December 8, 2021
De parte de Amor Y Rabia
153 puntos de vista



por Lionel Shriver

20 de noviembre de 2021

Cuando una columna que destaca noticias de 煤ltima hora que no son tomadas en cuenta no tiene absolutamente ning煤n impacto en el curso de los eventos (como es habitual), es irresistible la tentaci贸n de repetirlo.

En agosto, Public Health England public贸 datos que muestran que la vacunaci贸n no protege de manera apreciable contra la infecci贸n por Covid y la transmisi贸n, y que la protecci贸n funcion贸 en alrededor del 17% de los mayores de cincuenta a帽os. Como observ茅 entonces, esto significar铆a que los vacunados y los no vacunados representan un peligro similar mutuamente. Por lo tanto, todos los planes de tipo apartheid por el Covid no valen para nada.

Una informaci贸n m谩s reciente ha fortalecido esta conclusi贸n del pasado verano. En todos los grupos de edad mayores de 30 a帽os en el Reino Unido, las tasas de infecci贸n por Covid por cada 100.000 son ahora m谩s altas entre los vacunados que entre los no vacunados. De hecho, en los grupos de edades comprendidas entre los 40 y los 79 a帽os, las tasas de infecci贸n entre los vacunados son m谩s del doble que entre los no vacunados. El organismo rebautizado infructuosamente de PHE, la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido, aclara fren茅ticamente que los datos “no deben utilizarse para estimar la eficacia de la vacuna”, una advertencia que incluyo en aras de la precisi贸n. Pero las diferencias en las tasas de infecci贸n son lo suficientemente dr谩sticas como para que uno pueda sacar sus propias conclusiones.

En cuanto al contagio comparativo de cada grupo, los datos son mixtos. Un estudio publicado en Nature a principios del mes pasado confirm贸 el hallazgo de PHE de que los que den positivo en un test covid, vacunados y no vacunados, tienen cargas virales casi id茅nticas; por tanto, esas personas deber铆an ser igualmente infecciosas. Pero la carga viral resulta caer m谩s r谩pidamente en los vacunados, haci茅ndolos infecciosos durante un per铆odo m谩s corto. El estudio muestra que “las personas que se infectan con la variante Delta tienen menos probabilidades de transmitir el virus a sus contactos cercanos si ya han recibido la vacuna Covid-19 que si no la han recibido”.

脡sa es la buena noticia. Ahora, las malas noticias de Nature: “Pero ese efecto protector es relativamente peque帽o y disminuye de manera alarmante a los tres meses de recibir la segunda inyecci贸n … Desafortunadamente, el efecto beneficioso de la vacuna sobre la transmisi贸n Delta disminuy贸 a niveles casi insignificantes con el paso del tiempo”. Tres meses despu茅s de la vacunaci贸n, sus posibilidades de transmitir la variante Delta est谩n “a la par con la probabilidad de que una persona no vacunada propague el virus”.

Afortunadamente, la protecci贸n de las vacunas contra la hospitalizaci贸n y la muerte est谩 disminuyendo lentamente y sigue siendo considerable. La sobrecarga de los sistemas sanitarios y el exceso de muertes son las 煤nicas razones por las que Covid es una preocupaci贸n del gobierno.

Toda esta informaci贸n es de dominio p煤blico. Sin embargo, debido al doble pensamiento, la idiotez, la terquedad, la duplicidad, los trastornos mentales o todo lo anterior junto, los responsables de la definir las pol铆ticas p煤blicas se niegan a actuar sobre las implicaciones que tiene. El teatro absurdo de los pasaportes de vacunas en Europa continental es peor que in煤til. La vigilancia de los sitios donde va la gente a divertirse promueve la impresi贸n equivocada -estad铆sticamente, la mentira- de que la gentuza no vacunada que ha de quedarse fuera, en la acera, representa una amenaza mucho m谩s grave de enfermedades contagiosas que los comensales que asisten en las cercan铆as. un banquete y que, como usted, se han inyectado la vacuna como corresponde. En verdad, el pasajero de la aerol铆nea que ha recibido dos dosis de la vacuna en el asiento 24A puede ser un compa帽ero de asiento tan arriesgado como el tipo sin lavar que ha sido desterrado del vuelo.

La obstinada negativa del oficialismo a aceptar que la vacunaci贸n no descarta la posibilidad de infectarse o transmitir el Covid tiene consecuencias catastr贸ficas. Dado que el sector de la asistencia social para adultos de Inglaterra ya tiene m谩s de 100.000 puestos sin cubrir, el despido obligatorio del personal de residencias de ancianos por no vacunarse podr铆a cerrar hasta 500 instalaciones que la naci贸n no puede permitirse perder. Una vacunaci贸n obligatoria para los empleados del NHS (el servicio p煤blico de salud, AyR) tambi茅n conducir谩 a un desgaste significativo del personal, cuando el servicio tambi茅n sufre por tener alrededor de 100.000 puestos de trabajo sin cubrir.

Detenido por ahora por los tribunales, Joe Biden ha intimidado a la poblaci贸n con su edicto por el que requiere que toda la plantilla de todas las empresas estadounidenses con 100 o m谩s empleados est茅 vacunada, o que se someta a caras pruebas semanales, con una enorme multa de 14.000 d贸lares por cada trabajador no vacunado. Austria acaba de imponer un confinamiento a toda su poblaci贸n no vacunada de dos millones. Ya excluidos de restaurantes, peluquer铆as y cines, ahora estos pobres parias apenas pueden salir de casa.

El mito de los anti-vacunas ultra-contagiosos que dispersan la plaga como ratas en la Edad Media ha fomentado el rencor y la divisi贸n gratuitos. Una amiga en Nueva York declar贸 recientemente que esperaba que todos los no vacunados simplemente murieran.

Al encabezar las campa帽as de vacunaci贸n, los gobiernos se han atado a un producto. Est谩n impl铆citamente aliados con la industria farmac茅utica, no por medio de una conspiraci贸n, sino por un inter茅s com煤n percibido. Si tiene 茅xito la vacuna, tiene 茅xito el gobierno. Los principales medios de comunicaci贸n y sectores del establishment m茅dico tambi茅n se han atado al producto. Todos estos grupos est谩n confabulados para mantener una divisi贸n social maniquea: debes estar de acuerdo con todo, o est谩s en contra. Cualquier comentario sobre los riesgos o los l铆mites de las vacunas lo convierte en un temido negacionista anti-vacunas. De esta manera, cualquier inter茅s por los matices te vuelve est煤pido. Cualquier falta de devoci贸n fan谩tica por la perfecta benevolencia de las vacunas te convierte en un loco.

Sin embargo, el producto es un poco decepcionante. Reduce la muerte y la hospitalizaci贸n, pero no puede evitar que Covid se propague. El virus contin煤a arrasando alegremente a trav茅s de poblaciones fuertemente vacunadas. Lo que tenemos aqu铆, entonces, es un problema publicitario. Los proveedores de productos tienden a hacer promesas excesivas. Los anuncios de un tratamiento para la ca铆da del cabello tienden a presumir no de que “Estimula un crecimiento folicular menor”, sino de “隆Cura la calvicie!”. Habiendo exagerado el elixir que han adoptado, los gobiernos no se abandonar谩n su discurso de curaci贸n de la calvicie. Decir “隆no evitar谩 que usted se enferme o incluso que otras personas se enfermen, pero evita la muerte la mayor parte del tiempo!” lo convierte en un lema tibio.

Estoy doblemente vacunado, con mucho gusto, a fin de cuentas. Pero no le tengo miedo a los que est谩n virgenes de vacunaci贸n. Como el caso m茅dico para evitar a los no vacunados no es convincente, los pasaportes de vacunaci贸n y la vacunaci贸n obligatoria funcionan 煤nicamente como chantaje. Como decret贸 un juez al suspender el edicto de Biden: “El verdadero prop贸sito del mandato no es mejorar la seguridad en el lugar de trabajo, sino aumentar la vacunaci贸n por todos los medios posibles”.

Gran parte de la pol铆tica de salud p煤blica occidental actual es irracional. Los gobiernos deben abandonar el producto. En cambio, han abandonado la realidad.




Fuente: Noticiasayr.blogspot.com