December 3, 2022
De parte de Nodo50
105 puntos de vista

El recientemente finalizado XX Congreso del Partido Comunista de China (PCCh) persisti贸 en la directriz de reunificaci贸n pac铆fica del pa铆s bajo la idea de sostener dos sistemas pol铆ticos por un per铆odo de tiempo. Bajo el principio de la existencia de una sola China, el PCCh se ha propuesto promover 鈥渃onsultas amplias y profundas con todos los partidos, c铆rculos y personalidades de los diversos estratos sociales de Taiw谩n acerca de las relaciones inter ribere帽as y la reunificaci贸n de la patria con vistas a propulsar juntos el desarrollo pac铆fico de estas relaciones y el proceso de reunificaci贸n pac铆fica de la patria鈥 seg煤n reza el texto del informe presentado al Congreso por el secretario general Xi Jinping.

No obstante a eso, el documento se帽ala con exactitud que el conflicto debe resolverse internamente a partir de la decisi贸n tomada por el pueblo chino. Por ello, aunque se persistir谩 en la perspectiva de la reunificaci贸n pac铆fica, China nunca se avendr谩 a renunciar al uso de las armas y se reservar谩 la opci贸n de tomar todas las medidas necesarias. El informe precisa que esta decisi贸n no va dirigida contra los taiwaneses sino contra 鈥la intromisi贸n de fuerzas externas, as铆 como contra una 铆nfima minor铆a de secesionistas adeptos a la 麓independencia de Taiw谩n` y contra sus actividades secesionistas鈥.

Casi exactamente un mes despu茅s de haber pronunciado estas palabras, Xi Jinping se reuni贸 en Bali, Indonesia con su hom贸logo estadounidense Joe Biden. En dicha ocasi贸n, el presidente chino le hizo saber a su colega norteamericano que la cuesti贸n de Taiw谩n est谩 en el n煤cleo mismo de los intereses centrales de China, que es la base del fundamento pol铆tico de las relaciones entre China y Estados Unidos, y 鈥渃onstituye la primera l铆nea roja que no se debe traspasar en los nexos chino-estadounidenses鈥.

Estos hechos, al parecer han constituido factores fundamentales 鈥損ero no 煤nicos- en la decisi贸n de los taiwaneses de propinarle una contundente derrota al gobernante Partido Democr谩tico Progresista (PDP) en las elecciones municipales del pasado domingo 27 de noviembre.

Otros factores tambi茅n intervinieron en los resultados electorales. Aunque resulte parad贸jico, la controversial visita en agosto de la ex presidenta de la C谩mara de Representantes de Estados Unidos Nancy Pelosi y la guerra en Ucrania jugaron en contra del partido gobernante. El pueblo taiwan茅s actuando con prudencia y pragmatismo, observ贸 por una parte las repercusiones de la visita de Pelosi y el gigantesco ejercicio militar desarrollado por China que en los hechos bloque贸 la isla por mar y aire. Por otro lado, la guerra en Ucrania ha mostrado las consecuencias que pudiera tener un conflicto b茅lico de grandes dimensiones como es de esperarse que ocurra si Taiw谩n se propusiera acceder a la independencia. Como dice el analista espa帽ol Xulio R铆os, los taiwaneses no conocen la guerra desde hace m谩s de setenta a帽os y la perspectiva de un conflicto no es algo que desear铆an para su futuro.

El PDP, fundado en 1986 ha sido el principal impulsor de las ideas 鈥渋ndependentistas鈥 de Taiw谩n respecto de China. Lleg贸 al poder por primera vez a comienzos de siglo para gobernar durante el per铆odo 2000-2004, ganando nuevamente las elecciones en 2016 de la mano de su l铆der, la actual 鈥減residenta鈥 Tsai Ing-Wen quien ha asumido una pol铆tica mucho m谩s agresiva respecto de China enarbolando una inflexible propuesta 鈥渋ndependentista鈥.

Por su parte, el partido Kuomintang que surgi贸 como portador de ideas progresistas durante la monarqu铆a y como gran promotor de la rep煤blica bajo el liderazgo de Sun Yat -sen, tuvo un trascendental corrimiento a la derecha tras la asunci贸n de su m谩xima direcci贸n por parte de Chiang Kai-shek en 1926. Despu茅s de finalizada la guerra civil que concluy贸 con la victoria del PCCh en 1949, lo que a su vez condujo a la creaci贸n de la Rep煤blica Popular China, Chiang y el Kuomintang se refugiaron en Taiw谩n bajo protecci贸n de Estados Unidos que desde entonces ha sostenido a su gobierno, incluso concedi茅ndole la silla correspondiente a China en la ONU y en el Consejo de Seguridad hasta 1971.

La creaci贸n del PDP durante el a帽o 1986, puso fin -al a帽o siguiente- al r茅gimen de partido 煤nico dirigido por el Kuomintang que sin embargo se mantuvo en el poder ininterrumpidamente hasta el a帽o 2000. No obstante, durante los 煤ltimos a帽os sostuvo un acercamiento a la Rep煤blica Popular China y al PCCh bajo la pol铆tica de las tres negaciones: no a la independencia, no a la unificaci贸n y no al uso de la fuerza. Este manejo permiti贸 construir una suerte de tregua sustentada en la no agresi贸n y en avanzar en el desarrollo de una cooperaci贸n mutuamente ventajosa que llev贸 incluso a que el presidente Xi Jinping se reuniera en noviembre de 2015 en Singapur, con Ma Ying-yeou , m谩ximo gobernante de Taiw谩n y l铆der del Kuomintang en ese momento.

Pero la llegada del PDP al poder en 2016 bajo liderazgo de Tsai, signific贸 una reversi贸n de todo lo adelantado, creando adem谩s condiciones para un incremento de las tensiones en el mar del sur de China, el entorno de Taiw谩n y toda la regi贸n. Esta pol铆tica apoyada por Estados Unidos a fin de justificar su presencia intervencionista en la regi贸n ha llevado a que la misma sea considerada la zona de mayor peligro en el planeta, solo superada en tiempos recientes por Ucrania, toda vez que en los 煤ltimos a帽os se han desplegado diversidad de pertrechos nucleares, sobre todo en nav铆os de guerra y aviones.

Esta decisi贸n de Washington, adelantada tanto por las administraciones dem贸cratas como las republicanas ha alcanzado niveles de paroxismo desde la llegada al poder de Joe Biden quien ha ordenado incrementar los desaf铆os a Beijing a trav茅s de una mayor presencia militar de la Armada estadounidense en los mares adyacentes a China y acciones injerencistas que violan los acuerdos bilaterales que se establecieron entre los dos pa铆ses bajo el principio de la existencia de 鈥渦na sola China鈥. Todo esto con el fin de provocar tensiones que mantengan el conflicto y le garanticen a Estados Unidos un incremento de la venta de armas a la regi贸n y de forma particular a Taiw谩n. El gobierno del PDP y de Tsa Ing-wen ha sido leal aliado de Estados Unidos en el cumplimiento de estos objetivos.

Aunque algunos analistas afirman que en las elecciones municipales no son influidas en demas铆a por la forma como se maneja la relaci贸n con China sino que son solo un mecanismo por el cual los ciudadanos eval煤an la gesti贸n local en cuanto a eficiencia, corrupci贸n y buen uso de los recursos, lo cierto es que estos resultados tienen un ascendiente en todo Taiw谩n porque se consideran un term贸metro de cara a las elecciones generales de 2024, adem谩s, el contexto hace que tengan influjo en lo regional y global.

La alianza Pan Azul que forma el Kuomintang junto al partido Primero el Pueblo y el Partido Nuevo logr贸 obtener la victoria en 16 de los 21 distritos y en 9 de las 15 mayores ciudades del territorio, incluyendo la Capital Taip茅i, lo cual configura una abrumadora derrota para el PDP.

Pero, los resultados electorales deben interpretarse no s贸lo como un descalabro para el PDP y las ideas 鈥渋ndependentistas鈥 en Taiw谩n, tambi茅n como un fracaso del partido dem贸crata de Estados Unidos, de Joe Biden y de la propia Nancy Pelosi, aunque ya no tenga mayor influencia en la pol铆tica de su pa铆s. En este sentido, Washington debe tomar nota de lo ocurrido, vi茅ndose obligado a replantear algunos elementos de su pol铆tica hacia China, sobre todo con relaci贸n a Taiw谩n

Por otro lado, estos comicios podr铆an marcar un punto de inflexi贸n en la relaci贸n entre China y Taiw谩n, reinaugurando una 茅poca de di谩logo bilateral y coexistencia pac铆fica, estableciendo mecanismos de cooperaci贸n mutuamente ventajosos para ambos lados del Estrecho de Taiw谩n.

Twitter:@sergioro0701




Fuente: Lapupilainsomne.wordpress.com