September 28, 2021
De parte de La Haine
238 puntos de vista


La concentraci贸n de poderes y el autoritarismo siguen siendo las marcas del Gobierno del partido Nuevas Ideas, que no tiene nada de ideas ni de nuevas

En medio de la conmemoraci贸n del Bicentenario de la Independencia de Mesoam茅rica, multitudes de personas denunciaron y nombraron como dictador al presidente del pa铆s m谩s peque帽o de Centroam茅rica: Nayib Bukele, quien gobierna a partir de la centralidad del poder en su figura. Con Bukele a la cabeza del Ejecutivo son m谩s las razones que causan preocupaci贸n que aquellas que provocan celebraci贸n: al d铆a de hoy, Bukele controla la totalidad de los poderes del Estado, habilit贸 su reelecci贸n y cuenta con una maquinaria publicitaria imponente que le coloca como uno de los presidentes m谩s populares de Am茅rica Latina, con un 84,7 % de aprobaci贸n.

As铆, el Bicentenario encuentra a un pa铆s sumergido en la polarizaci贸n social, sin cambios profundos respecto a la violencia que caracteriza la cultura pol铆tica salvadore帽a y sin alteraciones a la desigualdad, la pobreza y la militarizaci贸n de la vida cotidiana.

De las ansias de poder a la concentraci贸n total: la reelecci贸n presidencial

Desde que Nayib Bukele entr贸 a la contienda electoral por la Presidencia sus intenciones fueron claras: su forma de hacer pol铆tica iniciaba y culminaba en su figura. 脡l y Dios eran 鈥搒on, al d铆a de hoy鈥 quienes llevar铆an a El Salvador por el camino del progreso y, para ello, no necesitar铆a ayuda de nadie m谩s; mucho menos de los 鈥渕ismos de siempre鈥 鈥揳 saber, ARENAi y el FMLNii鈥.

Ya en la cabeza del Ejecutivo, el autoritarismo alcanzar铆a un nivel m谩s profundo y extremo; lo cual, trae al presente la memoria de El Salvador dictatorial. El 9 de febrero de 2020, Nayib Bukele militariz贸 a la Asamblea Legislativa como medida de presi贸n para que el Congreso opositor aprobara un pr茅stamo por $109 millones, con el Banco Centroamericano de Integraci贸n Econ贸mica (BCIE), que financiar铆a la Fase III del Plan Control Territorial 鈥損royecto emblema de la gesti贸n鈥. El 9F, como se le conoce popularmente a la irrupci贸n militar de Bukele en el Poder Legislativo, fue ampliamente rechazado por organizaciones pol铆ticas, movimientos sociales as铆 como misiones diplom谩ticas de distintos Estados y Organizaciones Internacionales.

Meses despu茅s de la irrupci贸n, la Sala de lo Constitucional declarar铆a las acciones de Bukele como inconstitucionales y adem谩s, emitir铆a una serie de llamados a Mauricio Arriaza Chicas 鈥搄efe de la Polic铆a Nacional Civil (PNC)鈥 y al Ej茅rcito en atenci贸n a sus tareas demandadas por la Constituci贸n Pol铆tica y no por el mandatario en turno. La Sala tambi茅n alert贸 sobre el peligro del hiperpresidencialismo y el regreso del autoritarismo a El Salvador. Ello, adem谩s de una serie de fallos en contra de las acciones de Bukele en el marco de la emergencia sanitaria provocada por el brote pand茅mico de la COVID-19, provoc贸 que el presidente tuitero identificara la Sala de lo Constitucional como uno de sus enemigos m谩s importantes.

As铆 las cosas, para Nayib Bukele result贸 clave cooptar los poderes que le hac铆an contrapeso a sus medidas autoritarias pues, la rama represiva estatal ya estaba de su lado. Tras una gran y costosa campa帽a electoral centrada en su figura, Nuevas Ideas 鈥揺l Partido fundado por Bukele鈥 arras贸 en las elecciones legislativas y de alcald铆as. La aplanadora fue impresionante, Nuevas Ideas logr贸 capitalizar 1.271.372 votos. Con ello, el Congreso y buena parte de las alcald铆as se ti帽eron del color cyan que caracteriza a Nayib Bukele; a tal punto, que la bancada de Nuevas Ideas no necesitar铆a negociar con otras bancadas a menos de que necesite la mayor铆a calificada para modificaciones sensibles de la legislatura.

El 1 de mayo, la Asamblea Legislativa nueva asumi贸 funciones y sus primeras acciones fueron contundentes: en El Salvador dirigido por Nayib Bukele no hay espacio para la disidencia. En horas, la bancada cyan, salt谩ndose todas las normas de procedimiento internas as铆 como la Constituci贸n Pol铆tica, destituy贸 a los cinco magistrados de la Sala de lo Constitucional y al Fiscal General. Posteriormente, violando la normativa nuevamente, coloc贸 a personas de confianza de Bukele y del Partido Nuevas Ideas. De esta forma, el 1 de mayo ser铆a reconocido como el segundo golpe de Estado impulsado por Bukele; el primero de ellos fue el 9F.

La aprobaci贸n de legislaci贸n de forma r谩pida y sin discusi贸n alguna ha sido la norma de la Asamblea Legislativa actual. Entre las reformas m谩s controversiales se encuentran: la entrada en vigor del bitcoin como moneda de circulaci贸n nacional y una reforma al Poder Judicial que jubila de forma autom谩tica a un tercio de los jueces y fiscales que sean mayores de 60 a帽os y/o que cuenten con m谩s de 30 a帽os de servicio. Ambas reformas fueron aplaudidas por Bukele, qui茅n aludi贸 que las reformas son una ruta para la mejora econ贸mica y el ataque a la corrupci贸n existente en el Poder Judicial.

Como si eso fuera poco, los magistrados elegidos por la bancada cyan el 1 de mayo, habilitaron la reelecci贸n inmediata para Bukele. Lo 煤nico que tiene que hacer el actual mandatario es renunciar a su cargo cinco meses antes de las elecciones y postularse nuevamente. Este hecho fue ampliamente denunciado por distintos sectores. A las cr铆ticas Bukele responde con bromas y cinismo: en su cuenta de Twitter oficial Nayib se nombra as铆 mismo como el 鈥El Dictador m谩s cool del mundo mundial鈥.

Las alertas sobre el hiperpresidencialismo que eman贸 la Sala de lo Constitucional disuelta se volvieron una realidad. Alertas que se profundizan cada vez m谩s: el pasado 15 de septiembre, el vicepresidente F茅lix Ulloa entreg贸 al presidente una serie de propuestas de reforma a la Constituci贸n Pol铆tica. En teor铆a, estas reformas han sido llevadas a cabo por un comit茅 elegido a dedo por el Ejecutivo y cuenta, supuestamente, con 4.000 aportes de la ciudadan铆a que hicieron llegar a trav茅s de una herramienta digital. El detalle sobre las reformas no es claro, y lo poco que se conoce es de distinto 铆ndole. Por ejemplo, una de las reformas planteaba la apertura para el aborto terap茅utico y el matrimonio igualitario; reformas que ya fueron rechazadas por Nayib Bukele.

El especialista constitucionalista Jos茅 Marinero, y presidente de la Fundaci贸n Democracia, Transparencia y Justicia (DTJ), identifica una serie de reformas que podr铆an ser interesantes en tanto ampl铆an una serie de derechos pero, al no especificar la operatividad de los mismos y al juzgar por el clima autoritario existente en El Salvador, una reforma constitucional alerta m谩s de lo que alienta. Seg煤n Marinero la reforma constitucional ser谩 la bandera de Bukele para las pr贸ximas elecciones presidenciales y legislativas. Hoy d铆a, el Ejecutivo se encuentra en una serie de consultas sobre las reformas constitucionales; en medio de grandes opacidades sobre los alcances reales de las reformas.

Descontento en crecimiento y guerra jur铆dica

La conmemoraci贸n del Bicentenario de la Independencia estuvo marcado por una multitudinaria marcha en contra de Nayib Bukele. La manifestaci贸n del 15 de septiembre pasado ha sido la m谩s grande hasta el momento y aglutin贸 a distintos sectores: feministas, estudiantes, personas j贸venes, excombatientes de la Guerra Civil, funcionarios(as) del Poder Judicial y simpatizantes del FMLN. A esta manifestaci贸n Bukele respondi贸 con burlas y criminalizaci贸n mediante una cadena nacional.

En esa misma l铆nea, tras el reordenamiento forzado del Poder Judicial, el Ejecutivo salvadore帽o logr贸 un nuevo cap铆tulo de lawfare en la regi贸n: el expresidente Salvador, Sanch茅z Cer茅n, tiene orden de captura y otros ocho funcionarios de la 煤ltima gesti贸n del FMLN (2014-2019) tambi茅n son perseguidos. Todos acusados por corrupci贸n, acompa帽ados de una fuerte campa帽a de comunicaci贸n a trav茅s de los medios del oficialismo y las redes sociales del presidente millenniall.

Llama la atenci贸n, que el fiscal general, que encabeza la persecuci贸n contra el FMLN, es Roberto Delgado; qui茅n fue el abogado de la petrolera venezolana PDVSA y que estuvo ligado al desfalco de millones de d贸lares realizado con la oposici贸n antichavista. La persecuci贸n contra el FMLN adquiriri贸 tintes geopol铆ticos contra Venezuela, cuesti贸n que ya estaba presente desde que se diera a conocer la existencia de un supragabinete conformado por personas de la oposici贸n venezolana. El supragabinete, en la pr谩ctica, funciona como un segundo anillo de poder alrededor de Bukele 鈥揹onde el primero son los hermanos del presidente鈥, que han dirigido la crisis sanitaria y m谩s recientemente la estrategia econ贸mica detr谩s del bitcoin.

Tensiones diplom谩ticas con EEUU

Las tensiones diplom谩ticas han estado a la orden del d铆a en la administraci贸n Bukele. La mayor es la que proviene desde EEUU (EEUU) desde que Biden ocup贸 la Casa Blanca. En repetidas ocasiones, el Gobierno estadounidense ha rechazado distintas acciones de Bukele y Nuevas Ideas. Rechazo que alcanz贸 un tono m谩s fuerte luego de la destituci贸n de los magistrados, el fiscal general y la posterior aprobaci贸n de la reelecci贸n inmediata por el Poder Judicial cyan.

Jean Manes, encargada de negocios de EEUU en El Salvador, denunci贸 el declive de la democracia en El Salvador y compar贸 la situaci贸n del pa铆s con Venezuela, Cuba y Nicaragua. Posteriormente, el 20 de septiembre, el Departamento de Estado anunci贸 que los cinco magistrados de la Sala de lo Constitucional de Nuevas Ideas est谩n incluidos en la Lista Engel. Esto quiere decir que el Gobierno estadounidense reconoce a estos magistrados como corruptos y por tanto no podr谩n contar con visas y tampoco podr谩n entrar a territorio estadounidense. La Lista Engel ya inclu铆a a altos funcionarios del Gobierno de Bukele 鈥揷omo Carolina Recinos, jefa de gabinete de Bukele. Por su parte, Bukele tuite贸: 鈥淣o somos el 鈥減atio trasero de nadie鈥; 鈥淓s pura injerencia y pol铆tica de lo m谩s bajera鈥.

Anteriormente, el 4 de mayo la USAID anunci贸 la retirada de ayuda para la Fiscal铆a, la Polic铆a y la Corte Suprema de El Salvador. Tres d铆as despu茅s de la destituci贸n de los magistrados ser铆a evidente la relevancia pol铆tica 鈥搚 geopol铆tica鈥 de la USAID en El Salvador y la regi贸n.

Todo parece indicar que El Salvador vuelve a convertirse en un clivaje geopol铆tico, esta vez con un Ejecutivo inc贸modo para la Casa Blanca y que adem谩s amedranta en contra de su poblaci贸n. Las preocupaciones y las tensiones est谩n a la orden del d铆a a lo interno de El Salvador, el desenlace positivo depender谩 de los contrapesos que puedan realizar las organizaciones polic铆as de base as铆 como los partidos pol铆ticos. Resistencia que no ser谩 sencilla ante un presidente que ha logrado consolidarse como uno de los m谩s populares de la regi贸n 鈥con el 84 % seg煤n LPG Datos a trav茅s de una ret贸rica c铆nica que pretende ser simp谩tica y encubridora del autoritarismo imperante.

—-

i Partido Alianza Republicana Nacionalista (ARENA).

ii Partido Frente Farabundo Mart铆 para la Liberaci贸n Nacional (FMLN).

celag.org




Fuente: Lahaine.org