March 27, 2021
De parte de Paco Salud
23 puntos de vista


EN RECUERDO DE KIKE GAVIÑO – MILITANTE DE LA CNT-AIT DE
PUERTO REAL

El día 27 de Marzo de 1992 a las 22 horas dejó de existir
uno de los más jóvenes militantes de nuestra organización confederal, compañero
Kike Gaviño Mosteiro, nacido en Puerto Real y con 21 años de edad y cuatro años
de militancia activa en el sindicato de Puerto Real, fue Secretario de Prensa y
Propaganda del Comité Regional Andalucía de CNT-AIT (Octubre 90 – Octubre 91)
destacando como militante con una fuerza moral inconmensurable.

Compaginaba a la vez su afición al teatro con las labores
cotidianas de la Federación Local. He aquí nuestro más fraternal recuerdo a
este gran compañero:

Aquella mañana primaveral y forzosamente festiva parecía no
faltar nadie. En cambio, se respiraba consternación, impotencia, irresistible
angustia, profunda tristeza, dolor a rabiar y, sobre todo, ausencia, una
terrible y hueca sensación de vacío que se resistía tercamente a sacarnos de
ninguna manera de lo que nos había reunido allí a los que insospechadamente
conversábamos en casa aquel último domingo del mes de Marzo, como si de una
secta misteriosa que guardara en celoso secreto el asunto que les congregaba
allí se tratara. Era el final de un mes, el último día de la semana. El cambio
horario había acelerado aun mas esa sensación de despedida que humeaba en la
habitación: de nuestras conversaciones se descifraba, ineludible, la palabra
“adiós”. El comienzo de la primavera se había traslucido en un repentino,
chocante desenlace: la estación de las flores apenas había durado una semana:
fue el 28 de Marzo cuando el tiempo sufrió una palabra desoladora que nos dejó
atónitos y nos quitó el sueño….

Te has marchado. Quizás debería comenzar maldiciendo el
motivo que hoy me impulsa a escribir estas líneas, porque jamás me había
resistido tanto a reconocer algo que cae por su propio peso…. Dijiste que te
ibas de camping. Y ciertamente te fuiste, sin llevarte equipaje. Saliste de
casa dando un estruendoso portazo, algo inhabitual en ti. Tu mochila colgaba
vacía en el armario, ¿Quién te llamaba que ni siquiera tuviste el tiempo de
descolgarla? Nos ha dado con la puerta en las narices y eso no se le hace a los
amigos: nos quedamos ensordecidos, anonadados y, la verdad, un tanto enojados
contigo: ni un comentario, ni siquiera un breve saludo…. Nada. ¿por qué no
dijiste “hasta luego”, “nos vemos” o “me abro tíos”, e incluso “¡mierda¡”,
“¡cabronazos¡” “¡la leche¡”? Habríamos intuido el momento minutos o segundos
antes de que llegara. Pero nada, te quedaste mudo y para siempre.

Tú que rebosabas bondad por los cuatro costados. Amigo Kike,
entrañable compañero. Eras, como un día de si mismo dijo el poeta, en el buen
sentido de la palabra, bueno. Bondad que se presiente casi sin querer: tus
colegas, tus compis del sindicato a quienes soportaste una y mil bromas y de
quienes, no es broma, recogiste el verdadero significado de palabras tan
universales como Solidaridad, Libertad, Justicia Social, conceptos que tu
llevabas ya muy dentro, acurrucados en tu corazón, inmenso corazón, enorme como
tú mismo. Nos quedaras tal como eras, pleno de entusiasmo en las tareas del
sindicato, compañero incansable de viajes e infinitas reuniones, sin peros ni
nones….. y los niños. Los niños también lloraron por ti, compañero.

Tus ultimas horas las dedicaste a ellos, para quienes
trabajar contigo era seguir jugando, seguir soñando, con ese niño grandote que
les inspiraba amistad y protección. Nos quedará tu apesadumbrado, vacilante
caminar, tu sonrisa fácil e inocente… y un gran vacío.

Pues sí. Aquella mañana ya casi de Abril te echábamos de
menos a ti: eras tú nuestro misterioso secreto, un secreto a voces, a gritos, a
horas enteras de silencio llanto. La puta tramposa había cogido por un atajo
para llegar más pronto a ti. Había escondido un as debajo de la manga para
darse cuenta, ya tarde, que desconocías las reglas del póker…. Querido Kike,
amado compañero, la parca contigo se ha tirado un farol. Te ha ganado la
partida, nos ha vencido a todos. De un fugaz, certero zarpazo, cruel como ella
misma, te arrancó tu luz, porque “no sabe andar despacio y acuchilla/ cuando
menos se espera su turbia cuchillada” (Miguel Hernández).

Es esta una hora triste y quizás, por qué no, esperanzadora
para los que nos quedamos aquí alimentando tu recuerdo. En nuestro universo
interior brillará incesante una lucecita, signo inequívoco de que te mantendrás
siempre vivo en nuestros corazones.

 

Con la primavera te fuiste, compañero,

En tu primavera nos dejaste, compañero,

Compañero del alma, compañero.

 

Que la tierra te sea leve.

Siempre estarás en
nuestros corazones

Sindicato Oficios
Varios CNT-AIT y Biblioteca “José Luis García Rúa”

Puerto Real  Marzo 
2021




Fuente: Pacosalud.blogspot.com