June 10, 2022
De parte de A Las Barricadas
217 puntos de vista

驴Os acord谩is del asunto de la burbuja inmobiliaria, que a principios del siglo XXI empez贸 a crecer y crecer hasta que estall贸 en 2008 dando lugar a una crisis financiera morrocotuda? Bueno, la fiebre constructora de esos primeros a帽os hizo que se edificaran montones de pisos, y que el sector p煤blico levantara aeropuertos, autopistas, puertos, rotondas, ciudades de la justicia, infraestructuras variadas, estatuas pavorosas, eventos y cosas as铆, que a d铆a de hoy no valen para nada. Uno de los m煤ltiples negocios que se llevaron a cabo para forrarse y llenarse los bolsillos de dinero p煤blico, tanto pol铆ticos como intermediarios y empresarios del ladrillo, fue el de la construcci贸n de c谩rceles.

Desde el a帽o 2000 al 2010, se crearon 32.000 plazas en las prisiones, y como ya he comentado en otros articulillos, las reformas del C贸digo Penal de 1995 y sucesivas establecieron una 芦pol铆tica carcelaria y punitiva禄. Se elimin贸 la redenci贸n por trabajo (dos d铆a de trabajo carcelario eliminaban un d铆a de pena), y se endurecieron las penas para delitos de tr谩fico de drogas, y delitos contra el patrimonio (robo, hurto, estafa, incendio, vandalismo, etc.). Y todo ello se aderez贸 gracias a una campa帽a publicitaria en la que se repet铆a constantemente por pol铆ticos y periodistas una consigna: cumplimiento 铆ntegro de las penas y cadena perpetua

Estos deseos, lejos de ser inocentes proclamas de personas temerosas de Dios y amantes de la Justicia, eran lanzados por personajes siniestros, miserables, ruines, (banqueros, especuladores, financieros, pol铆ticos, contratistas, intermediarios, directivos de iglesias, jefes de ongs, periodistas鈥) que calculaban perfectamente lo que iban a ganar gracias a las pol铆ticas punitivas. M谩s gente en la c谩rcel y mayor masificaci贸n, har铆an necesaria la creaci贸n de macroprisiones. Y eso implicaba concursos p煤blicos, especulaci贸n de terrenos, pr茅stamos bancarios, dietas, comisiones鈥 Millones de euros en juego que ir铆an a parar a bolsillos de 茅lite.

Por supuesto se increment贸 la poblaci贸n reclusa al endurecerse las penas de los delitos de poca monta y al meterse con penas de c谩rcel nuevos delitos de opini贸n, violencia de g茅nero, tr谩fico鈥 Y aumenta la poblaci贸n carcelaria hasta 76.000-78.000 presos en 2009-2010. A partir de de ese a帽o el gobierno del PSOE, dado el gasto que supone mantener a esa cantidad de personas en la trena, y los problemas sanitarios, de convivencia y econ贸micos que generan, y ante la baja criminalidad espa帽ola (de las m谩s bajas del mundo, excluidos claro est谩, los delitos no perseguibles de reyes, banqueros, empresarios, pol铆ticos, princesas, curas, torturadores, etc.), decide incrementar el r茅gimen abierto para los peque帽os delitos y de este modo se llega a los 46.000 presos y presas actuales, que es m谩s o menos el mismo n煤mero que hab铆a en el a帽o 2000.

Todo esto que no me canso de repetir, es el pr贸logo de a donde quiero llegar. Una de las maneras que ha tenido el Gobierno de aligerar las c谩rceles, ha sido la expulsi贸n de extranjeros. Con la Ley de Extranjer铆a en la mano, si la polic铆a detiene a un extranjero por un supuesto delito, y la pena que acarrea el supuesto delito es menor de cinco a帽os (por resumirlo much铆simo), se opta por expulsar a esa persona a su lugar de origen sin someterlo a juicio. Esto de expulsi贸n y ley de extranjer铆a, lleva a la criminalizaci贸n de un colectivo, al que se estigmatiza como propenso al crimen, cuando en realidad de lo que se trata es de un grupo marginado y situado en posici贸n de inferioridad, que se ve obligado a buscarse la vida como puede y al que se puede vapulear en la plaza p煤blica sin riesgo. Pero hay un detalle que quer铆a se帽alar en esto de las expulsiones a trav茅s de la Ley de Extranjer铆a.

El detalle es que se est谩 llevando a cabo una barbaridad jur铆dica, pues se supone, se afirma, se sostiene por los ide贸logos del Estado, que por Ley cualquier persona acusada de un delito tiene derecho a un juicio justo, a garant铆as procesales, a la presunci贸n de inocencia, a ser escuchada su versi贸n, a declararse inocente, a tener un abogado, y en caso de condena, tiene derecho a aceptar y cumplir la pena, a beneficiarse de los recursos disponibles para reinsertarse, redimirse, compensar el da帽o y reintegrarse en la sociedad como miembro de pleno derecho. Con la expulsi贸n, que no deja de ser un acto gubernamental y administrativo (no judicial), se priva al detenido de todos esos derechos, demostr谩ndose una vez m谩s que toda esa demagogia, no dejan de ser un sarcasmo, una suprema mentira en boca de jueces, fiscales y pol铆ticos adosados a la n贸mina, al cargo, y a dar clases en la Universidad firmando papers, publicando tesis, y llevando al crimen legal a la m谩s alta expresi贸n del absurdo, para devorar chavales y chavalas, que salen en buen n煤mero de la c谩rcel, gobierne quien gobierne, con los pies por delante.

A eso se refieren los ide贸logos del Estado de Derecho, con lo de cumplir 铆ntegras las penas, y que en realidad lo que oculta, es una pestilente burbuja carcelaria.




Fuente: Alasbarricadas.org