May 17, 2022
De parte de Kurdistan America Latina
188 puntos de vista

Pronto se cumplirá un año del asesinato de Deniz Poyraz*. Había una multitud considerable en la reciente audiencia judicial del caso por su asesinato. Las mujeres, en particular, han asumido el caso como propio, lo cual es muy significativo.

Soy abogada desde hace más de 30 años. Nunca he visto otro caso en el que un asesino tenga tal sentido del poder y muestre una actitud tan agresiva. El asesino, Onur Gencer, confía tanto en el poder que tiene detrás que amenazó a todos en la audiencia, incluidos los jueces.

Gencer le dijo al tribunal que los motivos del caso para cerrar el Partido Democrático de los Pueblos (HDP)** eran los mismos de su petición de una sentencia reducida debido a la “provocación” en su contra.

Así, un asesino se ha visto alentado por el acoso judicial dirigido al movimiento político kurdo, esos ataques viciosos que podemos llegar a llamar genocidio político.

El lenguaje del Estado turco es tan sobrecogedor, tan lleno de violencia y de extrema marginación, que lamentablemente confiere poder a todos aquellos que se inclinan por la violencia, y en especial a los hombres que la utilizan.

Por eso, decimos que la violencia contra la mujer es política, porque observamos que la violencia contra la mujer aumenta en momentos en que el lenguaje del Estado se torna cada vez más duro. La semana pasada observamos algo que nunca antes habíamos visto en la política en Turquía. Alguien en la cima del aparato estatal, el ministro del Interior y el líder de otro partido político fascista, se retaron a duelo.

Mientras el líder del Partido Zafer, racista y fascista, desafiaba al otro, también dijo que estaría sin armas. El lenguaje de la violencia se ha vuelto tan predominante en la política, se ha vuelto tan normalizado, que tiene el desafortunado efecto de extender la violencia ampliamente dentro de la sociedad.

Recientemente, experimentamos algo más. Otra mujer política, Ayşe Acar Başaran, fue amenazada públicamente por un policía frente a las cámaras, a la vista de todos.

Durante las discusiones posteriores a una acción de provocación en la que un grupo de personas trató de colocar una ofrenda floral frente a la oficina central del HDP, un oficial de policía pudo amenazar a Başaran y decirle: “Te voy a clavar en una pared”. Başaran es integrante del Parlamento turco. ¡Que un policía pueda amenazar públicamente a una diputada diciéndole “te voy a clavar a una pared” en esta tierra…!

El verbo “clavar (alguien a algo)” es extremadamente violento. Que esta amenaza extremadamente violenta sea dirigida por un funcionario del Estado a una diputada, y especialmente a una mujer, significa que todas las mujeres en la oposición están amenazadas por esa voz del Estado, por esa persona que representa al Estado.

Este es el poder detrás del asesino Onur Gencer, el poder en el que tanto confía, es el poder original detrás de las palabras “Te clavaré en una pared”, pronunciadas por ese oficial de policía.

Si bien hay personas en esta tierra que obtienen períodos prolongados de detención debido a un tuit, Onur Gencer, el perpetrador de un asesinato político, fue puesto en libertad en menos de un día. No se ha investigado el poder que hay detrás de Onur Gencer; esto fue deliberadamente, porque este poder, esta estructura organizada, es la misma que ha estado matando gente en la oposición desde 1915, y en las décadas de 1980 y 1990.

Lamentablemente, hay quienes dicen ser la oposición en esta tierra, que también distinguen a las víctimas. Cuando las víctimas en cuestión son kurdos, armenios, LGBT+ o mujeres de la oposición, quienes se autodenominan oposición no alzan la voz lo suficiente. Esto se relaciona con el poder de esa estructura profunda detrás de Onur Gencer. En esta tierra donde los opositores y los que están en el poder se alimentan de la misma fuente, la lucha de los verdaderos opositores, y en especial de las mujeres y personas LGBT+, es sumamente difícil.

Como siempre hemos dicho: hay una fuerza en esta tierra en que vivimos que no se rinde. Esta lucha sigue y seguirá por respeto al pueblo que no se rinde.

Notas:

*Un asaltante armado atacó la sucursal en Izmir del Partido Democrático de los Pueblos (HDP) el 18 de junio de 2021 y asesinó a Deniz Poyraz, que estaba sola allí limpiando y preparando el edificio a primera hora de la mañana.

**El HDP es el principal partido político pro kurdo en Turquía y el tercer partido político más grande en las últimas elecciones en términos de votos recibidos.

FUENTE: Eren Keskin / Yeni Yaşam / Medya News / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

<!–

–>




Fuente: Kurdistanamericalatina.org