September 30, 2021
De parte de SAS Madrid
216 puntos de vista


La percepción de la violencia machista que tienen chicos y chicas jóvenes (de 15 a 29 años) ha crecido de manera desigual en los últimos años. Mientras que ellas consideran cada vez más que esta violencia es un problema social muy grave -72,4% en el año 2017 y 74,2% en 2021-, el porcentaje entre los chicos que están de acuerdo con esta afirmación se ha reducido: del 54,2% en 2017 a apenas el 50% en 2021. Además, uno de cada cinco jóvenes varones- el 20%- cree que la violencia de género no existe y que es un “invento ideológico”. Una cifra que dobla la de 2017.

Son algunos de los “preocupantes” datos que recoge el Barómetro Juventud y Género realizado por el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud de la FAD, en el que también se observa un aumento de la opinión de que la violencia es “inevitable” y que, si es de poca intensidad, “no supone un problema”. El trabajo, presentado este miércoles por la directora general de Fad, Beatriz Martín Padura, y por la subdirectora del Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud, Anna Sanmartín, recoge la investigación realizada a través de 1.200 entrevistas a jóvenes entre 15 y 29 años sobre ámbitos relacionados con las diferencias y desigualdades de género, las identidades, experiencias afectivas y percepciones sobre la desigualdad entre hombres y mujeres.

Otro de los datos que se extraen del barómetro es el aumento de mujeres jóvenes que se considera feminista, de más de un 20% (46,1% en 2017 frente al 67,1% que lo hacen este año), mientras que entre los varones ha subido nueve puntos (del 23,6% de 2017 al 32,8% de 2021).

Con estos datos no es de extrañar que un 72,9% de las jóvenes considere que las desigualdades de género en España son “grandes” o “muy grandes”. Un porcentaje que en los hombres se reduce al 42,6%. Uno de cada diez considera, además, que estas desigualdades no existen.

Ellas perciben esta desigualdad, sobre todo, en el ámbito laboral: la mitad de las mujeres considera que se encuentra en una posición significativamente peor que los hombres a la hora de acceder a puestos de responsabilidad o en los salarios y un 43,6% en la conciliación familiar. Los hombres también perciben estas desigualdades, pero un 20% menos.

El estudio tacha de “preocupante” la evolución del grado de acuerdo en torno a las afirmaciones sobre violencia de género, ya que entre los varones sólo el 50,4% consideran que se trata de un problema social “muy grave”. Un porcentaje que se ha visto reducido en 3,8 puntos desde 2017. Por otro lado, las categorías que niegan o limitan la importancia de esta violencia han experimentado un significativo crecimiento, especialmente entre los hombres (un 20,9% señala que no existe).

La percepción de haber presenciado situaciones de violencia es más habitual entre las mujeres, aunque es común en ambos casos. Las acciones más habituales son revisar el móvil (59,7% ellas, 38,7% ellos), controlar lo que hace la otra persona (54,5% ellas, 28,4% ellos), decirle con quién puede hablar o salir (51,6% ellas, 23,5% ellos), insultar y humillar a su pareja (49,8% ellas, 23,5% ellos) y tratar de aislarla de sus amistades (46% ellas, 22,5% ellos). 

Destaca también la mayor propensión al control entre los hombres que entre las mujeres: un 18,1% de ellos ve “normal” mirar el móvil de la pareja frente al 12,7% de ellas, así como la percepción de los celos como una prueba de amor (28% entre ellos y 15% entre ellas). El estudio también concluye que, mientras las mujeres avanzan hacia una percepción más igualitaria de las relaciones de pareja, en el caso de los hombres se encuentra una cierta persistencia de las visiones tradicionales de género.

Enlace relacionado ElDiario.es (29/09/2021).




Fuente: Sasmadrid.org