May 7, 2021
De parte de CGT MSL
239 puntos de vista


El Síndrome Burnout (quemado, fundido) es un tipo de estrés
laboral, un estado de agotamiento físico, emocional o mental que tiene
consecuencias en la autoestima
, y está caracterizado por un proceso paulatino,
por el cual las personas pierden interés en sus tareas, el sentido de
responsabilidad y pueden hasta llegar a profundas depresiones.

¿Qué es el Síndrome de Burnout?

El síndrome de Burnout, a veces traducido como “síndrome del trabajador quemado“, es una alteración psicológica ligada al contexto del trabajo y
que puede constituir un trastorno debido a sus efectos dañinos en la calidad de
vida
. Tal y como veremos, presenta características propias de los trastornos del
estado de ánimo (como la depresión) y de los trastornos de ansiedad.

 A pesar de que actualmente no aparece en los principales manuales
diagnósticos de psicopatologías, cada vez hay más evidencias acerca de las
características de este fenómeno, que pueden ser usadas para conocer el perfil
propio de esta alteración como una psicopatología separada de la depresión y de
otros trastornos.

Este síndrome fue descrito por primera vez en 1969 al comprobar el
extraño comportamiento que presentaban algunos oficiales de policía de aquella
época: agentes de la autoridad que mostraban un cuadro de síntomas concreto.

En 1974 Freudenberger hizo más popular al síndrome, y
posteriormente, en 1986, las psicólogas norteamericanas C. Maslach y S. Jackson
lo definieron como “un síndrome de cansancio emocional, despersonalización, y
una menor realización personal que se da en aquellos individuos que trabajan en
contacto con clientes y usuarios”.

¿Cómo se manifiesta esta alteración psicológica?

El síndrome sería la respuesta extrema al estrés crónico originado
en el contexto laboral y tendría repercusiones de índole individual, pero
también afectaría a aspectos organizacionales y sociales. Desde los años
ochenta, los investigadores no han dejado de interesarse por este fenómeno,
pero no es hasta finales de los noventa, cuando existe cierto consenso sobre
sus causas y consecuencias.

Uno de los modelos explicativos generales es el de Gil-Monte y
Peiró (1997), pero otros como los de Manassero y cols (2003), Ramos (1999),
Matteson e Ivansevich (1997), Peiró y cols (1994) o Leiter (1988), nacen para
dar respuesta a las estrategias y técnicas de intervención necesarias para
prevenir y minimizar efectos de un problema que va en aumento especialmente
desde el comienzo de la crisis (Gili, McKee. y Stuckler. 2013). Además, se ha
hipotetizado acerca de la posibilidad de que el Síndrome de Burnout pueda ser
una de las causas del síndrome de fatiga crónica.

Las diferencias culturales en el Síndrome Burnout

Aún y así, y contando con los avances desarrollados por la
investigación en campos específicos, todavía existen diversas interpretaciones
sobre el tipo de intervención más apropiado a la hora corregirlo: bien de tipo
individual, acentuando la acción psicológica, o bien de tipo social u
organizacional, incidiendo en las condiciones de trabajo (Gil-Monte, 2009).
Posiblemente, estas discrepancias tengan su origen en la influencia cultural.

Los estudios de Maslach, Schaufeli y Leiter (2001), encontraron
que existen ciertas diferencias cualitativas en el perfil americano y europeo,
ya que estos últimos muestran niveles más bajos de agotamiento y cinismo.
Independientemente del continente en que usted viva, hay ciertos aspectos que
debe conocer para poder actuar a tiempo y poder prevenirlo o corregirlo. En
este artículo encontrará algunas claves sobre este fenómeno. Lo que aprenda,
puede ayudarle a enfrentar el problema y tomar medidas antes que afecte a su
salud.

Personas en riesgo de sufrirlo

Usted puede ser más propenso a experimentar Burnout si cumple
varias de las siguientes características (en forma de señales o síntomas):

     Se identifica tan fuertemente con el trabajo que le
falta un equilibrio razonable entre su vida laboral y su vida personal.

     Intenta ser todo para todos, asumir tareas y
funciones que no corresponden a su cargo.

     Trabaja en empleos relacionados con actividades
laborales que vinculan al trabajador y sus servicios directamente con clientes.
Esto no significa que no pueda presentarse en otro tipo de labores, pero en
general doctores, enfermeras, consultores, trabajadores sociales, maestros,
vendedores puerta a puerta, encuestadores, oficiales de cobro y otros muchos
oficios y profesiones tienen mayor riesgo de desarrollar la condición.

    Siente que tiene poco o ningún control sobre su
trabajo.

    Su trabajo es especialmente monótono y no tiene
sobresaltos.

¿Puedo estar experimentando Burnout en el trabajo?

Hágase las siguientes preguntas para saber si usted está en
peligro de padecer Burnout:

    ¿Se ha vuelto cínico o crítico en el trabajo?

    ¿Se arrastra para ir a trabajar y suele tener
problemas para empezar una vez ha llegado?

    ¿Se ha vuelto irritable o impaciente con los
compañeros de trabajo o clientes?

    ¿Le falta la energía para ser consistentemente
productivo?

    ¿Le falta la satisfacción en sus logros?

    ¿Se siente desilusionado con su trabajo?

    ¿Está consumiendo excesiva comida, drogas o el
alcohol para sentirse mejor?

    ¿Sus hábitos de sueño o apetito han cambiado por
culpa de su empleo?

    ¿Está preocupado por los dolores de cabeza inexplicables,
dolores de espalda u otros problemas físicos?

Si usted contestó sí a alguna de estas preguntas, puede estar
experimentando Burnout
. Asegúrese de consultar con su médico o un profesional
de la salud mental, sin embargo, algunos de estos síntomas también pueden
indicar ciertas condiciones de salud, como un trastorno de la tiroides o
depresión.

Síntomas principales

     Agotamiento emocional: un desgaste profesional que
lleva a la persona a un agotamiento psíquico y fisiológico. Aparece una pérdida
de energía, fatiga a nivel físico y psíquico. El agotamiento emocional se
produce al tener que realizar unas funciones laborales diariamente y
permanentemente con personas que hay que atender como objetos de trabajo.

     Despersonalización: se manifiesta en actitudes
negativas en relación con los usuarios/clientes, se da un incremento de la
irritabilidad, y pérdida de motivación. Por el endurecimiento de las relaciones
puede llegar a la deshumanización en el trato.

     Falta de realización personal: disminución de la
autoestima personal, frustración de expectativas y manifestaciones de estrés a
nivel fisiológico, cognitivo y comportamiento.

Causas

El agotamiento del trabajo presente en el Síndrome Burnout puede
ser el resultado de varios factores
y puede presentarse normalmente cuando se
dan condiciones tanto a nivel de la persona (referentes a su tolerancia al
estrés y a la frustración, etc) como organizacionales (deficiencias en la
definición del puesto, ambiente laboral, estilo de liderazgo de los superiores,
entre otros).

Las causas más comunes son las siguientes.

1. La falta de control

Una incapacidad de influir en las decisiones que afectan a su
trabajo: como su horario, misiones, o la carga de trabajo que podrían conducir
a agotamiento del trabajo.

2. Expectativas laborales poco claras

Si no estás seguro sobre el grado de autoridad que tenga o de su
supervisor o los demás esperan de ti, no es probable que se sienten cómodos en
el trabajo.

3. La dinámica de trabajo disfuncional

Tal vez usted trabaja con una persona conflictiva en la oficina,
se siente menospreciada por los compañeros o su jefe no le presta suficiente
atención a su trabajo.

4. Las diferencias en los valores

Si los valores difieren de la forma en que su empleador hace
negocios o atiende las quejas, la falta de correspondencia puede llegar a pasar
factura.

5. Mal ajuste de empleo

Si su trabajo no se ajusta a sus intereses y habilidades, puede
llegar a ser cada vez más estresante en el tiempo.

6. Los extremos de la actividad

Cuando un trabajo es siempre monótono o caótico, necesita energía
constante para permanecer centrado, lo que puede contribuir a niveles más altos
de fatiga y agotamiento del trabajo.

7. La falta de apoyo social

Si usted se siente aislado en el trabajo y en su vida personal,
usted puede sentirse más estresado.

8. Desequilibrio entre la vida laboral, familiar y social

Si su trabajo ocupa gran parte de su tiempo y esfuerzo y no tiene
suficiente tiempo para estar con su familia y amigos, se puede quemar
rápidamente.

Efectos psicológicos y en la salud

Ignorar o no tratar el Burnout, puede tener consecuencias
significativas, incluyendo:

    El estrés excesivo

    Fatiga

    Insomnio

    Un desbordamiento negativo en las relaciones
personales o vida en el hogar

    Depresión

    Ansiedad

    El alcohol o abuso de sustancias

    Deterioro cardiovascular

    El colesterol alto

    Diabetes, sobre todo en las mujeres

    Infarto cerebral

    Obesidad

    Vulnerabilidad a las enfermedades

    Úlceras

    Pérdida de peso

    Dolores musculares

    Migrañas

    Desórdenes gastrointestinales

    Alergias

    Asma

Problemas con los ciclos menstruales

Recuerde, si usted cree que puede estar experimentando Burnout, no
ignore sus síntomas. Consulte con su médico o con un profesional en salud
mental para identificar o descartar la existencia de condiciones de salud
subyacentes.

Terapia, tratamiento y consejos

Si está preocupado por el Burnout en el trabajo, debe tomar
medidas. Para comenzar:

    Administre los factores estresantes que contribuyen
al agotamiento del trabajo. Una vez que haya identificado lo que está
alimentando sus síntomas de Burnout, puede hacer un plan para resolver los
problemas.

    Evalúe sus opciones. Discuta las preocupaciones
específicas con su supervisor. Tal vez puedan trabajar juntos para cambiar las
expectativas o llegar a compromisos o soluciones.

    Ajuste su actitud. Si se ha vuelto cínico en el
trabajo, tenga en cuenta las formas de mejorar su perspectiva. Vuelva a
descubrir los aspectos agradables de su puesto. Establezca relaciones positivas
con los compañeros para lograr mejores resultados. Tome descansos cortos
durante todo el día. Pase tiempo fuera de la oficina y haga las cosas que le
gustan.

    Busque apoyo. Ya sea que llegue a los compañeros de
trabajo, amigos, seres queridos u otras personas, el apoyo y la colaboración
pueden ayudar a lidiar con el estrés laboral y la sensación de agotamiento. Si
usted tiene acceso a un programa de asistencia al empleado, aproveche los
servicios disponibles.

    Evalúe sus intereses, habilidades y pasiones. Una
evaluación honesta puede ayudarle a decidir si debe considerar un trabajo
alternativo, como por ejemplo uno que es menos exigente o que mejor se ajusta a
sus intereses o valores fundamentales.

    Haga algo de ejercicio. La actividad física regular
como caminar o andar en bicicleta, puede ayudarle a lidiar mejor con el estrés.
También puede ayudarle a desconectar fuera del trabajo y dedicarse a otra cosa.

En resumen, lo recomendable es mantener una mente abierta mientras
considera las opciones, y si piensa que está sufriendo este síndrome, intente
solucionarlo lo antes posible.

Fuente: psicologiaymente.com




Fuente: Comitetrabajadoresmsl.blogspot.com