October 13, 2020
De parte de Acracia
153 puntos de vista


A ver, cuando hace muchos a帽os entr茅 en contacto con el anarquismo, lo que me sedujo de su teor铆a, no fue el anhelo de libertad ni mucho menos. Yo sab铆a entonces que eso de ser libre, no era m谩s que tener una cuerda un poco m谩s larga atada al cuello. Ni la cuesti贸n de participar en pol铆tica y tomar decisiones, que es algo que en mi caso es bastante complejo, porque no s茅 lo que voy a hacer, hasta que lo hago. No digamos ya lo de la acci贸n directa, que me resulta agotadora, y m谩s y m谩s a medida que m谩s te metes en ella y adquieres habilidades portentosas鈥 Hombre, est谩 claro que si eres partidario de la acci贸n directa, y en la primera semana te estrellas con la furgoneta de la megafon铆a y sale todo ardiendo en la caseta de feria pro-presos, no te llaman m谩s ni para tomar cervezas. Porque mientras m谩s sepas de algo, mientras m谩s activo seas, mientras m谩s problemas resuelvas, m谩s trabajo te echan encima, lo juro. En fin, podr铆a pasarme un rato hablando de lo que me aburren y fatigan las asambleas, las tareas colectivas y todo eso. Y por resumir, a m铆 lo que me atrajo del anarquismo fue su promesa de no tener que trabajar, simplemente organizando las cosas un poco.

La idea es muy sencilla. Si resulta que en un siglo la productividad se ha multiplicado por cien, la jornada de trabajo se podr铆a reducir 鈥揺s un poner鈥 por cien. O sea, la CNT logr贸 en la Huelga de la Canadiense las ocho horas de trabajo, que son 480 minutos diarios de curro, dividido entre cien, ser铆an cuatro minutos y pico de trabajo al d铆a. Redondeo a la baja: con cuatro minutos podr铆amos tener ropa, comida, vivienda, sanidad y educaci贸n para todo el mundo. Una vida muy larga, sana, optimista, c贸moda y segura, cuid谩ndonos los unos a los otros, y disponiendo de tiempo suficiente para dedicarlo de forma voluntaria al lujo, a la est茅tica, o en mi caso, al sexo. 驴Qu茅 es lo que impide que esta noble situaci贸n colectiva llegue por fin? Pues la avaricia de los ricos, el ansia de mandar de los poderosos, y la precariedad de los dominados. Como bien sabemos, poder y dinero suelen ir cogidos de la mano. Y ser antiest茅tico, va con ser pobre.

Todo esto del trabajo viene a cuento, porque estamos viendo como en Madrid la pandemia se ha disparatado, y miles de contagios y cientos de fallecimientos evitables se est谩n produciendo. Se demuestra as铆 que las mascarillas son absurdas, si el currotariado sigue estando obligado a trabajar como bestias por un sueldo irrisorio, o a morirse de hambre. Hay 鈥損or lo tanto鈥 un gran malentendido entre un proletariado obligado a llevar a cabo jornadas peligrosas y extenuantes, y un mundo en el que el trabajo necesario se puede repartir, y el trabajo innecesario se puede eliminar. Y se demuestra tambi茅n la impotencia de un Gobierno de Izquierdas para proteger a la gente que dice representar, pues est谩 maniatado por el entramado legal, por el presupuesto disponible y por su propia palabrer铆a, as铆 mientan aunque no muevan los labios.

Y esta es la propuesta del anarquismo: crecer. Que ya est谩 bien de que los doctores del Gobierno aprueben limosnas que no dan ni para caf茅 con leche, y que para rellenar la solicitud y reunir el papeleo, haya que montar una expedici贸n que ni para el Arca Perdida.

Acratosaurio rex




Fuente: Acracia.org