April 6, 2021
De parte de ANRed
67 puntos de vista


A un a√Īo del femicidio de Florencia Magal√≠ Morales, su hermana Andrea denuncia la complicidad del gobierno provincial y los nulos avances en la causa pese a las evidencias que demuestran que se trat√≥ de otro caso de violencia institucional. Por Movimiento Etiop√≠a para ANRed


‚ÄúNo hay procesados, no hay apartados, no hay indagados. No hay nada. Todo sigue igual. No apartaron a nadie de la comisar√≠a, no tomaron declaraciones. No hicieron absolutamente nada‚ÄĚ. A un a√Īo del femicidio de Florencia Magal√≠ Morales, su hermana Andrea y el resto de su familia siguen sufriendo la falta de justicia para Maga.

‚ÄúEl estado de abandono, por parte del gobierno provincial, no se limita solamente a la causa ‚Äďexplica Andrea‚Äď. A mis sobrinos, que perdieron a su mam√°, todav√≠a no los asisti√≥ nadie. Un a√Īo despu√©s del femicidio, siguen abandonados por el Estado. No tienen contenci√≥n psicol√≥gica ni econ√≥mica‚ÄĚ.

La ma√Īana del 5 de abril de 2020, Maga sali√≥ de su casa, donde viv√≠a con dos hijos y su nieta. A las 5 de la tarde fue asesinada en la comisar√≠a 25¬™ de Santa Rosa de Conlara, provincia de San Luis. Ten√≠a 39 a√Īos. La polic√≠a intent√≥ encubrir el femicidio impulsando la teor√≠a de que se trat√≥ de un suicidio, pero pruebas posteriores confirmaron lo que sus familiares sostuvieron desde el principio: hab√≠a sido asesinada.

Las irregularidades en la causa se produjeron desde el momento mismo del femicidio de Magal√≠ y se siguen repitiendo. ‚ÄúVarias agrupaciones del exterior, especializadas en medicina forense, quisieron revisar los resultados de la autopsia ‚Äďse√Īala Andrea‚Äď, pero el gobierno de San Luis no lo permiti√≥. Les prohibieron la entrada, no les dejaron hacer ninguna intervenci√≥n‚ÄĚ.

Pese a que la primera pericia psicol√≥gica dejaba en claro que no era posible que Magal√≠ se hubiera suicidado, este a√Īo se realiz√≥ una nueva pericia que dictamin√≥ que no pod√≠a determinarse si era o no posible un suicidio. Las irregularidades volvieron a evidenciarse: tres de los especialistas que participaron realizaron un informe individual neg√°ndose a firmar la resoluci√≥n y expresando que sus conclusiones eran las contrarias.

La situación se agravó en marzo, cuando el defensor oficial José Francisco Pérez pidió archivar la causa, lo que generó una fuerte reacción social que terminó con el pedido de la Secretaría de Derechos Humanos de intervenir como querellante. Incluso para los organismos estatales, el intento de encubrir a los policías involucrados resulta indisimulable.

El √ļltimo 5 de abril, a un a√Īo del femicidio, el reclamo de justicia continu√≥ en la puerta del juzgado de Santa Rosa de Conlara. Entre otros pedidos, se exige al juez Jorge Pinto la detenci√≥n del comisario Heraldo Clavero, cuya situaci√≥n judicial es de las m√°s comprometidas.

‚ÄúEn San Luis, todos saben que a mi hermana la mat√≥ la polic√≠a. Todos ‚Äďasegura Andrea‚Äď. Pero hay una cadena de corrupci√≥n que lo encubre. La polic√≠a de San Luis est√° llena de corruptos que son tapados por otros corruptos que ocupan cargos en el gobierno. Mientras el gobernador Rodr√≠guez Sa√° siga encubriendo a la polic√≠a, va a seguir siendo uno de los principales responsables del asesinato de mi hermana‚ÄĚ.

Como sucede en gran parte de los casos de represi√≥n policial, la presi√≥n social es lo √ļnico que puede evitar que el caso quede impune. ‚ÄúEl Estado es responsable de la muerte de mi hermana ‚Äďinsiste Andrea‚Äď. Tienen que condenar a todos los que estuvieron ese d√≠a en la comisar√≠a, porque mi hermana lleg√≥ viva y poco tiempo despu√©s la mataron. Y en caso de que a alg√ļn integrante de mi familia le ocurra algo grave, hacemos responsables al gobierno de San Luis y al gobierno de la Naci√≥n, que tienen que garantizar nuestra seguridad‚ÄĚ.

La valent√≠a de su familia, el apoyo de distintas organizaciones sociales, y la difusi√≥n de su imagen y su historia cada vez que sea posible son esenciales para que la lucha contin√ļe. Andrea lo reafirma: ‚ÄúNo perdemos las esperanzas y vamos a seguir luchando hasta que haya justicia para mi hermana‚ÄĚ.





Fuente: Anred.org