May 4, 2021
De parte de Nodo50
162 puntos de vista


La plantilla de ambulancias de Aragón ha convocado una huelga como forma de lucha para conseguir un transporte sanitario de calidad. Los y las profesionales de Emergencias Sanitarias (TES) declaran no querer perjudicar a la ciudadanía aragonesa, “todo lo contrario, queremos mejoras en el servicio en las cuales ellos se ven implicados directamente”.

Para empezar, piden una internalización del servicio, que pase a ser un servicio público y no dependa de empresas privadas. Estas empresas se niegan a negociar convenios e introducir mejoras ya que “contemplan la salud como un negocio, aprovechándose del dinero de los aragonesas y aragonesas”, lo que perjudica la eficiencia del servicio y las condiciones laborales.

Exigen pertenecer al servicio público y no a empresas privadas “que cada cuatro años cambian y en la mayoría de las ocasiones solo vienen a probar suerte e intentar sacar el mayor beneficio posible con las arcas públicas”.

También exigen acabar con la localización. Señalan que en zonas rurales, el tiempo que tarda una ambulancia en acudir al lugar de la urgencia es mucho mayor que en ciudad. Cuando entra una llamada al 061, al no tener bases físicas en algunos pueblos, “l@s técnic@stenemos que acudir desde nuestras casas hasta el lugar donde tenemos la ambulancia (pueden ser hasta 15 minutos). A esto hay que sumarle el tiempo que tardamos en llegar al destino. Todo ello ralentiza mucho más el servicio”. Exigen acabar con este problema.

También reclaman en la huelga un aumento del número de ambulancias. Declaran que son muy pocas ambulancias, tanto en servicio urgente como de servicio programado. “La OMS tiene recomendaciones que van acorde a la población que exista en cada ciudad, cosa que se pasa por alto y directamente nos afecta a la plantilla por la sobrecarga de trabajo, y a la ciudadanía por las demoras que esto conlleva”, afirman. No dan a basto, afirman.

Por ejemplo, Zaragoza capital debería contar con 28 ambulancias de transporte sanitario urgente, y en realidad hay únicamente 11, de las cuales, cuatro están dotadas de un profesional médico y de enfermería, y las siete restantes de dos TES. De estas siete últimas, sólo cuatro funcionan por la noche, y en servicio programado (no urgente), tres.La falta de dotación implica demoras en los traslados para consultas, altas, rehabilitaciones, tratamientos oncológicos, etc.

Otra de sus reivindicaciones es el reconocimiento de su categoría profesional. “Para el Salud, como para nuestras empresas (Acciona y Transalud) somos meros conductores/as y camiller@s”. En la actualidad, se rigen por el convenio de transporte pero, sin embargo, hacen labores de sanitarios. “Estamos tratando con personas, no con ordenadores”, ironizan en la convocatoria.

“El Salud nos relega al convenio del transporte, siendo contratados como camiller@s o conductor@s”, sin embargo realizamos labores de personal sanitario. Además, Acciona y Transalud abusan de los contratos de prácticas, pagando por debajo del SMI.

Afirman que están cansados y cansadas de las exigencias laborales que sufren y el poco reconocimiento que reciben. “No queremos medallas, ni aplausos, simplemente queremos que se nos valore y respete. Hemos estado y seguimos estando día a día a pie de cañón. Nunca hemos dejado de lado a l@s aragoneses/as. Aún trabajando en situaciones precarias, hemos arriesgado sin tirar la toalla, incluso poniendo en peligro la Salud de nuestras familias”, concluyen.




Fuente: Arainfo.org