April 6, 2021
De parte de Paco Salud
243 puntos de vista


 

 Emma Goldman:  ‚Äúla mujer m√°s peligrosa del mundo‚ÄĚ

Hace 152 a√Īos (27 de junio de
1869) nació una de las más destacadas anarquistas de la historia: Emma Goldman,
una feminista de origen lituano que llegó a ser considerada, por el fundador
del FBI, ‚Äúuna de las mujeres m√°s peligrosas de Am√©rica‚ÄĚ.

Cuando Emma Goldman, que había
sido llamada por la prensa norteamericana ¬ęla mujer m√°s peligrosa del mundo‚ÄĚ,
murió oscuramente en un lugar de Canadá, un periodista llamado William Marion
Reedy escribi√≥ que aquella peque√Īa pero formidable jud√≠a hab√≠a estado ¬ęocho mil
a√Īos adelantada a la de su √©poca‚ÄĚ. Sin duda, hay que considerar √©sta como una
opinión bastante exaltada, pero no sería injusto decir que estuvo (en muchos
aspectos) muy por delante de su tiempo. Esta brillante discípula de Bakunin y
de Nietzsche, no destac√≥ siempre a igual altura, pero durante unos a√Īos lleg√≥ a
convertirse en una auténtica pesadilla para el orden establecido norteamericano
y en el terreno de la liberación de la mujer su voz resulta plenamente actual.

En su larga trayectoria vital,
Emma recorre distintos momentos de la historia moderna; momentos que para
esquematizar podemos dividir en dos partes y cuyo punto de separación tendría
que ser la Primera Guerra Mundial.

Durante la etapa de preguerra,
Emma fue una de las cabezas m√°s visibles del radicalismo norteamericano,
portavoz y símbolo de innumerables luchas desarrolladas contra los abusos y
arbitrariedades del Estado liberal m√°s represivo de su tiempo y sus posiciones
anarcoindividualistas se confunden a veces con las de la izquierda radical
liberal o socialista. Posteriormente, su actuación al frente de la Liga
Antiguerra sobrepasó los límites de libertad que podía conceder un Estado
agresivo dispuesto a no perder la posibilidad abierta con la Gran Guerra de
convertirse en una especie de tutor dominante del imperialismo brit√°nico
todavía primer eslabón de la cadena imperialista. Desde entonces ya nada fue
igual. Ning√ļn gobierno, ning√ļn otro Estado permitir√≠a nunca m√°s los m√°rgenes de
libertad que Emma había conocido en la preguerra; el mundo había cambiado de
base y el liberalismo de la época del capitalismo concurrencial entró en el
Museo de la Historia.

Su vida y su época, concluyen
abruptamente con la derrota de la Rep√ļblica espa√Īola atenazada entre el
fascismo, el estalinismo y el liberalismo decadente, y el significado de todos
estos fenómenos político-sociales la sobrepasaron. Ni siquiera consiguió
sentirse de acuerdo con los dirigentes anarcosindicalistas espa√Īoles.

Esta “anarquista de ambos
mundos‚ÄĚ, como la ha llamado Jos√© Peirats; nunca fue una militante organizada
aunque tuvo parcialmente el mérito de sacar el anarquismo estadounidense del
pantano individualista, germanista y terrorista en que lo había encerrado la
poderosa personalidad de Johann Most (1). Tampoco fue una pensadora original. Su
pensamiento es una peculiar síntesis de diversas escuelas anarquistas junto con
unas buenas dosis de Nietszche y en sus reflexiones no trata de penetrar en los
vericuetos de las contradicciones sociales. Sin embargo, sí fue una activista
en el sentido m√°s pleno de la palabra y en sus escritos se hizo eco de algunas
de las concepciones más osadas y avanzadas de su época y les dio una proyección
militante. A pesar de su individualismo tuvo la capacidad de identificarse con
todas las causas -incluso las que causaban pavor entre sus compa√Īeros-, y no
tuvo miedo en nadar contra la corriente. Sólo que las olas que encontró desde
que salió de Norteamérica eran más altas y más complejas que las que había
combatido hasta entonces.

La rebeldía de Emma Goldman se
gest√≥ originalmente en la Rusia zarista donde hab√≠a nacido el a√Īo 1869. En sus
Memorias (2) recuerda a su padre, un trabajador que vivía en el ghetto judío,
como ‚Äúla pesadilla de mi infancia‚ÄĚ. Su madre, continuamente brutalizada por su
marido -lo que era perfectamente legal en la legislación zarista-, tenía
totalmente asumido el papel de mujer sumisa y atada a las tradiciones y
costumbres, como lo demuestra el hecho de que cuando Emma empezó a menstruar a
los once a√Īos, le dio una sonora bofetada y un rudo consejo: ‚ÄúEs lo que
necesita una joven cuando se convierte en mujer, como protección contra la
desgracia‚ÄĚ. El padre se quejaba constantemente de que Emma no hubiera sido el
ni√Īo que √©l esperaba y preparaba para ella un destino id√©ntico al que conoc√≠a
su madre. No tenía por qué saber nada: “Las jóvenes no tienen por qué saber
demasiado -le gritó en una ocasión-, sólo deben saber preparar un buen plato de
pescado, cortar bien los tallarines, y dar al hombre muchos hijos‚ÄĚ.

Desde luego, esto no era
precisamente lo que so√Īaba Emma que era una ni√Īa muy imaginativa. Desde muy
temprana edad se planteó dedicarse a la medicina, pero no tardó en comprobar
que esto era prácticamente imposible. Su paso por la escuela primaria resultó
brillante por su inteligencia natural, pero fue también tan conflictiva que vio
denegado su permiso para acceder a la ense√Īanza secundaria. Ten√≠a trece a√Īos
cuando su familia se trasladó a San Petersburgo que era entonces el centro
industrial e intelectual de todas las Rusias. Inmediatamente comenzó a ganarse
la vida trabajando como obrera y al poco tiempo tuvo relaciones con miembros
del movimiento nihilista que conocía por aquella época su apogeo, destacando en
su interior una impresionante hornada de mujeres antizaristas como Vera Figner,
Vera Sazsulith, Praskovia Ivanóvskaya, OIga Liubatóvicht y Elizabeth Noválskaya
(3). No obstante, debido a su extrema juventud, su intervención en el
movimiento oposicionista fue ínfima, aunque estas relaciones tensaron su
vocación de rebelde.

En 1884, su padre arregló a muy
¬ębuen precio‚ÄĚ su boda y crey√≥ con ello poder domesticar al fin a su ind√≥mita
hija, pero no fue así, Emma no consintió y amenazó con lanzarse al helado Volga
si la obligaban y en un momento determinado se puso de pie en el borde de uno
de sus puentes. Su padre tuvo entonces que ceder, pero las tensiones con él
fueron agrav√°ndose hasta que un a√Īo despu√©s Emma pudo huir a Am√©rica, la
¬ętierra prometida‚ÄĚ para tantos rusos y se estableci√≥ en Rochester junto con su
hermana mayor. √Čsta viv√≠a en unas condiciones terribles y durante un tiempo
Emma se vio sola y derrotada. Encontró trabajo en una fábrica y al poco tiempo
despu√©s cometi√≥ la flaqueza de casarse con Jacob Kershher, un compa√Īero suyo de
trabajo, amable y cari√Īoso, pero a la postre un marido convencional que acab√≥
haciéndosele insoportable.

Fue durante este tiempo de recién
casada cuando Emma comenzó a frecuentar indistintamente los medios anarquistas
y marxistas, pero tras un breve espacio de tiempo de indecisión tomó partido
por los primeros fuertemente influenciada por el caso de los “mártires de
Chicago‚ÄĚ (4). Desde entonces sigui√≥ el proceso en todos sus detalles, hizo
campa√Īa a favor de los inculpados y ley√≥ todo lo que sobre la anarqu√≠a le cay√≥
entre las manos. Cuando los acusados fueron condenados a muerte, Emma dice que
se sintió como si naciera de nuevo: había que cambiarlo todo. Se juramentó
dedicar desde aquel momento a la actividad revolucionaria y lo primero que hizo
fue divorciarse de su primer marido.

En Nueva York conoció a Johann
Most, un ex-marxista alemán que había sido expulsado del Partido
Socialdem√≥crata alem√°n por su ‚Äúextremismo‚ÄĚ y que se hab√≠a convertido en el
anarquista m√°s af√≠n con la teor√≠a de la ‚Äúpropaganda por el hecho‚ÄĚ o sea de la
acción terrorista contra la injusticia y sus representantes llegando a escribir
un tratado sobre diversas maneras de emplear esta clase de violencia
minoritaria. Su personalidad atrajo fuertemente a Emma durante cierto tiempo y
pasó a ser además de su discípula, su amante. Esto no duró mucho y Emma empezó
a cuestionar ambos roles. Los métodos dominantes de Johann la rebelaron y su
actuación le pareció sectaria ya que se restringía a los medios germanos y
carecía de perspectiva de futuro ya que no iba en función de las exigencias de
las luchas de masas. Emma no estaba persuadida de la bondad de un movimiento
organizado (aunque cooperó con entusiasmo al lado de los sindicalistas
revolucionarios), pero pensaba que la violencia podía aparecer como gratuita y
no como una acción justiciera clara, al servicio de los trabajadores.

La ruptura entre Johann y Emma
fue al mismo tiempo una crisis de un sector importante del anarquismo
norteamericano y la parte que siguió el ejemplo de ella se abrió al movimiento
real y rehuyó el ghetto de los diversos sectores de inmigrantes.

El lugar que había dejado vacío
Johann no tardó en ser ocupado y esta vez por dos hombres a la vez. Se trataba
de Alexander Berkman, que desde entonces pas√≥ a ser su compa√Īero casi
inseparable, y un pintor también de origen ruso como Berkman y con los que
estableció un menage a trois que transcurrió sin incidentes internos dignos de
mención, pero que al puritanismo norteamericano le pareció el colmo de la
perversidad.

Todo terminó sin embargo cuando
Alexander, profundamente indignado por la masacre que la patronal había
ocasionado entre los obreros con motivo de la huelga de Hamestead Steel,
decidió ejecutar por su propia cuenta a Henry Clay Frick, un “tiburón de la
industria‚ÄĚ y responsable de la actuaci√≥n de los pistoleros de la Pirkenton que
habían disparado. El asunto no era fácil, con muchas dificultades consiguieron
dinero para viajar a Pensylvania, el lugar de los hechos, pero carecían de
armas. Siempre al lado de Alexander, Emma llegó Basta el punto de intentar (sin
éxito) ejercer la prostitución para conseguir el dinero, para comprarlas.
Cuando lo consiguieron, el 12 de julio de 1892, Alexander se trasladó a
Pittsburg y cumplió parcialmente su propósito ya que el gran magnate sólo
resultó herido y no tardó en recuperarse. La naturaleza de clase de la justicia
norteamericana se puso de manifiesto cuando el atentado de Berkman -que no daba
judicialmente para m√°s de siete a√Īos por ¬ęhomicidio frustrado‚ÄĚ- es condenado a
veintid√≥s a√Īos de c√°rcel mientras que Henry Clay Frick, responsable del
asesinato de diez obreros no tuvo ni que pasar por la comisaría.

Después de este acontecimiento
Emma consiguió la celebridad como incendiaria y roja. Protagonista de una gran
campa√Īa en defensa de su compa√Īero y amante, demostr√≥ ser una soberbia oradora con
una gran fuerza y convicción, aunque a pesar de todo no pudo evitar la suerte
de Berkman que descendió literalmente a los infiernos del sistema penitenciario
yanqui. Del ‚Äúcaso Berkman‚ÄĚ Emma pas√≥ a defender otras causas de la libertad y
del movimiento obrero, ocasionando cada vez mayor esc√°ndalo y miedo entre los
bien pensantes. El colmo de su actuaci√≥n, que asombr√≥ a propios y extra√Īos,
tuvo lugar cuando asumió la defensa de León Czolgosz, un obrero de origen
polaco que había causado la muerte del presidente McKinley en un atentado con
una bomba. La prensa desarrollar√° entonces una gran campa√Īa present√°ndola como
la instigadora del crimen, aunque en realidad no había tenido nada que ver con
éste (5) Ciertamente, Emma estaba muy lejos de aprobar la actuación de
Czolgosz, pero estaba convencida que éste había actuado por indignación
justiciera.

Por otro lado, ¬Ņqu√© era un
atentado individual? Poco, si se le comparaba con la represión y la muerte de
decenas de sindicalistas y trabajadores. En otra ocasión, en plena guerra
mundial, cuando un policía le habló de un atentado terrorista le respondió que
en comparación con el terrorismo que se estaba desarrollando en Europa, aquel
atentado ¬ęera pura bagatela‚ÄĚ. En este punto la posici√≥n de Emma tuvo lejos de
alcanzar el rigor y el repudio que tuvo en otros anarquistas conocidos y sobre
todo en los marxistas. Con actuaciones como ésta no tardó en hacerse sumamente
impopular para los poderes p√ļblicos. La polic√≠a la vigilaba constantemente,
obstaculizaba siempre que podía sus actividades, y la detuvo en tantísimas
ocasiones que siempre llevaba consigo un libro para no perder demasiado el
tiempo en prisión. La prensa sensacionalista la atacó continuamente. Se la
culpó de ser la instigadora de numerosas luchas obreras promovidas, a veces
espont√°neamente y, a veces, por los ‚Äúwobbies‚ÄĚ (militantes del IWW), de
conspirar para derrocar el gobierno constitucional, de revelar información
sobre el control de la natalidad… de antipatriota y, por supuesto, de
prostituta.

Al margen de diversas detenciones
menores, purg√≥ durante dos a√Īos en una prisi√≥n federal donde en poco tiempo se
situó a la cabeza de la lucha por la dignidad humana. Por ello desafió
duramente a celadoras, policías, autoridades y tenebrosas celdas de castigo. Su
actuación se dejó sentir y logró modificar bastantes cosas, y sobre todo ganó
para esta causa a otra recluso, Kate O’Hara, que con el tiempo se haría famosa
cuando tras salir de libertad se trasladó a California e inició desde allí una
campa√Īa de protesta contra los m√©todos carcelarios imperantes y con el tiempo
llegó a ser directora de penales llevando a cabo notables reformas en el
sistema.

En la cuestión del feminismo se
puede decir, con palabras de Nietszche, que la Goldman fue una mujer contra su
tiempo: el carácter vanguardista de sus concepciones llegó a soliviantar al
mism√≠simo Kropotkin, el ¬ępr√≠ncipe anarquista‚ÄĚ que la consider√≥ excesivamente
avanzadas. Fue llamada no sin motivo, la ¬ęReina de los anarquistas‚ÄĚ y simboliz√≥
durante su época las posiciones de autonomía femenina, de amor libre, de una
total falta de prejuicios… Emma llegó hasta asumir la defensa de los
homosexuales, algo que casi ning√ļn revolucionario notorio de su tiempo se
atrevió a hacer.

En su formación revolucionaria,
Emma fue antes feminista radical que anarquista. Como dice muy bien Alix
Shulman, Emma: “Utilizó la doctrina anarquista para explicar la opresión que
padecían las mujeres, pues sabía muy bien que la raíz de semejante opresión era
m√°s profunda que las instituciones. Cuando su anarquismo entraba en conflicto
con su feminismo, reaccionaba siempre como feminista. A semejanza de muchas
mujeres de la izquierda actual, se rebeló cuando los hombres radicales le
menospreciaban por el s√≥lo hecho de ser mujer‚Ķ‚ÄĚ (6)

El ideario personal de Emma era
bastante distinto del de las corrientes feministas entonces predominantes,
entre las cuales el anarquismo no se contaba. No podía estar de acuerdo de
ninguna manera con las sufragistas, ni en los medios ni en los fines; Emma no
consideraba el sufragio una conquista importante y menos para formar parte de
una democracia burguesa. Estaba un poco m√°s de acuerdo con las socialistas que
ponían un notable énfasis en la emancipación económica de la mujer, pero
consideraba los partidos como una cadena y desconfiaba de cualquier programa
político. Para Emma era mucho más importante el factor ideológico y creía que
el centro del problema radicaba en el machismo, en el hecho de que los hombres
eran ‚Äútiranos inconscientes‚ÄĚ y la sumisi√≥n actuaba sobre las mujeres como un
¬ętirano interno‚ÄĚ.

La mujer estaba educada para
ejercer como tal (“Casi desde la infancia, escribió, las jóvenes aprenden que
el m√°s alto objetivo en la vida es el matrimonio‚ÄĚ), eran incapacitadas para el
goce sexual, por lo cual ¬ęla vida de estas muchachas se destruye por la
frustraci√≥n‚ÄĚ. En el momento en que la mujer contempla la sexualidad de igual a
igual que el hombre, sistem√°ticamente es tratada como alguien monstruoso o
enfermizo. Hasta los hombres más avanzados se sienten incómodos ante mujeres
as√≠ y act√ļan sin excepci√≥n en plan dominante. Por eso, Emma tiene claro que la
emancipación de la mujer será obra de la mujer misma:

El desarrollo de la mujer), su
libertad, su independencia, deben de surgir de ella misma, y es ella quien
deber√° llevarlos a cabo. Primero, afirm√°ndose como personalidad y no como
mercancía sexual. Segundo, rechazando el derecho de cualquiera que pretenda
ejercer sobre su cuerpo; neg√°ndose a engendrar hijos, a menos que sea ella
quien los desee; neg√°ndose a ser la sierva de Dios, del Estado, de la sociedad,
de la familia, etc., haciendo que su vida sea más simple, pero también más
profunda y m√°s rica. Es decir, tratando de aprender el sentido y la sustancia
de la vida en todos sus complejos aspectos, liberándose del temor a la opinión
y a la condena p√ļblica. S√≥lo eso, y no el voto, har√° a la mujer libre (7).

Sin embargo, aunque en lo
fundamental será difícil encontrar hoy alguna feminista que no esté de acuerdo
con lo que aqu√≠ se dice, en el √ļltimo aspecto la posici√≥n de Emma careci√≥ de
cualquier proyección al margen de las huestes ácratas, entre las cuales destacó
también otra gran personalidad femenina llamada Voltairine de Cleyre (8). La
mayoría del feminismo militante nunca subestimó la importancia de la lucha por
un derecho que le permitió conocer, como diría Emmeline Pankhurst, “la alegría
de la lucha‚ÄĚ, y sentar las bases de movimientos ulteriores. La mujer no habr√≠a
llegado a hacer las conquistas que ha hecho sin el sufragismo y sin la labor de
las socialistas en los partidos y sindicatos obreros. El punto más débil de
Emma fue su vanguardismo que sólo conectó con las masas precisamente en
aquellos momentos en que las luchas concretas cobraban alas a partir de una
peque√Īa reivindicaci√≥n. . .

Fueron muy pocas las mujeres de
su época las que llegaron a repudiar el puritanismo como ella. Emma estaba
convencida de que el sexo era ¬ętan vital como la comida y el aire‚ÄĚ, y subray√≥
la contradicción que existía en el hecho de que las mujeres fueran obligadas
por una parte a ser asexuadas y por otra, a vender su cuerpo a través del
matrimonio o la prostituci√≥n p√ļblica. Lleg√≥ a estas conclusiones no a trav√©s de
una sistematización teórica -aunque fue muy influida por Havelock Ellis y por
Margaret Sanger-, sino a través de una ardua experiencia conseguida cuando
trabajó en diferentes ocasiones como obrera y, sobre todo, cuando ejerció
durante alg√ļn tiempo como asistente sanitaria. En su inquieta vida, tambi√©n
trat√≥ en m√ļltiples ocasiones con ¬ęmujeres de vida f√°cil‚ÄĚ en las que encontr√≥ no
pocas amigas que la apoyaron y la escondieron en momentos verdaderamente
difíciles cuando huía de la policía o de los pistoleros de la patronal
preocupados por sus denuncias de las injusticias laborales o de otros
problemas. Emma llegó a ver en estas mujeres una paradójica síntesis del
problema femenino:

No existe un sólo lugar donde la
mujer sea tratada sobre la base de su capacidad de trabajo, sino a su sexo. Por
tanto, es casi inevitable que deba pagar con favores sexuales su derecho a
existir, a conservar una posición en cualquier aspecto. En consecuencia, es
sólo una cuestión de grado el que se venda a un sólo hombre, dentro o fuera del
matrimonio o a muchos. Aunque nuestros reformadores no quieran admitirlo, la
inferioridad económica y social de las mujeres es la responsable de la
prostitución (9).

Con opiniones como ésta, no era
de extra√Īar que Emma pareciera una aut√©ntica bestia negra a unas autoridades
puritanas e hipócritas. Un periodista diría que “fue enviada a prisión por
sostener que las mujeres no siempre deben mantener la boca cerrada y su √ļtero
abierto‚ÄĚ. El caso es que en cada conferencia o mitin que daba sobre la cuesti√≥n
de la mujer, las autoridades dudaban si encerrarla ya antes y si no lo hacían
es porque tem√≠an que pod√≠a ser peor por la campa√Īa que se desatar√≠a en su
defensa. Mientras que llamó a las mujeres a no tener como objetivo el
matrimonio y a conseguir mejoras en las fábricas, o su propia determinación, la
cosa no pasó de unos días entre rejas, pero cuando el 23 de marzo de 1915,
delante de una amplia audiencia en el ‚ÄúSunrise Club‚ÄĚ de Nueva York, explic√≥
quizá por primera vez en la historia, cómo tenían que ser utilizados los
anticonceptivos, la paciencia policíaca alcanzó un techo.

Fue entonces arrestada ipso facto
y llevada a un juicio que se convirtió en un acto espectacular durante el cual
-no sin una contradicción por su parte- aprovechó magistralmente las
tradiciones democr√°ticas revolucionarias de los ¬ępadres de la patria‚ÄĚ
norteamericana para denunciar un poder que traicionaba sus propios dioses
democráticos cuando les convenía. Gracias a su brillante autodefensa el juez le
dio a elegir entre pasar quince días en un taller penitenciario o pagar una
multa de quince dólares. Como la ayuda en estos casos siempre era generosa,
Emma optó por lo segundo.

En Nueva York, Emma vivía
habitualmente en el bohemio ¬ęGreenwich Village‚ÄĚ, tal como la muestra la famosa
película de Warren Beatty, Reds (10). Puede decirse que en la atmósfera de este
barrio se hallaba como un pez en el agua, y volvía a él siempre después de una
campa√Īa pol√≠tica. All√≠ se encontraban amalgamadas las vanguardias est√©ticas,
morales y políticas, y Emma representaba junto con Berkman y el
italonorteamericano Carlo Tresca, el sector √°crata. El barrio era en ocasiones
la caja de resonancia de las campa√Īas pol√≠ticas de los radicales como en la
que, bajo la inspiración de John Reed y con el apoyo del dirigente de los IWW,
Dan Heywood, montaron una impresionante obra teatral en la calle que
representaba la terrible huelga de Patterson. Económicamente la obra fue un
fracaso, pero emocionalmente conmovió los cimientos del lugar.

Cuando estalló la Gran Guerra en
agosto de 1914, Emma empezó a trabajar con todas sus fuerzas contra la
intervención norteamericana en el conflicto y fundó junto con Reed, Berkman,
Tresca y otros amigos la Liga Antialistamiento que llegó a ser el centro
neurálgico de toda la agitación pacifista y antipatriotera. No pasó mucho sin
que fuera de nuevo detenida y juzgada al tiempo que las revistas que dirigía
con Berkman fueron cerradas e invadidas por la policía. Situada delante de los
jueces no tuvo inconveniente en declarar: “Ninguna guerra se justifica si no es
con el propósito de derrocar el sistema capitalista y establecer el control
industrial de la clase trabajadora‚ÄĚ (11).

Por esta razón, insistió en otra
intervención, habían sido consecuentes haciendo propaganda antimilitarista
desde el inicio de sus vidas militantes, aunque, al contrario que el gobierno,
la Liga que representaban jamás había hecho nada contra la conciencia de nadie,
sólo desertaban los que no querían participar en una carnicería motivada por
intereses financieros. Esta vez, a pesar de todo el genio polémico de Emma, el
veredicto del tribunal fue m√°s all√° de la multa o la c√°rcel, y siguiendo los
dictados del gobierno de Wilson fueron obligados al destierro fuera del país.
Para Emma aquello era pura y simplemente un robo de su ciudadanía, pero
significaba más; era el fin de un período de una mayor flexibilidad
democrática. Cuando se enteró de la noticia un fiscal de Washington pudo
comentar con ironía: “Con la prohibición que se avecina y Emma Goldman que se
va, este pa√≠s ser√° muy mon√≥tono‚ÄĚ.

El nuevo país al que iban a
encaminarse había sido el suyo de la infancia y ahora se encontraba bajo el
signo de una revolución que les llenaba de esperanzas. Seis días antes de la
Navidad de 1919 sal√≠an hacia su nuevo destino en el ‚ÄúBuford‚ÄĚ, un desvencijado
navío militar. Emma y Alexander no compartían el estrecho criterio de muchos
anarquistas que reducían la revolución de Octubre a un golpe de Estado dado por
la izquierda. Para ellos, Octubre había sido la culminación de la revolución
rusa y miraban a los bolcheviques con ojos de buenos amigos y estaban en buena
medida convencidos de que éstos se habían apropiado de ciertas premisas
libertarias para proclamar que todo el poder debía de ser para los soviets, o
sea para los consejos de obreros, campesinos y soldados. Durante los primeros
tiempos, que coincidieron con una indescriptible guerra civil que destruiría
radicalmente las bases materiales de la revolución, ambos trabajaron junto con
los bolcheviques que se habían convertido en un Ejército Rojo disciplinado para
vencer. Durante este tiempo polemizaron con los anarquistas que se negaban a
colaborar y se establecieron un poco como un puente entre ellos y el poder
revolucionario. Esta actitud, fundamentalmente positiva, comenzó a cambiar al
final de la guerra cuando los bolcheviques fueron prohibiendo las diferentes
tendencias socialistas disconformes con su programa y sus métodos y fueron
enfrent√°ndose a las revueltas campesinas y obreras con las armas. El punto
definitivo de su ruptura ocurrió en medio de los acontecimientos de Kronstadt
en marzo de 1921, en los que un grupo insurreccionado levantó la bandera de una
tercera revoluci√≥n y los bolcheviques los reprimieron por medio de la fuerza‚ÄĚ
(12).

Entre enero de 1920 y marzo de
1921, Emma y Berkman trataron de mediar contra las actuaciones represivas de la
Cheka, constituida seg√ļn expresi√≥n de su m√°ximo jefe F√©lix Dzherjinski, por
santos y canallas. Se entrevistaron sucesivamente con Lenin y Trotsky que
prometieron revisar algunos casos; con M√°ximo Gorky al que encontraron
apesadumbrado por su mala conciencia -se había opuesto inicialmente a la revolución-
y por el terrible analfabetismo del pueblo incapaz de asumir las
responsabilidades del poder con sus propias manos; con Alejandra Kollonta√Į que
les argument√≥ que en toda gran obra ten√≠an que existir peque√Īos errores; con
los delegados de origen libertario del II Congreso de la Internacional
Comunista como Víctor Serge, Alfred Rosmer, Joaquín Maurín, etc., pero todo fue
pr√°cticamente in√ļtil. El caso de Makn√≥ se sum√≥ al de Kronstadt y la ruptura fue
tan radical que los dos se convirtieron en la principal fuente de las
acusaciones anarquistas contra el comunismo ruso.

En contra de los bolcheviques,
Emma vuelve su mirada hacia Kropotkin al que había conocido antes en un
Congreso anarquista. El ‚Äúpr√≠ncipe anarquista‚ÄĚ que durante la Gran Guerra y en
la primera etapa de la revolución rusa había indignado a Emma por su actuación
pro-Entente y de apoyo al Gobierno provisional -Kerensky quiso hacerlo
ministro-, se encontraba ya agonizante y so√Īaba con una nueva Rusia
estructurada por comunas que organizar√≠an la peque√Īa industria artesanal,
industrial y campesina que se federarían entre sí… Durante cierto tiempo y por
miedo de hacerle el juego al imperialismo que ten√≠a cercado el ¬ępa√≠s de los
soviets‚ÄĚ, ninguno de los dos escribi√≥ nada para el gran p√ļblico, pero en 1922
decidieron hacerlo. En uno de sus trabajos, Emma escribe:

Quizá la revolución de Rusia
naci√≥ ya sentenciada. Llegando arrastrada por los cuatro a√Īos de guerra, que
habían aniquilado sus mejores valores y devastado sus mejores y más ricas
comarcas, es posible que la revolución no hubiese tenido suficientes fuerzas
para resistir los locos arrebatos del resto del mundo. Los bolcheviques afirman
que fue culpa del pueblo ruso que no tuvo suficiente perseverancia para
resistir el lento y doloroso proceso de cambio operado por la revolución. Yo no
creo eso y aceptando que esto fuese cierto, yo insisto, sin embargo, en que no
fueron tanto los ataques del exterior como los insensatos y crueles métodos que
en el interior estrangularon la revolución y la convirtieron en un yugo odioso
puesto sobre el cuello del pueblo ruso. La política marxista de los
bolcheviques, alabada en un principio como indispensable a la revolución para
ser abandonada después de haber introducido el descontento, el antagonismo y la
miseria, fueron los verdaderos factores que destruyeron el gran movimiento e
hicieron perder la fe del pueblo (13).

Su profunda aversión al
bolchevismo llevó a Emma a no distinguir en su interior el más mínimo matiz. De
esta manera, cuando ten√≠an lugar los llamados ‚Äú‚ÄĚprocesos de Mosc√ļ‚ÄĚ, no dud√≥ en
escribir un panfleto contra Trotsky que tenían un título bastante explícito:
Trotsky habla demasiado. Para ella, éste no había hecho otra cosa que preparar
el camino de Stalin y calific√≥ -junto con la CNT- a los ‚Äúprocesos‚ÄĚ como un mero
ajuste de cuentas entre ‚Äúautoritarios‚ÄĚ. Durante la guerra civil espa√Īola lleg√≥
a hablar de ‚Äúcontrarrevoluci√≥n marxista‚ÄĚ para definir la pol√≠tica estalinista,
y solamente cuando la represión se abatió contra el Poum trató
(parad√≥jicamente) a Andreu Nin y a sus compa√Īeros de ‚Äúverdaderos bolcheviques‚ÄĚ.

El nuevo exilio de Emma Goldman
estuvo lejos de ser dorado. No pudo volver a los Estados Unidos hasta después
de muerta y las cancillerías europeas, temerosas de su fama de agitadora, le
negaban sistem√°ticamente un visado. No obstante, a√ļn pudo palpar por √ļltima vez
la miel de la fama y de la simpatía de las masas cuando un mitin suyo en Canadá
congregó a veinticinco mil personas. Después de muchas tentativas consiguió un
albergue en Inglaterra gracias a los esfuerzos de la izquierda laborista, en
particular a Harold Laski, te√≥rico de la ‚Äúrevoluci√≥n consentida‚ÄĚ con el que
tuvo amistad aunque no llegara obviamente a comulgar con sus ideas.

En 1931 escribió su autobiografía
Living my life (Vivir mi vida) que será un gran éxito editorial internacional y
que representa su mayor esfuerzo literario.

Pero a pesar de este triunfo
personal, aquella fue una mala época para Emma. En Inglaterra no podía
intervenir en la política y se encontraba por primera vez desarraigada, sin un
campo de acción donde proyectarse. Se encontraba profundamente deprimida cuando
le lleg√≥ la terrible noticia de que su compa√Īero incondicional Alexander
Berkman se había suicidado en París. Berkman estaba al parecer muy enfermo y
muy desalentado por graves problemas con su nueva compa√Īera, adem√°s el clima de
tensiones y desavenencias entre los anarquistas rusos en el que la tensión
resultaba insoportable. Cuando llegaron las noticias de la guerra y la
revoluci√≥n espa√Īola, Emma coment√≥ que igual que ella Berkman hubiera renacido
con entusiasmo.

A pesar de toda las clases de
obstáculos que le ponían las autoridades británicas, Emma no pudo permanecer
totalmente alejada de unos acontecimientos que parecían confirmar sus
convicciones de que una revolución anarquista era posible. Aunque no pudo
instalarse en Espa√Īa como era su deseo logr√≥ arreglar las cosas para poder
efectuar tres largas visitas. En una de ellas visitó con entusiasmo el frente
de Aragón, conoció las experiencias comuneras y departió animadamente con
figuras del anarquismo como Durruti que la causó una honda impresión.

Aunque el idioma era una barrera
dif√≠cilmente franqueable para actuar en el escenario espa√Īol, se esforz√≥ a
pesar de las prohibiciones del gobierno inglés en fomentar la solidaridad con
los combatientes. Su admiración por la valentía y el entusiasmo de sus
compa√Īeros espa√Īoles no le llev√≥ como a otros ilustres anarquistas extranjeros
a plegarse ante la orientación política de la CNT-FAI. No comprendía ni admitía
que los anarquistas pudieran colaborar con los republicanos y con los
comunistas en unas tareas gubernamentales que iban en contra de la revolución
que sus bases militantes estaban llevando a cabo. Se encontraba ante este
problema bastante sola y se sintió internamente dividida entre sus convicciones
y sus simpatías. Por un lado estaba persuadida de que en un mundo que se
derrumbaba a su alrededor no había más salida que la anarquía, pero por otro
intentaba comprender y veía que los dirigentes anarcosindicalistas aunque no
actuaban en ‚Äúprovecho propio‚ÄĚ y ‚Äúeran demasiado humanos‚ÄĚ, no por ello pod√≠a
dejar de denunciar una pol√≠tica ‚Äúrayana con el oportunismo‚ÄĚ y plante√≥ sin √©xito
sus desavenencias en la Internacional Libertaria, aunque nunca hizo una crítica
sistem√°tica y rigurosa.

La derrota de la revolución y de
la Rep√ļblica espa√Īola cerraron el tiempo que se hab√≠a dado por delante de su
compa√Īero y el 17 de enero de 1940 una hemorragia cerebral le caus√≥ la muerte.
Con ella moría en cierta medida, toda una época; moría una mujer que sería la
más alta expresión del feminismo libertario cuyos frutos sobrepasarían el campo
de la anarquía y extendería su influencia entre todas las ramas del feminismo
radical.

Por Pepe Guti√©rrez-√Ālvarez para
Kaosenlared

NOTAS

(1) Johann Most, célebre y
controvertido anarquista alem√°n (Augsburg, Alemania, 1846-Cincinnatti, USA,
1909), que extendió sus actividades por su propio país, Austria, Inglaterra y
Estados Unidos. Algunos historiadores lo equiparan como profeta a Bakunin y
Kropotkin, aunque la mayoría lo ven como un turbio representante del
terrorismo. Richard Drinon lo describe como un personaje que ¬ęlleg√≥ a
convertirse en una figura verdaderamente trágica, en una “criatura de Andreiev,
a quien todos abofeteaban: no quer√≠an aceptarlo en ning√ļn trabajo por temor a
que su rostro ahuyentara a los clientes; las muchachas y las mujeres rechazaban
con repugnancia sus intenciones y, finalmente, la prensa, en especial la
norteamericana, utilizaba la cara barbuda de Most, coronada por una mata de
pelo, como modelo para la caricatura del anarquista que lleva la bomba bajo el
brazo¬Ľ. Hijo de una familia pobre, Most tuvo una enfermedad que dur√≥ cinco
a√Īos, y despu√©s de una intervenci√≥n quir√ļrgica le deform√≥ para siempre el
rostro. Lo maltrataron una madrastra cruel y el no menos cruel patrón que lo
tenía como aprendiz. Se educó con su propio esfuerzo y se hizo zapatero. Como
¬ęcompagnon¬Ľ viaj√≥ por toda Alemania, Austria, Italia y Suiza. Fue en este
√ļltimo pa√≠s donde se adhiri√≥ a la AIT.

En el verano de 1869, fue
encarcelado en Viena, debido a una soflama revolucionaria. Un a√Īo despu√©s de
haber participado en la organizaci√≥n de una manifestaci√≥n p√ļblica en demanda de
la libertad de palabra y de reuni√≥n, fue sentenciado a cinco a√Īos acusado de
¬ęalta traici√≥n¬Ľ. Despu√©s de algunos meses de prisi√≥n, fue indultado y expulsado
de Austria. En Alemania tomó parte en el partido socialdemócrata. Fue elegido
en 1874 diputado socialista en el Reichstag. En 1880, cuando la Ley contra los
socialistas, se refugió en Inglaterra (algunos de sus adversarios anarquistas
achacan a esta frustración de su carrera parlamentaria su inclinación
bakuninista). Bastante radicalizado, funda Freiheit (Libertad), en abierta
polémica con el órgano oficial del SPD, Sozialdemokratic. Es expulsado por
indisciplina, y evoluciona hacia el anarquismo. Most ayuda a crear algunos
n√ļcleos minoritarios en Alemania, y contribuye a que los ¬ęj√≥venes socialistas¬Ľ
y la facción de izquierda del socialismo austriaco, evolucione hacia el
anarquismo. En 1881 pasó seis meses de cárcel debido a un artículo en el que se
mostraba un entusiasta de la t√°ctica nihilista que acababa de ejecutar al zar
Alejandro II. Esta confianza en la violencia le llevó a escribir a menudo cosas
como la siguiente: ¬ę¬°La dinamita! El mejor de los inventos. Introd√ļzcanse
varios kilos de esta preciosa sustancia en un tubo, obt√ļrense ambos extremos,
métase un dedal provisto de mecha, colóquese junto a un grupo de los ricos
parásitos que viven del sudor de otras frentes y préndase fuego a la mecha. El
resultado es de lo más maravilloso y reconfortante… Medio kilo de esta
excelente sustancia basta para hacer saltar por los aires a unos cuantos
explotadores; ¬°no lo olvid√©is!¬Ľ.

No era Inglaterra entonces un
terreno propicio para la vehemencia de Most y entonces emigró a los Estados
Unidos. Su entrada en la escena norteamericana no pudo ser más apoteósica. Fue
recibido con un mitin multitudinario y en poco tiempo, se puso a la cabeza de
las dispersas huestes libertarias ‚ÄĒcompuestas primordialmente por emigrantes
europeos y consiguió arrancar una importante fracción de las filas socialistas
a trav√©s de varios debates p√ļblicos donde impuso su talla como polemista y
orador. El medio primordial de la influencia de Most en Norteamérica fue la emigración
que hablaba en alemán. Con la colaboración de Albert Parsons y de August Spies,
Most redactó el famoso Manifiesto de Pittsburg, en el que se limita a
reproducir esquem√°ticamente algunas de las ideas motrices de Bakunin. En primer
lugar ‚ÄĒy no es casualidad‚ÄĒ el Manifiesto dice que ¬ędeb√≠a de destruirse por
cualquier medio el orden social existente¬Ľ; en segundo t√©rmino postula la
necesidad de organizar la producción siguiendo el esquema colectivista de su
maestro y, en tercer lugar, exig√≠a el ¬ęlibre intercambio de productos
equivalentes por y entre organizaciones productoras no lucrativas, sin
mediaci√≥n del comercio¬Ľ. Su ideario inclu√≠a adem√°s el federalismo, las
cooperativas de producción, pero sobre todo insistía en la rebeldía permanente
y por cualquier medio. Most se mostró largamente reacio a los planteamientos
comunistas de Kropotkin.

Siguió publicando Freiheit, así
como algunos folletos como La peste religiosa (1883), La bestia propietaria, La
sociedad libre, donde desarrolla su concepción más personal del anarquismo y en
1899 muestra de su conversión al comunismo publicando El comunismo libertario.
Ya 1891 había publicado en alemán el libro de Bakunin Dios y el Estado. En
1897, Most se hizo cargo de otro periódico, el Diario de los Trabajadores. En
1886, después de los sucesos de Haymarket, una de sus editoriales incendiarias
le llevaron de nuevo a la c√°rcel, esta vez a la penitenciaria de Blakwell,
Nueva York. Poco después lo descubrió Emma Goldman, que se sintió fascinada por
su fulgurante personalidad. √Čl se sinti√≥ idolatrado y quiso tenerla a su
servicio. Lo ¬ę√ļnico que le importa, dice, es tener cerca a su mujercita¬Ľ.
Cuando demuestra su independencia, Most se siente traicionado. En 1891 Emma se
aproxim√≥ a los adversarios de Most dentro del movimiento, al grupo ¬ęAutonomy¬Ľ,
en el que Joseph Peukert tenía el papel más activo. Este grupo criticaba a Most
por su tendencia conspiradora y autoritaria. En tanto que Emma Goldman se
insertó en un movimiento crítico y radical muy amplio, Most siguió aferrado a
su ámbito germano y fiel a los métodos violentos y conspirativos. Nunca llegó a
ejercer una influencia social organizada. Siguió luchando con su periódico
hasta que la muerte le sorprendió durante una gira de agitación. Su figura
atrajo la imaginación de Henry James que lo inmortalizó como el misterioso
Hoffdahl de su obra La princesa Casamissima. Rudolf Rocker escribió una
biografía suya, Joham Most. La vida de un rebelde (La Protesta, Buenos Aires,
1927).

(2). Cf. Living my life (hay una
traducción castellana editada por la Fundación Anselmo Lorenzo en dos
vol√ļmenes). A considerar tambi√©n: Emma Goldman. Anarquista de ambos mundos,
Campo abierto, ed. Madrid, 1978 (hay una edición Laia de Barcelona con otro
subtítulo: Una anarquista en la tormenta del siglo). Otra biografía suya es la
de Richard Drinon Rebelde en el paraíso, Ed. Americalee, Buenos Aires, 1960.

(3). Cf. Cinco mujeres contra el
zar, Ed. ERA, México, 1981.

(4) El primero de mayo de 1886
los trabajadores de máquinas agrícolas de McCormick de Chicago se declararon en
huelga para obtener una jornada de trabajo de ocho horas. El día tres con
ocasión de un mitin solidario la policía cargó contra los trabajadores,
entonces fue cuando una bomba anónima estalló causando cuatro muertos y una
veintena de heridos. La administración americana, a falta de culpable conocido,
quiso hacer un escarmiento contra el movimiento obrero y tras un juicio
fantoche asesinó a los organizadores de un Congreso anarquista celebrado en las
proximidades, en Pittbourg, aunque ninguno de los inculpados estuvo en el
mitin. Su voluntad de ser enterrada junto a los ¬ęm√°rtires de Chicago¬Ľ fue
respetada por la administración Roosevelt.

(5). León Czolgosz se había
acercado a Emma en una ocasión pero sus amigos sospecharon de él. Era muy
posible que hubiera realizado el atentado para hacerse valer en el medio
anarquista m√°s radical.

(6). Prólogo de Tráfico de
mujeres y otros ensayos sobre el feminismo, Ed. Anagrama, Barcelona, 1977, p.
14. Algunos de sus escritos (Amor y matrimonio, La tragedia de la emancipación
femenina, fueron publicados por las Mujeres Libres.

(7). Ibidem, p.18.

(8). “La más bella flor de esa
evolución libertaria -de los demócratas de izquierda- entre americanos que, sin
preocuparse de las escuelas socialistas y anarquistas europeas, trataban
simplemente de combinar al m√°ximo de libertad, de solidaridad y de sentimientos
revolucionarios como abnegados para los trabajadores explotados, para las
mujeres enfeudadas a las costumbres de la familia, para la humanidad sometida a
los gobernantes fue Voltairine de Cleyre (1886-1912) inspirada sus comienzos
por el libre pensamiento, el martirologio de Chicago y las ideas e impulsiones
de ayer, D. Lum (1839-1893), pero llegada durante sus veinticinco a√Īos de
actividad a una concepción de la anarquía que fue tal vez la más amplia,
tolerante, y adem√°s seria, reflexiva, que conocemos al lado de Eliseo Recl√ļs.
En su conferencia sobre la anarquía dada en Filadelfia de 1902, explica las
diversas concepciones, la individualista, la mutualista (Lum), las
colectivistas, la comunista en perfecta igualdad y explica las diferencias por
los ambientes y personalidades donde han nacido. Si se hubiera dado siempre en
esta posici√≥n, cu√°ntas animosidades est√©riles nos habr√≠an sido ahorradas!‚ÄĚ Max Nettlau,
Historia de la anarquía, Ed. Zafo, Barcelona, 1978. Cuando un senador
reaccionario dijo que daría gustosos mil dólares por disparar a bocajarro
contra un anarquista, Voltairine se ofreció como blanco.. Esto fue lo que hizo,
ser el blanco de un pistolero, seis a√Īos m√°s tarde y qued√≥ desde entonces
maltrecha. Sin embargo, ella no quiso llevar al autor a los tribunales.

(9) Tr√°fico de mujeres, P√°g. 38.

(10) Quiz√°s uno de los aspectos
positivos de esta película sea su colaboración al redescubrimiento de Emma que
empero, aunque muy bien interpretado por Mauren Stapleton, aparece extra√Īamente
como una mujer solitaria, sin Berkman y bastante cortada de su contexto real de
intervenci√≥n. Sobre Reds me permito se√Īalar mi trabajo sobre la pel√≠cula
aparecido en la antología de John Reed titulada Rojos y Rojas (Ed. Intervención
cultural/El Viejo Topo, Barcelona, 1999).

(11). Esta fórmula era la
defendida por los te√≥ricos del ¬ęIndustrial Worker of World‚ÄĚ, de inspiraci√≥n
marxista. Se trataba de una dictadura del proletariado basada en los sindicatos
y el control obrero de las industrias.

(12). Una versión bastante
detallada y reflexiva sobre estos acontecimientos es la de Paul Avrich,
Kronstadt 1921, Ed. Proyección, Buenos Aires. Avrich demuestra que: a) los
ocupantes de la fortaleza no eran anarquistas y querían unos soviets sin
bolcheviques; b) que los blancos deseaban fervientemente su victoria; c) que
los bolcheviques no tuvieron m√°s remedio que intervenir. Me remito a los
artículos sobre la cuestión aparecido en Kaos.

(13). Dos a√Īos en Rusia, Peque√Īa
Biblioteca, Mallorca, 1978, p√°gs. 27-28. Berkman public√≥ tres peque√Īos libros
sobre el tema: La rebelión de Kronstadt, El mito bolchevique y La revolución
rusa y el Partido Comunista. Emma Goldman igualmente trata ampliamente el tema
en su autobiografía.

Fuente: http://www.elciudadano.cl/2010/06/27/23928/emma-goldman-la-mujer-mas-peligrosa-del-mundo/




Fuente: Pacosalud.blogspot.com