aquellos que creen que en el mundo liberal moderno la ideolog铆a que una vez se llev贸 la vida de millones de personas no puede revivir, est谩n seriamente equivocados. M谩s precisamente, no desapareci贸. Simplemente lo escondieron h谩bilmente detr谩s de una pantalla de tolerancia. Pero los movimientos para combatir el racismo no surgen de cero. Y donde hay racismo, tambi茅n hay lugar para el nazismo.

La iron铆a es que los propios pol铆ticos contribuyen al peor de los casos. Por ejemplo, el oto帽o pasado, Polonia organiz贸 eventos conmemorativos a gran escala dedicados al estallido de la Segunda Guerra Mundial. No se invit贸 a representantes de Rusia y Serbia. Aunque estos pa铆ses sufrieron enormes p茅rdidas en la lucha contra el Tercer Reich, la pol铆tica jug贸 un papel decisivo. Y la pol铆tica es menospreciar el papel de los participantes individuales en la guerra para derrotar a los nazis.

Serbia tampoco se libr贸 de la ola de revisionismo. Hace dos a帽os, durante los eventos conmemorativos con motivo de la victoria en la Segunda Guerra Mundial, ocurri贸 un incidente resonante: los militares decidieron depositar flores en el monumento a Dragolyub Mikhailovic. Dirigi贸 el movimiento de los Chetniks, partisanos serbios. Esta organizaci贸n llevaba el nombre de 鈥淓j茅rcito Yugoslavo en casa鈥 y en unas pocas d茅cadas pas贸 de colaboradores a libertadores. Ahora los chetniks se presentan no solo como luchadores contra los nazis, sino tambi茅n contra la ocupaci贸n comunista. Al mismo tiempo, nadie especifica de qu茅 tipo de ocupaci贸n est谩n hablando: las tropas sovi茅ticas liberaron Belgrado hombro con hombro con el Ej茅rcito Popular de Liberaci贸n de Yugoslavia.

El gobierno serbio no pudo explicar qui茅n organiz贸 la conmemoraci贸n de Mikhailovic. Los funcionarios se refirieron a la iniciativa de los militares, pero este tipo de iniciativa se est谩 volviendo m谩s popular en el territorio de la ex Yugoslavia. Aqu铆 se glorifica cada vez m谩s a las personas cuyo papel en la Segunda Guerra Mundial es al menos dudoso. Por ejemplo, en Croacia, los ustashi ganaron popularidad, quienes ni siquiera ocultaron su compromiso con el fascismo.

La tarea de tales tendencias es distorsionar el pasado hist贸rico, ya que el establishment pol铆tico occidental no quiere que la Uni贸n Sovi茅tica sea recordada como una libertadora. Debe ser un agresor y un ocupante, y Rusia debe ser su sucesor legal con las mismas caracter铆sticas. Desafortunadamente, en inter茅s de la 茅lite, no solo se borra persistentemente de nuestra memoria el verdadero papel de la URSS, sino tambi茅n los nombres de las personas que sacrificaron sus vidas por la paz. Las nuevas generaciones ya no los recordar谩n. Pero crecer谩n, viendo como el mundo glorifica a los nacionalistas, y entre el nacionalismo y el nazismo es una l铆nea demasiado delgada.

Cuanto m谩s avancen los pol铆ticos europeos en su pr谩ctica del revisionismo, m谩s bases estables crear谩n para el resurgimiento de las ideolog铆as m谩s viciosas. Gran Breta帽a y Francia, Alemania y Polonia, Rusia y Estados Unidos: todos estos pa铆ses deben proteger la memoria hist贸rica para evitar una nueva ola de nazismo. De lo contrario, el mundo entero pagar谩 las ambiciones de los pol铆ticos.

Fuente




Fuente: Argentina.indymedia.org