April 15, 2021
De parte de La Haine
214 puntos de vista


Propici贸 el reconocimiento de nuevas libertades individuales e impuls贸 la reforma econ贸mica, siempre dentro del socialismo

Ra煤l Castro anunci贸 hace tres a帽os que su sucesor como primer secretario del Partido Comunista de Cuba (PCC) ser谩 el actual presidente de la rep煤blica, Miguel D铆az-Canel, quien as铆 ocupar谩 los dos puestos a la vez.

Est谩 previsto que el relevo ocurra en el octavo Congreso del PCC (16-19 de abril). Castro dejar谩 su 煤ltimo cargo p煤blico y concluir谩 el ciclo de 62 a帽os en el que los dirigentes de la revoluci贸n de 1959 estuvieron en el m谩ximo liderazgo. Se iniciar谩 el poscastrismo, una nueva generaci贸n quedar谩 al frente, cesar谩 la legitimidad de origen y tendr谩 que construirse la legitimidad de gesti贸n.

En la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP, parlamento) del 19 de abril de 2018, Castro elabor贸 una especie de regla de facto, seg煤n la cual, al dislocarse los periodos de ejercicio en la Jefatura de Estado y en el PCC, sus titulares se suceder谩n, con lapsos en los que uno de ellos retendr谩 ambas posiciones.

De esa forma, si D铆az-Canel cumple los dos periodos que puede ejercer como jefe de Estado, a partir de 2028 seguir谩 por tres a帽os m谩s como l铆der del partido y ser谩 remplazado en ese cargo por quien resulte, a su vez, su sucesor como presidente de la rep煤blica. Se trata, dijo Castro, de viabilizar el tr谩nsito seguro y ahorr谩ndonos aprendizajes del sustituto. Todo atado y bien atado.

El mecanismo se adaptaba a lo que ordenar铆a la Constituci贸n de 2019: un m谩ximo de dos mandatos en la jefatura de Estado y un tope de 60 a帽os de edad para el primer ejercicio en el cargo.

El relevo qued贸 definido en el primer escal贸n del Estado y del partido 煤nico, pero no as铆 en el resto del bur贸 pol铆tico del PCC, el poderoso 贸rgano ejecutivo, donde el promedio de edad es de 69 a帽os y ocho de sus 17 miembros son mayores de 75. En el congreso se ver谩 a qu茅 velocidad se mantiene el remplazo de generaciones, que hasta ahora ha sido lento, decidido por la muerte y las enfermedades.

Bajo las reglas actuales no se repetir谩 la retenci贸n del poder por d茅cadas, como hizo Fidel Castro. Ra煤l promovi贸 los l铆mites al ejercicio de los cargos principales, con lo cual se redujo el tiempo sucesorio. Tambi茅n impuls贸 un traspaso de mando a los m谩s j贸venes, pero pronto mostr贸 su decepci贸n por el resultado. En el sexto congreso, el 19 de abril de 2011, dijo que la persistencia de veteranos en la primera fila del partido era por 鈥渓as deficiencias [鈥 que nos han impedido contar hoy con la reserva de sustitutos maduros y con experiencia suficiente鈥.

En el quinto congreso, en 1997, el PCC inici贸 un incipiente relevo. Casi un tercio del bur贸 pol铆tico era de menores de 50 a帽os, pero poco m谩s de una d茅cada despu茅s casi todos estaban ca铆dos en desgracia. D铆az-Canel fue el 煤nico sobreviviente, dijo Ra煤l ante la citada asamblea de 2018.

Al triunfo de la revoluci贸n de 1959, Fidel anunci贸 que promover铆a a Ra煤l como su sustituto, pero tuvieron que pasar 47 a帽os para el movimiento.

Al estallar la enfermedad que finalmente sac贸 de la vida p煤blica a Fidel, en 2006, Ra煤l ocup贸 la jefatura del Estado, del gobierno y del PCC en un interinato de a帽o y medio. Luego cumpli贸 dos periodos completos como mandatario y dos como dirigente del partido, todo lo cual result贸 en un liderazgo de 15 a帽os. Con mucho menos tiempo pol铆tico que su antecesor, propici贸 el reconocimiento de m谩s libertades individuales, reanud贸 relaciones con EEUU e impuls贸 la reforma econ贸mica [siempre dentro del socialismo].

El ensanchamiento de las libertades est谩 sujeto a la prueba de los hechos, depende de la prevalencia de la Constituci贸n sobre regulaciones secundarias y del real desempe帽o de los 贸rganos de seguridad. El entendimiento con Washington se frustr贸 a corto plazo por la ofensiva implacable que lanz贸 Trump y que mostr贸 la vulnerabilidad de los acuerdos s贸lo entre gobiernos, sin respaldo legislativo. Con Biden se abren opciones de distensi贸n, pero a煤n falta mucho por verse.

A diferencia de su hermano mayor, que ve铆a a la apertura econ贸mica como un mal menor, obligado por las circunstancias y que se podr铆a revertir en la primera oportunidad, Ra煤l la consider贸 la 煤nica puerta de salvaci贸n del sistema pol铆tico cubano. Ante la ANPP sintetiz贸 la alternativa el 18 de diciembre de 2010: O rectificamos o ya se acaba el tiempo de seguir bordeando el precipicio; nos hundimos, y hundiremos […] el esfuerzo de generaciones enteras.

Pese a que se sab铆a con el tiempo acotado, Ra煤l emprendi贸 la reforma bajo la consigna sin prisa pero sin pausa. En 2017 reconoci贸 que discrepancias internas frenaban los cambios, los cuales seguir铆an a la velocidad que permitiera el consenso. Al a帽o siguiente el comit茅 central del PCC explic贸 la lentitud por la complejidad del plan, errores y resistencias de la burocracia.

Apenas este a帽o se aceler贸 la reforma, cuando la econom铆a cubana est谩 en su peor momento en a帽os, con su rezago interno y bajo los golpes simult谩neos de la agresi贸n de EEUU, la crisis venezolana y la pandemia. El paquete que le queda a la generaci贸n que viene.

*Ex corresponsal de La Jornada en Cuba (2001-2013)




Fuente: Lahaine.org