October 18, 2020
De parte de La Haine
190 puntos de vista


Desde el golpe de Estado se sucedieron masacres y cercenamientos de los derechos de los bolivianos, con el agravante de la crisis derivada por la pandemia.

Cuando el 12 de noviembre Jeanine 脕帽ez asumi贸 la presidencia de facto tras el golpe contra Evo Morales, dijo: 鈥渕e comprometo a tomar todas las medidas necesarias para pacificar el pa铆s鈥. D铆as despu茅s ocurr铆an las masacres de Sacaba y Senkata. En once meses de r茅gimen, los bolivianos vieron c贸mo se cercenaban sus derechos. Opositores asediados, ni帽os y j贸venes sin clases desde agosto y enfermos de Covid-19 sin respiradores adecuados.

El 15 de noviembre en Sacaba y cuatro d铆as despu茅s en Senkata militares y polic铆as reprimieron salvajemente las protestas contra el r茅gimen de 脕帽ez. El saldo fue de 21 muertos y cerca de 200 heridos. Los agentes llegaron a arrojar gases lacrim贸genos contra el cortejo f煤nebre de los familiares de las v铆ctimas que bajaba del Alto hacia La Paz. Ambos hechos fueron calificados como masacres por la Comisi贸n Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

“Salir y meter bala”

De las penumbras emergi贸 un personaje siniestro: Arturo Murillo, ministro de gobierno. En Bolivia lo comparan con el titular de Interior en 1980, Luis Arce G贸mez, quien acu帽ara la frase 鈥渢odos los bolivianos deben andar con el testamento bajo el brazo鈥. Pero Murillo tiene la suya: 鈥淪alir y meter bala, eso es lo que ser铆a pol铆ticamente correcto鈥, dijo en clara amenaza a quienes se manifestaban en contra de la postergaci贸n de las elecciones.

El acoso a exautoridades y dirigentes del Movimiento al Socialismo (MAS) fue una constante. Varios exministros debieron refugiarse en la embajada de M茅xico en La Paz. El gobierno de facto present贸 denuncias contra Evo Morales por terrorismo y sedici贸n. El exmandatario, asilado en Buenos Aries desde diciembre, repudi贸 los montajes judiciales y la falta de garant铆as necesarias para regresar a Bolivia. Es que el r茅gimen se bas贸 en una grabaci贸n donde supuestamente se lo escucha pedir el bloqueo de rutas. Sin embargo, nunca se comprob贸 la veracidad del mismo. Posteriormente, ser铆a inhabilitada la candidatura de Morales al Senado.

A causa de la pandemia, la realizaci贸n de los comicios prevista para el 3 de mayo se posterg贸 primero para septiembre y otra vez se aplaz贸 para el 18 de octubre, lo que gener贸 protestas de movimientos sociales y sindicales considerados afines al MAS. Por esas manifestaciones el r茅gimen agreg贸 otra denuncia contra el expresidente.

La estafa con los respiradores

Fueron muchos los cuestionamientos al gobierno de facto por su mala gesti贸n de la pandemia. El polit贸logo Henry Baldelomar se帽al贸 en di谩logo con P谩ginaI12: 鈥淣o actuaron con la debida prevenci贸n, cuando se tuvo el primer contagio el 11 marzo de este a帽o, la persona infectada tuvo que estar recorriendo diversos hospitales para pedir la atenci贸n adecuada y ninguno le dio una cobertura鈥.

En medio de la tragedia ocurri贸 una estafa escandalosa. Respiradores comprados en Espa帽a, cuyo precio era 10 mil d贸lares, fueron vendidos por 27 mil d贸lares. Y los aparatos no serv铆an para terapia intensiva. El profesor en la Universidad NUR de Santa Cruz agreg贸: 鈥淧rometieron 500 respiradores y de los 179 que llegaron primero pr谩cticamente ninguno pudo funcionar: fueron comprados a sobreprecio que triplicaba el valor del mercado y resultaron ser equipos inadecuados e incompletos. El sistema de salud adoleci贸 por impericia, improvisaci贸n y corrupci贸n鈥. 

Los casos de corrupci贸n exceden el 谩mbito de la salud: al ministro Murillo se lo se帽ala por una compra irregular de gases lacrim贸genos. 

En este contexto, el gobierno se precipit贸 a clausurar el a帽o escolar el 3 de agosto, eso provoc贸 que ni帽os y j贸venes se quedaran actividades de formaci贸n tan fundamentales, decisi贸n que lament贸 Unicef. 

El 煤ltimo mes y medio la curva de contagios entr贸 en una meseta, un promedio de 200 personas diarias contagiadas; sin embargo, el porcentaje de muertos es alto (m谩s de 8 mil fallecidos) comparado con la densidad poblacional. Estos datos sit煤an ahora al pa铆s en una coyuntura mucho mejor que meses atr谩s, cuando se conocieron im谩genes de muertos en plena calle y fosas comunes ante hospitales y cementerios saturados.

Equ铆vocos econ贸micos

A todo esto, la econom铆a boliviana atraviesa una marcada desaceleraci贸n en medio de la pandemia. Seg煤n el 煤ltimo informe del Instituto Nacional de Estad铆stica (INE), el desempleo urbano alcanz贸 el 8,4% en el segundo trimestre de 2020, en un pa铆s con un alto porcentaje de empleo informal. En tanto, el Producto Interno Bruto (PIB) cay贸 a -11,1% en el mismo periodo. Los sectores m谩s golpeados son la miner铆a, la construcci贸n y los servicios de recreaci贸n y alimentos.

Para Baldelomar, el r茅gimen incurri贸 en equ铆vocos al suspender la producci贸n en la planta de urea ubicada en el Chapare supuestamente porque no es rentable. 鈥淪e trata de una inversi贸n que se hab铆a realizado durante el gobierno de Morales y parte de la producci贸n de urea estaba destinada al mercado interno y otra parte a los mercados brasile帽o, cubano y argentino. La paralizaci贸n de la planta es una decisi贸n inapropiada y fundamentada en base a concepciones ideol贸gicas 鈥.

El litio, como antes los fueron el agua y el gas, forma parte del entramado pol铆tico. El pa铆s andino cuenta con una de las mayores reservas del mundo en el salar de Uyuni, Potos铆. Evo Morales explor贸, a煤n con dificultades, la posibilidad de generar valor agregado a la explotaci贸n de este metal alcalino en tierras bolivianas. No por nada el exmandatario destac贸 en m谩s de una oportunidad que “el golpe fue por el litio”. El futuro de los recursos naturales de Bolivia es parte de lo que se juega en estas elecciones entre el proyecto del MAS y de la derecha, como quince a帽os atr谩s. 

mercelopez@pagina12.com.ar




Fuente: Lahaine.org