April 1, 2021
De parte de SAS Madrid
2,257 puntos de vista

Poco tienen que celebrar las empleadas de hogar en su d铆a. Nuevamente los datos visibilizan por qu茅 son el sector m谩s precario y las mujeres m谩s pobres entre todas las trabajadoras.

Este 30 de Marzo, d铆a internacional del Empleo de Hogar, no hay mucho que celebrar para un amplio n煤mero de trabajadoras del hogar y cuidados. Ni ratificaci贸n del Convenio 189 de la OIT, ni equiparaci贸n de sus derechos con los del resto de trabajadores. En diciembre pasado, por tercera vez y v铆a decreto, el gobierno de coalici贸n retrasaba hasta 2023 la integraci贸n del sistema especial de Empleo de hogar en las medidas de protecci贸n a煤n no reconocidas del R茅gimen general.

Durante 2020, el a帽o m谩s duro para las empleadas de hogar, reconocidas durante la crisis sanitaria como esenciales, se estableci贸 el subsidio extraordinario para aquellas que, contrato en mano, hubieran perdido su trabajo o hayan visto reducida su jornada debido a la pandemia. De las 43.635 solicitudes (a 28 de febrero de 2021), 鈥渟olo fue concedido a un 10% de las trabajadoras afiliadas y tras su extinci贸n, el 21 de julio de 2020, se ha vuelto al punto de partida, manteniendo a este sector como el 煤nico que no tiene reconocido el derecho a la prestaci贸n por desempleo鈥 afirma la Plataforma por un Empleo de Hogar y Cuidados con plenos derechos, de Madrid, en una nota de prensa.

En este a帽o, si bien el anuncio por parte de Inspecci贸n de Trabajo de regularizar los salarios y cuotas de la Seguridad Social que se encuentren por debajo del salario m铆nimo fue una buena noticia, de esta regularizaci贸n se han quedado fuera todas aquellas trabajadoras con contratos de jornada parcial o por horas.

Se trata de un sector altamente feminizado que, como se帽ala la Plataforma, sufre cuatro veces m谩s de parcialidad que en el resto de sectores laborales, y rebasa con creces los 铆ndices de parcialidad involuntaria, 80% frente al 55%. 鈥淣ada se dice sobre la enorme tasa de informalidad en el sector, que afecta al menos a unos 200.000 empleos sin contrato de trabajo, alrededor de un tercio del total. Muchas de estas trabajadoras se encuentran en situaci贸n administrativa irregular y se enfrentan a una fuerte vulnerabilidad鈥 aseguran. 鈥淭endr铆a que ser obligatorio para todas estar de alta en la Seguridad Social鈥, comentan desde Servicio Dom茅stico Activo, Sedoac.

Apuntan tambi茅n que en este tiempo de pandemia, las condiciones laborales de las empleadas de hogar y cuidados se han deteriorado a煤n m谩s. Trabajadoras en r茅gimen interno sufrieron una alta vulnerabilidad al verse obligadas por sus empleadores a convivir con ellos durante el confinamiento, o bien fueron despedidas de manera inmediata. 20.000 estuvieron en ese 煤ltimo caso, seg煤n datos de esta Plataforma que intenta velar por que se apliquen los derechos en este sector.

Admiten tambi茅n que, en muchos casos, las cargas de trabajo aumentaron dado que centros de d铆a y escuelas cerraron. Y a pesar de ello, subrayan, los salarios se han mantenido igual o incluso reducido debido al impacto de la crisis econ贸mica, por tanto, 鈥渟us pensiones contin煤an siendo las m谩s bajas de todas las ramas econ贸micas, alcanzando poco m谩s de la mitad de la pensi贸n media鈥.

Para Sedoac, la Asociaci贸n Intercultural de Profesionales del Hogar y Cuidados (AIPHYC) y la Alianza por la Solidaridad-ActionAid han aumentado las ofertas de interna, 鈥渁provechando la necesidad y desesperaci贸n de las mujeres鈥, con sueldos 鈥渜ue no alcanzan el salario m铆nimo鈥, denuncian. No se olvidan tampoco de las m谩s de 200.000 mujeres que trabajan en la econom铆a sumergida en Espa帽a por la imposibilidad de regularizar su situaci贸n con una Ley de Extranjer铆a que impide conseguir la residencia hasta cumplir al menos tres a帽os de estancia en Espa帽a, y por tanto se han quedado fuera de todas las medidas.

Los colectivos de empleadas de hogar insisten en que, en el contexto de crisis sanitaria que a煤n contin煤a, el riesgo de salud de las trabajadoras en este sector sigue siendo alto y el hecho que el sector siga a la cola en la equiparaci贸n de derechos laborales 鈥渘o solo afecta a su valoraci贸n profesional sino que tiene consecuencias directas en asuntos claves, como la protecci贸n frente al coronavirus o la vacunaci贸n, de la que quedan relegadas al no ser incluidas como personal socio-sanitario鈥, a pesar de haber sido consideradas esenciales.

Empleadas de hogar, las m谩s pobres

Como consecuencia de una limitada cobertura de los servicios p煤blicos, sostienen desde la Plataforma por un Empleo de Hogar y Cuidados con plenos derechos, Espa帽a ocupa el segundo puesto a nivel europeo en la contrataci贸n de empleo de hogar, casi el 3% del total de trabajadoras y trabajadores en activo, frente al 0,3% de pa铆ses como Finlandia o B茅lgica. Sin embargo, esa demanda no ha tenido su consecuencia en ampliar derechos, por ello advierten 鈥淐on una fuerza precaria y sin derechos, se pretende tapar las grietas de un sistema de cuidados demasiado fr谩gil que, castigado por la insuficiente atenci贸n a la dependencia, las limitadas pol铆ticas de conciliaci贸n y la a煤n desequilibrada corresponsabilidad entre hombres y mujeres, se ha mostrado dram谩ticamente incapaz de garantizar el bienestar del conjunto de la poblaci贸n鈥.

En ello coincide el 煤ltimo informe de Intermon Oxfam, Esenciales sin derechos, el cual hace una revisi贸n de las condiciones de vida y trabajo de las empleadas del hogar 鈥渆l colectivo m谩s precario de nuestro precario mercado de trabajo鈥. En 茅l se afirma que el 28% de las empleadas de hogar de toda Europa trabajan en Espa帽a, y a pesar de que las familias invierten m谩s de 7.000 millones de euros sus servicios, una de cada tres trabajadoras vive bajo el umbral de la pobreza, y una de casa seis en condiciones de pobreza severa, es decir que sobreviven con menos de 16 euros al d铆a. 鈥淗emos externalizado a bajo coste los trabajos m谩s esenciales de nuestra sociedad y econom铆a, los que hacen posible que la vida contin煤e鈥 argumenta el informe.

Este estudio, realizado por Liliana Marcos Barba, confirma lo que los diversos colectivos y asociaciones de trabajadoras dom茅sticas vienen demandando intensamente en la 煤ltima d茅cada: reconocimiento de la prestaci贸n por desempleo, un fondo de garant铆a salarial, inclusi贸n en la ley de prevenci贸n de riesgos laborales, negociaci贸n colectiva o la protecci贸n por despido injustificado. 鈥淐ada vez que se acerca el momento de integrarlas en el r茅gimen de la seguridad social, se pospone鈥 como tambi茅n han alegado las trabajadoras del sector organizadas.

Por ello, y en esta fecha significativa los colectivos urgen a que se reconozcan las condiciones de trabajo justas y se otorguen sin m谩s retrasos, plenos derechos de las m谩s de medio mill贸n de trabajadoras de hogar y cuidados, que no admiten ya 鈥渕谩s excusas, parches, ni demoras鈥. Dolores Jacinto de AIPHYC se帽ala al respecto: 鈥淪eguiremos luchando por el reconocimiento de derechos. No se puede decir que nuestro trabajo es esencial para la vida, que obviamente lo es, sin que se traduzca en reconocimiento de derechos鈥 concluyen.

Una buena noticia

Es el segundo a帽o en que el movimiento de empleadas de hogar y cuidados no ha podido celebrar su d铆a de manera reivindicativa en alguna plaza, como ven铆a haci茅ndolo hace m谩s de diez a帽os, trayectoria que El Salto ha recogido en su revista del mes de marzo. Este 2021 se han realizado diversos conversatorios on line con el fin de no dejar pasar la oportunidad de visibilizar y llamar la atenci贸n de administraciones y sociedad en general sobre las problem谩ticas que siguen padeciendo. Porque si algo se mueve y mantienen un ritmo din谩mico, a pesar de los reveses, es justamente el movimiento de trabajadoras que se organizan en torno a la reivindicaci贸n de todos los derechos para las trabajadoras dom茅sticas.

Es as铆 como hoy mismo se ha presentado la Asamblea Interterritorial de asociaciones y colectivas de trabajadoras de hogar y de cuidados. 鈥淭ras varios a帽os de proceso colectivo, decidimos dar el paso de conformar un nuevo espacio de articulaci贸n pol铆tica, que empuje la lucha por la transformaci贸n de las condiciones laborales de las trabajadoras en este sector, desde perspectivas feministas, anticapitalistas y antirracistas鈥, reza el inicio del comunicado 隆Nunca m谩s las 煤ltimas!, a trav茅s del cual se han dado a conocer.

Los colectivos y asociaciones que confluyen es este espacio lo hacen desde diversas partes del territorio espa帽ol (A Coru帽a, Valencia, Barcelona, Granada, Zaragoza, Madrid, Castell贸n y Bilbao) y apuestan, aseguran, 鈥減or construir un espacio desde el que socializar los debates y articular propuestas y herramientas comunes; tejiendo as铆 una red horizontal de cuidados desde la cercan铆a, la confianza, la transparencia y el respeto鈥.

Reiteran todas las situaciones adversas que viven las trabajadoras de hogar y que vienen denunciando como parte del movimiento porque explican, 鈥淗emos sido consideradas trabajadoras esenciales pero las medidas implementadas por el Gobierno nos siguen dejado atr谩s. Por ello, exigen en su comunicado la implementaci贸n de pol铆ticas p煤blicas que garanticen los cuidados como derecho b谩sico universal y condiciones de trabajo dignas para las personas que cuidan; la ratificaci贸n del Convenio 189 de la OIT garantizando medidas para su implementaci贸n as铆 como presupuesto propio, y el reconocimiento pleno en el Estatuto de las y los Trabajadores e integraci贸n completa en el R茅gimen General de la Seguridad Social. 

De igual manera solicitan el seguimiento y control por parte de la Inspecci贸n de Trabajo de todos los contratos 鈥攖anto de jornada completa como parcial, y de quienes trabajan en r茅gimen de interna鈥 y de las cotizaciones de la seguridad social de acuerdo a salarios reales. En su texto insisten en la abolici贸n de la ley de extranjer铆a y en una regularizaci贸n de personas migrantes para que puedan obtener permisos de trabajo y residencia y con ello el acceso a la sanidad p煤blica

En definitiva, exigen 鈥渁 las instituciones y a la sociedad que se reconozca, se visibilice y se reparen todas las violencias con medidas concretas y efectivas que nos protejan鈥.

Enlace relacionado ElSaltoDiario.com 30/03/2021.




Fuente: Sasmadrid.org