November 2, 2020
De parte de Kurdistan America Latina
282 puntos de vista


El Partido Democrático de los Pueblos (HDP) ganó 65 municipios durante las elecciones celebradas el 31 de marzo de 2018 en Turquía. Pero se nombraron fideicomisarios (interventores) en 48 de esos 65 municipios. Solo quedaron seis municipios del HDP que no fueron intervenidos por el Estado.

Sobre el sistema de copresidencias que impulsa el HDP, hablamos con Semire Nergiz, co-alcaldesa de Nusaybin (Nisêbîn), que fue expulsada de su cargo de forma ilegal.

El sistema de copresidencias fue implementado por primera vez en Turquía en 2007 por el Partido de la Sociedad Democrática (DTP). Este sistema se ha practicado durante años, pero se ha legalizado como resultado de la lucha y determinación de las mujeres. Fue adoptado por la Gran Asamblea Nacional de Turquía (TBMM) con un proyecto de ley conocido como el “Paquete de Democratización”, en 2014. El Partido de la Paz y la Democracia (BDP) y el HDP implementaron el sistema de copresidencias en los gobiernos locales desde 2014.

En Turquía, solo 85 mujeres fueron elegidas como alcaldesas en el período comprendido entre 1930 y 2009. Además de la cuota y la discriminación positiva, tres mujeres fueron elegidas alcaldesas en 1999 para las elecciones de gobierno local con el Partido de la Democracia Popular (HADEP), nueve mujeres en 2004 con el DTP, y 15 mujeres en 2009 también con el DTP. En 2014, el sistema de copresidencias se implementó en 96 de 102 municipios pertenecientes al Partido Paz y Democracia (BDP). El HDP, que actualmente utiliza un sistema de copresidencias en los gobiernos locales, sigue siendo el único partido en el mundo que está implementando el sistema de copresidencias en los gobiernos locales.

-En primer lugar, ¿puede explicar un poco el sistema de copresidencias? ¿Cómo debemos leer la historia del sistema de copresidentes tal como existe hoy en los gobiernos locales?

-El sistema de copresidentes ha surgido como resultado de los esfuerzos de las mujeres y es uno de nuestros logros más importantes. El Partido Verde alemán ha implementado este sistema por primera vez en el mundo. En Turquía, el DTP implementó el sistema de copresidencia en 2007. Todos teníamos estrategias importantes con respecto a las mujeres en nuestros partidos políticos, incluido el HADEP, el Partido Laborista del Pueblo (HEP) y el Partido de la Democracia (DEP). Primero, había una cuota del 25 por ciento de mujeres en nuestros partidos. Esto luego aumentó al 40 por ciento. Estas cuotas se convirtieron en el sistema de copresidentes del que estamos hablando hoy.

-¿Cuál es el significado del sistema de copresidencia para la lucha de las mujeres y la política democrática?

-Vemos la co-representación de ambos sexos. Si no hay una mujer representada, la representación será incompleta. También vemos la representación sin un hombre como incompleta. Los hombres nunca tienen la intención de dejar su dominio y poder, o ceder su posición a las mujeres. En realidad, están tratando de no perder sus ganancias. También se vio durante los procesos de cuotas. Las mujeres lucharon mucho para persuadir a los hombres sobre esto. No es un paso muy fácil colocar a las mujeres en puestos de poder. La sociedad siempre ha considerado mejor la representación de los hombres y la ha priorizado. En este sentido, el modelo de copresidentes es en realidad una salida revolucionaria que cambia radicalmente la perspectiva de la sociedad sobre las mujeres.

-¿Cuál fue el resultado del sistema de copresidencia en los municipios y qué ha hecho para implementarlo?

-Desafortunadamente, el sistema de copresidentes en los municipios siempre ha sido criminalizado, en lugar de ser visto como un sistema que está tratando de cambiar radicalmente el mundo. El Estado siempre tuvo miedo de los posibles resultados de este sistema. El Estado temía que el sistema dominado por hombres colapsara y las mujeres ganaran poder. Como resultado, el Estado siempre atacó este sistema de copresidencias, colocamos a nuestras ciudades en el centro de la administración e intentamos hacer realidad un paradigma democrático, ecológico y de liberación de las mujeres en los gobiernos locales.

Nuestro sistema se basa en la idea de que los municipios pertenecen al público y son lugares que brindan servicios al público. No hay un “yo” en el sistema de copresidentes, solo el “nosotros”. No hay jerarquía. Las personas que viven en la ciudad se incorporan a los procesos de gestión, toma de decisiones e implementación. Niños, mujeres, jóvenes y ancianos que viven en la ciudad, todos tienen derecho a exigir su discurso y derechos.

Intentamos ser un municipio alternativo en línea con estos principios y modelos que propuso el HDP. La gente no solo vota por nosotros, sino que también vota por nuestro sistema de copresidentes durante las elecciones. Lamentablemente, no se permitió que se estableciera nuestro modelo alternativo de gestión municipal, ya que asignó un fiduciario a nuestro municipio, el 18 de octubre de 2019. Intentamos solucionar los problemas de nuestro municipio dentro de los seis meses que tuvimos que trabajar. El municipio tenía muchas deudas. Intentamos reparar nuestro municipio. Reabrimos las líneas directas de solidaridad, los centros de solidaridad de mujeres, los espacios para niños y mujeres que los patrones habían cerrado. Sin embargo, todo terminó con el nuevo administrador.

-¿Qué ha cambiado con el sistema de copresidencia, especialmente para los hombres en el municipio? ¿Es posible la colaboración, o se siguen practicando los roles de género tradicionales incluso si usted es la “presidenta”?

-Como mencioné antes, no fue una tarea fácil. Sin embargo, mientras las mujeres luchan, vemos que los hombres y la sociedad realmente cambian y se transforman en este sentido. Hemos visto que hay un esfuerzo por parte de los empleados municipales para cambiar y transformarse. Las personas nos preguntan sobre nuestro sistema cuando acuden a nosotros. Intentamos explicar nuestro sistema. Todos abrazaron el modelo y nos hizo felices. Como copresidentas, intentamos representar este modelo lo mejor que pudimos. Sabíamos que este modelo era vital para cambiar los roles de género, el cambio social y la transformación.

-¿Cómo reaccionó la sociedad al sistema de copresidentes? ¿Es la actitud del público hacia usted la misma que hacia el copresidente masculino?

-La reacción del público al sistema de copresidentes fue muy buena. La gente entendió el modelo y lo apoyó. De hecho, muchas mujeres acudieron a mí y me pidieron trabajo para sus maridos. Los hombres enviaban a las mujeres por “favor”, pensando que la copresidenta no diría no a las mujeres. Desde mi punto de vista, esto es lo que veo en la sociedad, pero no sé si hubo presión social sobre un “presidente varón”.

-¿Cuál es la principal diferencia que distingue a los municipios de HDP de otros municipios? ¿Qué tipo de actividades realizas para mujeres y jóvenes?

-Los municipios del HDP son gestiones municipales alternativas. Es democrático, ecológico, liberal y prioriza a las mujeres. La paz y el bienestar de la ciudad es una prioridad. El presupuesto del municipio pertenece al pueblo. Todos tienen derecho a solicitar servicios.

FUENTE: Seda Taşkın / Medya News / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

<!–

–>




Fuente: Kurdistanamericalatina.org