February 16, 2022
De parte de ANRed
352 puntos de vista

En el juicio Brigadas, Fernando García, sobreviviente del Pozo de Quilmes, aportó un dato desconocido hasta aquí. Ubicó en ese lugar a Beatriz Alicia Lenain, de quien no se tenía registrado que estuviera embarazada. Lenain tenía otra pequeña hija que ahora emprende una búsqueda inesperada junto a las Abuelas de Plaza de Mayo. Por La Retaguardia/Pulso Noticias.


Entrevista y redacción: Fernando Tebele (La Retaguardia)/Julia Varela (Pulso Noticias)

Foto de portada: Captura Transmisión La Retaguardia/Pulso Noticias

Fernando García estuvo detenido en el Pozo de Quilmes desde mayo de 1977 y esta mañana declaró en la audiencia 55 del Juicio unificado de las Brigadas de Banfield, Quilmes y Lanús.

Mientras fumaba sin parar, entre su relato apareció el nombre de una persona que nunca había sido escuchado con anterioridad en este juicio. García, quien dio testimonio a través de la convocatoria de la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos (AEED), contó que compartió cautiverio Carlos Eduardo Garak, a quien le decían El Largo. Y que se enteró de que la esposa de El Largo estaba ahí y era hija de un coronel. En reconstrucción con el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), supo que la compañera de El Largo se llamaba Beatriz Alicia Lenain y estaba embarazada.

La declaración de García aporta un dato sustancial para que la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad (CONADI) pueda cruzar perfiles genéticos con los de la familia de Beatriz y empezar una nueva búsqueda de un nieto o nieta apropiado por la dictadura, ya que el caso no estaba denunciado ante Abuelas de Plaza de Mayo.

En el cierre de la audiencia, Emanuel Lovelli, abogado de Abuelas de Plaza de Mayo, solicitó al tribunal que se informe a la CONADI para que se certifique si la familia de Lenain dejó muestras en el Banco Nacional de Datos Genéticos. Ricardo Basílico, presidente del TOF N°1 de La Plata, respondió que lo harían «de manera urgente».

Lovelli explicó que hay 12 mil personas que se acercaron en algún momento a cotejar su muestras de ADN y no encontraron a sus familiares. Pero a partir de esta declaración, la CONADI tiene un perfil genético más a cotejar que hasta este momento no tenía en cuenta. De haber nacido en el cautiverio de su madre, esel nieto o nieta podría ser una de las 12 mil personas que se acercaron a cotejar su muestra de ADN y cuyo resultado ha sido negativo.

Beatriz tenía una hija de poco más de un año cuando la secuestraron junto a su compañero y ya se acercó al EAAF a dejar su muestra genética para poder identificar a una posible hermana o hermano.

Consultada por La Retaguardia y Pulso Noticias, Ana Oberlin, fiscal auxiliar, dijo: «este tipo de testimonios son muy importantes, porque a veces surgen cuestionamientos en cuanto a la continuidad de estos juicios. Que sigan apareciendo este tipo de datos tan trascendentes, porque estamos hablando de un nieto o nieta de quien no teníamos noticia, lo certifica. Seguramente habrá ahora una investigación especial del tema. Y eso surge a partir de uno de estos juicios y de la convocatoria de este testigo».

Beatriz era trabajadora del estado, militante peronista y vivía en Lanús. Cuando la secuestraron tenía 27 años. García también ubicó en el Pozo de Quilmes a Omar Gedario Suárez, El Chino, uno de los responsables de Montoneros en Zona Sur. De Suárez también se ignoraba a qué centro clandestino había sido llevado antes de su desaparición.

Fuente: http://www.laretaguardia.com.ar/2022/02/El-testimonio-de-un-sobreviviente-inicia-nueva-busqueda-de-Abuelas.html





Fuente: Anred.org