December 5, 2022
De parte de Todo Por Hacer
290 puntos de vista

A finales del pasado mes de octubre, el multimillonario sudafricano Elon Musk se convirti贸 en el due帽o de Twitter, tras comprar la empresa por 44.000 millones de d贸lares. De esta manera, a golpe de talonario, se hizo con el medio de comunicaci贸n m谩s importante del mundo. A nadie se le escapa que Twitter es un lugar de encuentro entre pol铆ticos, periodistas, empresas, sindicatos, colectivos y organizaciones sociales y pol铆ticas, activistas, individualidades de todo tipo y un largo etc茅tera. Esta red social tiene el poder de colocar temas en la agenda p煤blica y de moldear las opiniones de millones de personas a base de hashtags. Por tanto, qui茅n lo controla, qu茅 algoritmos utiliza para potenciar determinados mensajes, qu茅 normas de uso pone (d贸nde pone los l铆mites) y c贸mo sanciona a las infractoras puede ser determinante para influir en la pol铆tica mundial.

驴Qui茅n es Elon Musk?

Beb茅 en bancarrota; par谩sito supremo; grano petulante; beneficiario del Apartheid; besaculos de dictadores; oligarca fuera de la ley; colonizador inseguro; cruel acumulador de riqueza; ni帽o mediocre; privilegio presurizado; peque帽o racista; megal贸mano; millonario in煤til鈥 鈥 Mensaje proyectado sobre la fachada de la sede de Twitter en San Francisco por algunas de sus trabajadoras el pasado 18 de noviembre

A estas alturas de la pel铆cula, todo el mundo sabe qui茅n es Elon Musk. Nacido en el seno de una familia rica en Sud谩frica que hizo su fortuna durante el Apartheid (鈥ten铆amos tanto dinero que no pod铆amos cerrar la caja fuerte鈥, ha rememorado Musk alguna vez), emigr贸 hace d茅cadas a Canad谩 y posteriormente a California, donde abri贸 varias empresas tecnol贸gicas. Se forr贸 creando PayPal y desde entonces su dinero y fama han ido en aumento, desarrollando los coches automatizados de Tesla y los cohetes espaciales de SpaceX. Actualmente, a trav茅s de esta 煤ltima empresa, ostenta una importancia geopol铆tica considerable, pues sus sat茅lites son vitales en conflictos como, por ejemplo, la Guerra de Ucrania.

Las salidas de tono y pol茅micas de Musk tambi茅n son conocidas. Por ejemplo, durante los primeros meses de la pandemia de la Covid-19 se opuso fervientemente a los confinamientos sanitarios y solicit贸 que sus trabajadoras siguieran acudiendo a las f谩bricas, aunque supusiera un riesgo para su salud.

Pero quiz谩s sea menos conocida su ideolog铆a pol铆tica. Seg煤n relatan medios como The Guardian y Business Insider, Musk, al igual que el alem谩n Peter Thiel (cofundador de PayPal que abandon贸 Facebook para dedicarse a la reelecci贸n de Trump y que financia movimientos de extrema derecha en Europa) y otros jefazos de empresas tecnol贸gicas de Silicon Valley, se creen dioses sobre la Tierra y su filosof铆a rectora se denomina 鈥渁ltruismo efectivo鈥. Se trata de poner la ciencia al servicio del bien com煤n y sus pilares son el largoplacismo (priorizar el futuro lejano sobre el presente, lo cual tiende a convertir a quienes lo practican en indiferentes al sufrimiento de quienes les rodean), el transhumanismo (la creencia en la evoluci贸n de la humanidad m谩s all谩 de sus limitaciones biol贸gicas a trav茅s de la tecnolog铆a) y el pronatalismo.

El pronatalismo, vinculado al largoplacismo, busca solucionar los problemas demogr谩ficos de la sociedad europea actual mediante la reproducci贸n a gran escala de quienes son gen茅ticamente superiores (o sea, ricos). Es decir, creen que los reto帽os de los grandes genios (especialmente del sector tecnol贸gico) van a ser m谩s inteligentes que el resto (adem谩s de mejor alimentados y educados que los hijos de la clase obrera), por lo que el mundo ser铆a mejor si el 1% mejor del planeta se reprodujera a una velocidad superior y reemplazara al resto de la humanidad. Musk ha puesto en pr谩ctica esta idea y actualmente tiene 10 hijos con mujeres diferentes.

Seg煤n explica un art铆culo del periodista Nafeed Ahmed, esta ideolog铆a (desarrollada por profesores de las universidades de Leibniz y Oxford que creen que en el futuro nos fusionaremos con m谩quinas y eliminaremos los riesgos gen茅ticos para asegurar la felicidad de la mayor铆a), aunque puede ser minoritaria en el mundo, est谩 teniendo una enorme influencia en los dirigentes de Facebook, Google, Amazon y Microsoft鈥 y en la Administraci贸n Biden. Incluso el podcaster de la Alt-Right, Joe Rogan (conductor del podcast m谩s escuchado del mundo), suscribe estas ideas. Ahmed sit煤a la compra de Twitter en una estrategia de potenciar esta filosof铆a.

Por otra parte, el profesor Jaime Caro explica que Musk, Thiel y su amigo Steve Jurvetson han calculado que el mercado de la fertilidad mueve 78.000 millones de d贸lares y est谩n invirtiendo fuertemente en 茅l con empresas como Genomic Prediction.

Consecuencias de la compra de Twitter

Una de las primeras medidas de Musk tras hacerse con Twitter fue despedir a los principales cargos directivos de la empresa. Poco despu茅s, los directores de publicidad, marketing y recursos humanos anunciaron que se marchaban. A esto les siguieron los despidos masivos de trabajadoras de la compa帽铆a en Estados Unidos, Europa y Asia. En total, de las 7.500 personas que ten铆a en plantilla, a pr谩cticamente la mitad (3.700) se les ha comunicado su despido. Algunas se enteraron cuando dejaron de tener acceso a los canales de comunicaci贸n interna. En muchos casos, como en Espa帽a, los despidos se han llevado a cabo sin respetar la normativa de los ERE y posiblemente sean nulos. Se calcula que estos despidos masivos, justificados como 鈥necesarios鈥 por las 鈥p茅rdidas diarias de 4 millones de d贸lares que soporta la empresa1 buscan ahorrar 1.000 millones de d贸lares anuales a Musk, cantidad que se corresponde con la que el millonario tiene que devolver a los bancos por los pr茅stamos que adquiri贸 para la compra de Twitter.

A mediados de noviembre, Musk envi贸 un email a todos sus empleados en el que les instaba a decidir si permanec铆an o no en la compa帽铆a, d谩ndoles un plazo de 36 horas para decidirse. En esta carta avisaba de largas horas de trabajo a gran intensidad y les exig铆a compromiso con la labor 鈥渆xtremadamente dura鈥 para construir Twitter 2.0: a partir de ahora se pondr谩 fin a la posibilidad de teletrabajar y se trabajar谩n horas extra y en fines de semana. Y lo que es m谩s grave, varios de los empleados que han permanecido (la mayor铆a hombres) est谩n difundiendo, orgullosos, sus terribles condiciones laborales, como si se tratara de un reto personal a superar: fotos durmiendo en sacos de dormir en la oficina, cenas de mala calidad delante del ordenador, etc.

Por fortuna, muchas empleadas no han tolerado lo que denominan 鈥la cultura t贸xica de Musk en la empresa鈥. Seg煤n la revista Fortune, cerca de 1.200 trabajadoras podr铆an haber abandonado la compa帽铆a. En caso de confirmarse esta cifra, Twitter habr铆a pasado, en menos de un mes, de emplear a m谩s de 7.000 trabajadores a tener s贸lo 2.000 personas en plantilla. Esto provoc贸 rumores de que la red social se podr铆a apagar. #TwitterOff fue trending topic durante muchos d铆as.

Twitter como oasis de la libertad de expresi贸n

Seg煤n Musk, el objetivo de la compra de Twitter es la defensa de la libertad de expresi贸n. De hecho, se autoproclama 鈥渁bsolutista de la libertad de expresi贸n鈥. Movido por su endiosamiento, manifiesta estar a disgusto con la censura que han sufrido miles de personas a las que se les cerraron las cuentas 鈥 como Donald Trump (por incitar al asalto al Capitolio del 6 de enero de 2021), la pol铆tica Marjorie Taylor Greene (por difundir bulos), el rapero Kanye West (por divulgar mensajes antisemitas), milicias de extrema derecha, etc 鈥 y quiere solucionar, individualmente (pues no concibe otras formas de trabajar) el problema.

Desde que Musk ha tomado las riendas de la red social, 茅sta ha devuelto muchas de las cuentas que hab铆an sido suspendidas permanentemente a sus titulares, la mayor铆a de derechas. Entre los readmitidos se encuentran Donald Trump (quien ha rechazado la oferta, alegando que ha creado su propia red social, Truth Social y que, para promocionarla, s贸lo informar谩 desde ella). Adem谩s de la cuenta de Trump, Musk tambi茅n ha reactivado la cuenta del peri贸dico conservador sat铆rico The Babyloon Bee, que concedi贸 el t铆tulo de 鈥渉ombre del a帽o鈥 a una mujer trans. O la del psic贸logo Jordan B. Peterson, que tambi茅n public贸 un tweet tr谩nsfobo, en este caso contra el actor Elliot Page. Tambi茅n ha recuperado la cuenta del rapero Kanye West, que hab铆a sido excluido de la red por difundir mensajes antisemitas, racistas y machistas. Al poco tiempo de recuperarla, West acudi贸 a un programa de televisi贸n online de extrema derecha, Info Wars, donde dijo que 鈥quer铆a a los jud铆os, pero a Hitler tambi茅n鈥. En Espa帽a, sabandijas varias est谩n luchando actualmente por la restauraci贸n de las cuentas de Estado de Alarma TV (el difusor de odio y bulos de Javier Negre) y del desinformador fascista Alvise P茅rez.

Seg煤n una investigaci贸n del Centro para Contrarrestar el Odio Digital, el uso diario de la llamada 鈥減alabra que empieza por n鈥 (n word) para referirse despectivamente a personas negras bajo el reinado de Elon I es el triple del promedio de 2022 y el uso de insultos contra homosexuales y personas trans aument贸 un 58% y un 62%, respectivamente. 鈥Musk ha encendido la batse帽al para atraer a racistas, mis贸ginos y hom贸fobos a Twitter y 茅stos han respondido a su llamamiento鈥, indic贸 el director de este Centro, Imrad Ahmed, a la CNN.

芦[Twitter es] un meg谩fono del odio芦. Mensaje proyectado sobre la fachada de la sede de Twitter en San Francisco por el activista Alan Marling

Sin embargo, la pretendida neutralidad y defensa de la libertad de expresi贸n de Musk no es tal. La realidad es que, mientras recupera cuentas de extrema derecha, est谩 eliminando perfiles antifascistas en oleadas. Las 煤ltimas en sufrir esta censura fueron las compa帽eras del colectivo anarquista CrimeThinc. Como explica un comunicado suyo: 鈥El 24 de noviembre, un nacionalista blanco [鈥 public贸 un tuit a favor de oleadas de eliminaci贸n de cuentas en Twitter. Elon Musk le respondi贸, manifestando estar de acuerdo con 茅l, y el troll ultraderechista Andy Ngo le respondi贸, pidiendo expresamente que la cuenta @crimethinc fuera borrada. Dos horas despu茅s, Musk lo hizo.

La cuenta @crimethinc se remonta a mayo de 2008. Nunca hab铆a sido suspendida, ni hab铆a recibido ning煤n aviso, en 14 a帽os. Ngo no facilit贸 material nuevo, sino tuits de hace a帽os. Otras usuarias de Twitter fueron banneadas igualmente el mismo d铆a.

El discurso de Musk de convertir Twitter en un foro de libertad de expresi贸n es una mentira. Musk compr贸 Twitter para imponer su agenda en la red social m谩s influyente de todas, la cual se escapaba al control de personas como 茅l. [鈥

Mientras da la bienvenida a Donald Trump, supremacistas blancos y fascistas a Twitter, Musk purga a quienes se oponen a sus aspiraciones autoritarias. El objetivo tras silenciar nuestras voces es para allanar el camino para otras formas de violencia.

Hist贸ricamente, siempre ha habido dirigentes que se han aliado con la extrema derecha y el fascismo. En este sentido, Elon Musk sigue los pasos de Henry Ford, promocionando a reaccionaros que le ayuda expl铆citamente para atacar a movimientos populares. Y, como ocurr铆a en los tiempos de Ford, el resto de los dirigentes, incluyendo centristas y progresistas, esperan beneficiarse del silenciamiento de las voces disidentes sin mancharse las manos.

Esto es posible, en parte, porque la mayor铆a de empleadas de Twitter han dimitido o han sido despedidas. Un gran n煤mero de las que permanecen dependen de sus visados de trabajo para permanecer en Estados Unidos, un ejemplo sombr铆o de c贸mo las fronteras sirven para imponer su agenda sobre sus empleadas, incluso las que ganan bastante dinero.

Cuando Musk dice que est谩 construyendo Twitter 2.0, se refiere a la transici贸n del Internet original 鈥 foros, Indymedia y un modelo abierto y m谩s o menos participativo 鈥 a una nueva red mundial, en la que todas las interacciones est谩n afectadas por los algoritmos de una oligarqu铆a de jefes tecnol贸gicos. Lo que ya ha ocurrido con Facebook e Instagram est谩 ocurriendo actualmente con Twitter y es la consecuencia inevitable de la dependencia que tenemos en redes sociales creadas por corporaciones鈥.

Toda nuestra solidaridad con las compa帽eras silenciadas.

___________________________________

1En el programa 2脳38 del podcast La Base, Sara Serrano explica que 鈥en el primer trimestre de 2022, Twitter acumul贸 beneficios por m谩s de 500 millones de d贸lares, multiplicando por siete las ganancias del mismo periodo del a帽o anterior. Adem谩s, en los 煤ltimos 12 meses s贸lo se ha devaluado un 1% en bolsa. Esto contrasta enormemente con las fuertes ca铆das en el mercado de valores de otras grandes tecnol贸gicas, como Meta, con una ca铆da del 70% y Amazon que se devalu贸 un 97%鈥.

Comparte y difunde



Fuente: Todoporhacer.org