March 20, 2021
De parte de La Haine
1,296 puntos de vista

Las y los golpistas, con sus medios, sus religiosos, sus ONG, quieren conocer lo que es venganza: debemos mostrarles lo que por justicia aritm茅tica les corresponde

Bastante demorado, el sistema judicial boliviano envi贸 a la c谩rcel preventiva, por cuatro meses, a la ex Senadora de Bolivia, Jeannine A帽ez (y a dos de sus ex ministros), quien en noviembre del 2019, luego de participar en el Golpe de Estado que destituy贸 a Evo Morales, se auto proclam贸, de manera inconstitucional, Presidenta de Bolivia, y recibi贸 la banda presidencial de manos de las Fuerzas Armadas.

驴Qu茅 hizo Jeannine A帽ez durante casi un a帽o de su gobierno de facto?

A parte de usurpar inconstitucionalmente la funci贸n de la Primera Magistratura del pa铆s, y participar activamente en el Golpe de Estado, mediante un Decreto Supremo liber贸 de responsabilidad penal a los militares que en el momento masacraban a ind铆genas y campesinos movilizados contra el Golpe en los municipios de Sacaba (Huayllani) y El Alto (Senkata). El saldo tr谩gico fue: 37 ind铆genas asesinados a bala, cuyas almas y familiares a煤n deambulan por las calles de Bolivia clamando justicia.

Esta acci贸n delictiva de A帽ez fue con sa帽a, premeditaci贸n y alevos铆a. Al grado que, meses despu茅s, por presi贸n internacional, tuvo que derogar dicho Decreto que promov铆a y premiaba con la impunidad masacres contra ind铆genas descontentos.

Durante su oscuro y doloroso gobierno de facto, p煤blicamente persigui贸 mano militari a toda personas boliviana o no que se opon铆a al gobierno de facto.

Fue un vergonzoso y dantesco terrorismo de Estado: Ciberactivistas, dirigentes de los movimientos sociales, representantes del MAS, defensor@s de derechos humanos, periodistas鈥., fueron detenidos, encarcelados.

El gobierno de facto activ贸 y financi贸 a grupos armados paraestatales como la JRC (Cochabamba) o la UJC (Santa Cruz) que agredieron y humillaron a funcionarios p煤blicos electos del per铆odo del defenestrado gobierno anterior.

A los gobiernos amigos del pueblo boliviano que intentaron ayudar en esa tr谩gica historia, la usurpadora A帽ez los maltrat贸 expulsando a sus cuerpos diplom谩ticos de Bolivia.

A 茅ste caos pol铆tico militar que quebr贸 la estabilidad del pa铆s se sum贸 la pandemia del COVID19. Una desgracia humana que la usurpadora capitaliz贸, no s贸lo para afinar el terrorismo de Estado, sino para restaurar la industria de la corrupci贸n p煤blica como en la 茅poca republicana.

Compraron respirados mec谩nicos que no eran, con sobreprecios, mientras miles de bolivianos mor铆an buscando respiradores. Hicieron una 鈥渕asacre laboral ind铆gena鈥 despidiendo a trabajadores p煤blicos para colocar a los familiares y parientes de los actores y promotores del Golpe en cargos p煤blicos. Paralizaron todos los procesos de industrializaci贸n del pa铆s, y entregaron bienes p煤blicos a sus allegados.

30 a帽os de c谩rcel para los verdugos no devolver谩 la vida a las v铆ctimas

Los delitos que se le imputa a A帽ez, y a sus cuatro ex ministros, son: terrorismo, sedici贸n y conspiraci贸n. Pero, estos no son todos los delitos, ni est谩n todos los y las que cometieron estos delitos de lesa humanidad.

La pena m谩xima en Bolivia es de 30 a帽os sin derecho a indulto. Pero, esta m谩xima pena, por la magnitud de los delitos cometidos por la usurpadora, motivados por el odio a la identidad ind铆gena (confeso), es insignificante.

Estos delitos de lesa humanidad deber铆an ser castigados con cadena perpetua para persuadir a futuros golpistas y prevenir futuras masacres. Ojal谩 sea otra motivaci贸n m谩s para que la voluntad constituyente boliviana se reactive, y Bolivia perfeccione su Constituci贸n Pol铆tica Plurinacional.

No es venganza, es justicia m铆nima

Quienes asumen que la justicia por las masacres de Senkata y Huayllani es venganza, externalizan sus profundas convicciones que las y los ind铆genas en Bolivia y Abya Yala no somos seres humanos. Muchos menos nos consideran sujetos del derecho a la justicia.

Por ello, esos verdugos tiznados de sangre, asumen que las y los sobrevivientes a sus masacres debemos callar y aceptar sus cr铆menes, como aceptan y callan, con el rabo entre las piernas, los perros castigados por sus due帽os.

Venganza fue lo que hicieron con los familiares de nuestros abuelos y abuelas que se alzaron contra los abusos de la Colonia espa帽ola y la Rep煤blica Criolla. Venganza fue cuando, despu茅s de descuartizar a T煤pac Amaru/Micaela Bastidas, en Cusco, 1781, desterraron hacia el ultramar a toda la extensa descendencia ya rendida de nuestro abuelo T煤pac Amaru.

Diego Cristobal T煤pac Amaru (hermano de T煤pac Amaru II), luego de firmar el Acuerdo de Paz, se neg贸 abandonar Tinta (Cusco) y los verdugos, asesorados por el Obispo Moscoso, en 1783, lo descuartizaron a 茅l y a toda su familia, e hicieron de la zona andina un calvario infernal鈥 Otro tanto hicieron con T煤pac Katari, Z谩rate Willka鈥 quisieron hacer lo mismo con Evo Morales鈥 pero no pudieron.

隆Cu谩ntas evidencias m谩s necesitamos! Esos seudocriollos y misticillos sanguinarios jam谩s nos aceptar谩n como humanos. En consecuencia, sino es ahora, ma帽ana, nos masacrar谩n nuevamente. Seguir谩n humill谩ndonos en nuestras propias tierras, protegidos con las biblias, cruces y gargantas de sus curas y obispos criminales.

驴Qu茅 nos queda? 隆Hacer justicia! Por justicia debemos sacar, expulsar a todos los y las golpistas de Bolivia, devolver a los pueblos los bienes y patrimonios mal habidos que 茅stos acumularon.

Los pueblos ind铆genas y campesinos, esta vez, no podemos, ni debemos esperar pasivos a que la 鈥渏usticia ordinaria criolla鈥 haga justicia. Eso ya hemos esperado por m谩s de cinco siglos. Debemos actuar, ahora, si acaso ma帽ana no queremos que nuestros hijos sigan lamentando como, hoy, lo hacemos nosotros por las 鈥渁utoderrotas鈥 de nuestros abuelos.

Las y los golpistas, incluyendo sus comunicadores, sus religiosos, sus ONG, quieren conocer lo que es venganza, pues, debemos mostrarles lo que por justicia aritm茅tica les corresponde. No s贸lo c谩rcel. Les corresponde el destierro, si no quieren morir en la c谩rcel. Esto es una m铆nima expresi贸n de la voluntad soberana consciente de los pueblos que buscan procesos de cambios profundos en esta Abya Yala borracha con el aroma de sangre ind铆gena fermentada en la impunidad. 

ollantayitzamna.com




Fuente: Lahaine.org