August 14, 2022
De parte de Nodo50
193 puntos de vista
– Publicidad-

Tras más de siete meses de encierro con mucho frio durante los primeros meses y un agobiante calor en los que va de verano, en el campamento de la desmantelada planta de Zumosol de Palma de Rio, Córdoba  por estos días corre la sensación de que el esfuerzo del encierro de más de 230 días ha valido la pena. La sentencia del Tribunal Supremo, notificada a sus letrados el pasado 29 de Julio, donde condena a la empresa de zumos al pago de las primeras 6 nóminas adeudadas, les empuja a persistir en la lucha frente a una Zumosol que orquestó una maraña jurídica para evitar asumir sus responsabilidades económicas e indemnizatorias. El fallo judicial, firme y sin posibilidad de recurso, ha desactivado la primera de sus artimañas.  

Si bien la resolución del máximo tribunal acota las obligaciones de la empresa al abono de los salarios adeudados a la  plantilla desde el 15 de abril de 2021 hasta el 14 de octubre de 2021 , durante la conversación telefónica mantenida con Diario16, el abogado de Comisiones Obreras, Agustín Jiménez, que representa a 18 de los trabajadores afectados, hizo una primera valoración “ Es una sentencia positiva porque es un balón de oxígeno porque los trabajadores van a cobrar 6 meses de sueldo que nuca debieron dejar de percibir”.

Con respecto al proceder de Zumos Palma, propietaria de la desactivada fábrica en Córdoba, Jiménez se demostró categórico “Actuaron de mala fe, al recurrir la sentencia del tribunal Superior de la Junta de Andalucía que ya había sentenciado que el ERTE no era legal, que no se ajustaba a derecho. Sin embargo, la empresa optó por presentar el recurso de Casación y la sentencia del Tribunal Supremo no hace más que darnos la razón. Era un ERTE ilegal”

Asimismo, Jiménez quiso dejar claro a Diario16 que “durante esos meses los trabajadores de Zumosol estuvieron en un limbo legal: La Consejería de Empleo de la Junta de Andalucía exigió a la empresa más información y documentos para valorar la viabilidad del ERTE, pero la empresa desistió de presentarlos. Acto seguido, la Consejería informó al SEPE (Ministerio de Trabajo) el cual, tras poco más de un mes, cortó las prestaciones de desempleo a todos los trabajadores. En pocas palabras, no eran trabajadores en activo pero tampoco desempleados con derecho a prestación”

Los trabajadores concentrados ante la fábrica de Zumosol

Por su parte, el letrado Sebastián Spínola que representa al resto de la plantilla, en entrevista telefónica afirmó que “La sentencia es condenatoria y firme y no cabe recurso. El primer día hábil de septiembre presentaremos el escrito reclamando la ejecución de la misma que, aún así, puede tardar meses”. Además, Spínola planteó un hecho no menor “El SEPE ya fue notificado como nosotros de la sentencia. Ahora queda por ver cuál va a ser su proceder: Si exigir a los  trabajadores el reembolso de las cuantías ya percibidas como prestación por desempleo cuando aún no se ha ejecutado la sentencia o esperar a que los trabajadores reciban sus nóminas atrasadas para luego reclamarlas. Tenemos que estar atentos”      

En cualquier caso, ambos letrados coinciden que la sentencia del Supremo es un primer paso y que no resuelve el fondo del conflicto que ha motivado que una parte de la plantilla lleve más de 230 días de encierro en las instalaciones de la desmantelada fábrica: los despidos improcedentes de los trabajadores para exigir sus correspondientes indemnizaciones, según la normativa laboral vigente.

Vista del campamento donde han vivido los trabajadores durante más de 230 días

Asi lo manifestaban en sus redes sociales la cuenta oficial de la plantilla en Twitter que, hasta la fecha cuenta con más de 29.000 seguidores, como también uno de los afectados:

Antecedentes y evolución

 Desconociéndose los motivos por los cuales este conflicto fue silenciado por la mayoría de los medios de comunicación sumado a la desidia política de los miembros de la Junta de Andalucía y al desinterés del Gobierno central, se hace imprescindible recordar que Diario16 fue de los pocos, por no decir el único, que se hizo eco del encierro de la plantilla de la empresa de zumos y desde donde se le dio voz a los trabajadores para que contaran su dramática situación en primera persona.

Desde entonces, el apoyo ciudadano, al margen de la clase política, de los diferentes gobiernos y de los grandes grupos mediáticos, no ha cesado tanto en redes sociales como de forma presencial: vecinos que se acercan con comida, alimentos, herramientas, utensilios o solamente para dar una bocanada de aliento y ánimo los trabajadores encerrados.

Como se indicó anteriormente, la reciente sentencia se restringe a un periodo concreto de 6 meses y no entra a valorar la improcedencia de los despidos, hecho que ha generado que, en la asamblea del pasado lunes, los trabajadores hayan decidido mantener el encierro en la antigua fábrica de forma indefinida, según información de su cuenta oficial de Twitter.    

– Publicidad –



Fuente: Diario16.com