July 13, 2022
De parte de SAS Madrid
41 puntos de vista

Después de que estallara el escándalo de las grabaciones de Villarejo y Ferreras en El Salto hemos debatido sobre la presencia en Al Rojo Vivo de nuestro coordinador de Economía, Yago Álvarez (@econocabreado). Tras discutirlo en asamblea, hemos consensuado que no va a colaborar más con ese programa, en el que participaba de manera habitual.

La decisión ha sido tomada en colectivo, con el consenso de Yago, y porque creemos que es lo que las socias de El Salto demandan de un medio como el nuestro. La medida se ha acordado atendiendo a dos factores contradictorios entre sí. 

El primer factor es que los audios revelan la dimensión periodística de las cloacas organizadas por Villarejo, asentadas por Inda y, hoy sabemos, expandidas por Ferreras. En El Salto aun nos indigna la posibilidad de que se publiquen fake news con conciencia de que lo son, que no se rectifique, que no se pida perdón y que se mantenga como colaborador al emisor de esos bulos, Eduardo Inda. No queremos ser partícipes de eso.

El segundo factor que hemos valorado es que para un medio como el nuestro es complicado llegar a las televisiones mainstream. En las semanas que Yago ha colaborado con este programa se ha multiplicado el reconocimiento hacia su trabajo y ampliado la visibilidad de nuestro medio.

Pero ha pesado más el convencimiento de que no creemos posible participar en Al Rojo Vivo con la conciencia de cómo aborda la relación entre periodismo, economía y política.

Esto nos refuerza en el mensaje con el que nació El Salto de que es necesario apoyar y construir medios que funcionen con otras reglas, que no estén supeditados a la publicidad del Ibex-35 y que independientemente de los recursos con los que trabajan, ejerzan su labor con responsabilidad y pasión. 

De hecho, en el primer número de nuestra edición impresa, de la que se cumplen cinco años, examinamos el panorama de los medios de comunicación y la influencia política que han adquirido Mediaset y Atresmedia, dos de las empresas en las que trabajan algunos de los profesionales que han sido señalados por las informaciones fabricadas por la trama policial dirigida por José Villarejo. 

Gracias a las 8.000 personas que estáis suscritas hemos podido tomar una decisión que tiene impacto directo sobre el proyecto, ya que Yago donaba la mitad del dinero que recibía por participar en Al Rojo Vivo, al igual que otras compañeros y compañeros hacen con sus colaboraciones externas. 

Más allá de eso, nos cuesta abandonar espacios donde ya no se va a escuchar el mensaje y enfoque crítico de El Salto y dejar esos espacios y sus audiencias a merced de falsos economistas de izquierda o a la mayoría de analistas económicos de derechas.

No podemos dejar tampoco de explicar que la asamblea de trabajadores de El Salto no va a juzgar ni mucho menos criticar a quienes siguen colaborando en ese u otros programas. Como hemos explicado en este texto, la participación en ese ecosistema mediático tiene una serie de beneficios políticos para la difusión de ideas transformadoras. Sabemos que hay muchísimos profesionales que hacen un trabajo veraz, honesto e importante en medios de comunicación mainstream y queremos mandar un saludo a quienes se han sentido hostigados en estos últimos días, en especial a los compañeros de La Marea, un medio con el que compartimos principios, complicidades y proyectos.

A quienes queréis que El Salto siga pudiendo ejercer su labor de manera independiente os pedimos que os suscribáis —si todavía no lo habéis hecho— y entréis a formar parte de nuestra comunidad.

Enlace relacionado ElSaltoDiario.com (13/07/2022).




Fuente: Sasmadrid.org