May 24, 2023
De parte de ANRed
1,060 puntos de vista

A unos 20 minutos de la Capital de Santa Fe, pasando el 鈥淓l Rinc贸n鈥, hay un pueblo con las calles de arena y un r铆o que te envuelve. Ah铆 podes encontrar una casa con un cartel de madera que dice 鈥淩eserva po茅tica Arroyo Leyes鈥. En este lugar vive Alejandra Bosch, con su hijo y sus animales. Ella es escritora, artesana, hace pan casero y dos veces por a帽o le abre las puertas a escritores y escritoras para su festival de 鈥淧oes铆a Arroyo Leyes鈥. Por Mar铆a de Mar Rodr铆guez.


La conoc铆 cuando empez贸 mi viaje por distintas provincias hace un a帽o atr谩s. Sal铆 con mi valija de libros, con la intenci贸n de conocer movidas culturales en las que ellos sean mi fuente de trabajo y a la vez aprender de otros territorios, su escritura, sus met谩foras.

El punto de partida fue el 25 de febrero del 2022 en la ciudad de Tucum谩n. Hab铆a un encuentro de escritores y editoriales llamado F.I.D.E.O (Festival Intergal谩ctico de Escritores Oficial) y mi compa帽era de habitaci贸n, fue ella, Alejandra: Pipi. Se present贸 como la editora de ediciones del Arroyo. Ah铆 public贸 a m谩s de 130 poetas argentinos con la particularidad del trabajo artesanal: las tapas est谩n hechas con cajas y sachet de leches que vecinos, vecinas, y gente de otros lugares le donan. Con una base artesanal y ecol贸gica, en este encuentro no s贸lo particip贸 de la feria si no que adem谩s di贸 su charla de 鈥淣o seas basura鈥 en la que cont贸 del proceso.

Foto: Irina Bianchet

鈥淐uando vienen al puesto y ven al libro como una rareza, es una invitaci贸n al pensar que la basura nos pertenece, que es nuestra y debemos hacernos cargo de ella. Sabemos que el planeta no lo vamos a salvar, pero apelamos a que la persona que se compra nuestro libro se replantee esa relaci贸n. Son 142 familias en todo el pa铆s que aportan a esto y queremos invitar a que se sumen. Tenemos un amplio cat谩logo, muy federal y actual. Los vendemos pero tambi茅n son llevados a escuelas, hospitales, comedores populares. Es muy dif铆cil que una persona tire un libro, no va a ser basura鈥. Expres贸 en una charla en este encuentro.Dan talleres en las escuelas, invitan a pensar qu茅 hacer con la basura, y adem谩s llevan esos libros para que circulen en manos de adolescentes que no puede comprar en una librer铆a.

En esos d铆as pude conocer a una mujer que a pulm贸n se mueve en el oficio de la escritura. Que viaja de un lado para el otro llevando a todas y todos esos autores en su bolso. Que est谩 en la calle pero tambi茅n se guarda en soledad para producir ese material donde recibe autores de todas partes. En sus mesas dialogan nombres de distintos territorios. Y tambi茅n abre sus puertas, su patio, para un festival que organiza dos veces al a帽o. Ah铆 me recibi贸 en junio del a帽o pasado. Con casi cuatro meses de viaje encima, con una sopa, una cama y un gorro de lana que ella hab铆a hecho. Cualquier persona viajera sabe que llamar oro a eso, es poco.

Ah铆 empezaron a venir escritores de todas partes: de la ciudad de Santa Fe, de Buenos Aires, La Plata, Entre Rios, (Mar Del Plata en mi caso) y hasta una cantante de Chile. Alejandra, con su hijo Guille y su sobrino Juani, fueron puente para llevar nuestras lecturas a un mont贸n de espacios: desde una escuela secundaria llamada 鈥淛uan Jose Saer鈥, leer en la nocturnidad del hotel, en la biblioteca del pueblo Rinc贸n, bares de la ciudad de Santa fe y hasta el mismo patio de su casa. Que en ronda de empanadas y charlas se gener贸 un clima familiar.

El festival de poes铆a es un modo de juntarme con amigos, conocer gente, activar el territorio donde vivo. Hay problemas sociales, de convivencia. Como toda la costa santafesina se trabaja con la pesca artesanal. Por negocios inmobiliarios se empezaron a vender terrenos aqu铆, con el Procrear hubo mucho impacto y gener贸 que se venga gente para ac谩. Hay una mezcla, un repentino conflicto ecol贸gico, ambiental y social鈥 describe Pipi. Y agrega: 鈥淪oy parte de los que llegamos en 2015. Nuestra postura fue la de formar parte de una comunidad integral. No cercar espacio y hacer nuestra vida yendo a estudiar o trabajar a Santa Fe (ciudad) y volver a la costa a dormir鈥.

Claramente no es alguien de paso en este pueblo. Lo habita, y ofrece todas sus herramientas.
Antes de vivir en Arroyo Leyes ella era de la ciudad de Santa Fe. Se arm贸 de todos sus oficios y herramientas y encar贸: 鈥淟o primero que hice fue renunciar a mi trabajo. Me fui con una cocina semiindustrial, con la escritura y con el tejido. Junt茅 mis actividades como artesana y escritora, daba taller de reciclado en los barrios y formamos Ediciones Arroyo. La idea fue hacer arte con la basura. Que nuestro pueblo se sienta mejor, se junte, circule la palabra. Primero hicimos un encuentro en junio, despu茅s enero: Todo ese festejo llen贸 de amigos a la comunidad. Hay lecturas, talleres, literatura, pero fundamentalmente son encuentros humanos y de la vida en comunidad y queremos que sea de ese modo.鈥

Desde el 2016 que comenz贸 con esta editorial en la que como dec铆amos, ya lleva 130 poetas y una edici贸n latinoamericana hecha en el verano que se llam贸 鈥淔uiste m铆a un verano鈥. Actualmente est谩n trabajando en darle una vuelta al estilo de las tapas. As铆 que tambi茅n se podr谩 apreciar el trabajo textil en ellas, los dibujos en los que incluyen p谩jaros, como el logo de la editorial. Darle fuerza al hacer arte con basura pl谩stica como concepto.

Obviamente que la editorial no es ajena a la crisis que est谩 ocurriendo. Como cuenta Alejandra, hoy es un lujo tener los insumos para las producciones o que alguien pueda comprarse un libro. En una actualidad donde las necesidades b谩sicas se est谩n volviendo muy forzosas, 驴qu茅 nos queda para quienes trabajamos de esto? 驴y para acceder a la poes铆a, a la literatura como un derecho?.

Ella entrelaza sus oficios y los pasea por su hogar, por su pueblo. No solo es editora. Tambi茅n escribe, vende pan casero, teje. Como ella se nombra: artesana. Desde las palabras hasta otros oficios que ocup贸 como su familia: joyera, zapatera, estudiante, gestora cultural, tallerista. Escribe como una actividad personal, como un momento de su vida. Escribe despu茅s de dar vueltas por su pueblo de calles de arena, sin sistema. Escribe poco dice, pero cuando lo hace, nace un libro: poes铆a o narrativa es lo que suele tejer.

No soy funcionaria de la poes铆a

鈥淭engo una remera que dice 鈥淣o soy funcionaria de la poes铆a, porque una vez se lo escuch茅 decir al poeta Alejandro Smith. Significa mucho esa remera que uso. Porque creo que como gestora cultural no hago un trabajo inocente. Insisto en un modo de hacer un festival, de sostener la editorial y eso es una intencionalidad pol铆tica. Busco diferenciarme de muchos gestos pol铆ticos con los que no coincido.

Me posicion茅 p煤blicamente a principios de la pandemia. Me alej茅 del ambiente literario, los usos de fondos en la pandemia lo usaron para esos lugares de elite de la literatura y no para los trabajadores de la cultura que no pod铆amos trabajar. No fue para proyectos peque帽os ni para lugares independientes. Pero pasa en todas partes del mundo. Hay una intenci贸n en unir la academia, ciencias, donde circula la 鈥渂uena literatura鈥. No coincido. Trato, desde mi peque帽o lugar en un pueblo, hacer desde ac谩. No soy ninguna revolucionaria. Entiendo que vengo de una ciudad, que viaj茅, que tengo una formaci贸n media acad茅mica y que no se puede derribar a las elites. Pero desde mi lugar, trato de ser horizontal. No le hago viento a ese fuego鈥

A 鈥淧ipi鈥 la hab铆an invitado para ir a un festival En Cuba. Ella siempre intenta ir con todos esos autores y autoras a cada rinc贸n. Intent贸 ahorrar la plata para el viaje, pero fue complicado llegar a los pasajes. Por eso propuso y nos proponemos que el a帽o que viene pueda hacerlo. Porque no va ella sola, van versos de un pueblo, de nuestro territorio, van escritores de cada provincia en esos libros, va una identidad en la que va a contarnos.

Se viene un invierno cruel para este y tantos oficios, pero Pipi lo resinifica d谩ndole la bienvenida: ya en los primeros d铆as de junio, har谩 otro festival de poes铆a. Como el de hace un a帽o atr谩s. Donde la niebla tocaba el r铆o, las calles de arena se te met铆an en las zapatillas, donde cada rinc贸n es propicio para leer poes铆a: el patio de su casa, un bar en Santa Fe, en la biblioteca del pueblo 鈥淩inc贸n鈥, el sal贸n del hotel, el aula de una escuela. Pipi y su familia abren el pueblo, la olla, el vino, para compartir lecturas en un espacio donde a pesar de las diferencias de edades y de formaciones, el escenario es el mismo: el suelo de un territorio.

鈥淭rabajador independiente, trabajador, artesano, escritor, nos depara la guerra final contra el capitalismo. Se acab贸 la fiesta, a nivel natural, econ贸mico hace mucho, el ambiente est谩 en guerra, contra nosotros que rompemos todo lo que tocamos. Pensar modos de vida, mixtas, estar con una pata fuera del capitalismo, repensar nuestros v铆nculos, con la naturaleza, la basura, la ciudad. Por lo menos morir con las botas puestas pensando y sosteniendo nuestras convicciones鈥, afirma.

El pr贸ximo festival de poes铆a ser谩 del 16 al 19 de junio.





Fuente: Anred.org