April 25, 2021
De parte de Amor Y Rabia
1,775 puntos de vista


por Charles Hugh Smith

23 de abril de 2021

As├ş es como los estados e imperios decaen y se deslizan hacia el basurero de la historia.

La democracia se trata fundamentalmente de defender cosas: la gente es libre de defender  sus intereses y formar grupos para representar sus intereses compartidos. En un ├ímbito m├ís amplio, las personas son libres de defender lo que consideran es el bien com├║n, pol├şticas y programas que benefician a toda la poblaci├│n en lugar de tan solo a los intereses especiales de un grupo.

Dado que el estado (todos los niveles de gobierno) concentra la riqueza y el poder a trav├ęs de los impuestos y el monopolio de la fuerza, los grupos abogan / presionan al estado para que reconozca y responda a sus intereses. A nivel local, esta defensa implica contactar a los concejales del ayuntamiento, hablar en sus reuniones, desarrollar herramientas para difundir sus ideas (listas de correo electr├│nico, webs, etc.), organizar manifestaciones en el ayuntamiento, etc.

La gente defiende algo cuando todav├şa tiene fe en su gobierno. Cuando pierden esa fe, su ├║nica opci├│n es la disidencia. Cuando esa defensa organizada no arroja resultados porque el gobierno realmente solo responde a las corporaciones y a los s├║per ricos, la gente pierde la fe en la rama representativa del estado (los pol├şticos, AyR).

Dado que la defensa de sus intereses fracas├│, la gente se hace disidente, protesta contra las pol├şticas gubernamentales, pasa a apoyar alternativas pol├şticas y exige que se escuchen sus preocupaciones e intereses.

El estado tolera la defensa educada de los intereses porque puede descartarla f├ícilmente, pero ve la disidencia como una amenaza y responde en consecuencia. Los funcionarios del estado elegidos en unas elecciones y los funcionarios no electos ven la defensa ciudadana de sus intereses como una molestia, pero consideran la disidencia como un desaf├şo directo al monopolio estatal de la fuerza y ÔÇőÔÇősu concentraci├│n de riqueza a trav├ęs de impuestos, y un desaf├şo a la libertad del estado para ejercer su poder cuando y como quiera.

Por tanto, la disidencia es intolerable, especialmente si exige transparencia, lo que amenaza la corrupci├│n tan acogedora para pol├şticos y funcionarios, o amenaza la riqueza y el poder de las ├ęlites parasitarias que controlan pr├ícticamente toda la riqueza y el poder del pa├şs.

Este estudio de influencia pol├ştica y decisiones de pol├ştica estatal descubri├│ que los ciudadanos normales tienen una influencia cero: Probando las teor├şas de la pol├ştica estadounidense: ├ęlites, grupos de inter├ęs y ciudadanos normales (Testing Theories of American Politics: Elites, Interest Groups, and Average Citizens).

Note la diferencia entre riqueza convencional y superriqueza. Alguien que gana 500.000 d├│lares es rico para un asalariado promedio, pero ese individuo paga m├ís del 40% en impuestos, por lo que gana menos de 300.000 d├│lares, y si vive en estados de altos costos y tiene padres ancianos que necesitan asistencia e hijos en la universidad, sus ingresos disponibles para poder presionar al estado son equivalentes a nada en comparaci├│n con las decenas de millones de d├│lares que las empresas y los s├║per ricos gastan habitualmente para cimentar su influencia pol├ştica.

Cuando la gente se da cuenta de que la defensa de sus intereses es una promesa vac├şa de influencia pol├ştica y se pase a la disidencia, se desatar├í la represi├│n del estado. Esto incluye el poder judicial (un conjunto de leyes opresivas para el ciudadano medio y otro para las corporaciones y los super ricos), las fuerzas del orden y los servicios de seguridad, que ahora est├ín en la cama con los monopolios de las grandes tecnolog├şas que pueden suprimir sin esfuerzo la libertad de expresi├│n al prohibir o prohibir en la sombra (censura no declarada y aplicada a veces de manera invisible, como la que aplican las redes sociales, AyR) a los disidentes, todo bajo el conveniente disfraz de “prohibir la desinformaci├│n”.

Cuando el estado ve la disidencia como una amenaza existencial a sus monopolio del poder, ha perdido la fe en su propia ciudadan├şa. Temeroso de que la ciudadan├şa no apruebe la corrupci├│n de los acuerdos pol├şticos y las maquinaciones imperiales del estado a nivel mundial, el estado dedica enormes recursos a ocultar sus acciones, pol├şticas e intenciones.

Dado que no se puede decir la verdad a la ciudadan├şa, para que no est├ęn en desacuerdo con las elecciones de las ├ęlites, aquellos que divulguen la verdad son brutalmente castigados y los disidentes son marginados, reprimidos o silenciados.

A medida que se aplasta la disidencia, la ciudadan├şa pierde la fe en el poder judicial, la polic├şa, las agencias tributarias y de seguridad del estado; de hecho, la fe en el estado se destruye por completo. Una vez que las ├ęlites ego├şstas controlan el estado, no se puede tolerar la disidencia, ya que el control del poder por parte de las ├ęlites par├ísitas es ileg├ştimo y, por ello, precario. Esta es la raz├│n por la que los que filtran informaci├│n confidencial del estado representan una amenaza existencial para un estado ego├şsta completamente corrupto, libertino e incompetente.

As├ş es como los estados y los imperios decaen y se hunden en el basurero de la historia. Cuando la ciudadan├şa pierde la fe en el estado y el estado ha perdido la fe en su ciudadan├şa, entonces todo se convierte en teatro y artificio: la pantomima de las elecciones, los simulacros cuidadosamente seleccionados de la “libertad de expresi├│n” (libre siempre que se divulguen las narrativas aprobadas), la avalancha de promesas absurdas (┬ídinero gratis para todos para siempre!) que nunca podr├ín cumplirse, el aburrido desfile de soluciones falsas pero pol├şticamente convenientes, un banco central dedicado servilmente a expandir la riqueza y la desigualdad de ingresos que ya son asombrosos, y una pol├ştica de unos l├şderes tan despistados que creen que su pat├ętico pavoneo en el escenario en realidad est├í persuadiendo a la audiencia de su competencia y sinceridad.




Fuente: Noticiasayr.blogspot.com