December 6, 2022
De parte de Todo Por Hacer
282 puntos de vista

Autor: Servando Rocha. Editorial La Felguera. Madrid, 2021. 500 p谩ginas.

A comienzos de los sesenta, tras el estreno de West Side Story, una generaci贸n de chavales de la periferia madrile帽a llenos de ira y con estiletes en los botines, toma las calles e imita a las pandillas de la pel铆cula. Bailan en los pasillos del cine, agreden a transe煤ntes, roban coches, huyen de la polic铆a y protagonizan verdaderas batallas campales con otras bandas. 芦La misteriosa banda suburbial de los Ojos Negros, de la que todos hablaban 鈥攃uenta Moncho Alpuente鈥, ocupaba el primer puesto de la lista de chicos malos禄. 脕ngel Luis 鈥攗na especie de cheyene castizo que hace de extra en pel铆culas de indios y vaqueros鈥, l铆der absoluto de los Ojos Negros, es una figura colosal temida por todos. Dum Dum Pacheco, delincuente juvenil, legionario y miembro de la banda, se convierte en uno de los boxeadores m谩s famosos, y tambi茅n peligrosos, que sale de prisi贸n y combate vigilado por agentes. A partir de su vida (芦Entonces solo ten铆a tres 铆dolos: Hern谩n Cort茅s, Franco y Elvis Presley禄, afirma) descubrimos una historia mayor: la historia jam谩s contada de la Espa帽a brutalista, desde la posguerra y el franquismo hasta la llegada de la democracia.

Efectivamente, Todo el odio que ten铆a dentro no es solo la pseudo-biograf铆a de un personaje de primeras tan poco simp谩tico como es el boxeador Dum Dum Pacheco (fascista y legionario, entre otras), sino que es un retrato de un Madrid ya olvidado y de una curiosa variedad de personajes que lo habitaron, a los cuales Servando Rocha rastre贸 y entrevist贸 a lo largo de varios a帽os durante la preparaci贸n de este libro. Boxeadores sonados, chavales de la periferia montando bandas juveniles, torturadores como Billy el Ni帽o en la DGS, refugiados nazis que fundan revistas izquierdistas, falangistas amantes del pop, mercenarios de las OAS francesas abriendo templos de La Movida y hasta Camilo Sesto se encuentran en los escenarios de este Madrid, escenarios que van desde bailes, discos y piano bares hasta calabozos, c谩rceles, calles de barro y chabolas y, por supuesto, rings de boxeo. Un recorrido intenso y a veces incluso agobiante, pero que sin duda merece la pena.

Comparte y difunde



Fuente: Todoporhacer.org