July 8, 2021
De parte de Indymedia Argentina
184 puntos de vista


Luego de relevar condiciones inhumanas de detenci贸n en la Unidad N掳 2 de Sierra Chica, la Comisi贸n Provincial por la Memoria (CPM) present贸 un Habeas corpus colectivo, que fue resuelto favorablemente por el Juzgado Correccional N 1 de Azul el pasado 7 de junio. El fallo fue consentido por el Estado provincial y se encuentra firme. No obstante, en el marco del control de cumplimiento de la sentencia, los directivos de la c谩rcel presentaron un informe donde niegan las denuncias y presentan una situaci贸n ideal afirmando que se brindan cuatro comidas al d铆a, no hay aislamiento mayor a 15 d铆as y la atenci贸n sanitaria se cumple. El aislamiento extremo durante varios meses en condiciones inhumanas sigue siendo una pr谩ctica habitual registrada en esta y otras c谩rceles provinciales pese a la negaci贸n penitenciaria, as铆 como tambi茅n la escasa o deficiente alimentaci贸n. La nula atenci贸n sanitaria integral, que provoca muertes evitables por enfermedades no asistidas, es tambi茅n un hecho que se reitera en los 煤ltimos a帽os.

En el marco del habeas corpus colectivo presentado por la Comisi贸n Provincial por la Memoria (CPM), luego de constatar el agravamiento de las condiciones de detenci贸n de las personas detenidas en los pabellones 11 B y el sector de Separaci贸n de 脕rea de Convivencia (SAC) de la c谩rcel de Sierra Chica, el mes pasado el juez An铆bal 脕lvarez orden贸 hacer cesar las medidas de aislamiento extremo por periodos mayores previstos a la ley y dispuso una extensa serie de medidas para la reparaci贸n y mantenimiento de los mismos. Tambi茅n dispuso medidas para los sectores de cocina y sanidad.

La sentencia del Juzgado en lo correccional N掳 1 de Azul reconoc铆a y acreditaba las denuncias de la CPM, en su calidad de Mecanismo Local de Prevenci贸n de la Tortura, relevadas tras varias inspecciones a la unidad penitenciaria realizadas este a帽o. Durante una nueva inspecci贸n en mayo, se incorpor贸 a la causa un informe que confirmaba y ampliaba las graves condiciones de detenci贸n relevadas.

Las personas alojadas en el pabell贸n 11 B y SAC se encontraban sometidas a reg铆menes de entre 23 y 24 horas de encierro extremo, sin salidas a patio, en muchos casos en per铆odos de varios meses en el primero de los pabellones mencionados, y en algunos casos sin comunicaci贸n telef贸nica ni contacto con el mundo exterior. Sobre el estado edilicio, se relev贸 que las celdas eran h煤medas y fr铆as, con techos y paredes rotas, letrinas tapadas e instalaciones sanitarias obsoletas, falta de ventilaci贸n y luz natural, condiciones el茅ctricas precarias, colchones en mal estado, serios problemas en la provisi贸n de agua potable y en el acceso a duchas. A esto se agregaba que varias personas requer铆an de asistencia m茅dica y psicol贸gica sin recibirla,  producto de la escasez o hasta inexistencia de insumos m茅dicos sumado o la falta de recursos humanos en Sanidad.

En mayo, con el habeas corpus en tr谩mite, la CPM y la Defensor铆a General de Azul realizaron una nueva inspecci贸n conjunta y se incorpor贸 a la causa un informe que confirmaba y ampliaba las graves condiciones de detenci贸n relevadas anteriormente y que motivaron la preentaci贸n.

M谩s a煤n, los funcionarios penitenciarios de la unidad de Sierra Chica que participaron de la audiencia judicial reconocieron la existencia de estos hechos.

En el marco del control de cumplimiento de la sentencia, la Direcci贸n de la Unidad Penitenciaria present贸 un informe general sobre el estado de avance de algunas de las obras ordenadas por la justicia. Entre ellas, el informe se帽ala la reparaci贸n del sistema de calefacci贸n y la red de agua potable, los cerramientos de ventanas y el acondicionamiento de las letrinas e instalaciones sanitarias.

Sin embargo, otros puntos de la sentencia no s贸lo fueron ignorados por la Jefatura del SPB sino que negaron las denuncias realizadas por la CPM, corroboradas en las inspecciones 鈥揹el organismo y de funcionarios judiciales鈥 y por las personas detenidas que participaron de la audiencia de habeas corpus, y finalmente acreditadas por el juez al momento de la sentencia.

Cabe destacar que, en el tr谩mite de un habeas corpus, la audiencia es el momento procesal donde ten铆an la oportunidad de rebatir las afirmaciones de los denunciantes; sin embargo, s贸lo estuvo presente el Jefe de Sanidad de la Unidad, ning煤n funcionario penitenciario ni ministerial particip贸 de la audiencia judicial.

Sobre los reg铆menes de aislamiento extremo de ambos pabellones y la provisi贸n de alimentos, el informe da cuenta de una realidad inexistente afirmando que: 鈥淪e hace saber que en ning煤n caso es posible de creer que una persona en situaci贸n de encierro en el a帽o 2021 pueda estar alojada en total y estricto aislamiento por 24 horas continuas, resulta dif铆cil de explicar. Muy por el contrario con lo denunciado por la CPM, todas las personas alojadas en los pabellones mencionados cuentan con el acceso diario a una ducha caliente, acceso al patio de recreos, al menos una comunicaci贸n telef贸nica con sus familiares o allegados y entrevistas con el personal superior de la Unidad, entendi茅ndose por personal superior a Directivos, Jefe o Subjefes de la Secci贸n Asistencia y Tratamiento. Tanto las actividades se帽aladas como las entrevistas se realizan a demanda de los interesados o por convocatoria del personal del SPB鈥.

El Pabell贸n 11 B continua con un r茅gimen de aislamiento extremo durante varios meses. La CPM viene alertando desde hace a帽os que este espacio fue cambiando la denominaci贸n: 鈥淧abell贸n de prevenci贸n de Conductas Violentas鈥, 鈥淧abell贸n para detenidos conflictivos鈥 u otras, pero el r茅gimen sigue siendo el mismo.

El informe del SPB tambi茅n se帽ala que el men煤 es 鈥渧ariado en carnes (vacuna o de ave), verduras, legumbres y/o alimentos secos (arroz o fideos), siendo suficiente en cantidad y calidad鈥. En la realidad, la alimentaci贸n es provista por las familias que deben hacer enormes esfuerzos para enviar alimentos a las personas detenidas, que de lo contrario padecen hambre.

Uno de las negaciones m谩s llamativas tiene que ver con el acceso a sanidad de las personas detenidas, un problema que se evidencia no s贸lo en Sierra Chica sino en todas las c谩rceles del SPB. A帽o tras a帽o, la principal causa de muerte en lugares de encierro es la completa desatenci贸n de la salud. Llama la atenci贸n, adem谩s, porque el informe desmiente los problemas reconocidos en cuanto a falta de insumos m茅dicos y recursos humanos declarados por el Jefe de Sanidad de la c谩rcel de Sierra Chica durante la audiencia realizada en esta misma causa.

El informe, en cambio, dice: 鈥淪i bien no es resorte de esta instancia podemos dar cuenta que el Personal de Salud de la Unidad Sanitaria N潞 2 se encuentra apresto al pedido de atenci贸n medica por las personas alojadas en el Sector se帽alado, acudiendo de inmediato para atender las a cuestiones requeridas, sea en el lugar o de ser necesario conduciendo al paciente al consultorio de sala de atenci贸n o al nosocomio extramuros鈥. Es materialmente imposible que esto ocurra ya que en la Unidad 2 hay solo 2 m茅dicos de guardia dos d铆as a la semana, para atender no solo las m谩s de 2.000 personas alojadas all铆, sino tambi茅n las urgencias de las unidades 38 y 27.

Los m茅dicos han manifestado reiteradamente no estar en condiciones de dar respuestas adecuadas para la atenci贸n de todas las situaciones que se presentan. Por otro lado, la llegada a la atenci贸n sanitaria esta mediada por los agentes penitenciarios, lo que siempre la dilata o impide y los traslados a hospitales extramuros escasas veces se cumplen en tiempo y forma.

鈥淓ste informe de la Jefatura penitenciaria es dif铆cil de entender porque, adem谩s, se aleja de la respuesta que el Ministerio de Justicia ven铆a adoptando a la hora de cumplir con sentencias similares en otras unidades penitenciarias de la Provincia. En el caso, el SPB vuelve a viejas pr谩cticas de negaci贸n de la realidad y acusaci贸n a quienes intentan visibilizarla. No es negando que la realidad cambia, sino con pol铆ticas efectivas con perspectiva de derechos humanos鈥, se帽alaron desde la CPM.

鈥淟a Comisi贸n realiza inspecciones desde hace m谩s de 16 a帽os, las denuncias realizadas no s贸lo han sido reconocidas por la justicia provincial y nacional, sino tambi茅n por organismos internacionales de derechos humanos. Desconocer y negar estas denuncias, intentar desacreditar a quienes denuncian no es m谩s que una estrategia para desviar la responsabilidad que tiene el Servicio Penitenciario Bonaerense por las graves vulneraciones de derechos y las condiciones indignas en que se encuentran detenidas las personas bajo su custodia鈥, agregaron.


Fuente: https://www.andaragencia.org/el-negacionismo-del-servicio-penitenciario-bonaerense-frente-a-flagrantes-violaciones-de-derechos-humanos/




Fuente: Argentina.indymedia.org