April 17, 2022
De parte de ANRed
2,509 puntos de vista

En 2020 una sentencia judicial aplic贸 por primera vez el principio de exenci贸n de pena a una v铆ctima de trata con fines delictivos. El m谩ximo Tribunal debe decidir ahora si consolida esa nueva v铆a judicial. Un informe jur铆dico de profesionales del Derecho penal aboga por la protecci贸n de esas v铆ctimas. Por Pablo Sainz para El Salto.


En un contexto donde el n煤mero de v铆ctimas reconocidas es exiguo en comparaci贸n con el n煤mero de personas en situaci贸n de trata, el Tribunal Supremo debe decidir si consolida una sentencia pionera que protege a las v铆ctimas de trata con fines delictivos o si, por el contrario, contin煤a con la l铆nea punitiva de priorizar la condena penal. Al respecto, el informe jur铆dico V铆ctimas de trata para delinquir: entre la protecci贸n y el castigo presentado por expertos acad茅micos del Derecho, incide en la necesidad de respaldar el camino de la protecci贸n.

Si bien el imaginario social reduce la trata a los fines de explotaci贸n sexual y laboral, en 2015 se introdujo en el c贸digo penal espa帽ol otra tipolog铆a en donde concurre la doble condici贸n de autor铆a del delito y v铆ctima de trata: la trata que tiene como finalidad la explotaci贸n para la realizaci贸n de actividades delictivas, como pueden ser, en algunos casos, las llamadas 鈥渕ulas鈥, cuando se trate de personas captadas y coaccionadas para ingresar la droga en su cuerpo.

Asimismo, el ordenamiento jur铆dico contempla desde 2010 la exenci贸n de pena, un 鈥減rincipio de no punici贸n鈥, de no perseguir ni castigar a la v铆ctima por los delitos que se haya visto obligada a cometer en esa situaci贸n de trata y explotaci贸n.

Uno de los principales problemas es el importante d茅ficit en la identificaci贸n de las v铆ctimas. Seg煤n el balance estad铆stico 2016-2020 del Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO), en relaci贸n con la trata con fines de criminalidad forzada, se habr铆an identificado en Espa帽a solo 57 casos en cinco a帽os: en 2016, 15 casos; en 2017, 1; 2018, 3; 2019, 31 y 2020, 7 personas.

鈥淓s muy importante hacer ver que en este tipo de trata el no detectar a la v铆ctima tiene consecuencias especialmente graves, porque al ser una persona que ha cometido un delito, si no la identificamos como v铆ctima, va a ser investigada y procesada鈥

 鈥淓s muy importante hacer ver que en este tipo de trata el no detectar a la v铆ctima tiene consecuencias especialmente graves, porque al ser una persona que ha cometido un delito, si no la identificamos como v铆ctima, va a ser investigada, procesada, se le puede decretar una prisi贸n preventiva y al final se le impondr谩 un castigo que en muchos casos conlleva importantes penas de prisi贸n鈥, afirma la catedr谩tica en Derecho Penal y una de las autoras del informe, Margarita Mart铆nez Escamilla.

El caso de Angelina

La vida de Angelina (nombre ficticio), peruana de 21 a帽os, tom贸 un rumbo inesperado cuando pidi贸 trabajo urgente a trav茅s de las redes sociales. Puso anuncios el 6 y 7 de agosto de 2019. Un d铆a despu茅s ya hab铆a sido contactada por una red de trata que le ofrec铆a 4.000 euros a cambio de un viaje. 鈥淪olo鈥 ten铆a que traer a Espa帽a droga escondida en el cuerpo.

La captaci贸n se produjo en un lapso de tiempo muy corto, tres d铆as m谩s tarde, el 10 de agosto, le hab铆an hecho el pasaporte y volaba con destino a Barcelona con 25 preservativos en el est贸mago, rellenos de 470,8 gramos de coca铆na. Antes de salir de casa, hab铆a sacado del pecho leche para su beb茅 lactante, al que hab铆a dejado a cargo de una amiga. Era cuesti贸n de poco tiempo, un viaje de ida y vuelta.

Detenida en el aeropuerto de El Prat y enviada a prisi贸n provisional, no fue hasta el 22 de junio de 2022 que la Audiencia Provincial de Barcelona la absolvi贸 del delito de tr谩fico de drogas por considerarla v铆ctima de trata para la criminalizaci贸n forzada, y le aplic贸 la exenci贸n de pena. El Ministerio Fiscal recurri贸 esa decisi贸n y el Tribunal Superior de Justicia de Catalu帽a el 2 de noviembre de 2021 la ratific贸 y apuntal贸. Ahora, Fiscal铆a ha vuelto a recurrir. Ese recurso de casaci贸n ha sido admitido a tr谩mite y es el Supremo quien debe pronunciarse.

鈥淟a acusada fue captada por una organizaci贸n dedicada al tr谩fico internacional de drogas que se aprovech贸 de su situaci贸n de extrema vulnerabilidad. En el momento de producirse los hechos, era madre de un beb茅 de cuatro meses禄

鈥淟a acusada fue captada por una organizaci贸n dedicada al tr谩fico internacional de drogas que se aprovech贸 de su situaci贸n de extrema vulnerabilidad. En el momento de producirse los hechos, era madre de un beb茅 de cuatro meses nacido de forma prematura tras siete meses de embarazo. Resid铆a en un barrac贸n de zinc en uno de los arrabales de Lima junto a su madre, dos hermanos y otras dos personas. Siendo los 煤nicos y escasos ingresos los que aportaba la madre鈥, detall贸 el Tribunal en los hechos probados.

Y agreg贸 que 鈥渄espu茅s de suministrarle medicaci贸n para facilitarle la ingesta y el mantenimiento de las bolas en el interior de su cuerpo, estas fueron ingeridas en presencia de quienes la hab铆an captado, transport谩ndola al aeropuerto y dici茅ndole que a la llegada a destino la estar铆a esperando una persona鈥.

Para otra de las autoras del informe, Margarita Valle Mariscal de Gante, seg煤n el C贸digo penal la violencia y la intimidaci贸n no son los 煤nicos medios comisivos en la trata. 鈥淎 Angelina la a铆slan de su familia, para impedirle cualquier tipo de contacto e insistir en la celeridad del proceso sin dejarle meditar sobre los riesgos que asum铆a. Los tratantes la someten a un f茅rreo control para que no contacte con nadie que le pueda decir 驴est谩s segura de lo que est谩s haciendo? Se explota esa vulnerabilidad para conseguir la finalidad que se busca. Y as铆 lo ha visto el Tribunal, que considera correcta su calificaci贸n de v铆ctima de trata鈥, destaca Valle.

鈥淓l Comit茅 para la Eliminaci贸n de la Discriminaci贸n contra la Mujer, en la Recomendaci贸n general n煤m. 38 (2020), relativa a la trata de mujeres y ni帽as en el contexto de la migraci贸n mundial, a partir de los informes remitidos por los Estados, constat贸 que el abuso de una posici贸n de vulnerabilidad y el abuso de poder son los medios m谩s comunes utilizados para cometer el delito de la trata y que las v铆ctimas suelen ser objeto de m煤ltiples formas de explotaci贸n鈥, certifica el informe jur铆dico.

En Per煤 diariamente desaparecen 36 mujeres, un total de 12.984 en el a帽o 2021, el 78% ni帽as, adolescentes o j贸venes entre 12 y 29 a帽os de edad, la mayor铆a derivadas de situaciones de violencia sexual y trata.

Seg煤n Amnist铆a Internacional en Per煤 diariamente desaparecen 36 mujeres, un total de 12.984 en el a帽o 2021, el 78% ni帽as, adolescentes o j贸venes entre 12 y 29 a帽os de edad, la mayor铆a derivadas de situaciones de violencia sexual y trata. Diferentes informes de la ONU sit煤an la feminizaci贸n de la pobreza en unos datos alarmantes de altos grados de vulnerabilidad a la trata.

Pobreza, juventud y vulnerabilidad

Sobre esta situaci贸n de vulnerabilidad, el informe jur铆dico precisa que en el caso de Angelina concurren tres factores que la acent煤an: la pobreza, su condici贸n de mujer y su juventud.

鈥淟a pobreza se ve en altas tasas de analfabetismo, en dificultades para acceder al trabajo, en los efectos psicol贸gicos. La pobreza severa trasciende lo material y tiene su reflejo en la salud ps铆quica y f铆sica de las personas. Y adquiere una mayor relevancia cuando quienes la sufren son las mujeres. Que una mujer sea pobre le hace m谩s dif铆cil alcanzar un trabajo y superar esa situaci贸n y m谩s en una sociedad como la peruana, con modelos familiares b谩sicamente sustentados por mujeres鈥, explica Valle Mariscal.

A esa circunstancia de pobre y mujer se suma la juventud despu茅s de un embarazo con problemas y un parto prematuro. Todos los estudios sobre trata demuestran que las v铆ctimas para la criminalidad forzada y la mendicidad forzada cada vez son m谩s j贸venes y, por ende, con una posibilidad menor de ponderar riesgos. La situaci贸n de abuso de esa vulnerabilidad, coinciden las expertas, queda clara en esos pocos d铆as que transcurren entre que es captada y enviada a Espa帽a, sin poder hablar con nadie sobre la decisi贸n.

鈥溌縌u茅 otra alternativa tiene una mujer en estas circunstancias que fuera m谩s real y m谩s aceptable que aceptar una situaci贸n desesperada? 驴Y bajo qu茅 premisa se puede entender que aquello se dio con un consentimiento libre y con un pacto de condiciones?鈥, se pregunta la letrada de IACTA Cooperativa dAssesorament jur铆dic i transformaci贸 social, Nuria Monfort Soria, que por el turno de oficio lleva la defensa de Angelina.

Para la letrada, es inentendible que hayan pasado diez a帽os para que un tribunal reconozca la exenci贸n de pena. 鈥淓s porque partimos de un ejercicio del derecho articulado desde el privilegio, ejercido desde una posici贸n estandarizada, euroc茅ntrica y sin perspectiva de g茅nero鈥, cuestiona.

鈥淒ebemos pensar que es un sistema en el que hay cientos de mujeres en nuestras c谩rceles que est谩n entre nueve y seis a帽os. Y son mujeres que vienen de contextos profundamente empobrecidos, que tienen esto como 煤nica salida poniendo en riesgo sus vidas鈥

鈥淒ebemos pensar que es un sistema en el que hay cientos de mujeres en nuestras c谩rceles que est谩n entre hist贸ricamente nueve a帽os, que era lo que acababan viviendo las mujeres que tra铆an droga en su interior, a ahora una media de seis a帽os. Y son mujeres que vienen de contextos profundamente empobrecidos, que tienen esto como 煤nica salida poniendo en riesgo sus vidas鈥, asegura.

Estos procedimientos se suelen cerrar en juicios de conformidad, se parte del acuerdo t谩cito de que el caso re煤ne todos los elementos del tipo de tr谩fico de drogas y, por ende, hay poco por hacer. 鈥淣osotras decidimos poner su vida en el centro y explicamos sus circunstancias personales, que son las descritas en los hechos probados.  Sin embargo, Angelina acab贸 presa, como todas鈥, lamenta Monfort.

鈥淓l Derecho es una herramienta de poder que construye realidad y por ende excluye o incluye a las personas. Por lo tanto, debemos poner la vida de las personas en el centro de nuestras estrategias jur铆dicas, combatir desde el derecho un sistema social y econ贸mico que acrecienta las desigualdades. Y hacerlo tambi茅n desde una perspectiva feminista y de g茅nero, interseccional. Una perspectiva de clase, porque si algo debemos saber es que el derecho no es igual para todos ni todos somos iguales ante la ley ni ante sus efectos鈥, concluye.

Para del Valle Mariscal es el momento de 鈥渞eclamar la posibilidad que han abierto ambas sentencias, de que la v铆ctima sea identificada en el marco de un procedimiento si el tribunal entiende que se dan los requisitos. Si se le negara esa capacidad, se har铆a inviable la exenci贸n鈥. El Tribunal Supremo tiene ahora la 煤ltima palabra.





Fuente: Anred.org