May 15, 2022
De parte de CNT
157 puntos de vista
DOSIER Represi贸n | Colectivo Paideia, M茅rida | Ilustraci贸n de Ana Nan | Extra铆do del cnt n潞 430

La Escuela Libre Paideia tiene como objetivo fundamental instituir las bases no dogm谩ticas para la realizaci贸n de una sociedad libre y responsable, as铆 como de eliminar dogmas y posibilitar el mayor n煤mero de opciones que una persona necesita para llegar a ser y realizar su proyecto personal.

Frente a una sociedad de estructura autoritaria, de una econom铆a capitalista de consumo, altamente individualizada, competitiva e insolidaria, donde la p茅rdida de valores humanos es cada d铆a m谩s alarmante, tratar de incentivar un lugar de vida libre, tolerante, no autoritaria, solidaria e igualitaria, supone un gran esfuerzo por parte de todas las personas que se sienten implicadas en este proyecto, para poder vivir y convivir respecto de unos valores naturales de igualdad, solidaridad, libertad, responsabilidad y tolerancia.

Las personas que defendemos este proyecto, como aquellas otras personas que siendo madres y padres lo desean para sus hijos e hijas, debemos considerar que es una elecci贸n dif铆cil y comprometida, porque supone luchar contra la inercia cotidiana que una sociedad mediatizante y conductista nos impone desde nuestras estructuras mentales, por nuestros propios procesos de vida, y desde la presi贸n de los grupos que nos circundan, porque tratar谩n de combatir esta opci贸n haciendo que desaparezcamos en el empe帽o, en un af谩n desmedido de hacernos similares a esa gran mayor铆a, que asume sin grandes planteamientos la tiran铆a de una enga帽osa igualdad, que no supone m谩s que un condicionamiento subliminal y solapado, para que dejemos de desear un mundo mejor y aceptamos sin protesta, 茅ste que nos ofrecen como 鈥渆l mejor鈥.

El concepto libertad se encuentra actualmente deteriorado por las influencias solapadas de una sociedad que no desea personas libres, tratando de que consideremos libertad lo que no son m谩s que opciones f谩ciles y no comprometidas, que se suelen quedar en bellas palabras, pero que escasamente se encuentran avaladas por la vida que manifestamos, el pensamiento que poseemos y los objetivos a los que nos encaminamos.

Las personas que seguimos perteneciendo al Colectivo Paideia y que hoy como hace 43 a帽os, deseamos esta alternativa global a la sociedad, estamos dispuestas a seguir defendiendo esta b煤squeda de una vida mejor, frente a quienes, siendo enemigos y enemigas de la libertad, tratan de imponer por todos los medios posibles, sus aires de conservadurismo, involuci贸n, adaptaci贸n solapada o ansias de poder.

Paideia considera que presi贸n y poder, son actitudes deshumanizadas que no conducen m谩s que a la perpetuaci贸n de un mundo intolerante y cada d铆a m谩s infeliz, incomunicado y esclavo de estas ansias.
Asumir esta alternativa, supone por lo tanto, por parte de todas y todos un compromiso y una responsabilidad libremente aceptadas. El concepto libertad, que es el eje generatriz de nuestro proyecto, se encuentra actualmente deteriorado por las influencias solapadas de una sociedad que no desea personas libres y que para ello, trata de confundirnos, tratando de que consideremos libertad, lo que no son m谩s que opciones f谩ciles y no comprometidas, que se suelen quedar en bellas palabras, pero que escasamente se encuentran avaladas por la vida que manifestamos, el pensamiento que poseemos y los objetivos a los que nos encaminamos.

Porque no existe educaci贸n neutral, porque toda educaci贸n lleva impl铆cita una antropolog铆a, como no existen los para铆sos de la felicidad, porque los para铆sos no existen.

Pensamos, que la libertad debe ser un proceso de vida, en donde cada momento de ella, podamos llegar a alcanzar el m谩ximo de libertad posible y para ello, debemos cultivar nuestra maduraci贸n, nuestra evoluci贸n, nuestras limitaciones y nuestra aceptaci贸n.

Tal vez, sea 煤nicamente una actitud mental, que pasionalmente deseamos, y que cotidianamente tratamos de evidenciar, no con hermosas palabras, s铆 con trabajo, constancia y solidaridad.
Para podernos acercar a este dif铆cil concepto, debemos empe帽arnos en madurar, en luchar contra nuestra propia herencia, herencia, lamentablemente muy condicionante, por habernos sido introyectada desde nuestra infancia, por los mecanismos casi perfectos de los fascismos que han circundando.

Y para poder educar, en este sentido, y consideramos educar 鈥渁yudar al inmaduro o inmadura a madurar鈥, para poder as铆 acceder a su identidad y a su m谩ximo de felicidad, debemos considerar que el ser humano en las etapas de la infancia, ni帽ez y adolescencia, es un ser de tr谩nsito hacia la edad madura, muy condicionado por las limitaciones propias de sus procesos de evoluci贸n, y que por ello, la experiencia de la libertad va de menos a m谩s libertad, a trav茅s de las vivencias individuales y colectivas que esa persona tenga a lo largo de estos periodos, intentando que supone un esfuerzo de inmediatez m谩s accesible que la ilusoria creencia de que es posible alcanzar una libertad total, porque esa actitud adem谩s de irreal puede detener el proceso por la frustraci贸n de la imposibilidad.

Ayudar a madurar a la persona inmadura y que esa madurez presuponga una 茅tica natural y human铆stica, que es la 茅tica de la anarqu铆a, debemos hacerlo por medio del arte de educar, de la ciencia pedag贸gica y de un concepto concreto de persona que responde a una determinada ideolog铆a. Porque no existe educaci贸n neutral, porque toda educaci贸n lleva impl铆cita una antropolog铆a, como no existen los para铆sos de la felicidad, porque los para铆sos no existen.

La libertad no se puede imponer, a la libertad 煤nicamente se la puede amar, y esta sociedad ha ido enlosando progresivamente la sensibilidad del amor y por ello, pierde sus ansias de libertad.

La educaci贸n en y para la libertad, nada tiene que ver con el 鈥渄ejar hacer鈥, porque si a la persona ni帽o o ni帽a, la dejamos sola sin intervenir, puesto que existe un sinf铆n de factores educativos indirectos en la sociedad, dejamos la puerta abierta a que respondan sin ning煤n tipo de inconveniente al esquema antropol贸gico que esta sociedad potencia y transmite, con el que no estamos en nada de acuerdo, ya que perpet煤a una convivencia deshumanizada amenazada constantemente por la guerra, la violencia, la discriminaci贸n, la opresi贸n, la represi贸n y la infelicidad.

Pero, no debemos olvidar, en este empe帽o que nos asiste, que el miedo a la libertad es una constante humana que evidenciamos d铆a a d铆a, porque la seguridad 鈥揹ependenciaautoridad, se asienta en la mayor铆a, y el precio de la libertad, es casi siempre la soledad. Y el ser humano huye de la soledad, aunque el precio que pague por ello, sea el encadenamiento de su cualidad m谩s preciada: LA LIBERTAD.

Pero, evidentemente, la libertad no se puede imponer, a la libertad 煤nicamente se la puede amar, y esta sociedad ha ido enlosando progresivamente la sensibilidad del amor y por ello, pierde sus ansias de libertad.

Las personas que amamos la libertad nos reunimos en torno a este proyecto para cumplir nuestra responsabilidad social de mejorar el mundo y darle a las generaciones venideras unas posibilidades que a otras generaciones les han vetado.

El Proyecto Paideia desea 煤nicamente poder vivir viviendo en torno a unas relaciones humanas que se asienten en: la igualdad, la solidaridad, la justicia, la libertad, la responsabilidad, el afecto, la ayuda mutua, la tolerancia, y la felicidad. Y para conseguirlo debe contar con quienes deseen vivir y dejar vivir en estos valores humanos.

Por ello, nuevamente Paideia hace una declaraci贸n de principios, principios que han sido, son y ser谩n los mismos a lo largo de su historia y esta historia depender谩 de quienes libremente asuman esta alternativa.




Fuente: Cnt.es