February 21, 2022
De parte de Kurdistan America Latina
238 puntos de vista

El tambor erbane (a veces llamado arbani daf) es un grito de mujer al cielo en la tierra de Mesopotamia, donde nunca falta el dolor, el lamento y la muerte. Se conoce como la voz sagrada de las mujeres desde hace miles de años.

El erbane es un instrumento que ha vivido en Mesopotamia durante 5.000 años, desde los sumerios hasta la actualidad. Este instrumento de percusión es uno de los medios de expresión de muchas culturas y creencias.

Los árabes y los persas llaman a este instrumento “daf”, mientras que los kurdos lo llaman “erbane”.

El erbane se ha hecho un espacio en todos los aspectos de la vida durante siglos. Si bien era el antiguo instrumento para las bodas, los funerales, los mawlids y los lamentos, también servía como sonido espiritual que, se creía, curaba el miedo y las enfermedades.

En estas tierras, el erbane y la mujer son uno. Se encuentran en el anhelo, el amor, el dolor, las lágrimas y los lamentos. El tambor se convirtió en la voz de la libertad de la mujer reprimida, encarcelada en casa, asesinada por la sociedad patriarcal.

Este instrumento, creado por la mujer a partir de su propia esencia, se toca con ritmo, no con melodía.

Hay dos tipos de erbane: uno hecho de cuero falso y otro de cuero auténtico. Los fabricados con cuero auténtico pueden aflojarse o estirarse, dependiendo de la temperatura ambiente. El erbane que está hecho de cuero auténtico, se prepara para tocar extendiendo el calor de forma uniforme en todas las zonas, con un movimiento circular de la mano sobre la estufa. Esto garantiza un sonido más claro.

Lo que diferencia al erbane de otros tambores son los aros que lleva en su interior. El erbane se toca a la altura del pecho, en medio de los dos pechos, es decir, cubriendo la mitad del cuerpo, con una mano apoyada desde abajo y la otra desde la parte central. Los ritmos se obtienen tocando los anillos dentro de la piel con golpes hacia arriba y hacia abajo.

La profesora de erbane Jiyan Tekçe sostiene que este instrumento representa a la mujer, especialmente en el sentido cultural. “Es el grito de una mujer, su voz, su tristeza, su alegría. Una mujer expresa sus propios sentimientos con el erbane –explica-. La mujer que toca el erbane es muy respetada en la sociedad. La mujer creó el erbane porque es el que mejor refleja sus sentimientos. Hay una acumulación de miles de años en cada ritmo”.

Tekçe resumen que “en estas tierras donde el dolor está siempre presente, las voces de las mujeres resuenan con el erbane. El erbane es el grito de la mujer por la paz. Por ello, tiene un valor especial para la sociedad kurda. Mientras la mujer exista, el erbane también existirá”.

FUENTE: ANF / Edición: Kurdistán América Latina

<!–

–>




Fuente: Kurdistanamericalatina.org