June 14, 2021
De parte de A Las Barricadas
186 puntos de vista


Enviado por anonerror (no verificado) en Lun, 14/06/2021 – 11:12

Para Marc

Ha muerto de accidente a los setenta años Marc Tomsin, un compañero de larga trayectoria y gran cultura, muy querido por quienes le frecuentaron. Su carrera debutó en Mayo del 68 y tuvo sus mejores o más visibles momentos en el sindicato de correctores de la CGT, la editorial Ludd, el Comité de Solidarité avec les peuples de Chiapas en lutte, la editorial Rue des Cascades y la página divulgadora La Voie du Jaguar. Atraido por el movimiento libertario griego, se instaló en aquel país. Su último acto fue la participación en la liberación del centro ocupado La Rosa Nera, en la Canea (isla de Creta). Bailó y celebró el éxito en la fiesta que continuó hasta dar un mal paso y caer por las escaleras, sufriendo un golpe mortal. Nada se pudo hacer. Su amigo Raoul Vaneigem, con quien permaneció en contacto hasta casi ese día, 5 de junio, le dedicó estas palabras de despedida y homenaje.

Miguel Amorós

Querido Marc,

Tu nunca has formado parte y nunca lo harás de los muertos vivientes que perpetúan la larga agonía del viejo mundo. Por eso me dirijo a ti en nombre de esa vivacidad que jamás te abandonó y que continuará estando presente entre nosotros. Pues como legatarios de los insurrectos e insurrectas del pasado sentamos las bases de una verdadera internacional del género humano. Escoger el bando de la vida es en lo sucesivo el último recurso contra los que siembran la muerte en toda la tierra. Fue el combate que tu escogiste y tu irradiadora amistad a menudo tuvo más eficacia que muchas diatribas. Tu erudición y atención como editor nos proporcionaron escritos raros e impactantes. Como infatigable responsible de la Voie du Jaguar preparaste la inminente llegada de los zapatistas, que como portadores de un mundo nuevo desembarcaron en la vieja Europa que tanto se esforzó en reducirles a la esclavitud. En todas las fiestas del futuro será la sombra del personaje ausente.

Mas no quiero caer en la oración fúnebre.

Marc era ante todo un amigo. La magia íntima de las afinidades electivas hizo que nos aproximáramos. Me ha alegrado saber que la muerte te pilló en la exaltación de la “Rosa Nera” otra vez libre, pero eso no me convence de que una muerte feliz exista.

Aún estábamos como quien dice conversando en el momento en que te golpeó esa chispa de entusiasmo. Me gustaría ver en ese intenso fulgor -fúnebre para nosotros, gozoso para ti- un llamamiento a no desesperar ni de la propia existencia ni de este mundo por más malogrado que nos pueda parecer.

Siempre poseiste el arte de persuadir sin dar lecciones.

Gracias Marc




Fuente: Alasbarricadas.org