October 29, 2020
De parte de La Haine
316 puntos de vista


Un total de 50 millones de euros es el presupuesto gastado por el gobierno de la Comunidad de Madrid para construir y poner en marcha el nuevo hospital de Valdebebas. Trabajadoras y trabajadores de la sanidad, sindicatos, organizaciones vecinales y políticas vienen denunciando este inútil gasto mientras el Partido Popular mantiene cerradas plantas, camas y en la precariedad a miles de profesionales sanitarios.

En un reciente comunicado el sindicato “Movimiento Asambleario de Trabajadores/as de la Sanidad”, conocido como MATS, rechaza la decisión del gobierno de la Comunidad de Madrid de “trasladar personal de los centros sanitarios al nuevo hospital de Valdebebas”. Desde el sindicato señalan que esta decisión es un paso más en la política privatizadora que en los últimos 20 años el PP viene imponiendo a la sanidad pública madrileña.

Desde el MATS consideran que este inmenso gasto debería haberse destinado a necesidades urgentes que requieren de fuertes inversiones públicas en plena segunda ola por la pandemia de Covid-19. Concretamente se refieren a la necesidad de reforzar la atención primaria, el sistema de salud pública y comunitaria, invertir en los centros hospitalarios y sociosanitarios, así como blindar los derechos de las trabajadoras y trabajadores y de las pacientes.

Ante la dura situación que afronta la Comunidad de Madrid, donde el impacto de la pandemia sanitaria refleja el proceso de privatización que se viene sufriendo desde hace años, desde el MATS exigen el aumento de las plantillas sanitarias, convirtiendo los contratos eventuales en interinos. Mejorar los ratos profesional-paciente, lo cual sin duda beneficiará y mejorará la calidad asistencial. La puesta en marcha de bolsas de trabajadoras y trabajadores centralizadas, transparentes y abiertas. La resolución inmediata de las OPEs pendientes. Así como cubrir las bajas laborales desde el primer día. Y en último lugar una medida que se viene reclamando desde hace tiempo en el sector sanitario y otros: poner en marcha la jornada de 35 horas semanales, lo cual además de “fomentar el empleo, permitiría una mejora en el descanso de las y los profesionales y mayor motivación, lo cual redundaría en la calidad de atención y cuidados de nuestras pacientes”, como señalan en el comunicado.

Fuente




Fuente: Lahaine.org