November 30, 2022
De parte de Nodo50
238 puntos de vista

El no ir├í a prisi├│n y el Estado pagar├í la indemnizaci├│n a la familia. Quince d├şas despu├ęs de que se celebrara el juicio, la Audiencia Provincial hizo p├║blica este martes su sentencia en la que condena al agente por un delito de homicidio imprudente en su modalidad menos grave y dictamina que no tendr├í que cumplir pena de c├írcel sino que deber├í abonar una multa durante seis meses con una cuota diaria de 15 euros –2.700 euros–.

Del mismo modo, seg├║n recoge la resoluci├│n judicial a la que ha tenido acceso este diario, el polic├şa deber├í abonar en concepto de responsabilidad civil 44.000 euros a los padres del fallecido y 20.000 euros al hermano por da├▒os morales. De este punto se har├í cargo el propio gobierno de forma subsidiaria al tratarse de un funcionario p├║blico. 

El dictamen no es firme y contra ella cabe recurso de apelaci├│n ante el Tribunal Superior de Justicia de Extremadura. De hecho, la defensa del acusado confirm├│ a este diario que recurrir├í, al entender que no hay imprudencia por parte del agente y por tanto no hay delito. 

Se da la circunstancia de que en este caso la fiscal├şa no ha ejercido como acusaci├│n y coincid├şa con la defensa en que el que polic├şa deb├şa ser absuelto. De hecho, la causa ha permanecido abierta con la ├║nica acusaci├│n particular ejercida por la familia del fallecido, que reclamaba que el agente fuera condenado por un delito de homicidio imprudente a cuatro a├▒os de prisi├│n y una indemnizaci├│n de 240.000 euros, sustancialmente mayor a la que finalmente ha determinado la Sala en su dictamen. 

En todo momento, tanto en declaraciones p├║blicas como en su testimonio durante el juicio, el agente ha defendido su inocencia. Ha asegurado en todo momento que en el dispositivo hab├şa m├ís agentes y que se realizaron varios disparos, por tanto no se pod├şa acreditar que desde su pistola hubiera salido la bala que acab├│ con la vida de Jean Paul Sierra Quintero. En todo momento, compa├▒eros de profesi├│n han mostrado su apoyo al polic├şa. Lo hicieron en verano, cuando compareci├│ en el juzgado en un encuentro entre las partes previo al juicio en el que no se alcanz├│ un acuerdo y cuando finalmente arranc├│ el juicio el pasado 8 de noviembre. Al menos un centenar de polic├şas y seres queridos defendieron su postura y trasladaron su solidaridad al agente. 

El juicio se prolong├│ durante al menos tres d├şas. En ellos comparecieron tambi├ęn los otros tres polic├şas –uno nacional y dos locales– que persiguieron al preso fugado minutos antes de que se produjera el desenlace. Tambi├ęn prestaron declaraci├│n los peritos y los forenses. Una de las claves del caso pasa porque nunca se ha hallado la bala ni los casquillos que pudieran concretar de qu├ę arma salieron. 

Ahora, dos semanas despu├ęs, la Audiencia Provincial en su sentencia reconstruye un relato de hechos probados en los que determina que el 2 de marzo de 2018 el joven de 24 a├▒os Jean Paul Sierra Quintero con antecedentes penales de robo con fuerza en las cosas sale de la c├írcel de C├íceres, donde se encuentra en prisi├│n preventiva, para prestar declaraci├│n en el juzgado. Es trasladado por dos agentes en un Citroen Picasso. A las 9.48 horas llegan a los estacionamientos subterr├íneos del Palacio de Justicia y un tercer polic├şa abre la puerta del coche para que saliera, recibe un fuerte impulso con la puerta y le tira al suelo. Otro polic├şa intent├│ interceptarle pero fue atacado por el preso con la muleta. Concreta la sentencia que el preso ┬źnunca estuvo esposado y sali├│ del centro penitenciario con dos muletas┬╗. As├ş, sali├│ corriendo y antes de que se cerrara la verja de entrada consigue salir a la calle por el hueco. 

A continuaci├│n, a las 10.00 horas con una lluvia intensa y mal tiempo, se activ├│ un amplio dispositivo policial de b├║squeda con la participaci├│n de distintas unidades de la Guardia Civil, Polic├şa Nacional y Polic├şa Local, en total 48 agentes. 

Por varios indicativos policiales, el preso es localizado en una vivienda de la falda de la Monta├▒a. Los primeros en llegar fueron el polic├şa acusado y otros tres agentes m├ís, que se organizan y deciden ir, unos por la parte trasera y otros por otra, incluso uno de los polic├şas plantea subirse al tejado. Finalmente, Jean Paul huye y uno de los agentes realiza un disparo al aire para intimidarle. Los dos agentes nacionales emprenden la carrera para arrestarle gritando ┬źalto polic├şa┬╗ y realizando disparos al aire. 

En un momento de esa persecuci├│n, sobre el terreno mojado, el preso se vuelve hacia atr├ís y le tira una piedra que impacta en las manos con las que empu├▒aba su arma reglamentaria, que cae al suelo. Es entonces cundo saca del bolsillo izquierdo su arma personal privada. Con ella, dispara al aire cuatro o cinco veces –el cargador tiene seis balas– hasta que en un momento dado alcanza a Jean Paul, que forcejea con ├ęl. 

El preso fugado corre delante del agente a unos seis o siete metros de distancia y por un terreno mojado y resbaladizo. Ah├ş, resbala y cae al suelo llevando la pistola en la mano izquierda ┬źcon el seguro quitado y el dedo en el gatillo┬╗. En ese momento, el arma se dispara y la bala impacta contra la espalda del fugado, quien minutos despu├ęs cae al suelo herido de muerte. ┬źLa bala del disparo procedente de la pistola privada del acusado entr├│ por la espalda de Jean Paul y sali├│ por delante de su cuerpo┬╗, recoge la sentencia. 

Cuando llega el resto de agentes, advierten que ha sido herido e intentan reanimarle. Tambi├ęn observan a tres metros de distancia al agente, ┬źcon signos de cansancio, p├ílido y con la mirada perdida┬╗. El preso falleci├│ a las 15.00 horas.  

El presidente de la Audiencia pide que el agente sea absuelto 

No hay documentado un precedente similar en la secci├│n segunda de la Audiencia Provincial de C├íceres. Este martes la sentencia del agente acusado de disparar al preso fugado se firm├│ sin unanimidad entre los magistrados de la Sala. 

Fue el presidente Joaqu├şn Gonz├ílez Casso el que emiti├│ un voto particular con el que se desmarc├│ del resto de jueces y en el que defendi├│ que el acusado fuera absuelto. En su escrito, pone de manifiesto su conformidad con el ┬źel encabezamiento, con los antecedentes de hecho y con los hechos declarados probados┬╗ pero manifiesta su ┬źdiscrepancia lo es en parte con el fundamento de derecho segundo y la decisi├│n que deber├şa ser absolutoria del acusado┬╗. 

En ese sentido, razona su decisi├│n en las particularidades del contexto en el que se produjo la muerte. ┬źEste agente era consciente de la peligrosidad del sujeto, nos explic├│ en el juicio cual era su situaci├│n an├şmica en la b├║squeda del fugado. Tambi├ęn eran conscientes de la peligrosidad el resto de los polic├şas y guardias civiles que participaron en el dispositivo de b├║squeda quienes fueron informados del peligro que representaba el buscado. Despu├ęs de tres horas de b├║squeda, el huido es localizado sobre las 13.15 horas del 2 de marzo de 2018 en una casa aislada denominada Villa Isabel siendo visto por el acusado, el inspector jefe de estupefacientes y dos polic├şas locales. El huido tuvo tiempo suficiente para contactar con terceros, pues es evidente que ya hab├şa planteado la fuga al saber que iba a ser conducido al Palacio de Justicia. O pod├şa haberse hecho con alg├║n instrumento peligroso o contundente┬╗, recoge. 

El juez justifica que ┬źel hecho fundamental de que la ca├şda fue accidental en unas circunstancias que exig├şan llevar el arma desenfundada y sin el seguro puesto en actitud de defensa ante un sujeto muy peligroso┬╗ debe ser catalogada como ┬źimprudencia leve┬╗. Por tanto, sostiene que ┬źproceder├şa absolver libremente al agente del delito, sin perjuicio de que los familiares de la v├şctima tienen a su disposici├│n la v├şa administrativa para exigir la indemnizaci├│n que pudiera corresponderles┬╗. 




Fuente: Elperiodicoextremadura.com