October 23, 2021
De parte de Nodo50
387 puntos de vista


El retorno de la pol铆tica de clases

Hablar hoy, de la mano de Marx, de clases sociales, reivindicando su centralidad para el an谩lisis social contempor谩neo, constituye una v铆a preferente de acceso a la comprensi贸n te贸rica del modo de producci贸n capitalista como una verdadera totalidad estructural 鈥揷on su propia l贸gica de funcionamiento y leyes objetivas de movimiento鈥, y con ello tambi茅n al conocimiento preciso de su manifestaci贸n actual ya plenamente mundializada. Y representa esa v铆a privilegiada de discernimiento te贸rico porque, en tiempos de regresi贸n social globalizada y recomposici贸n pol铆tica de las fuerzas sociales en conflicto, el an谩lisis de clases posee hoy m谩s que nunca la inestimable virtud de delimitar n铆tidamente y de manera inmediata los campos enfrentados en el debate que atraviesa a toda la ciencia social preocupada por la emancipaci贸n humana, esquem谩ticamente, y en 煤ltimo t茅rmino, entre marxismo y postmarxismo, y revela directamente tambi茅n las implicaciones y potencialidades pol铆ticas de cada uno de ellos.

A diferencia de lo que sucede con las aproximaciones sociol贸gicas al uso (de las que participan igualmente los muy variados representantes del postmarxismo que hegemoniza el pensamiento de izquierdas de las 煤ltimas cuatro d茅cadas), las clases sociales en la investigaci贸n de Marx no proporcionan un mero registro taxon贸mico de la estratificaci贸n social en las econom铆as donde dominan las relaciones de producci贸n capitalistas, una clasificaci贸n que coexistir铆a sin poder reclamar preeminencia te贸rico-pol铆tica alguna con otras muchas l铆neas de fractura y de ordenaci贸n social. Constituyen, por el contrario, una forma de expresi贸n particular de todo el entramado estructural de relaciones y procesos socio-econ贸micos en el que consiste el modo de producci贸n capitalista en su conjunto, un sistema social que adquiere su especificidad hist贸rica en la disoluci贸n de los lazos de dependencia personal que caracterizaban a las sociedades que le precedieron, reemplazando todos esos v铆nculos personales de dominaci贸n por una articulaci贸n puramente mercantil de la sociedad (incluido el proceso de extracci贸n del excedente de los productores), pero que para poder operar de manera efectiva requiere tambi茅n, como una condici贸n suya, de la esfera jur铆dico-pol铆tica del derecho y del Estado. Analizando las clases 鈥揹esde sus determinaciones formales m谩s fundamentales hasta su desarrollo hist贸rico y configuraciones actuales鈥 se est谩 comprendiendo, por lo tanto, no otra cosa que la propia naturaleza, articulaci贸n interna y funcionamiento del sistema econ贸mico globalizado en el que vivimos.

Puede decirse entonces, m谩s concretamente, que en la medida en que las clases sociales se definen en la esfera de la producci贸n, por la relaci贸n que establecen en ella propietarios y no propietarios de las condiciones materiales de producci贸n, remiten necesariamente tambi茅n a la noci贸n de trabajo social como fundamento del valor mercantil, y permiten con ello dar cuenta del espec铆fico mecanismo de extracci贸n y apropiaci贸n del excedente que caracteriza a la sociedad del capital: bajo la cobertura jur铆dica de un contrato libre entre iguales, lo que sucede materialmente es que el trabajador rinde m谩s valor del que cuesta su estricta reproducci贸n social, un excedente de valor que se apropia sin entregar nada a cambio el propietario capitalista. Pues bien, sacar a la luz todas las determinaciones formales de esa compleja articulaci贸n econ贸mica de la sociedad, donde las relaciones sociales se manifiestan cuantitativamente en la esfera mercantil como relaciones de valor, reducidas a una magnitud com煤n, es el verdadero cometido de la teor铆a del valor-trabajo en Marx. Partir de las clases sociales significa, de este modo, hacerlo tambi茅n del trabajo 鈥揺ntendido como actividad central humana encaminada a satisfacer sus propias necesidades de reproducci贸n social (y no meramente biol贸gica)鈥, y en consecuencia tener como marco de referencia para la investigaci贸n social la teor铆a del valor-trabajo.

Vemos as铆 que valor, trabajo y clase obrera representan, desde esta perspectiva te贸rica que estamos rese帽ando, los elementos fundamentales que definen el proceso econ贸mico capitalista, un proceso que en tanto que se articula a escala de toda la sociedad en t茅rminos mercantiles, funciona de manera espont谩nea de acuerdo a la l贸gica ciega de la maximizaci贸n del beneficio. Por eso, hablar de clases sociales 鈥搚 hacerlo en el preciso sentido que estamos indicando鈥 es siempre, en definitiva, hablar del capital: ese proceso de auto-valorizaci贸n, autom谩tico e impersonal, que se alimenta de la continua apropiaci贸n del excedente extra铆do de los trabajadores y que impone al conjunto de la sociedad sus necesidades internas de reproducci贸n a una escala siempre creciente.

De todo lo anterior se sigue que tomar las clases sociales como eje anal铆tico no sea una simple elecci贸n o preferencia del investigador 鈥損ara estudiar un aspecto m谩s o menos 芦importante禄 de la realidad social, lo cual siempre est谩 sujeto a los vaivenes de las modas acad茅micas鈥, sino algo que impone el mismo objeto de estudio (que no es otro que el modo de producci贸n capitalista) para ser efectivamente comprendido y expuesto categorialmente. En la perspectiva te贸rica de Marx, ni el fundamento laboral del valor, ni por consiguiente tampoco la centralidad de las clases como divisoria social, son algo as铆 como 芦hip贸tesis禄 o 芦tesis禄 a demostrar mediante la 芦comprobaci贸n emp铆rica禄 (y que rivalizar铆an con otras hip贸tesis y criterios de clasificaci贸n alternativos), que es como suele plantearse el asunto del valor y de la estratificaci贸n social en los dominios acad茅micos de la econom铆a y la sociolog铆a convencionales, respectivamente. Muy alejado de todo esto, en el proyecto marxiano de 芦cr铆tica de la econom铆a pol铆tica禄 la categor铆a de valor-trabajo, y con ella necesariamente tambi茅n la de clase social, son supuestos constitutivos 鈥揷oordenadas de demarcaci贸n te贸rica鈥 del propio objeto de estudio, un objeto que tiene una naturaleza estrictamente social (y no psicol贸gica, como resultar铆a de la teor铆a subjetiva del valor, o tecnol贸gica, si partimos de la teor铆a 芦fisicalista禄) y al que, por lo tanto, le incumben exclusivamente el tipo de distinciones conceptuales que resulten relevantes para el an谩lisis de los procesos que ordenan la vida de las personas.

Podr谩 entenderse entonces que el coste laboral que tiene la reproducci贸n econ贸mica de la sociedad, as铆 como la forma social que adopta ese proceso reproductivo en el modo de producci贸n capitalista, representa en Marx el tema mismo que se pretende investigar. Sencillamente se quiere computar cu谩nto les cuesta a las personas (y no a las m谩quinas, los animales o a la naturaleza, todo lo cual nos situar铆a m谩s all谩 del estricto 谩mbito de la ciencia social) en t茅rminos del gasto de su propio esfuerzo laboral (que no es otra cosa que gasto de su tiempo de vida) reproducir peri贸dicamente sus condiciones materiales de existencia. Y ligado a esa contabilidad laboral, representa tambi茅n un elemento constitutivo del objeto de estudio de Marx indagar la precisa relaci贸n que se establece entre el trabajo y la propiedad (sobre los productos de ese trabajo), lo cual permitir谩 descubrir la existencia de una relaci贸n de explotaci贸n como base de la sociedad capitalista: el hecho de que pueda haber individuos que sin necesidad de trabajar ellos mismos logren sin embargo apropiarse sistem谩ticamente de los frutos del trabajo ajeno.

En definitiva, solo si tomamos como eje del an谩lisis el trabajo humano (y lo distinguimos n铆tidamente del funcionamiento de las m谩quinas o del simple uso de los recursos naturales en la producci贸n) ser谩 posible desvelar el sistema de relaciones sociales en que consiste el modo de producci贸n capitalista. Este es el motivo de fondo por el que la noci贸n de valor-trabajo, as铆 como la de clase social que inevitablemente lleva asociada, constituyen para Marx el punto de partida ineludible de toda investigaci贸n cient铆fica en el campo de la econom铆a pol铆tica, y lo que la distingue de la 芦econom铆a vulgar禄 (y tambi茅n de la teor铆a social postmarxista) que domina hasta nuestros d铆as.

*****

El trabajo de investigaci贸n y discusi贸n p煤blica que viene desplegando en los 煤ltimos a帽os Jes煤s Rodr铆guez Rojo, investigador en la Universidad Pablo de Olavide, se inscribe precisamente en esta fecunda tradici贸n de pensar la sociedad del capital desde la teor铆a del valor-trabajo de Marx. Una perspectiva te贸rica cl谩sica que tras varias d茅cadas de ostracismo, arrinconada en el 谩mbito acad茅mico por la moda de los 芦estudios culturales禄 y las 芦pol铆ticas de identidad禄 que han logrado imponer las poderosas plataformas ideol贸gicas del 芦liberalismo progresista禄, comienza otra vez a abrirse paso de la mano de una nueva generaci贸n de j贸venes investigadores que cuenta a Rodr铆guez Rojo, en nuestro pa铆s, como uno de sus representantes m谩s destacados.

Como advierte el propio autor en el prefacio, el presente libro culmina todo un ciclo de investigaci贸n te贸rica sobre las clases sociales que tuvo como detonante la necesidad de comprender y reorientar la militancia revolucionaria en el marco de las convulsiones sociales y pol铆ticas que acompa帽aron a la 煤ltima gran crisis del capitalismo global, hace ya una larga d茅cada. De tal necesidad pr谩ctica result贸 una vuelta al Marx maduro de El capital y su proyecto te贸rico de 芦cr铆tica de la econom铆a pol铆tica禄, que sigue proporcionando a d铆a de hoy las mejores herramientas conceptuales para comprender la l贸gica estructural del capital y sus leyes objetivas de movimiento. Una l贸gica econ贸mica a trav茅s de la cual se despliega la lucha de clases, imponi茅ndole sus condiciones y mostrando sus verdaderas potencialidades, y que revela tambi茅n los l铆mites estructurales de la acci贸n del Estado burgu茅s para la transformaci贸n social emancipadora. La investigaci贸n de todas estas determinaciones fundamentales de la din谩mica econ贸mica capitalista y de la lucha de clases que la acompa帽a fue precisamente el objeto de su anterior libro, La revoluci贸n en El capital[1], un aporte clave para la recuperaci贸n en nuestro pa铆s de la perspectiva de an谩lisis clasista de la sociedad actual. En tanto que la aplicaci贸n de ese esquema te贸rico general al estudio de manifestaciones m谩s concretas y espec铆ficas de la lucha obrera, como es su relaci贸n con la cuesti贸n del g茅nero o la acci贸n pol铆tica revolucionaria en los pa铆ses capitalistas desarrollados, centra el contenido del presente texto.

Es justamente esta orientaci贸n 芦aplicada禄 lo que convierte al nuevo libro de Rojo en una contribuci贸n destacada a la impostergable tarea de establecer una agenda propia de investigaci贸n y debate para nuestra tradici贸n te贸rico-pol铆tica, un programa de intervenci贸n te贸rica que pueda liberarse definitivamente de las modas intelectuales y las servidumbres que impone el trabajo acad茅mico actual. La comprensi贸n del capital como 芦sujeto rector禄 de la inmensa mayor铆a de los procesos sociales que dan forma a nuestro desarrollo vital es, naturalmente, el punto de partida de Rojo. Son las exigencias internas de ese proceso econ贸mico autom谩tico las que se le imponen necesariamente al conjunto del cuerpo social, incluyendo muy destacadamente su metabolismo depredador con el entorno natural. Y frente a los m煤ltiples disolventes identitarios que arraigan y proliferan 鈥揺n un proceso de fragmentaci贸n sin fin鈥 en el pensamiento y la acci贸n de la izquierda actual, uno de los puntos fuertes de la perspectiva que traza el autor en este libro es la firme reivindicaci贸n del universalismo racionalizador de la tradici贸n ilustrada, una tradici贸n de la actual el comunismo marxista representar铆a su desarrollo consecuente.

Tal perspectiva de an谩lisis, que se propone recuperar las mejores contribuciones del pensamiento marxista cl谩sico, es la que permite a Rojo acotar con precisi贸n algunos de los problemas te贸rico-pol铆ticos fundamentales con los que la reconstrucci贸n del proyecto emancipador comunista tendr谩 que enfrentarse en los pr贸ximos a帽os. Entre ellos, y siguiendo el hilo de los desarrollos contenidos en el presente libro, pueden se帽alarse los siguientes, que se encadenan l贸gicamente entre s铆: i) c贸mo politizar en un sentido revolucionario a una clase que es, en su existencia inmediata y espont谩nea, un 芦atributo del capital禄; ii) c贸mo afecta a la problem谩tica del g茅nero 鈥抏ntendido prioritariamente aqu铆 como la relaci贸n hist贸rica entre el trabajo dom茅stico y la reproducci贸n de la fuerza de trabajo鈥 la tendencia estructural del modo de producci贸n capitalista hacia la asalarizaci贸n de toda la poblaci贸n; lo que puede plantearse tambi茅n con la pregunta de si es solo hist贸rica (es decir, contingente) y no estructural la relaci贸n del patriarcado con el capital; iii) qu茅 materializaci贸n concreta ha de tener la forma-partido, una vez admitida su necesidad como instancia pol铆tica que unifique y dirija de forma consciente la lucha obrera hacia su emancipaci贸n; iv) c贸mo se articulan en la lucha obrera el programa m铆nimo (la pugna por reformas dentro del propio r茅gimen capitalista) y el programa m谩ximo (que busca superarlo y exige acabar con el poder pol铆tico burgu茅s) sin caer en el t铆pico gradualismo transicional de car谩cter 芦movimentista禄 鈥搎ue cree que toda reforma conquistada conduce siempre a otra superior, en un proceso acumulativo鈥 y que acaba siempre solicitando reformas imposibles al propio Estado burgu茅s (renta b谩sica, trabajo garantizado, control de precios, etc.); v) cu谩l es la verdadera relaci贸n entre 芦democracia禄 y 芦econom铆a禄 en la sociedad moderna, 驴es acaso la que se da entre un procedimiento de participaci贸n popular que ya opera (aunque imperfectamente, como suele decirse) en los reg铆menes burgueses actuales y que se tratar铆a de extender al 谩mbito econ贸mico (para conquistar as铆, como se plantea frecuentemente, 芦la democracia econ贸mica禄, con la 芦autogesti贸n obrera禄)? 驴O m谩s bien la relaci贸n entre democracia y econom铆a es la que se establece 鈥搒iguiendo en esto al republicanismo filos贸fico鈥 entre un proyecto pol铆tico de poder civil te贸ricamente bien definido (derecho, libertad individual, garant铆as, igual poder de decisi贸n, etc.) y sus condiciones materiales (socio-econ贸micas) de posibilidad, de donde se derivar铆a que el autogobierno ciudadano 鈥搈谩s all谩 de ciertos derechos y libertades precariamente establecidos hoy鈥 no puede regir en modo alguno bajo condiciones capitalistas de producci贸n?; vi) c贸mo se materializa institucionalmente la superaci贸n del mercado como principio de articulaci贸n econ贸mica para la construcci贸n del socialismo; vii) y finalmente, 驴cu谩l es la forma jur铆dico-pol铆tica que corresponde, por derecho propio, al poder obrero, por ser la que puede garantizar tanto la transici贸n socialista (el ejercicio de la 芦dictadura del proletariado禄) como el control consciente y racional del proceso econ贸mico por los productores?

Como respuesta global a todos esos interrogantes Rojo propone un programa te贸rico-pol铆tico que se articula en torno a tres elementos fundamentales: i) con base en el an谩lisis de las tendencias estructurales del modo de producci贸n capitalista (socializaci贸n de la producci贸n, asalarizaci贸n, etc.), restaura la centralidad de la clase obrera como sujeto realmente capaz de luchar por su superaci贸n, habilitando adem谩s una v铆a coherente de relaci贸n con la lucha feminista; ii) define el horizonte comunista (o al menos el largo trayecto hacia 茅l) como una articulaci贸n necesaria de planificaci贸n econ贸mica y 芦rep煤blica democr谩tica desarrollada禄; y iii) al comprender el Estado como la forma pol铆tica espec铆fica en la que se expresa unificado el capital global, deriva la necesidad de una estrategia revolucionaria para la superaci贸n del orden social capitalista.

Naturalmente, la concreci贸n de todo este programa general es lo que queda abierto al debate. Pero lo que parece ya indiscutible, al menos si se quiere abandonar el callej贸n sin salida al que ha conducido el postmarxismo en las 煤ltimas d茅cadas, es su punto de partida, y que el libro de Rojo tiene el gran m茅rito de rescatar: la necesidad de volver a pensar la pol铆tica con clases.

Nota:
[1] Jes煤s Rodr铆guez Rojo, La revoluci贸n en El capital. Significados y potencial de la lucha de clases. Madrid: Garaje, 2019.

Pr贸logo al libro de Jes煤s Rodr铆guez Rojo Las tareas pendientes de la clase trabajadora.

Libros relacionados:

La variante populista. Lucha de clases en el neoliberalismo

Compartir… Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone



Fuente: Elviejotopo.com