December 16, 2020
De parte de La Haine
2,619 puntos de vista

Los 煤nicos afectados por las situaciones delincuenciales ha sido la clase trabajadora

Los delitos sangrientos y de enriquecimiento il铆cito en las portadas de los peri贸dicos son el diario vivir de la regi贸n, pero nunca se cuestiona la raz贸n por la cual se dan estas circunstancias que hist贸ricamente han agobiado a la clase trabajadora, y se difunde a manera constante el miedo a ser v铆ctima o ser injustamente acusado, las causales que determinan este comportamiento delictivo las encontramos en las estructuras econ贸micas y sociales generadas por el modelo econ贸mico capitalista, alrededor del mundo podemos ver como los 铆ndices delictivos crecen a帽o tras a帽o, aun en los pa铆ses con 芦altos ingresos per c谩pita禄 las tasas delictivas sigue esta misma l贸gica de constante aumento.

En los pa铆ses latinoamericanos donde el desarrollo capitalista neoliberal se encuentra en v铆as de frustraci贸n, las tasas de actos delictivos crecen desproporcionalmente bajo una aparente irracional hist贸rica del comportamiento de las sociedades, pero esta delincuencia estructurada y fuertemente organizada tiene un patr贸n de comportamiento y de origen en com煤n en toda la regi贸n, El sistema capitalista en su generalidad hist贸rica genera pobreza de forma estructural, por lo cual los pa铆ses subdesarrollados son segregados a la producci贸n primaria, desde la divisi贸n globalizada del trabajo, condenados a la sobreexplotaci贸n, saqueo de recursos naturales, y dependencia pol铆tica directa de las potencias hegem贸nicas (la cual tiene razones hist贸ricas necesariamente explicables desde el colonialismo y neocolonialismo) que ejercen estos controles, lo cual tiene como consecuencia directa desigualdad econ贸mica-social, la concentraci贸n extrema de capitales, y la miseria extrema de las masas trabajadoras, por lo cual se generan las contradicciones necesarias para la progresi贸n de la delincuencia.

Para iniciar tenemos que tener claro que en el capitalismo el humano es en tanto tiene, es decir que el humano tiene un valor dependiente de la propiedad que posee, creando la necesidad de tener y en tanto los recursos son limitados obliga a toda la sociedad a competir por ellos, en los pa铆ses con desarrollo capitalista neoliberal en Am茅rica latina, las masas trabajadoras despose铆das de propiedad no est谩n excluidas de esta competencia, y aun es mayor porque las oportunidades de llegar a tener son nulas, en tanto no tienen acceso a salud, educaci贸n, trabajo, ah铆 es donde se abre la brecha totalmente antin贸mica, para los que no tienen nada la lucha es por la supervivencia los m茅todos de obtenci贸n de este valor 芦humano mercante禄 no importan solo existe la salida en la obtenci贸n de recursos por medio del il铆cito propiamente dicho.

Como ya sosten铆a Federico Engels 芦La competencia se帽orea el progreso num茅rico de los hombres y gobierna tambi茅n su progreso moral, la expansi贸n del sistema fabril conduce en todas partes a la multiplicaci贸n de la competencia, los delitos se rigen por la ley de la competencia, que la sociedad provoca una demanda de delincuentes a que da satisfacci贸n la correspondiente oferta, que el vac铆o que se abre con la detenci贸n, la deportaci贸n o la ejecuci贸n de cierto n煤mero de criminales se ve cubierto inmediatamente por una nueva promoci贸n, ni m谩s ni menos que cualquier vac铆o producido en la poblaci贸n se cubre con una nueva hornada; o, dicho en otras palabras, que el delito presiona sobre los medios punitivos lo mismo que presionan los pueblos sobre los medios de ocupaci贸n禄.[1]

Las pandillas como tal aparecen en nuestro pa铆s en la 茅poca de los 90, producto directo de las condiciones hist贸ricas de la 茅poca, la firma de los acuerdos de paz, concesiono una oposici贸n legalista con progresi贸n econ贸mica, a cambio de un proceso de desmonte y reducci贸n del estado, por medio de las privatizaciones (hoy en d铆a concesiones) provoco mayores antagonismos de clase, donde se redijeron y privaron diversidad de servicios p煤blicos, por lo cual las capas bajas se vieron obligadas a migrar pues ya no fue posible la subsistencia en el territorio los j贸venes crecieron con desintegraci贸n familiar, en las estructuras habitacionales obreras, colonias con condiciones de hacinamiento, falta de servicios p煤blicos b谩sicos, constante abuso policial y constante acoso de la delincuencia, estos marginados fueron obligados competir por llegar a tener propiedad, (y en tanto ser) por lo cual las condiciones materiales era propicias para el surgimiento de la llamadas clicas, que permitieron a estos grupos crear sus propios negocio, y vivir a costas de la clase trabajadora.

Es de notar que hist贸ricamente los 煤nicos afectados por las situaciones delincuenciales ha sido la clase trabajadora, siendo la menos culpable de ello, en tanto todo modelo de combate a la delincuencia por medio de la represi贸n es in煤til pues ahonda estas estructuras en la l贸gica de la competencia.

El problema delictivo solo es posible afrontarlo desde las estructuras que lo determinan, para lo cual hay que dejar a un lado la visi贸n cinem谩tica y voluntarista, hay que notar que miles de obreros tambi茅n mueren por falta de servicios dignos de salud, agua, transporte, por la falta de garant铆as laborales, 鈥渆nfermedades laborales鈥, seguridad social, contaminaci贸n medio ambiental, alimentos transg茅nicos, y es de notar que todas estas problem谩ticas provienen de la misma vertiente, mientras no exista un cambio de sistema econ贸mico es imposible hablar de soluciones a los problemas de la clase trabajadora.

—-

Nota: [1] CARLOS MARX-FEDERICO ENGELS, 鈥淓scritos econ贸micos varios鈥, Recopilaci贸n y traducci贸n directa del alem谩n por Wenceslao Roce, Segunda edici贸n, Editorial Grijalbo, s.a., Distrito Federal, M茅xico, 1996, P谩g. 23.

CALPU




Fuente: Lahaine.org