November 13, 2021
De parte de ANRed
1,846 puntos de vista

Desde hace siete a帽os, todas las organizaciones de personas que viven con VIH vienen impulsando una nueva ley, que actualice la normativa vigente desde 1990. El proyecto plantea un abordaje integral que considere no s贸lo el aspecto biom茅dico sino tambi茅n los determinantes sociales de la salud e incluye tambi茅n a las hepatitis virales, la tuberculosis y las infecciones de transmisi贸n sexual. Las organizaciones esperan que la pr贸xima semana el proyecto de ley tenga dictamen de la comisi贸n de Hacienda para su discusi贸n y votaci贸n en la C谩mara. Si no obtiene media sanci贸n antes de fin de a帽o, perder谩 estado parlamentario por tercera vez. Por Agencia Andar.


A 40 a帽os de la pandemia del VIH, a煤n persiste la violencia, estigma y discriminaci贸n en el 谩mbito educativo, social, sanitario y laboral. Esta ley es una herramienta para seguir defendiendo nuestros derechos鈥, resumen desde las organizaciones de personas que viven con VIH.

El proyecto de ley de respuesta integral al VIH, ITS, Hepatitis virales y Tuberculosis, que actualmente espera dictamen de la Comisi贸n de Hacienda de la C谩mara de Diputados de Naci贸n, es el resultado de un camino de discusi贸n federal que comenz贸 en 2014 con la participaci贸n de organizaciones de la sociedad civil, redes de personas que viven con VIH, el Ministerio de Salud y la comunidad acad茅mica.

A pesar de esa construcci贸n federal, del impulso por parte de las organizaciones con trabajo en VIH y del compromiso expresado por diputados y diputadas de todo el arco pol铆tico, si no se obtiene la media sanci贸n antes de fin de a帽o, el proyecto perder铆a estado parlamentario por tercera vez.

La actual Ley Nacional de SIDA N掳 23.798 es de 1990, todas las organizaciones coinciden en que se trata de una normativa que, si pudo ser de avanzada en su momento, hoy qued贸 obsoleta. La ley s贸lo contempla el aspecto biom茅dico, pero no atiende los determinantes sociales de la salud y la enfermedad.

Desde hace m谩s de una d茅cada, Argentina est谩 en una meseta, no logr贸 disminuir la cantidad de casos y muertes. Cada a帽o hay 4.800 casos nuevos y entre 1.300 y 1.400 personas mueren por enfermedades vinculadas al SIDA.

鈥淟a nueva ley es necesaria y urgente, estas cuestiones sociales son las que van a hacer la diferencia. Para las personas que viven con VIH en condiciones de extrema vulnerabilidad, esta ley les va a cambiar su realidad y eso va a evitar muertes鈥, explica Jos茅 Mar铆a Di Bello, presidente de la Fundaci贸n Grupo Efecto Positivo (GEP).

Adem谩s de mantener la atenci贸n, tratamiento y suministro de medicaci贸n de manera gratuita para todas y todos los pacientes, el proyecto de ley contempla otros derechos previsionales, laborales y sociales que apuntan, especialmente, a revertir esos condicionamientos socio-econ贸micos que impiden sostener los tratamientos en el tiempo. 鈥淓l Estado piensa que con la medicaci贸n tiene saldada la deuda con las personas con VIH, si no tenemos plato de comida, un lugar digno para vivir, de nada nos sirve la medicaci贸n鈥, resume Catalina Castillo de la Red bonaerense de personas viviendo con VIH.

El estigma y la discriminaci贸n en el 谩mbito laboral sigue siendo uno de los grandes problemas: a pesar de estar prohibido, se siguen realizando de manera encubierta el test de VIH en los ex谩menes pre-ocupacionales. La nueva ley prev茅 sanciones para las empresas cuando ocurran estos testeos.

El aspecto previsional es un importante avance normativo: la nueva ley adelanta la edad jubilatoria para las personas con VIH a los 50 a帽os, con 20 a帽os de aporte y, por lo menos, 10 de diagnosticado. 鈥淟as personas que vivimos con VIH dif铆cilmente llegamos a la edad jubilatoria, en general nos morimos antes. Los estudios comprueban que, en el caso del VIH, la inmunosenencia, el envejecimiento prematuro del organismo, en las personas con VIH se da a los 50 a帽os, para el resto es entre los 60 y 65 a帽os. Los retrovirales nos salvaron la vida, pero ocasionan muchos efectos secundarios鈥, explica Di Bello.

La nueva ley tambi茅n contempla el acceso a pensiones no contributivas, en el caso de las personas que, aun estando en relaci贸n de dependencia, perciban remuneraciones por debajo del salario m铆nimo vital y m贸vil.

La incorporaci贸n de los art铆culos de seguridad social viene a reglamentar derechos que las organizaciones obtuvieron durante todos estos a帽os pero que no ten铆an letra de ley. Y fue una demanda que comenz贸 a gestarse durante el gobierno de Cambiemos que, a partir de 2016, dio de baja algunas pensiones que se otorgaban desde el 2011 y dej贸 de otorgar nuevas pensiones a las personas con VIH.

鈥淒urante todos estos a帽os, logr谩bamos articular con distintas instituci贸n del Estado para tramitar pensiones, estos derechos de la seguridad social vienen a contemplar estas cuestiones. Se busca que por ley haya una contenci贸n para atender a las problem谩ticas de las personas con VIH, tuberculosis y hepatits virales, que son enfermedades muy asociadas a la pobreza, exclusi贸n y marginaci贸n鈥, sostiene Carlos Rodr铆guez de Che Sida.

Hace m谩s de 20 a帽os cuando Carlos fue diagnosticado de VIH positivo, en su ciudad Olavarr铆a no encontr贸 ninguna red de contenci贸n y asumi贸 el compromiso de impulsar esa tarea. Lejos de los grandes centros urbanos, donde es m谩s posible mantenerse en el anonimato, en las ciudades y pueblos del interior la realidad es bien distinta.

鈥淢uchas personas tienen temor porque el sistema p煤blico de salud, una cosa es lo que dice la ley y otra lo que ocurre sobre codificar las historias cl铆nicas, la confidencialidad de los datos, que esa informaci贸n no surja ni circulen en la comunidad. Eso hace que las personas se vayan a otras localidades para atenderse en el sistema p煤blico de salud, son estrategias que se van dando, que tienen que ver con este temor y tambi茅n un autoestigma鈥, explica Rodr铆guez.

El proyecto de ley estipula la creaci贸n de consejer铆as que acompa帽en desde la prueba de diagn贸stico y un fondo de financiamiento para las organizaciones que realizan este trabajo. 鈥淗ay que generar programas municipales de salud sexual, consultorios amigables para que no deambulen por los hospitales buscando un turno. Promocionar consejer铆as pre-test y consejer铆as post-test y si el resultado fue positivo, generar la articulaci贸n en red para sostener a la persona en el sitio. Una de las cuestiones es lograr la adherencia a los tratamientos, estas infecciones de largo tiempo a veces agota鈥, detalla el referente de Che Sida, que integra la Red bonaerense de personas viviendo con VIH.

El 40% de las personas con VIH son j贸venes menores de 30 a帽os y en j贸venes hasta 18 a帽os las infecciones crecen a帽o a a帽o. La Red Argentina de J贸venes y Adolescentes Positivos (RAJAP) es una de las organizaciones que estuvo en la elaboraci贸n de esta nueva ley desde el principio. La red tiene m谩s de mil miembros en todo el pa铆s.

鈥淧or primera vez, van a estar reconocidos como sujetos de derechos los ni帽os y ni帽as que nacieron con el virus, hoy tenemos un 5% de prevalencia de transmisi贸n vertical. Esta ley, entre otras cosas, viene a garantizar el acceso a la medicaci贸n pedi谩trica鈥, dice Emir Franco de RAJAP.

Emir destaca adem谩s la creaci贸n del Observatorio nacional sobre el estigma y la discriminaci贸n, el valor de las campa帽as masivas y la importancia de la implementaci贸n efectiva de la Educaci贸n Sexual Integral (ESI). 鈥淐uando vamos a las escuelas o en cualquier 谩mbito con j贸venes siempre tratamos de hablar de una mirada seropositiva. Hablamos desde la prevenci贸n con cuidados, del tratamiento y la posibilidad que tenemos hoy de tener una calidad de vida 贸ptima鈥.

La nueva ley de Sida contempla tambi茅n un cap铆tulo especial sobre mujeres y cuerpos gestantes, para que lleguen hasta la instancia de parto sin sufrir violencia ni discriminaci贸n en el sistema de salud. La normativa tambi茅n garantiza que la leche de f贸rmula que, ahora se da por seis meses, sea cubierta hasta los 18 meses

鈥淓s una ley integral y con perspectiva de g茅nero, que reconoce la situaci贸n de vulnerabilidad: Nosotras somos mujeres altamente vulnerables ante la violencia y las mujeres v铆ctimas de violencia son vulnerables al VIH鈥, resume Catalina Castillo. En 2012 desde la Red bonaerense de mujeres viviendo con VIH realizaron un estudio de encuestas con mujeres recientemente infectadas: casi la mitad hab铆an sido v铆ctimas de abuso intrafamiliar y/o violencia s贸lo por tener un diagn贸stico positivo.

鈥淟as mujeres viviendo con VIH somos las 煤ltimas en ocuparnos de nosotras. Adem谩s de los cuidados del resto de las mujeres tambi茅n tenemos que hacernos cargo de los cuidados del VIH de la familia. En mi experiencia personal, tuve el diagnostico por un positivo de mi pareja, ten铆amos tres hijos juntos. Toda la carga de eso cay贸 en m铆. Antes de cuidarse de una misma, nos encargamos del cuidado de la familia, que el compa帽ero no se olvide los turnos del tratamiento de los hijos, de buscar la medicaci贸n鈥, remarca Castillo.

A 40 a帽os de la pandemia de VIH, hay 193 proyectos de vacuna, 42 de ellas con pruebas en humanos y 10 en la 煤ltima etapa. La experiencia del Covid demostr贸 que, con voluntad pol铆tica y econ贸mica, se puede tener en un tiempo r茅cord una vacuna. 鈥淟os Estados delegaron la investigaci贸n en laboratorios y multinacionales, que nos prefieren como pacientes cr贸nicos, tomando pastillas porque es un gran negocio鈥, asegura el presidente de la Fundaci贸n GEP, Jos茅 Mar铆a Di Bello.

El proyecto tambi茅n declara de inter茅s nacional a los medicamentos, vacunas y productos m茅dicos para el tratamiento de estas enfermedades y prev茅 la utilizaci贸n de las salvaguardas de salud incluidas en el Acuerdo sobre los Aspectos de la Propiedad Intelectual vinculados con el Comercio, una herramienta para ponerle freno a los monopolios y los reg铆menes de patentes que son excluyentes para la gran mayor铆a.

鈥淪abemos que la cura es posible, con voluntad pol铆tica y econ贸mica, se puede tener en un tiempo r茅cord una vacuna. Tenemos que pensar en la soberan铆a sanitaria con el desarrollo de tecnolog铆as locales para medicamentos e insumos nacionales para acceder en mejores condiciones鈥, concluye Carlos Rodr铆guez.

El proyecto de ley ingres贸 en septiembre del a帽o pasado con 15 firmas 鈥揺l m谩ximo posible鈥, encabezada por la diputada Carolina Gaillard, actualmente tiene m谩s de 35. En octubre pasado, obtuvo el dictamen de la Comisi贸n de Salud y, durante la 煤ltima semana, las organizaciones recibieron el compromiso de Carlos Heller, presidente de la Comisi贸n de Hacienda, para tratarlo y aprobarlo en la pr贸xima reuni贸n y que pase as铆 al recinto para su votaci贸n.





Fuente: Anred.org