December 6, 2020
De parte de SAS Madrid
1,701 puntos de vista

La Agencia de Vivienda Social inici贸 los tr谩mites para desalojar a una mujer con una orden de protecci贸n y dos ni帽os de corta edad, una orden que consigui贸 el refrendo del Tribunal Superior de Justicia madrile帽o y que ha frenado el Tribunal Supremo. La asociaci贸n Provivienda advierte de que el aspecto habitacional es clave para ayudar a salir de situaciones de violencia machista.

La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo ha corregido al Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), que se hab铆a pronunciado a favor de la petici贸n de la Comunidad de Madrid de entrar en una vivienda de protecci贸n social para desalojar a una mujer y a sus dos hijos de corta edad. En el auto, el Supremo desestima los argumentos del Tribunal Superior madrile帽o, que reconoce la existencia de 鈥渃ircunstancias personales de precariedad y necesidad鈥 pero entiende que estas circunstancias 鈥減or muy atendibles que puedan ser en los 谩mbitos propios de los servicios sociales asistenciales de la Administraci贸n, no pueden servir para paralizar la concesi贸n de la autorizaci贸n de entrada solicitada鈥.

鈥淟a doctrina que hab铆a del Tribunal Supremo en tema de desalojos de vivienda p煤blica era de 2017, cuando el Supremo vino a decir que los jueces tienen que valorar la situaci贸n de las personas antes de autorizar un desalojo鈥, dice Javier Rubio Gil abogado, activista por la vivienda y miembro de CAES. Esa sentencia, recuerda, ya hac铆a alusi贸n a la proporcionalidad y al mandato de anteponer el inter茅s superior de los ni帽os y ni帽as. En ese sentido, celebra que la sentencia conocida hace unos d铆as profundice en un camino que ya hab铆a iniciado el Supremo en 2017.

En concreto, Rubio que cree 鈥渧a a venir muy bien en la Comunidad de Madrid para que se produzca un cambio de perspectiva, y m谩s si tenemos en cuenta que en una semana se va a aprobar un decreto stop desahucios que tambi茅n pone el foco en la alternativa que se tiene que proporcionar antes de proceder a un desahucio鈥. El acuerdo al que han llegado la vicepresidencia segunda de Pablo Iglesias y el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana de Jos茅 Luis 脕balos, prorroga la paralizaci贸n de los desahucios sin alternativa habitacional  hasta mayo de 2021, cuando termine el estado de alarma aprobado en octubre. De este modo, los lanzamientos por desahucio no se podr谩n ejecutar sin garant铆a de realojo y la condici贸n de vulnerabilidad 鈥渓a conceder谩n los servicios sociales a trav茅s de un informe vinculante鈥.

鈥淧or ser en Madrid, por ser vivienda p煤blica, por referirse a una mujer v铆ctima de violencia de g茅nero que estaba ocupando con ni帽os, por ser el Supremo y por el momento pol铆tico y social en el que estamos esta sentencia es una buena noticia鈥, explica, aludiendo al decreto stop desahucios que se aprobar谩 en unos d铆as y a la futura Ley de Vivienda.

Cronolog铆a de la vulnerabilidad

La mujer cuyo desalojo frena el Supremo ocupa desde mayo de 2015 una vivienda de manera irregular junto con sus dos hijos, nacidos en 2014 y 2017, y tiene reconocida una renta m铆nima de inserci贸n de 437,56 euros mensuales desde el 1 de noviembre de 2016. Adem谩s, tiene a su favor una orden de protecci贸n dictada por un juzgado de Violencia sobre la Mujer en enero de 2018.

En mayo de 2015, solicit贸 en el Registro de la Agencia de Vivienda Social acogerse al r茅gimen excepcional de alquiler regulado respecto a la vivienda que ocupa, una petici贸n que fue denegada. Adem谩s de la denegaci贸n, el escrito de respuesta acord贸 la recuperaci贸n del inmueble por parte de la Agencia de Vivienda Social de la Comunidad de Madrid y, pocos d铆as despu茅s, la mujer fue requerida para que desalojara voluntariamente la vivienda, algo a lo que ella se neg贸.

Pese a conseguir una sentencia favorable en el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo n煤mero 24 el 11 de mayo de 2018, la Comunidad de Madrid acude al Tribunal Superior de Justicia, que establece que se debe autorizar la actuaci贸n de la administraci贸n y dicta una serie de medidas que, entiende, ir铆an en beneficio de los ni帽os, como son la entrada en horas diurnas y la informaci贸n a la comisi贸n de tutela del menor 鈥渜ue habr谩 de adoptar, en el supuesto de que sea preciso, las medidas de protecci贸n necesarias y adecuadas para la guarda de los menores鈥.

La sentencia del Supremo corrige esta argumentaci贸n e impide el desalojo forzado de esta familia sin ofrecer alternativa. El Alto Tribunal entiende que 鈥渓a situaci贸n de desamparo no se soluciona haciendo intervenir a los Servicios Sociales鈥 y dice que 鈥渢en铆a que haber primado el inter茅s superior de los menores de poder permanecer en esa vivienda en compa帽铆a de su madre sobre el inter茅s de la Comunidad de Madrid鈥 antes que el inter茅s por recuperar la posesi贸n de inmueble.

鈥淓l juez no debe ser ajeno a las consecuencias que pueden derivarse de su decisi贸n de autorizar la entrada en el domicilio para proceder al desalojo forzoso y, por ello, antes de emitir esa autorizaci贸n debe velar por que se reduzcan al m铆nimo posible las consecuencias negativas que, ineludiblemente, se derivar谩n de la irrupci贸n domiciliaria鈥, sigue el auto.

El auto indica que, aunque la denegaci贸n de la entrada del juzgado n煤mero 24 es correcta, 鈥渘o lo es la fundamentaci贸n en que se sustent贸鈥 y pasa a concretar los aspectos que debieron ser tenidos en cuenta. En primer lugar, el Supremo considera que 鈥渘o cabe aconsejar 鈥攃omo hace la sentencia鈥 que el desalojo se lleve a cabo una vez terminado el curso escolar鈥, sino que esto debe 鈥渋mponerse imperativamente鈥. Adem谩s, entiende que 鈥渓as medidas y cautelas adoptadas en la sentencia impugnada estaban orientadas fundamentalmente a la protecci贸n de los menores鈥, pero, 鈥渘o se contemplaba en la parte dispositiva de la sentencia ninguna medida espec铆ficamente dirigida a la protecci贸n de la recurrente, pese a su precaria situaci贸n econ贸mica y al riesgo que padec铆a por violencia de g茅nero鈥. 

Para el abogado Javier Rubio Gil, 鈥渆l Supremo da un paso m谩s all谩 de la sentencia de 2017, que se centraba en la protecci贸n de los menores, al hablar de la unidad familiar y de la situaci贸n de vulnerabilidad de la mujer鈥. “Sienta unas bases muy s贸lidas, y que lo diga el Tribunal Supremo es muy importante鈥, dice.

El 鈥渃uidado residencial鈥 y la salida del c铆rculo de violencia

La situaci贸n residencial de las mujeres que sufren violencia de g茅nero en pareja es determinante para posibilitar la salida de la violencia. 鈥淓s habitual que las mujeres, cuando sufren violencia de g茅nero en pareja, tengan que abandonar su vivienda鈥, explica Elisa Brey, coautora junto con Pierina C谩ceres, del estudio 鈥淐uando la casa nos enferma tres: redes de apoyo en tiempos de crisis鈥 de Provivienda y financiado por la Secretar铆a de Estado de Derechos Sociales del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030. 

A partir de ah铆, explica, emprenden un recorrido donde pueden intervenir dos tipos de apoyo 鈥攆ormal o informal鈥, pero donde 鈥渆s posible que la situaci贸n de violencia determine una mayor movilidad residencial鈥. Esta situaci贸n en la que quien sufre la violencia es quien abandona la vivienda 鈥渕ultiplica los procesos de inseguridad que ella tiene que vivir鈥, dice Brey, que pone como ejemplo una de las entrevistas del informe: 鈥淒esde 2009, he estado yendo y viniendo de casa en casa, mi marido me persegu铆a, me echaba pegamento a la cerradura, me cort贸 la luz, intent贸 cortarme el agua y no pudo, me ha hecho perrer铆as鈥.

En ese sentido, la sentencia del Supremo es significativa ya que la vivienda forma parte de un proceso en el que se produce un paso del c铆rculo vicioso de la violencia de g茅nero en pareja a un c铆rculo virtuoso. 鈥淓l cambio de vivienda permite reforzar la confianza, la seguridad y la autoestima, y a su vez crea un c铆rculo virtuoso en la posibilidad de que se establezcan relaciones con otras personas鈥, a帽ade Brey.

鈥淗ablamos de personas que han sufrido procesos muy traum谩ticos y necesitan cuidados de distintos tipos para volver a fortalecerse como personas, y uno de ellos es este cuidado residencial鈥, explica. Brey llama la atenci贸n sobre la necesidad de que existan recursos habitacionales, que son decisivos en la toma de decisi贸n de salir de la situaci贸n de violencia. En ese sentido advierte de que muchas veces existe una red informal que proporciona recursos emocionales, psicol贸gicos y materiales: 鈥淧ero son recursos que no todo el mundo tiene, por eso es tan importante contar con una diversificaci贸n de las redes de apoyo y con redes institucionales鈥.

Enlace relacionado ElSaltoDiario.com 05/12/2020.




Fuente: Sasmadrid.org