May 12, 2021
De parte de Kurdistan America Latina
255 puntos de vista


No quedan lugares seguros para los y las periodistas en Turqu铆a. Para el gobierno del presidente Recep Tayyip Erdogan, cualquier medio de comunicaci贸n o trabajador de prensa que no puede controlarse, se convierte en un enemigo que debe ser derrotado a cualquier costo.

Al hostigamiento contra partidos pol铆ticos opositores, la represi贸n contra las minor铆as 茅tnicas y religiosas -principalmente los kurdos del sudeste del pa铆s-, y las pol铆ticas de injerencia en otros pa铆ses -como en Siria, Libia o en la reciente guerra de Azerbaiy谩n contra Artsaj y Armenia-, el Ejecutivo turco suma en su prontuario la persecuci贸n sistem谩tica a periodistas, el cierre de medios de comunicaci贸n y hasta la censura de redes sociales.

Algunos casos y datos difundidos en las 煤ltimas semanas confirman el pu帽o de acero que Erdogan lanza sobre los y las trabajadoras de prensa que considera d铆scolas:

鈥擡n el D铆a Mundial de la Libertad de Prensa, el pasado 3 de mayo, la Coalici贸n por las Mujeres en el Periodismo (CFWIJ) emiti贸 un comunicado en el que alert贸 las violaciones de derechos a las que son sometidas las periodistas. En el caso de Turqu铆a, CFWIJ document贸 鈥渄ocument贸 114 casos de acoso legal, detenciones y ataques en todo el pa铆s鈥. A su vez, revel贸 que al menos 50 trabajadoras de prensa comparecieron ante un tribunal 鈥減ara defender las historias que revelaron o las publicaciones que compartieron en las redes sociales鈥. A esto se suma que 鈥渢res periodistas fueron condenadas a prisi贸n desde principios de a帽o鈥. M眉yesser Y谋ld谋z, directora de noticias de Oda TV, fue condenada a casi cuatro a帽os de prisi贸n por supuestos cargos de espionaje. La sentencia se dio a conocer el 8 de marzo, cuando en todo el mundo se conmemora el D铆a Internacional de la Mujer.

鈥擡l mismo 3 de mayo, la Plataforma de Mujeres Periodistas de Mesopotamia difundi贸 una declaraci贸n en la que se afirm贸: 鈥淐reemos que el hecho de que Turqu铆a ocupe el puesto 153 entre los 180 pa铆ses incluidos en la Clasificaci贸n de la Libertad de Prensa, no deja nada de lo que enorgullecerse鈥. Las periodistas remarcaron que el periodismo en el pa铆s dej贸 鈥渄e ser una profesi贸n para convertirse en un campo de resistencia para nosotras鈥.

鈥擜 finales de abril se conoci贸 que el portal de noticias JinNews, encabezado por mujeres kurdas, hab铆a sido bloqueado por cuarta vez en apenas 10 d铆as. Quien dio la orden para esta medida de censura fue la Autoridad de Tecnolog铆as de la Informaci贸n y la Comunicaci贸n (BTK), citando la decisi贸n del Segundo Tribunal Penal de la ciudad de Diyarbak谋r.

Tambi茅n en abril, el Tercer Tribunal Penal de Diyarbakir orden贸 a la BTK el bloque贸 del sitio web de la agencia de noticias Mezopotamya Ajansi (MA), una de los principales medios de comunicaci贸n kurdos.

鈥擜 principios de mayo se conoci贸 el informe 鈥淓l costo de las noticias鈥, realizado por la Comunidad de Periodistas y financiado por el proyecto Media for Democracy/Democracy for Media. En la investigaci贸n se revel贸 que solo en abril, al menos 49 periodistas fueron juzgados en 21 casos separados en las ciudades de Estambul, Van, Mardin, Batman, Kars, Adiyaman, Edirne, Agri y Amed. Las penas que se demandan para los comunicadores suman un total de 485 a帽os y nueve meses de prisi贸n. Del total de imputados, 11 periodistas son acusados 鈥嬧媎e 鈥渟er miembro de una organizaci贸n terrorista鈥, ocho 鈥嬧媎e 鈥渉acer propaganda para una organizaci贸n terrorista鈥 y otros tres por 鈥渋nsultar al presidente鈥.

鈥擡n su reciente informe Anatom铆a de la persecuci贸n a los periodistas en Turqu铆a, la organizaci贸n Press in Arrest Journalist Prosecutions difundi贸 el monitoreo que realiz贸 en casi 600 audiencias judiciales, en 240 casos que procesaron a 356 periodistas. En la investigaci贸n, encabezada por la abogada Ayse Bingol Demir, se pudo confirmar 鈥渦n patr贸n continuo de 鈥榓coso judicial鈥 dirigido a periodistas鈥 y que Turqu铆a incumple sistem谩ticamente sus obligaciones ante el derecho internacional. Para violar las normativas, el Estado turco utiliza el C贸digo Penal y la Ley N潞 3713 sobre Prevenci贸n del Terrorismo, con lo cual incurre en la violaci贸n a los derechos humanos. Al mismo tiempo, las autoridades judiciales anulan 鈥渓os principios constitucionales y del derecho de prensa鈥.

En el informe se alert贸 que en el pa铆s se aplica 鈥渆l uso arbitrario de arrestos y prisi贸n preventiva鈥 contra quienes critican al gobierno. A su vez, se advirti贸 del incumplimiento del debido proceso y el derecho a un juicio justo en los casos contra de periodistas, como tambi茅n la 鈥渇alta de independencia e imparcialidad del Poder Judicial鈥.

Cuando en octubre de 2018, la monarqu铆a de Arabia Saud铆 orden贸 el asesinato del periodista Jamal Khashoggi, hecho que se concret贸 en el consulado saud铆 en Estambul, el presidente Erdogan se encaram贸 a las protestas mundiales por este crimen aberrante. El mandatario amenaz贸 a Riad, impuls贸 una investigaci贸n y declar贸 que el asesinato no quedar铆a impune. La realidad es que a la hora de tratar con la prensa y sus trabajadores, el presidente turco no es demasiado diferente al joven monarca Mohamed Bin Salm谩n. Para ambos, las denuncias que los periodistas hacen en su contra los convierten, de forma autom谩tica, en presas en plena caza furtiva.

FUENTE: Leandro Albani / La tinta

<!–

–>




Fuente: Kurdistanamericalatina.org