March 20, 2022
De parte de Terraindomite
175 puntos de vista

¿Usarán los ingenieros sociales del futuro herramientas de ingeniería social como puntos de crédito social y finanzas de impacto social para co-crear un mundo más equitativo y justo? ¿O son todas las palabras de moda simplemente otra máscara para la próxima etapa del capitalismo corporativo colonialista?

“La Revolución Industrial y sus consecuencias han sido un desastre para la raza humana. Han aumentado considerablemente la esperanza de vida de quienes vivimos en países “avanzados”, pero han desestabilizado la sociedad, han hecho que la vida sea insatisfactoria, han sometido a los seres humanos a humillaciones, han llevado a un sufrimiento psicológico generalizado (en el Tercer Mundo a sufrimiento físico) y han infligido severos daños al mundo natural. El continuo desarrollo de la tecnología empeorará la situación. Sin duda, someterá a los seres humanos a mayores humillaciones e infligirá un mayor daño al mundo natural, probablemente conducirá a una mayor perturbación social y sufrimiento psicológico, y puede conducir a un mayor sufrimiento físico incluso en países “avanzados”. ― Theodore John Kaczynski, La sociedad industrial y su futuro

Entre 1978 y 1995, Theodore John Kaczynski, o simplemente Ted Kaczynski, lanzó una campaña de bombas coordinadas en un intento de crear conciencia sobre la amenaza que representa la tecnología digital para el planeta y toda la vida. Las bombas de Kaczynski resultaron en la muerte de 3 personas, 23 personas heridas y él fue sentenciado a pasar el resto de su vida tras las rejas en la prisión de máxima seguridad en Florence, Colorado.

El 19 de septiembre de 1995, The Washington Post y The New York Times publicaron el manifiesto de Kaczynski, Industrial Society and its Future, y rápidamente le catapultó al estatus de culto entre ciertos activistas radicales antitecnológicos y anarcoprimitivistas. Fue la publicación de los escritos de Kaczynski lo que finalmente condujo a su captura y encarcelamiento. Desde entonces, sus palabras e ideas han sido muy debatidas, diseccionadas, elogiadas y despreciadas.

Para muchos Millennials y Generación-Z que crecieron con Internet (o en algunos casos “en Internet”), los problemas de los que habla Kaczynski son muy reales: aislamiento, socialización excesiva, disociación. Estas experiencias son familiares para muchas de las generaciones recientes que pasaron su infancia aprendiendo en computadoras, navegando por el mundo filtrado a través de memes, redes sociales egoístas y sintiendo el juicio o el elogio que viene con una vida vivida a través de la red. Numerosos estudios durante la última década han resaltado claramente los efectos negativos de pasar demasiado tiempo en Internet, comparando y contrastando nuestras vidas con versiones en gran parte ficticias de la vida de otras personas. Esta disociación, junto con la vigilancia masiva, fue exactamente sobre lo que advirtió Ted Kaczynski.

“El sistema industrial-tecnológico puede sobrevivir o puede colapsarse. Si sobrevive, PUEDE finalmente lograr un bajo nivel de sufrimiento físico y psicológico, pero solo después de pasar por un largo y doloroso período de ajuste y solo a costa de reducir permanentemente a los seres humanos y muchos otros organismos vivos a productos de ingeniería y meros engranajes de la maquinaria social. Además, si el sistema sobrevive, las consecuencias serán inevitables: no hay forma de reformar o modificar el sistema para evitar que prive a las personas de la dignidad y la autonomía.

Si el sistema falla, las consecuencias seguirán siendo muy dolorosas. Pero cuanto más crezca el sistema, más desastrosos serán los resultados de su avería, así que si se va a romper, es mejor que se rompa más temprano que tarde”. ― Theodore John Kaczynski, La sociedad industrial y su futuro

[…] Comencé a releer el manifiesto original de Kaczynski y su libro de 2016, Anti-Tech Revolution: Why and How. La diferencia entre mis estudios previos del manifiesto de Kaczynski y este último examen es que estoy interesado en filtrar sus puntos de vista a través de la lente de The Great Reset y el surgimiento de la tecnocracia y el estado de bioseguridad.

Al comprender las preocupaciones de Kaczynski, ¿es posible comprender mejor los peligros que nos plantean las tecnologías digitales que emergen rápidamente, como la inteligencia artificial (IA), la biometría, las bases de datos de reconocimiento facial y la filosofía tecnocrática que guía la iniciativa The Great Reset? Este ensayo es el primero de varios esfuerzos para comprender la amenaza que se avecina de estas tecnologías, específicamente, los sistemas de crédito social y las finanzas de impacto social, en relación con las advertencias de la mente brillante […] de Ted Kaczynski.

Kaczynski advirtió sobre los peligros de usar la tecnología digital de una manera que obligue a los humanos a amoldarse a la máquina, en lugar de moldear las máquinas a los deseos y beneficios de la humanidad. Escribe que, “nuestra sociedad tiende a considerar como una “enfermedad” cualquier modo de pensamiento o comportamiento que sea inconveniente para el sistema, y ​​esto es plausible porque cuando un individuo no encaja en el sistema le causa dolor al individuo así como problemas para el sistema. Así, la manipulación de un individuo para ajustarlo al sistema es vista como una “cura” para una “enfermedad” y por lo tanto como un bien”; habla de un sentimiento expresado por muchos pensadores antes que él.

Quizás lo más famoso es que Krishanmurti dijo: “No es una medida de salud estar bien adaptado a una sociedad profundamente enferma”. Sin embargo, esto es exactamente lo que se anima a hacer a la mayoría de la población humana. Encuentre una manera de encontrar el equilibrio dentro del mundo cada vez más desequilibrado e inestable en el que vivimos. Mientras la infraestructura digital se erige a nuestro alrededor, nos vemos obligados a cumplir o quedarnos atrás. Y, por supuesto, esta infraestructura también incluye agencias gubernamentales con poderes policiales y de vigilancia que aumentan rápidamente, distracciones en forma de televisión, redes sociales y otras formas de entretenimiento, y una cultura que promueve el uso de productos farmacéuticos que alteran la mente como método de escapar de la monotonía de la sociedad profundamente enferma.

El área donde Kaczynski podría ser más profético es su predicción de que la sociedad obligará a las personas a cambiar sus comportamientos y acciones para adaptarse a las necesidades del sistema tecnológico. Esto se puede ver más claramente con la introducción de programas de ingeniería social, como puntos de crédito social.

La mayoría de los nuestros lectores están familiarizados con el despliegue continuo de un sistema de crédito social a nivel nacional en China. A partir de 2009, el gobierno chino comenzó a probar un sistema de reputación nacional basado en la reputación económica y social de un ciudadano, o “crédito social”. Este sistema de crédito social se puede usar para recompensar o castigar ciertos comportamientos. La idea es que el estado puede dar o quitar puntos de una escala de crédito social para generar un buen comportamiento de las personas.

No es necesario imaginar los posibles resultados negativos, ni siquiera buscar inspiración en las novelas de ciencia ficción. Para obtener una comprensión más clara de las implicaciones de esta máquina tecnocrática, solo mire la distopía digital de China.

A fines de 2019, los ciudadanos chinos estaban perdiendo puntos en su escala por comportamiento financiero deshonesto y fraudulento, poner música a todo volumen, comer en el transporte público, cruzar la calle imprudentemente, pasarse los semáforos en rojo, no presentarse a las citas médicas, faltar a entrevistas de trabajo o reservas de hotel sin cancelar. y clasificación incorrecta de los residuos. Para aumentar los puntos de crédito social de uno, un ciudadano chino puede donar sangre, donar a una organización benéfica aprobada, ser voluntario para el servicio comunitario y otras actividades aprobadas por el gobierno. El gobierno chino ha comenzado a negar a millones de personas la capacidad de comprar billetes de avión y tren de alta velocidad debido a los bajos puntajes de crédito social y al hecho de ser etiquetados como “no confiables”.

Si bien la mayoría de las personas probablemente estén familiarizadas con este concepto debido al popular programa Black Mirror, la verdad es que esta práctica es mucho más real que ficción. Según un informe de 2020 de los expertos en ciberseguridad de Kaspersky, el 32 % de los adultos de entre 25 y 34 años han tenido problemas para obtener una hipoteca o un préstamo debido a su actividad en las redes sociales. La denegación de préstamos forma parte de los “sistemas de puntuación social” que el gobierno y las empresas utilizan a un ritmo alarmante para determinar la “confiabilidad” de los clientes o ciudadanos. Kaspersky encuestó a más de 10 000 personas de 21 países y descubrió que el 18 % de los encuestados tenía problemas para acceder a los servicios financieros debido a las evaluaciones de sus datos de redes sociales.

“Con base en estas puntuaciones, los sistemas toman decisiones por nosotros o sobre nosotros, desde los destinos de viaje y los costos asociados, hasta si se nos permite acceder al servicio en sí”, afirma el informe.

Cuando se entiende en el contexto de COVID1984, es bastante fácil ver cómo se pueden usar conceptos como puntuaciones de crédito social para castigar a quienes rechazan las vacunas y terapias similares. Por ejemplo, supongamos que eres una de las personas que se niegan a llevar mascarillas. Una vez que una de las miles de cámaras de reconocimiento facial escanee tu rostro, enviará la huella facial al centro de análisis de datos local e inmediatamente lo identificará mientras deduce puntos de tu crédito social. El gobierno y las corporaciones asociadas también pueden transmitir tu foto e identidad a tu entorno local, teléfonos individuales y vallas publicitarias digitales, para alertar a las personas de que están en presencia de un idiota antisocial, anticientífico y antimascarillas.

Este tipo de acciones tienen el efecto de quitar los privilegios sancionados por el estado (viajar en China, por ejemplo) y estigmatizar al individuo entre su comunidad local. Esto se debe a que asociarse con una persona con una puntuación de crédito social bajo también puede hacer que la puntuación de uno mismo baje. Esto significa que la familia y los amigos pueden optar por cambiar sus relaciones con aquellos que muestran los llamados comportamientos antisociales por temor a perder puntos en su crédito social y sufrir las consecuencias. […]

Desafortunadamente, vivimos en un mundo donde hombres y mujeres en posiciones de autoridad ejercen su poder intentando controlar la vida de las masas usando tecnología digital y propaganda. Esto significa que los gobiernos con un historial de autoritarismo y engaño, y las corporaciones con historias poco confiables son los arquitectos probables de los esquemas de crédito social del futuro cercano. Sería un error (y un análisis simplista) suponer que cada empresa, gobierno o individuo que exprese interés en algún elemento del crédito social es una herramienta para The Great Reset.

La realidad es que ciertas personas creen que pueden usar el concepto de crédito social para fomentar un comportamiento positivo y empoderador. Sin embargo, siempre debemos preguntarnos, ¿quién es el juez de qué comportamiento constituye positivo y negativo?

Finanzas de impacto social: ¿una herramienta para resultados positivos o para la manipulación social?

“El hombre moderno está atado por una red de reglas y regulaciones, y su destino depende de las acciones de personas alejadas de él en cuyas decisiones no puede influir. Esto no es casual ni resultado de la arbitrariedad de burócratas arrogantes. Es necesario e inevitable en cualquier sociedad tecnológicamente avanzada. El sistema TIENE QUE regular de cerca el comportamiento humano para poder funcionar.

El sistema TIENE QUE obligar a las personas a comportarse de formas cada vez más alejadas del patrón natural del comportamiento humano. Por ejemplo, el sistema necesita científicos, matemáticos e ingenieros. No puede funcionar sin ellos. Se ejerce una gran presión sobre los niños para que sobresalgan en estos campos. No es natural que un ser humano adolescente pase la mayor parte de su tiempo sentado en un escritorio absorto en el estudio. El sistema no existe ni puede existir para satisfacer las necesidades humanas. En cambio, es el comportamiento humano el que debe modificarse para adaptarse a las necesidades del sistema. Esto nada tiene que ver con la ideología política o social que pueda pretender guiar el sistema tecnológico. Es culpa de la tecnología, porque el sistema no se guía por la ideología sino por la necesidad técnica”. ― Theodore John Kaczynski, La sociedad industrial y su futuro.

Si el crédito social es una herramienta que es cada vez más probable que se use para mal, entonces la financiación de impacto social es la infraestructura sobre la que descansará el crédito social. Este instrumento financiero abstracto y sin pretensiones tiene el potencial de ser una fuerza invisible que obligue a las personas a actuar de manera que sirvan al sistema en lugar de a las personas.

Los términos financiación de impacto social, bonos de impacto social, inversión de impacto social, pago por éxito o simplemente inversión de impacto describen una estrategia de inversión específica que aparentemente tiene como objetivo beneficiar a la sociedad o al medio ambiente de manera positiva, además de obtener ganancias financieras. SocialFinance.org explica los Bonos de Impacto Social de la siguiente manera:

“Los bonos de impacto social son asociaciones público-privadas únicas que financian servicios sociales efectivos a través de contratos basados ​​en el desempeño. Los inversores de impacto proporcionan el capital para escalar el trabajo de los proveedores de servicios de alta calidad. El gobierno reembolsa a esos inversionistas siempre y cuando el proyecto logre resultados que generen valor público.

Ya sea que se centren en ayudar a las madres en situación de pobreza a lograr partos saludables, apoyar a los inmigrantes y refugiados a través de la capacitación laboral o reacondicionar viviendas, los bonos de impacto social transfieren el riesgo del sector público al privado y alinean a los socios del proyecto para lograr un impacto significativo”.

Más específicamente, un bono de impacto social (SIB) es un contrato con el sector público o un organismo rector en el que la institución paga por “mejores resultados sociales” y transfiere los ahorros a los inversores de impacto social. De esta manera, los bonos de impacto social no son bonos tradicionales, ya que el reembolso y el retorno de la inversión dependen de lograr el resultado social deseado. Si los inversionistas y las instituciones no logran dichos resultados, no reciben un retorno o reembolso de la inversión principal.

Este tipo de inversiones son parte de una tendencia creciente en la que las corporaciones que buscan cambiar su marca gastan grandes cantidades de dinero para demostrar sus esfuerzos. De esta manera, las empresas pueden afirmar que están ampliando su responsabilidad social y aumentando su participación en cuestiones sociales y comunitarias. Un método específico para medir el éxito de estos programas es basarlos en criterios ambientales, sociales y de gobernanza (ESG). La inversión ESG también se denomina a veces inversión sostenible, inversión responsable o inversión socialmente responsable (SRI). La práctica se ha convertido en una forma cada vez más popular de promover los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

Los estándares ambientales, sociales y de gobierno brindan a los inversores con conciencia social la oportunidad de evaluar qué tipos de corporaciones desean respaldar. Para que una empresa cumpla con los estándares ambientales, estos pueden incluir el uso de energía de su empresa, la producción de desechos, la mitigación de la contaminación, los esfuerzos para conservar los recursos naturales y el tratamiento de los animales como parte de sus operaciones. Los criterios sociales analizan las relaciones comerciales de una empresa para informar a los inversores potenciales con quién se asocia la empresa. Los inversores también pueden querer saber detalles sobre cómo una empresa practica la rendición de cuentas y si los accionistas tienen derecho a voto sobre cuestiones importantes. Los criterios de Gobierno se relacionan con la diversidad de la Junta Directiva y la estructura de gobierno general de la empresa.

Una vez más, debe reiterarse que el objetivo de promoción pública de estas herramientas es promover el interés público. En el mejor de los casos, un filántropo acaudalado que realmente se preocupa por el estado del medio ambiente y por promover la equidad entre las corporaciones decide en qué empresas invertir en función de sus estándares ESG. Esta filántropa ve la oportunidad de hacer el bien en el mundo con su dinero, por lo que participa en un SIB que promete producir calificaciones más altas entre los niños de primaria en una escuela del centro de la ciudad. Si el programa SIB cumple, el filántropo recibe su principal inversión, además de una recompensa financiera. En esta situación los niños y la escuela se empoderan, y el inversionista también.

Sin embargo, la realidad parece ser marcadamente diferente a este mejor escenario imaginado. Imaginemos que el inversionista de impacto social realmente quisiera apostar a que los niños de primaria fracasarán y no lograrán calificaciones más altas. En esa situación, un inversor podría verse incentivado a desalentar los resultados positivos y, en cambio, buscar una ganancia fomentando los “resultados negativos”. Si esto suena absurdo, recuerde que en los años previos a la crisis financiera de 2008, los inversionistas usaban herramientas financieras para obtener ganancias de las pérdidas y la bancarrota de los propietarios individuales.

De hecho, estas nuevas herramientas financieras que manejan los filántropos en nombre de la asociación público-privada parecen no ser más que un avance de la misma corrupción empleada por generaciones anteriores de filántropos. En noviembre de 2016, Tim Scott, escribiendo para Dissident Voices, describió cómo los primeros filántropos usaban sus donaciones caritativas para promover agendas invisibles.

“Estos caritativos Capitanes de la Industria promovieron todo, desde la educación pública universal, la asimilación de inmigrantes y la mitigación de la pobreza hasta las artes, la salud pública y la ciencia y la investigación médica. Naturalmente, esta donación vino con una agenda de ingeniería social. Por ejemplo, como se documenta en mi artículo “Los orígenes despóticos de la educación secundaria pública”, su apoyo financiero y político a la educación pública universal tenía como objetivo reforzar la hegemonía estadounidense”.

Scott elabora sobre la verdadera naturaleza de estos llamados esquemas filantrópicos y cómo están evolucionando en el clima tecnocrático actual:

“Los intereses personales de esta minoría opulenta están directamente ligados a la economía financiarizada de hoy como inversores y como miembros de redes políticamente influyentes que supervisan los mercados financieros globales. Como tal, en el siglo XXI, los filántropos de riesgo han centrado sus esfuerzos en construir nuevos mercados financieros a través de lo que se conoce como “inversión de misión”, “inversión de impacto social” o simplemente “inversión de impacto”. La inversión de impacto es una continuación de la misión colonizadora de sesenta años del FMI, el Banco Mundial, la Organización Mundial del Comercio, la “Troika” y el gobierno de los Estados Unidos; sin embargo, con una metodología “más amigable”, pero más engañosa”.

El artículo continúa describiendo cómo los sospechosos habituales, la Fundación Rockefeller, estuvieron directamente involucrados en el desove de la inversión de impacto. Scott informa que en 2007, la Fundación Rockefeller organizó dos reuniones de líderes financieros y filantrópicos para construir el “marco estructural para una industria mundial eficiente de inversiones de impacto social y ambiental”. Los asistentes acordaron una red global de inversores de impacto líderes, así como un “marco estandarizado para evaluar el impacto social y ambiental”.

El resultado de estas reuniones fue la creación de Global Impact Investment Network (GIIN) en 2009, como una organización sin fines de lucro exenta de impuestos con sede en los Estados Unidos. Como señala Scott, la membresía de GIIN está compuesta por “las luminarias de las fundaciones filantrópicas y financieras globales”, incluida la Fundación Bill y Melinda Gates, Goldman Sachs, JPMorgan Chase, Morgan Stanley, la Fundación Ford, Deutsche Bank, International Finance Corporation., Root Capital, UBS Financial Services y muchos más.

Muchas de estas mismas organizaciones involucradas en la promoción del GIIN y la inversión de impacto también son socios del Foro Económico Mundial, la institución detrás del impulso de un Gran Reinicio.

El nexo entre los sistemas de crédito social y las finanzas de impacto social

Para comprender cómo las finanzas de impacto social y el crédito social forman un ataque de dos frentes contra la libertad y la soberanía individuales, veamos una presentación de Charles Hoskinson en el Foro Económico Mundial en enero de 2020. Hoskinson es el cofundador de Ethereum blockchain y fundador de la cadena de bloques de Cardano. Durante su breve presentación, Hoskinson profundiza en las formas en que visualiza las finanzas de impacto social y elcrédito social interactuando con los libros de contabilidad de blockchain.

Hoskinson describe cómo las cadenas de bloques pueden rastrear la producción de una planta de café, desde el campo hasta la fábrica, lo que permite una verdadera responsabilidad y transparencia para las corporaciones, los inversores y los clientes. Además, explica que los inversores que quieren saber que sus fondos van a funcionar bien en el mundo tienen una capacidad limitada para “seguir el dinero” en la actualidad. “¿Cómo rastreas eso? ¿Cómo te aseguras de que el dinero vaya a parar a las manos adecuadas?”, preguntó Hoskinson.

Hoskinson continúa explicando cómo los gobiernos de Etiopía y Georgia rastrean y rastrean el uso de los ingresos fiscales para asegurarse de que lleguen a los departamentos adecuados, y cómo esta misma tecnología podría usarse para rastrear donaciones o inversiones. Habla de una “ciudadanía global” con una “identidad soberana propia” que se puede conectar a una “cartera de propiedades” con una calificación de reputación (puntuación de crédito social) y un sistema de pago “para que ahora pueda pagar directamente a las personas que están registradas y puedes rastrear y rastrear lo que hacen con esos fondos”.

Hoskinson afirma que su objetivo es construir un “mercado de valores global, un capital de riesgo global para las personas más pobres del mundo”. ¿Cómo planea hacerlo? Primero, actualizar sus países, implementar la llamada identidad auto soberana “y combinar eso con el seguimiento y la trazabilidad y la capacidad de saber que las personas están gastando dinero correctamente”. Esto, promete, creará algunas de las “inversiones más seguras y auditables del mundo para las personas más pobres del mundo” en los próximos 10 a 20 años.

Antes de diseccionar qué significa exactamente una identidad propia soberana, desenmascaremos por completo lo que Hoskinson está discutiendo. Él imagina un mundo donde los inversionistas de impacto social colocan su dinero en programas que supuestamente creen que mejorarán el planeta o una población local específica. Lo hacen con la esperanza de recibir su inversión inicial, además de alguna ganancia obtenida. Luego, como lo describe Hoskinson, puede asociar estas inversiones con tecnología que permita el “seguimiento y rastreo” de las compras de las personas para asegurarse de que estén “gastando el dinero correctamente”, es decir, de acuerdo con los términos establecidos por los inversores de impacto social como parte de su disposición original.

Por ejemplo, si un filántropo contribuye a un programa para ayudar a los beneficiarios de los programas de asistencia social, podría gustarle la oportunidad de rastrear y rastrear el uso de sus fondos desde la inversión hasta el beneficiario individual. Si una persona en el seguro social recibe sus fondos a través de un Bono de Impacto Social, una empresa o junta de inversionistas podría eventualmente determinar que el estilo de vida de la persona no conduce a “resultados positivos”. Cuando se combina con un sistema de reputación, como lo solicita Hoskinson, esto podría significar que los beneficiarios de asistencia social son castigados por sus elecciones personales de estilo de vida si se considera perjudicial para los objetivos del Bono de Impacto Social. Este es el tipo de ingeniería social que es posible con sistemas de crédito social e infraestructura financiera de impacto social.

¿Esclavitud “soberana”?

Antes de concluir nuestra mirada a estos temas vitales, veamos qué significa una “identidad soberana propia” como lo menciona Hoskinson.

IBM lanzó el llamado proyecto “Identidad propia soberana” e implica la creación de una identidad privada que es “propiedad” del individuo, a diferencia de una identificación aprobada por el gobierno. Esto se logra cuando las personas almacenan de forma segura sus propios datos de identidad en sus propios dispositivos personales y se los proporcionan a quienes necesitan validarlos, sin depender de un repositorio central de datos de identidad. En esta situación, la persona debe dar su consentimiento para que se compartan sus identidades y cualquier información relacionada. Las organizaciones detrás del concepto son parte de la misma camarilla de tecnócratas que corren hacia un Gran Reinicio.

Por ejemplo, en 2018, se informó que IBM se asoció con la Fundación Sovrin para ayudar a acelerar el impulso hacia una identidad propia soberana. La Fundación Sovrin ha descrito la necesidad de tal identidad y cómo los libros de contabilidad de blockchain hacen posible tener una identificación privada que interactúa con los sistemas públicos (gubernamentales). Más tarde, en 2018, se anunció que el Foro Económico Mundial también se asociaría con la Fundación Sovrin para llevar a cabo un programa de identidad digital. Como era de esperar, los objetivos del WEF en torno a la identidad digital se alinean con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas sobre el establecimiento de una identidad digital para todas las personas para 2030.

Aunque claramente existen casos de uso potencialmente positivos para una identificación privada no estatal, el propio libro blanco de la Fundación Sovrin, The Inevitable Rise of Self-Sovereign Identity, explica cómo una supuesta identidad privada podría adaptarse para adaptarse al crédito social y esquemas de financiamiento de impacto social. Por un lado, la Fundación deja en claro que las tecnologías de contabilidad digital como blockchain son las que “finalmente hacen posible la identidad auto-soberana”. El libro blanco también describe cómo dicha identidad podría combinarse con una “Economía de la reputación”. El documento dice:

“A medida que la identidad Sovrin de un individuo u organización se acumula con el tiempo, también lo hace su reputación. El paso de un nivel de confianza bajo a un nivel de confianza más alto ocurre sin problemas a medida que el propietario de la identidad acumula más atributos verificados y reclamos. Esta reputación se convierte en un activo del propietario de la identidad. Por ejemplo, una persona puede elegir revelar su reputación a otros para establecer y reforzar la confianza, o una organización puede publicar sus calificaciones de reputación basadas en Sovrin como una insignia de honor”.

Si bien la Fundación Sovrin claramente habla de una identificación privada, almacenada en una cadena de bloques privada, que solo el titular puede revelar a terceros, es obvio que esta tecnología podría usarse para fines nefastos. Es cierto que Sovrin habla de boquilla para mantener la infraestructura de dicha identificación “difusa” o distribuida, evitando que una sola organización o grupo pequeño apague la identificación y evitando que un titular de identificación sea “bloqueado” de la sociedad. Sin embargo, sus asociaciones con IBM y el WEF desmienten un motivo oculto.

Lo peor de todo este esquema de “autoidentidad soberana” es que juega con el uso de una palabra como “soberano”, que en los últimos años ha llegado a asociarse con los movimientos de libertad por la verdad y la salud, especialmente en el contexto del COVID1984. . Sin embargo, esta corrupción del lenguaje es parte del curso de la Clase Predator. Así como los elitistas en el FEM/WEF y la ONU enmascaran sus agendas con el uso de palabras como “sostenible”, “diverso”, “equitativo”, etc., ahora están intentando secuestrar el lenguaje de la libertad individual y la autonomía corporal. Esto no significa que no podamos o no debamos usar estas palabras, sino que debemos luchar para asegurar que se entienda su verdadero significado. Si no luchamos para preservar el verdadero significado de estas poderosas palabras, estamos permitiendo que los tecnócratas continúen con su manipulación de palabras, locura de doble discurso. Si no tenemos cuidado, estos criminales borrarán y pervertirán el significado de estos conceptos para que las futuras generaciones no sepan lo que significa ser un ser humano soberano y autónomo.

¿Qué mundo del futuro estamos creando?

Hay mucho más que decir sobre este tema. Por ahora, es importante tener en cuenta que Ted Kaczynski anticipó los planes de Zbigniew Brzezinski y su “Era Technetronic” y lo que muchos ahora llaman Tecnocracia. Kaczynski usó la palabra “tecnófilos” para identificar a aquellos que empujan ciegamente hacia la Cuarta Revolución Industrial y la era de la fusión del hombre con la máquina. Además, señalaría las palabras del activista indígena radical John Trudell a finales de los años sesenta y setenta. Trudell llamó al mundo en el que nos encontramos al borde del precipicio del “mundo tecnológico sin lógica” y advirtió sobre los peligros de abandonar la naturaleza a favor de una realidad digital que lo abarca todo.

Estos y muchos otros pensadores de los últimos 100 años nos han advertido sobre la situación exacta en la que nos encontramos ahora. Determinar hacia dónde se dirige la humanidad a partir de ahora será tarea de todas las generaciones actuales y futuras. El mundo del futuro, el mundo de nuestros nietos, está siendo moldeado directamente por nuestras acciones e inacción. Podemos ver la escritura en la pared y podemos ver el final de una humanidad libre. Sin duda, la lucha no ha terminado. Recién ha comenzado. Pero nosotros, la humanidad en su conjunto, decidiremos cómo será el mundo del futuro para las próximas generaciones. […]

Como describí en mi libro Cómo salirse del estado tecnocrático, creo que la única solución a largo plazo es salir de estos sistemas tecnocráticos y construir sistemas que se alineen con nuestros valores y principios. Si bien rechazo de todo corazón los actos de violencia utilizados por Ted Kaczynski, me hago eco de su llamado a una mayor atención y conciencia sobre los peligros de la tecnología digital generalizada.

Derrick Broze (Traducción: TerraIndomita)




Fuente: Terraindomita.blackblogs.org