January 30, 2021
De parte de Grup Antimilitarista Tortuga
261 puntos de vista

Tres presidentes, m谩s de 20 ministros y varias decenas de secretarios de Estado han pasado de crear las reglas del mercado el茅ctrico a cobrar millonarios sueldos en los consejos de administraci贸n de las principales empresas del sector.

Mart铆n C煤neo

@MartinCuneo78

驴Sue帽an los pol铆ticos con las el茅ctricas? Desde los inicios de la privatizaci贸n del sector cientos de altos cargos p煤blicos han acabado en los consejos de administraci贸n de las pocas empresas que controlan la generaci贸n, la distribuci贸n y la comercializaci贸n de la energ铆a. El resultado del experimento, el esperable: una pol铆tica energ茅tica a medida de los intereses del oligopolio que domina el mercado el茅ctrico.

De siete presidentes del Gobierno que ha tenido Espa帽a desde la muerte de Francisco Franco, tres de ellos terminaron a sueldo de las el茅ctricas: Leopoldo Calvo Sotelo, Felipe Gonz谩lez y Jos茅 Mar铆a Aznar. M谩s de 20 ministros, tanto del PSOE como del PP, y muchos m谩s secretarios de Estado, pasaron de dise帽ar e impulsar las normas que rigen el mercado el茅ctrico a cobrar sueldos millonarios gracias a estas 鈥減uertas giratorias鈥.

Pr谩cticamente todos los grandes timoneles de la econom铆a espa帽ola han terminado trabajando para los intereses de las el茅ctricas en detrimento de los del Estado: Miguel Boyer, Pedro Solbes, Luis de Guindos y Elena Salgado. En el caso de Rodrigo Rato, no lo hizo en plantilla, pero factur贸 a Endesa 25,8 millones de forma ilegal.

Seg煤n datos de El Economista, la remuneraci贸n de un consejero externo independiente, una figura muy utilizada entre los pol铆ticos retirados, es de 240.000 euros anuales en Endesa, de 374.000 euros en Iberdrola, de 178.000 euros en Red El茅ctrica Espa帽ola y de 225.000 euros anuales en Naturgy. El propio Felipe Gonz谩lez lleg贸 a cobrar cerca de medio mill贸n de euros de Gas Natural (hoy Naturgy) en cuatro a帽os de trabajo antes de abandonar la compa帽铆a porque el trabajo le resultaba 鈥渁burrido鈥.

Un sueldo considerable, pero no tanto como el de Beatriz Corredor, ex ministra de Vivienda con el PSOE y presidenta de Red El茅ctrica de Espa帽a desde febrero de 2020: nada menos que 546.000 euros en un solo a帽o.

El actual r茅gimen de incompatibilidades no ha impedido que se generalicen las puertas giratorias y los intentos de reformarlo se han estrellado antes de despegar. En septiembre de 2020, Iberdrola fichaba a la exministra de Agricultura y Medio Ambiente, Isabel Garc铆a Tejerina, y a la antigua titular de Empleo, F谩tima B谩帽ez, para dos de sus filiales en Brasil y M茅xico.

Las el茅ctricas sue帽an con los pol铆ticos

Hay historias personales que explican muy bien c贸mo funcionan las puertas giratorias. Fij茅monos por un momento en la trayectoria personal de Carmen Becerril. Af铆n al PP, fue un alto cargo dentro de la Secretar铆a de Estado de Energ铆a durante el primer mandato de Jos茅 Mar铆a Aznar.

Podr铆a parecer un puesto no muy importante. Pero sucede que en esas oficinas, en ese momento preciso, se dise帽aban las bases del futuro modelo el茅ctrico espa帽ol, nada menos que la famosa ley 54/1997. Entonces, los tel茅fonos no dejaban de sonar, cuenta la propia Becerril. 鈥淓stoy muy preocupado por la salud del Papa鈥, solt贸 el entonces secretario de Estado de Energ铆a en una reuni贸n. Tras unos segundos de sorpresa general resolvi贸 el chiste: era el 煤nico que no hab铆a llamado preguntando por la ley.

En la historia que relata Carmen Becerril no se especifica qui茅n estaba llamando a las oficinas de la Secretar铆a de Estado de Energ铆a. Claramente, por el resultado de ley, no eran los consumidores.

La liberalizaci贸n del sector el茅ctrico ya hab铆a empezado con el Gobierno de Felipe Gonz谩lez. La ley 54/1997, que renunciaba abiertamente 鈥渁 la noci贸n de servicio p煤blico鈥, iba mucho m谩s all谩, creando una normativa a medida de las grandes empresas, a costa de los consumidores y del propio Estado.

Seg煤n el entonces ministro de Industria, Josep Piqu茅, la fijaci贸n del precio se dejar铆a en manos de la oferta y la demanda, algo que solo podr铆a traducirse en una 鈥渞educci贸n de la tarifa鈥 al permitir la libre competencia.

Desde entonces, el precio de la electricidad se fija en una subasta continua en la que las diferentes empresas generadoras dicen cu谩nta energ铆a pueden producir y a qu茅 precio. Se empieza a cubrir la demanda empezando por las m谩s baratas y la 煤ltima en entrar, la m谩s cara, marca el precio de las dem谩s.

Una f贸rmula pol茅mica, distorsionada por el hecho de que los vendedores de energ铆a y sus compradores suelen pertenecer a los mismos grupos y, en ocasiones, incluso, se han puesto de acuerdo para inflar los precios de la electricidad. En 2019, Competencia mult贸 con 25 millones de euros a Endesa y Naturgy por inflar los precios de la electricidad. En 2013, el mismo 贸rgano sancionado con otros 25 millones de euros a Iberdrola por la misma pr谩ctica.

Dinero ca铆do del cielo y otros milagros

Adem谩s de las subastas, entre las herencias de aquel modelo energ茅tico destacan algunos regalos especialmente interesantes para asegurar que las el茅ctricas siempre salgan ganando: los 鈥渂eneficios ca铆dos del cielo鈥 de las nucleares y las hidroel茅ctricas y los costes de transici贸n a la competencia.

Los costes de transici贸n a la competencia son una especie de indemnizaci贸n para las grandes el茅ctricas por aceptar la competencia, una ayuda para contrarrestar los posibles vaivenes de un mercado controlado casi sin fisuras actualmente por tres actores. Una investigaci贸n del Obser颅vatorio de la Deuda en la Globalizaci贸n (ODG) cuantificaba estas ayudas a las grandes empresas en 7.327 millones de euros.

El 鈥渄inero ca铆do del cielo鈥 o tambi茅n conocido como 鈥渟obrerretribuci贸n鈥 de las nucleares y las hidroel茅ctricas es una consecuencia de c贸mo se calcula el precio de la luz en las subastas del mercado el茅ctrico. En estas subastas diarias se asigna el mismo precio 鈥攅l m谩s alto hasta que se cubre la demanda鈥 a todas las generadoras de electricidad. Las nucleares y las hidroel茅ctricas, que ya han amortizado sus inversiones hace d茅cadas, son las que pagan menos por la generaci贸n de electricidad. Un regalo de 10.000 millones de euros, al menos hasta 2015, seg煤n el informe del ODG. Esta diferencia la pagan los hogares a trav茅s de la factura de la luz.

Si se suman todas las concesiones a las grandes el茅ctricas, seg煤n este estudio del ODG, los hogares entregaron a trav茅s de la factura de la luz a las grandes el茅ctricas entre 60.000 y 80.000 millones de euros en 鈥減agos ileg铆timos鈥 entre 1998 y 2013. Una derrama continua para pagar los beneficios de las el茅ctricas y los millonarios salarios de sus consejeros, entre ellos centenares de pol铆ticos de todos los colores.

Para cerrar el c铆rculo, en el a帽o 2000 el Gobierno del PP dise帽贸 un plan para garantizar perpetuamente los beneficios de las el茅ctricas. Las empresas pusieron sobre la mesa sus costes y el Gobierno los acept贸 sin ning煤n tipo de auditor铆a p煤blica. A partir de ese momento, si el dinero que ingresaban las empresas era inferior a esos costes acordados, se deb铆a pagar esta diferencia a las empresas. Se hab铆a creado la famosa deuda con las el茅ctricas, que luego fue titulizada y comprada por los grandes bancos. A煤n hoy los consumidores la pagan religiosamente en cada factura de la luz. En 2019, se hab铆an 鈥榙evuelto鈥 21.000 millones de euros. Y quedan otros 21.000 millones euros por pagar.

El resultado de este gran golpe: en 2020, Espa帽a era el tercer pa铆s de Europa con la factura de la luz m谩s cara de toda Europa; y en las primeras semanas de 2021, el primero de todo el continente.

Al igual que Aznar y Piqu茅 鈥攅ntre una largu铆sima lista de altos cargos de aquella 茅poca鈥 Carmen Becerril pas贸 de trabajar en el dise帽o del sector el茅ctrico a ocupar sillones en las principales empresas del sector: directora general de internacional en Acciona, presidente de Acciona Energ铆a y consejera de Endesa. Las vueltas de la historia, a partir de 2018, Becerril pas贸 a dirigir OMEL/OMIE, la entidad que gestiona las subastas de electricidad en la pen铆nsula.

Y es un solo caso. El trabajo de investigaci贸n realizado por La Marea #YoIbexTigo lleg贸 a contabilizar 175 altos cargos pol铆ticos que terminaron trabajando para las el茅ctricas.

La agencia de colocaci贸n

En los a帽os 80 鈥攃uando las empresas energ茅ticas y el茅ctricas eran p煤blicas鈥 el trasvase de pol铆ticos vinculados al PSOE y al antiguo r茅gimen a los consejos de administraci贸n era la norma. Unas puertas giratorias que siguieron abiertas y funcionando a todo gas cuando estas empresas fueron privatizadas a partir de los 90.

La participaci贸n del Estado en alguna de ellas 鈥攅l 20% en Red El茅ctrica y el 5% en Enagas鈥 permit铆a convertir estas compa帽铆as en agencias de colocaci贸n de cargos pol铆ticos, una especie de retiro so帽ado para los pol铆ticos afines al partido del Gobierno. La participaci贸n de diversas cajas de ahorros en las empresas el茅ctricas fue otra de las v铆as de entrada de numerosos altos cargos p煤blicos afines al PSOE y el PP, pero tambi茅n cercanos al PNV, a CDC o a ERC. Muchos de estos ejecutivos terminar铆an enterrados en juicios por fraude y malversaci贸n tras la ruina de las cajas de ahorros en plena crisis inmobiliaria.

La agencia de colocaci贸n nunca dej贸 de funcionar, independientemente del partido en el Gobierno, aunque fue en tiempos de Mariano Rajoy cuando el sistema de puertas giratorias qued贸 m谩s expuesto. La designaci贸n en marzo de 2012 como consejeros de Red El茅ctrica Espa帽ola de Ignacio L贸pez del Hierro, marido de Mar铆a Dolores de Cospedal, y de Alberto Nadal, ex secretario de Estado de la Energ铆a y hermano del ex ministro de Energ铆a, 脕lvaro Nadal, hizo saltar la pol茅mica. En pocas horas se vieron obligados a renunciar al cargo.

Un a帽o despu茅s, Mariano Rajoy impuls贸 la reforma del mercado el茅ctrico con la ley 24/2013, que hizo dos nuevas concesiones a las el茅ctricas: el llamado impuesto al sol y el recorte a los subsidios a las renovables, que a煤n hoy obligan al Estado a pagar multimillonarias multas en los tribunales de arbitraje internacionales. Dos de los responsables de esta reforma, Ignacio Grangel y Luis Valero, en menos de un a帽o estaban colocados en los consejos de administraci贸n de las el茅ctricas, seg煤n la investigaci贸n de #YoIbexTigo.

El uso de las puertas giratorias est谩 en el coraz贸n mismo del modelo el茅ctrico espa帽ol. Hasta ahora, no ha habido intentos serios de reformar el r茅gimen de incompatibilidades para erradicar esta pr谩ctica, convertida en una correa de transmisi贸n directa entre las grandes empresas y el Bolet铆n Oficial del Estado.

La lucha contra las puertas giratorias fue uno de los caballos de batalla de Unidas Podemos frente a la 鈥渃asta鈥 pol铆tica en sus or铆genes. Todav铆a en su programa electoral de noviembre de 2019 se inclu铆a la propuesta de prohibirlas. Pero en alg煤n momento de la negociaci贸n con el PSOE esta iniciativa perdi贸 fuelle y en el acuerdo de legislatura entre ambas formaciones se recoge apenas una vaga intenci贸n de regular 鈥渄e manera m谩s efectiva鈥 las incompatibilidades. Por ahora, y a menos que haya sorpresas, los pol铆ticos podr谩n seguir so帽ando con un retiro dorado en las el茅ctricas. Y las el茅ctricas podr谩n seguir dirigiendo la pol铆tica energ茅tica del pa铆s.

Fuente: https://www.elsaltodiario.com/multi…




Fuente: Grupotortuga.com