November 23, 2021
De parte de Nodo50
418 puntos de vista


El viernes al mediod铆a la p谩gina web del diario El Salto dejaba de funcionar. Seg煤n informaba nuestro proveedor de servicios, est谩bamos siendo objeto de un ataque de denegaci贸n de servicios (DDoS). Estos ataques se basan en saturar los servidores con peticiones dirigidas desde miles de direcciones IP. No suponen un peligro para los datos alojados en la web, pero impiden que los usuarios puedan acceder al contenido. Poco despu茅s, tambi茅n ca铆a la web de La Marea por el mismo ataque inform谩tico. Le segu铆an Arainfo y Kaos en la red, as铆 como Nodo50, que provee de servicios a estas p谩ginas. El ataque se suma al que el medio de comunicaci贸n La 脷ltima Hora sufre desde el 8 de noviembre.

Esta acci贸n tiene consecuencias econ贸micas sobre los medios afectados, pero en primer lugar debemos destacar las consecuencias pol铆ticas sobre el conjunto de la sociedad. El Salto y La Marea hemos sido retirados desde el viernes de la vida p煤blica. Se han intervenido las v铆as de comunicaci贸n principales de estos y otros proyectos, retirando el acceso a informaci贸n, propuestas editoriales, contenidos culturales y de divulgaci贸n, de nuestros m谩s de tres millones de lectores y lectoras mensuales y de nuestros p煤blicos potenciales. 

Se han intervenido las v铆as de comunicaci贸n principales de nuestros proyectos, retirando el acceso a informaci贸n, propuestas editoriales, contenidos culturales y de divulgaci贸n, de nuestros m谩s de tres millones de lectores y lectoras mensuales

No es la primera vez

No es la primera vez que ocurre un hecho semejante 鈥擨nfoLibre o El Confidencial han sufrido ofensivas similares鈥  y no se han adoptado medidas para contrarrestar la aparente asequibilidad de retirar a la poblaci贸n el derecho a la libertad de prensa de manera arbitraria. Este acto y sus precedentes suponen un aviso muy serio de cara al futuro. No se debe perder de vista la posibilidad de que un ataque de estas caracter铆sticas preceda a momentos de suspensi贸n de otras libertades civiles. La historia nos ha ense帽ado que la informaci贸n y la libertad son los principales ant铆dotos contra los ataques a la democracia. En un contexto de auge de los discursos de odio es importante tener en cuenta que el mayor riesgo es que lo que hoy son discursos ma帽ana pueden ser decisiones pol铆ticas: arrinconar a los que estorban, limitar as铆 la libertad de expresi贸n y anular las v铆as de comunicaci贸n de quienes estamos comprometidos con los derechos humanos y utilizamos nuestra profesi贸n para informar sobre ellos y defenderlos. 

Sabemos que no estamos solas ni solos, que nuestras comunidades nos est谩n sosteniendo a pesar de que no estemos pudiendo prestar el servicio, la atenci贸n y el cuidado que dedicamos a nuestros reportajes, nuestras entrevistas y nuestras informaciones

Solidaridad

Miles de personas nos han mostrado su apoyo y solidaridad. Damos las gracias a las y los periodistas que han reaccionado en sus redes sociales y en los medios de comunicaci贸n en los que trabajan o que coordinan por difundir las circunstancias en las que estamos. A las decenas de trabajadoras de la inform谩tica que nos han ofrecido su ayuda, a quienes han aprovechado este momento para reconocer el periodismo que hacemos La Marea y El Salto. A quienes han decidido suscribirse para defendernos, a quienes han podido completar los formularios y especialmente a quienes lo han intentado a pesar de las ca铆das de nuestras p谩ginas web. 

Sabemos que no estamos solas ni solos, que nuestras comunidades nos est谩n sosteniendo a pesar de que no estemos pudiendo prestar el servicio, la atenci贸n y el cuidado que dedicamos a nuestros reportajes, nuestras entrevistas y nuestras informaciones. No os vamos a enga帽ar, est谩 siendo muy duro. Nos gustar铆a estar en otra situaci贸n y no tener que redactar textos que hablen de nosotros para seguir haciendo aquello a lo que le dedicamos tanto amor, tantos recursos y tanto tiempo. Pronto lo estaremos haciendo con vuestra ayuda.

Os sentimos muy cerca y estamos mucho m谩s unidas frente al odio.




Fuente: Elsaltodiario.com