January 16, 2022
De parte de Amor Y Rabia
154 puntos de vista


por Anna Walters

15 de abril de 2008

Tal vez he estado escuchando demasiado Savage Love últimamente. O tal vez no soy muy feminista después de todo. Simplemente creo que la pornografía recibe unos ataques inmerecidos en nuestra cultura.

Las restricciones sobre materiales obscenos son necesarias en casos como la pornografía infantil, pero una prohibición total de la pornografía como medio de expresión constituiría una eliminación de derechos. Sin tener en cuenta cómo se produce la pornografía (es decir, los sueldos, los derechos de los trabajadores y las pruebas médicas), creo que la posición de la pornografía en nuestra cultura debe reevaluarse.

Algunos críticos se esfuerzan por prohibir totalmente la pornografía por su tendencia a fomentar la violencia, en particular la violación, contra las mujeres. El famoso estudio de 1988 realizado por el psicólogo William Marshall, a menudo citado por organizaciones religiosas que denuncian la pornografía, afirma que el 86% de los violadores condenados admitieron el uso regular de pornografía, y el 57% admitió imitar material pornográfico a la hora de perpetrar sus delitos sexuales.

Pero estas y otras estadísticas similares solo sugieren que puede existir una correlación entre la pornografía y la agresión sexual. Y, como cualquier estudiante aprende en una clase introductoria de ciencia o estadística, la correlación no es causalidad. Otras variables podrían haber reforzado con la misma facilidad la mentalidad de violador en la mente de estos delincuentes. De hecho, diría que circunstancias como sufrir abusos en la infancia o tener padres emocionalmente distantes probablemente jugaron mucho más en la formar la mentalidad sociópata de un violador que sus inclinaciones hacia la pornografía.

Además, hay datos que ayudan a desacreditar las conclusiones de Marshall, como el hecho de que Japón, una nación donde la pornografía violenta es fácilmente accesible, tiene menos violaciones per cápita que Estados Unidos, un país que restringe ferozmente la pornografía y otro material obsceno.

Además, si los críticos quieren prohibir la pornografía por reforzar las mentalidades de comportamiento negativo, ¿por qué no prohibir también los videojuegos? Los estudios han relacionado el uso frecuente de videojuegos violentos con problemas como la delincuencia, las peleas en la escuela y durante los períodos de tiempo libre, incluyendo comportamientos delictivos violentos como los ataques y el robo. Pero, ¿alguien se está organizando para prohibir Halo 3? Realmente no. En general, hay una oposición mucho más vehemente hacia la pornografía que hacia los videojuegos violentos y, la verdad es que la violencia es una forma de expresión culturalmente mucho más aceptable que mostrar sexo y la sexualidad.

Algunas feministas argumentan que la pornografía, como producto de una sociedad misógina, es inherentemente degradante para las mujeres. Por lo tanto, al consumir palabras e imágenes pornográficas, los espectadores están fortaleciendo una representación estereotipada y dominada por hombres de las mujeres. Es cierto. Las mujeres en la pornografía son retratadas comúnmente como altamente sexualizadas y, a menudo, reducidas a partes del cuerpo. Pero, ¿la cosificación de las mujeres en el contexto de fantasía de la pornografía es necesariamente incorrecta?

Debería haber un lugar en la vida de las personas para permitirse fantasías libres de culpa, restricciones y juicios. Las acciones consentidas en el dormitorio entre dos adultos y que pueden considerarse degradantes no suelen dar lugar a la degradación en el hogar, la oficina o el mundo exterior en general. Algunas mujeres disfrutan al ser cosificadas sexualmente y disfrutan de la pornografía de la misma manera. Son perfectamente capaces de distinguir entre la fantasía y la realidad.

Prohibir la pornografía no dejaría a las mujeres empoderadas, de hecho, daría lugar a todo lo contrario. Como mujer, preferiría tomar la decisión de ver o no ver pornografía teniendo en cuenta mis propios criterios personales la sobre industria pornográfica, mis propios puntos de vista sobre la sexualidad y mi religión. Puedo optar por no verlo e instar a otros a que también se opongan, o puedo navegar por Internet con regularidad. De cualquier manera, la decisión es mía.

Las opciones empoderan a las mujeres, no las restricciones, y el hecho es que algunas mujeres disfrutan de la pornografía y no se sienten desmoralizadas o degradadas al verla. Me sentiría personalmente degradada si me obligaran a asumir el papel de “ama de casa” o “mamá que se queda en casa”, pero eso no significa que no respete el derecho de otras mujeres a asumir esos roles.

Es difícil ver el contenido de la pornografía en el pasado al evaluar su valor en la vida de las personas (dado que alrededor del 43% de todos los usuarios de Internet ven pornografía en los EEUU, según Family Safe Media). Por ejemplo, la pornografía ayuda a las personas que empiezan a desarrollar su sexualidad a explorarla en un entorno protegido. Lor ordenadores, las revistas y otros medios no juzgarán a un individuo mientras él o ella profundiza en prácticas sexuales que pueden considerarse tabú. Familiarizarse y sentirse cómodo con la propia sexualidad y las preferencias sexuales aumenta la confianza en uno mismo y afirma la propia identidad.

Entonces, en lugar de condenar abiertamente la pornografía simplemente por su naturaleza obscena, tómese el tiempo para pensar cómo encaja en la libertad personal y la sexualidad individual. 




Fuente: Noticiasayr.blogspot.com