May 13, 2021
De parte de Grup Antimilitarista Tortuga
204 puntos de vista


Pol Pareja

Cada pocos meses, tres o cuatro miembros de la Guardia Fronteriza de Arabia Saud铆 tomaban un avi贸n en Riad y viajaban discretamente a Espa帽a.

Su destino era el campo de maniobras de San Gregorio, situado en Zaragoza y propiedad del Ej茅rcito de Tierra. El objetivo: recibir entrenamiento militar por parte de dos empresas privadas que venden armas al r茅gimen saud铆. Una vez entrenados, los soldados fueron destinados a la frontera de Yemen, donde actualmente disparan morteros de fabricaci贸n espa帽ola en una guerra que se ha cobrado ya m谩s de 230.000 muertos seg煤n la ONU.

La consultora Everis 鈥損residida por el exministro de Defensa de Aznar Eduardo Serra鈥 y una filial llamada NTGS trajeron una veintena de soldados saud铆es a Espa帽a en 2018 y 2019 para entrenarles en el uso de las armas que venden al Ministerio de Interior de Arabia Saud铆, seg煤n una investigaci贸n de elDiario.es. Ambas compa帽铆as tambi茅n enviaron personal desde Espa帽a a Riad para completar estos ejercicios.

Este peri贸dico ha tenido acceso a numerosa documentaci贸n de ambas empresas que demuestra c贸mo algunos de los soldados que participan actualmente en la guerra de Yemen reciben formaci贸n en dependencias del Ej茅rcito en Espa帽a. Los entrenamientos se realizaron cuando el conflicto ya llevaba a帽os latente (empez贸 en 2015) y tanto el Parlamento Europeo como la ONU ped铆an a los Estados miembro que se abstuvieran de mandar armamento a Arabia Saud铆.

En 2018, varios estados occidentales suspendieron la venta de armas a Arabia Saud铆 por su implicaci贸n en la guerra de Yemen. Tambi茅n como condena al asesinato y descuartizamiento del periodista del Washington Post Jamal Khashoggi a manos de las autoridades saud铆es. Durante ese mismo periodo, miembros de la Guardia Fronteriza saud铆 llegaban a Espa帽a regularmente para ser entrenados en dependencias del ej茅rcito por parte de las dos empresas mencionadas.

La consultora Everis obtuvo en 2017 la necesaria autorizaci贸n del Ejecutivo de Rajoy 鈥揷on quien el presidente de la compa帽铆a hab铆a compartido Consejo de Ministros entre 1996 y 2000鈥 para realizar estos entrenamientos, ignorando las reclamaciones de distintas instituciones comunitarias e internacionales. La compa帽铆a no ha respondido a las peticiones de comentario de elDiario.es

El Ministerio de Defensa tampoco ha respondido a las preguntas de esta redacci贸n. La Secretar铆a de Estado de Comercio, departamento del que depende el organismo que autoriza las exportaciones de material militar (incluyendo actividades de entrenamiento) ha contestado que esta formaci贸n “no est谩 sometida a restricciones” al “no recaer sanci贸n internacional alguna” sobre Arabia Saud铆.

Entrenamientos en dos fases

Los entrenamientos en Espa帽a se hac铆an en dos fases, una de 10 d铆as y otra de cinco, seg煤n figura en los contratos que Everis y la filial NTGS (renombrada hace poco como Ventura Defense) firmaron con el Ministerio del Interior de Arabia Saud铆. Ambos contratos inclu铆an la venta de 250 morteros y 175.500 proyectiles explosivos por m谩s 88,8 millones de euros. Seg煤n fuentes de la compa帽铆a, los militares saud铆es llegaban a Espa帽a unos d铆as antes de cada nuevo embarque de morteros con destino a Riad.

Tras dos d铆as de presentaciones te贸ricas, los soldados saud铆es aprend铆an en el campo de San Gregorio a identificar objetivos y dispararles introduciendo las debidas coordenadas en los morteros. Tambi茅n les ense帽aban a corregir la posici贸n para afinar m谩s los disparos y a utilizar los morteros en casos de emergencia. En la segunda fase del entrenamiento los soldados aprend铆an tambi茅n a utilizar un visor l谩ser para identificar objetivos.

La formaci贸n a los soldados no solo se realizaba en Espa帽a. Everis tambi茅n envi贸 personal a la sede del Ministerio del Interior en Riad para completar la formaci贸n de los soldados saud铆es. El programa de entrenamiento en Arabia Saud铆 era el mismo que el que se realizaba en Espa帽a, seg煤n figura en la documentaci贸n. Una vez acabada la formaci贸n, Everis entregaba un diploma a los soldados.

Un empleado de Everis entrega diplomas a los soldados de la Guardia Fronteriza saud铆 al culminar los entrenamientos.

Fuentes conocedoras de estos procesos de formaci贸n se帽alan que se hac铆an bajo la supervisi贸n de Leon Bitar, vicepresidente de la secci贸n de defensa de Everis y un viejo conocido de las autoridades saud铆es: durante la 煤ltima d茅cada ha asesorado a numerosos ministerios del r茅gimen de Riad, seg煤n una versi贸n de su curr铆culum de 2013.

En las grabaciones de los entrenamientos, a los que ha tenido acceso esta redacci贸n, se escucha a los instructores de estas empresas espa帽olas hablando en castellano mientras los soldados saud铆es disparan a objetivos en los campos de prueba. “隆De puta madre!”, les dice un instructor tras un disparo durante un entrenamiento. “Paramos para desayunar”, remacha el instructor, cuyas indicaciones se mezclan con el 谩rabe de los soldados.

En el contrato, Everis tambi茅n se comprometi贸 a enviar personal desde Espa帽a a Riad para instalar los sistemas de mortero en un centenar de veh铆culos Toyota Land Cruiser. A su vez, la consultora accedi贸 a ofrecer durante un a帽o un servicio de mantenimiento de los morteros en las dependencias del Ministerio del Interior saud铆 en Riad y tambi茅n a ense帽ar a 20 miembros del Ministerio a realizar estas tareas de mantenimiento.

La formaci贸n a militares saud铆es que Everis y su filial llevan a cabo en dependencias del Ej茅rcito espa帽ol est谩n directamente vinculados con el conflicto yemen铆. Los soldados entrenados en Espa帽a son miembros de la Guardia Fronteriza y buena parte de ellos fueron desplegados en la frontera de Yemen despu茅s de recibir la formaci贸n.

El papel de este cuerpo saud铆 ha cambiado durante los 煤ltimos a帽os, especialmente desde el estallido de la guerra de Yemen en 2015. Si en un principio su objetivo era detectar traficantes de personas y contrabandistas, desde el inicio del conflicto se han convertido en uno de los cuerpos m谩s activos en el enfrentamiento con los rebeldes hut铆es en Yemen. La frontera sur de Arabia Saud铆 se ha convertido en el punto m谩s caliente de la guerra y la Guardia Fronteriza en uno de sus actores destacados.

Solo entre enero de 2019 y enero de 2020, la base de datos de ACLED (Proyecto de Datos de Localizaci贸n y Eventos de Conflictos Armados, en sus siglas en ingl茅s) identific贸 m谩s de 300 ataques de artiller铆a o misiles del ej茅rcito saud铆 en esa regi贸n. Seg煤n este observatorio, buena parte de estos ataques de artiller铆a en la regi贸n son obra de este cuerpo fronterizo entrenado en Espa帽a.

En una investigaci贸n publicada el pasado agosto, esta redacci贸n identific贸 y geolocaliz贸 im谩genes de miembros de la Guardia Fronteriza disparando morteros de fabricaci贸n espa帽ola en la regi贸n de Saddah, a apenas tres kil贸metros de la frontera con Yemen.

Diversos expertos en derecho internacional consultados consideran que tanto los entrenamientos como las exportaciones recientes de material militar a Arabia Saud铆 “posiblemente contravienen” la legislaci贸n comunitaria, internacional y nacional de exportaci贸n de armas. “Estas exportaciones alimentan el conflicto yemen铆 y pueden equivaler a la ayuda y asistencia a actos il铆citos internacionales en contravenci贸n del derecho internacional”, apunta Stefano Trevisan, experto en derecho internacional.

Tanto Trevisan como Valentina Azarova, doctora en Derecho Internacional, apuntan tambi茅n a una hipot茅tica responsabilidad de Everis. “El hecho de disponer de una licencia de exportaci贸n no es una defensa para las empresas implicadas, que se exponen a posibles litigios as铆 como a consecuencias reputacionales por falta de la diligencia debida”, apunta Azarova.

Sara del R铆o y Conrado Garc铆a (Greenpeace) han participado en esta investigaci贸n, iniciada en 2019 durante el proyecto #EUArms de Lighthouse Reports.

El Diario




Fuente: Grupotortuga.com