July 16, 2021
De parte de La Haine
244 puntos de vista


La pregunta es qu茅 importancia tiene el proceso electoral para un pueblo sumergido en una de las peores crisis entre las muchas que aquejaron a Argentina

Los plazos se acortan y el cierre de las listas de candidatos es inminente.

En estos d铆as se pone en marcha el calendario electoral. El 14 de julio vence el plazo para la presentaci贸n de alianzas y diez d铆as despu茅s es el t茅rmino para la inscripci贸n de candidaturas. En tiempos de pandemia y crisis econ贸mica, la proximidad temporal puede coexistir con la lejan铆a mental en lo que respecta a los comicios. Pocos parecen creer que algo cambiar谩 en su vida despu茅s de estas elecciones de medio t茅rmino En esas circunstancias de agobio, resulta previsible que el descontento activo y organizado ocupe un lugar creciente en el desenvolvimiento de la sociedad.

Descontento y protesta en tiempos preelectorales

Seg煤n publica La Naci贸n del 13/7, la cantidad de movilizaciones de protesta ha crecido un 60% entre el primer semestre de 2020 y el mismo lapso del presente a帽o. Incide sin duda la disminuci贸n de manifestaciones del a帽o pasado, ocasionada por las medidas restrictivas de los primeros meses de pandemia. Pero la magnitud del incremento hace pensar en un descontento social creciente. Organizaciones sociales, agrupaciones de desocupados, sindicatos, partidos de izquierda, todos est谩n de nuevo en las calles.

Las razones del descontento no reconocen misterios. Ya no hay ingreso familiar de emergencia (IFE). Los salarios y las jubilaciones crecen por debajo de la inflaci贸n. El poco trabajo que puede conseguirse es precario en proporci贸n creciente. El prop贸sito de alcanzar cierto equilibrio presupuestario se ha impuesto sobre el de prestar socorro a las necesidades m谩s acuciantes. Se extiende adem谩s la demanda de 鈥渢rabajo genuino鈥 en lugar de asistencias que equivalen apenas a la mitad de un ya escueto salario m铆nimo. Hasta ahora no se percibe una respuesta integral de parte del aparato estatal que pueda satisfacer ese reclamo. Planes como el Potenciar Trabajo que seg煤n fuentes oficiales llega a un mill贸n de personas tienen gravitaci贸n, pero est谩n muy por debajo de los requerimientos en ese campo.

En lo que respecta a lxs trabajadorxs 鈥渆n blanco鈥, la capacidad de negociaci贸n de los sindicatos se muestra en la reapertura de la negociaci贸n de convenios colectivos. Camioneros, bancarios y otros gremios han alcanzado incluso aumentos por arriba del 40%. El porcentaje puede parecer importante. Es una apariencia que se diluye en cuanto se considera que el salario real viene en franco deterioro desde 2018. Otrxs trabajadorxs tienen como principal preocupaci贸n conservar sus empleos, frente a la perspectiva de cierre o de reducci贸n de las empresas que los emplean.

De alianzas y candidaturas

Si regresamos a lo electoral las novedades de los 煤ltimos d铆as distan de resultar cautivantes. En la provincia de Buenos Aires aparece como elemento nuevo la agrupaci贸n de fuerzas en torno a Florencio Randazzo. En realidad la nueva alianza 鈥淰amos por vos鈥 innova poco respecto a lo que fue Consenso Federal, el frente que en los comicios de 2019 llev贸 la candidatura a presidente de Roberto Lavagna.

El ex ministro del Interior no parece aportar otra cosa que la potencialidad de quitarle algunos puntos en la futura votaci贸n al Frente de Todos. Se habla de que algunos medios, en particular los pertenecientes al grupo Clar铆n, ven con benepl谩cito esta postulaci贸n. Ser铆a un esfuerzo m谩s para tratar de forzar una derrota del kirchnerismo en la Provincia. O al menos una victoria por escaso margen, que pueda ser presentada por Juntos por el Cambio casi como un triunfo.

Algo m谩s interesante resulta la reciente confirmaci贸n del neur贸logo Facundo Manes como primer candidato a diputado de la lista de la Uni贸n C铆vica Radical (UCR) en Buenos Aires. Enfrentar铆a en las internas a la o las listas de Pro. Lo que parec铆a ser un camino allanado para Diego Santilli y su patrocinador Horacio Rodr铆guez Larreta se ha complicado.

Manes no es del todo un advenedizo en el campo de la pol铆tica partidaria. Hace tiempo que se manifiesta identificado con el radicalismo. Y se le ofrecieron candidaturas en elecciones anteriores. Pero ha sido este a帽o que se decidi贸 a ingresar al campo electoral.

Es sabido que los candidatos venidos 鈥渄e fuera de la pol铆tica鈥 constituyen una pr谩ctica en nuestro pa铆s al menos desde la d茅cada de 1990. Desde Carlos Reutemann a Miguel Del Sel, pasando por Ram贸n 鈥淧alito鈥 Ortega y Daniel Scioli. Salvo el c贸mico santafesino supieron llegar a los primeros planos, excluida la Presidencia de la Naci贸n.

La diferencia que aporta el neur贸logo es que no proviene como sus predecesores del campo del deporte o de las industrias del entretenimiento. Puede exhibir un origen mucho m谩s 鈥渟erio鈥, ligado a la ciencia y desplegado en la excelencia profesional y acad茅mica. Ha sabido complementar esos pergaminos con un desempe帽o en el terreno de la llamada divulgaci贸n cient铆fica. Public贸 varios libros que fueron 茅xito de ventas y ha llevado adelante una firme presencia en los medios, lo que incluy贸 la conducci贸n de sus propios programas televisivos y hasta alguna serie. En cuanto a sus ideas pol铆ticas, parecen remitirse a un conservadorismo de buenos modales, lo que en la jerga de las derechas se llama 鈥渕oderaci贸n鈥.

El 鈥渙perativo鈥 Manes lleva el sello de la dirigencia de la UCR, guiada por el prop贸sito de hacer pie en la provincia de Buenos Aires. Un distrito decisivo donde le cuesta alcanzar un papel protag贸nico desde los tiempos aciagos de 2001. La movida se inscribe en una perspectiva m谩s amplia. La de sacar al radicalismo de su poco lucido rol de escolta de Pro para ponerlo a disputar el rol protag贸nico. Son varios los radicales, incluido el propio Manes, que tienen aspiraciones a una candidatura presidencial en 2023.

Por el lado del Frente de Todos reina la indefinici贸n en cuanto a los nombres de candidatos, tanto en CABA como en la provincia. S贸lo puede presumirse que no habr谩 pluralidad de listas y que la decisi贸n final estar谩 en pocas manos. Incluso circula una frase cl谩sica del kirchnerismo, la que afirma que 鈥渆l candidato es el proyecto鈥. Por lo tanto a qui茅nes se postula para la elecci贸n no ser铆a el dato decisivo.

Esta tesitura parte de la suposici贸n de que el gobierno llegue a septiembre y noviembre en buenas condiciones para competir. Ello estar铆a dado por un avance sostenido de la vacunaci贸n y alguna recuperaci贸n del nivel de ingresos y consumo de la mayor铆a de la poblaci贸n.

Con gusto a poco

Es comprensible que para muchxs argentinxs toda la perspectiva electoral aparezca como poco relevante y alejada de su realidad cotidiana. En unas elecciones s贸lo legislativas los discursos dram谩ticos no suenan muy cre铆bles. El de la oposici贸n acerca de que un triunfo del kirchnerismo convertir谩 a Argentina en Venezuela (lo que ni siquiera est谩 claro qu茅 significa) anuncia un apocalipsis que nadie ve venir. La pretensi贸n del oficialismo de que una victoria suya sobre Juntos por el Cambio ser谩 un golpe definitivo a la ideolog铆a y la pr谩ctica neoliberales tampoco parece consistente.

La mayor certeza es que ninguna fuerza con posibilidades reales de triunfo es portadora de un cuestionamiento m谩s o menos radical al estado de cosas existente. La pobreza, la precarizaci贸n laboral y el desempleo son lamentadas por la dirigencia pol铆tica en sus consecuencias, sin que haya quien aborde con seriedad sus causas, ni muestre disposici贸n para revertirlas. Los grandes conglomerados empresarios que aumentan sus ganancias en medio de la crisis son objeto de alguna cr铆tica de superficie, nunca de desaf铆os a fondo, con disposici贸n a confrontar con sus intereses.

tramas.ar




Fuente: Lahaine.org