November 19, 2022
De parte de Nodo50
1,048 puntos de vista

La siguiente entrevista fue realizada a Iv谩n Lozada, coloquialmente llamado 鈥淢ordisco鈥, m谩ximo comandante de las FARC-EP, a fines de octubre.

Lozada se refiere al momento pol铆tico por el que atraviesa esta organizaci贸n, de la reconstrucci贸n despu茅s de la desmovilizaci贸n impulsada por el anterior secretariado, as铆 como de las bases para avanzar hacia la paz total que busca el actual gobierno de Petro-M谩rquez, centradas en una amplia participaci贸n, en el reconocimiento pol铆tico de la organizaci贸n y la identificaci贸n de las causas estructurales generadoras del conflicto.

驴Cu谩l es el momento actual de la resistencia guerrillera que ustedes lideran?

Desde el 2016, p煤blicamente el Frente Primero manifiesta sus diferencias con el rumbo que estaba tomando el llamado 鈥減roceso de paz鈥, debido principalmente a las l铆neas rojas formales tales como no impulsar una constituyente, no hacer proselitismo pol铆tico mientras se est茅 armado, crear zonas de concentraci贸n sin civiles, que terceros eligieran el tribunal de la JEP, y tambi茅n las l铆neas rojas reales, donde hubo cero discusi贸n sobre la doctrina militar, cero discusi贸n sobre el modelo econ贸mico, que fueron impuestas por el gobierno nacional. La disfrazada participaci贸n efectiva de la sociedad colombiana, cerraba las puertas a la discusi贸n sobre los elementos estructurales generadores del conflicto, evidenciando que a partir de ah铆 nada de lo que se acordara iba realmente a significar un acuerdo de paz.

Cuando se manifiesta esta diferencia de fondo con la direcci贸n nacional de las FARC-EP, surge la tarea de reconstruir la organizaci贸n que los camaradas Manuel, Jacobo, Jorge y muchos otros aguerridos combatientes fortalecieron por a帽os, reconstruir las FARC-EP de la pretensi贸n de desaparici贸n que signific贸 el acuerdo de paz. En esta tarea estamos, ese es el momento que transitamos estos 煤ltimos 6 a帽os, etapa que ya vamos culminando, juntando en todo el territorio nacional esos descontentos, contando con la experiencia de muchos guerrilleros, guerrilleras, milicianos, milicianas, miembros de las estructuras clandestinas, adem谩s de la fuerza y disposici贸n de mucha gente nueva que de una u otra manera se vincula con la organizaci贸n.

驴C贸mo va el proceso de reorganizaci贸n?

Hemos contado con la venia de la historia, por eso podr铆amos decir que lo que se ha construido en estos 6 a帽os es el equivalente a lo que las FARC-EP construy贸 en sus primeros 25 o 30 a帽os de lucha. Hemos avanzado en la conformaci贸n de nuevas estructuras: Columnas, Compa帽铆as y Frentes, la conformaci贸n de los comandos conjuntos y la proyecci贸n de nuevos. Hemos recuperado nuestra presencia en m谩s del 50% de departamentos del territorio nacional, adem谩s de la lucha frontal contra el paramilitarismo que por acci贸n u omisi贸n de las fuerzas del estado se fortaleci贸 en los 煤ltimos a帽os.
Gracias a la coherencia de nuestra organizaci贸n, hemos logrado cohesionarnos d铆a a d铆a, permiti茅ndonos trazar planes a escala nacional. Tenemos una direcci贸n nacional, que estatutariamente se llama Estado Mayor Central. Se podr铆a decir, en t茅rminos generales, que vamos en un proceso de fortalecimiento continuo y prontos a superar el proceso de reorganizaci贸n integral, que significa la estabilizaci贸n de nuestra organizaci贸n para continuar con la etapa de fortalecimiento y avanzar hacia la consolidaci贸n de una fuerza capaz de ser determinante de la vida nacional.

驴Qu茅 lectura hacen de la situaci贸n planteada por el ascenso al poder del gobierno de Petro-M谩rquez?

Creemos que la llegada de Gustavo Petro y Francia M谩rquez a la presidencia y vicepresidencia es producto de varias cosas. La primera, es la articulaci贸n entre la lucha social y la lucha pol铆tico-electoral; lo segundo, el evidente debilitamiento de la derecha en Colombia, producto principalmente de la agresi贸n v铆a legislativa y violenta contra el pueblo colombiano, el abandono estatal durante muchos a帽os; lo tercero, la acertada f贸rmula Petro-Francia que evoca el debate medioambientalista del momento y la importancia de los liderazgos sociales en las transformaciones que requiere el pa铆s.

En esas circunstancias, el gobierno Petro-Francia tiene grandes retos. Uno de ellos es cumplir con las apuestas planteadas en su proceso de campa帽a y plasmados en el programa progresista en medio de las dificultades que significa sucesivos gobiernos de derecha que limitaron y eliminaron derechos y libertades en Colombia. Otro gran reto es generar las transformaciones estructurales a trav茅s de la identificaci贸n de las causas de fondo y que son las generadoras del conflicto, que por su persistencia en el tiempo tiene signos profundos de degradaci贸n del conflicto, que se presenta en todos los grupos armados, pero tiene la expresi贸n m谩s elevada en la promoci贸n del paramilitarismo desde sectores militaristas y pol铆ticos del pa铆s.

驴Cu谩l es su opini贸n, como organizaci贸n revolucionaria, sobre la propuesta de paz total?

Es una propuesta ambiciosa que podr铆a llevar definitivamente a la reducci贸n o eliminaci贸n de la guerra en Colombia. En su apuesta de la paz total, esperamos reconozca todos los actores del conflicto, todas las visiones, sea capaz de caracterizar cada uno de los grupos en contienda y develar la complicidad en la promoci贸n de la guerra en Colombia desde la institucionalidad.

En lo particular, preocupa la poca claridad que existe frente a nuestro car谩cter. Hasta el d铆a de hoy s贸lo est谩 abierta la posibilidad de un di谩logo pol铆tico con el ELN. El otro eje es de sometimiento o acogimiento para las FARC-EP, que somos una organizaci贸n revolucionaria. Esto no es m谩s que una declaratoria de guerra. Nosotros no aceptamos eso como mecanismo para salir del conflicto social armado en el pa铆s, porque el problema no es un grupo armado, sino las condiciones que incidieron para que este grupo se levante en armas. Para nuestro caso, son causas estructurales centradas en la exclusi贸n de la poblaci贸n rural colombiana principalmente, pero que se han ido reproduciendo sobre los sectores marginados de las cuidades.

Nosotros tenemos una interpretaci贸n sobre el conflicto en Colombia, adem谩s de una apuesta de pa铆s que no vimos reflejada ni en la agenda ni mucho menos en los documentos finales del proceso de paz que lider贸 el anterior secretariado. En esa medida, el gobierno de Petro, que es un gobierno de cambio, no puede cerrarle las puertas a un sector de la poblaci贸n colombiana que asumi贸, hace m谩s de seis d茅cadas, la lucha armada como condici贸n para preservar su vida y llevar adelante sus apuestas pol铆ticas y sociales que al d铆a de hoy no se han resuelto.

Qu茅 errores de los procesos anteriores, creen que no pueden volver a cometer?

No se puede convertir la participaci贸n de la sociedad colombiana en un privilegio. Debemos avanzar con los sectores acad茅micos e intelectuales y las comunidades en la construcci贸n de una propuesta metodol贸gica que reconozca, escuche y convierta las posiciones en apuestas pol铆ticas de pa铆s reales, no formales y superficiales, que de verdad incidan en la pol铆tica del pa铆s y que no dependan de los gobiernos de turno.

Se debe ubicar, y la academia hace mucho lo viene haciendo, los elementos estructurales generadores del conflicto y a partir de ah铆, sin afanes, pero hilando fino, crear los instrumentos para volcar la sociedad en la construcci贸n real de las trasformaciones necesarias para construir la paz con justicia social.

Se debe tener muy presente el tipo de gobierno con el que se pacta, pues nos acostumbramos a que los acuerdos se hacen con el enemigo. Pero en el contexto colombiano y su oligarqu铆a violenta, cualquier pacto o apuesta por la paz no es para ellos m谩s que una t谩ctica de guerra. Los gobiernos de derecha no van a ceder en las medidas y el afianzamiento del modelo econ贸mico que impusieron violentamente por a帽os. Por eso la llegada de Petro s铆 genera expectativas entre los sectores revolucionarios, pues es la primera vez en la historia de la violencia en Colombia donde se plantea hablar de paz partiendo del reconocimiento de los actores.

No puede haber presiones ni afanes. Debe darse desarrollo metodol贸gico a una agenda sobre lo estructural, sin los afanes electorales ni los afanes que supone un buen o mal balance de gobierno, sin dejarse absorber por las tensiones de los sectores militaristas ni la extrema derecha a quienes nunca les ha interesado la paz en Colombia.

Este proceso de reconstrucci贸n de las FARC-EP demuestra, una vez m谩s, que el problema del conflicto no es la tenencia o no de un arma. Las armas se consiguen mientras necesiten estar del lado del pueblo para defender sus intereses. En esta medida, la premura sobre la dejaci贸n y/o entrega debe pasar a un segundo plano. Se trata, insistimos, de avanzar sobre la soluci贸n de lo estructural. Si hay agenda, debates y participaci贸n con la sociedad sobre estos elementos, t茅nganlo por seguro que las FARC-EP no dudar谩 un momento en silenciar los fusiles mientras se demuestra al pa铆s que somos capaces, junto con el gobierno, de ponernos en sinton铆a con las necesidades del pueblo colombiano.




Fuente: Rebelion.org