July 31, 2021
De parte de ANRed
212 puntos de vista


Naomi Osaka encendi贸 el pebetero. Foto: Reuters

El pasado 23 de julio, entre dudas y contradicciones, se encendi贸 el pebetero ol铆mpico en la ciudad de Tokio. Tras ser suspendidos el a帽o pasado por la pandemia, el evento se inici贸 con pol茅mica por los numerosos contagios y el clima enrarecido que afecta al planeta desde hace m谩s de un a帽o: sin p煤blico, con protocolos y muchas ausencias de deportistas contagiados, o imposibilitados de participar. No obstante, el evento tambi茅n permite, a pesar de sus autoridades, difundir historias no siempre conocidas. Por Ramiro Giganti (ANRed).

Las dudas sobre su realizaci贸n llegaron hasta poco tiempo antes de su inicio, a pesar de los protocolos establecidos. Los contagios entre atletas empezaron a conocerse incluso en la semana previa, donde ya se empezaron a desarrollar algunas competencias, como las fases preliminares en futbol y softbol. Pero el show deb铆a comenzar. Las contradicciones siempre se encuentran presentes en este tipo de eventos, m谩s all谩 de la pandemia. La cita ol铆mpica es una usina de informaci贸n, que trasciende las restricciones y censuras impuestas por el comit茅 ol铆mpico internacional: se conocen piases de los que no se ten铆a informaci贸n, deportes poco comerciales y numerosas historias ocultas.

Desde la participaci贸n de deportistas representando a Palestina, o al equipo de refugiados que compiten bajo la bandera ol铆mpica, hasta pa铆ses poco conocidos como Kiribati, un archipi茅lago del Pac铆fico  que podr铆a desaparecer por el cambio clim谩tico y que en los juegos anteriores dio a conocer su problem谩tica gracias al pesista David Katoaatau.

La ceremonia de apertura

Para los juegos ol铆mpicos de 1964, que tambi茅n se hab铆a desarrollado en Tokio, se hab铆a pedido a las delegaciones que lleven semillas para plantar 谩rboles en Jap贸n. Pasadas 5 d茅cadas existe un bosque creado con aquellas semillas, de all铆 provino la madera de los anillos ol铆mpicos que simb贸licamente fueron creados en la apertura.

Luego comenzaron a desfilar las delegaciones. All铆 se vieron delegaciones de pa铆ses con sus historias. Desde un reducido comit茅 que represent贸 al L铆bano, pa铆s que atraviesa una dura crisis econ贸mica agravada por la pandemia y la explosi贸n del puerto en Beirut el a帽o pasado. La delegaci贸n Palestina con numerosas historias detr谩s de cada atleta que compite, la delegaci贸n de deportistas refugiados provenientes de distintas partes del mundo que dan el testimonio de numerosos conflictos actuales, muchos de ellos desatendidos pro la comunidad internacional, o atendidos selectivamente. La delegaci贸n argentina record贸 a Braian Toledo, el lanzador de jabalina de Marcos Paz, fallecido recientemente a sus 26 a帽os en un accidente. 芦Estaba comentando que en este momento deber铆a estar Braian Toledo con nosotros, me estaba acordando de 茅l, me emocion茅禄, coment贸 Cecilia Carranza, medalla de oro en Vela en los juegos anteriores y abanderada junto a su compa帽ero Santiago Lange. Toledo hab铆a competido en los dos juegos anteriores, terminando entre los diez mejores en Rio de Janeiro adem谩s de haber ganado medallas en juegos panamericanos y juveniles. Carranza, adem谩s, lleg贸 a la cita portando la bandera de la comunidad LGTBQ+  despu茅s de hacer p煤blica su orientaci贸n sexual, quien adem谩s colabora con la organizaci贸n 鈥淚t Gets Better鈥, que trabaja en propuestas para la inclusi贸n y visibilizaci贸n de la comunidad.

Cecilia Carranza y Santiago Lange llevando la bandera Argentina. Fuente: COI

Tras el desfile de delegaciones, se presentaron los deportes desde un curioso dise帽o. Se present贸 la pianista japonesa Hiromi Huejara, y un video de logros deportivos tuvo como m煤sica a 鈥淭eo Torriate鈥 la canci贸n de Queen compuesta por Brian May que tiene una parte de su estribillo cantado en jampones. Tras la llegada de la llama ol铆mpica trasladada por distintas personalidades, finalmente fue Naomi Osaka la elegida para encender el pebetero. Tras numerosas pol茅micas y dudas de la tenista para confirmar su participaci贸n debido a las condiciones sanitarias y tambi茅n por su retiro de los recientes torneos para preservar su salud mental, finalmente fue quien ocupo el espacio central del evento. Su designaci贸n es comparable a la de la velocista australiana Cathy Freeman en Sydney 2000, quien fue la elegida en medio de movilizaciones de pueblos originarios que llevaron sus reclamos y denuncias mientras el mundo miraba a ese pa铆s. Cathy Freeman, de descendencia ind铆gena hab铆a adherido a la causa, su designaci贸n fue una muestra de reconciliaci贸n. Freeman gan贸 dos medallas de oro, pero 20 a帽os despu茅s muchos de los reclamos siguen sin la respuesta pertinente. Otro hecho similar fue cuando Muhammad Ali hizo lo propio en Atlanta 96, d茅cadas despu茅s de haber sido sancionado por negarse a ir a la guerra de Vietnam.

Las competencias

La primera jornada tuvo para Argentina, muchas expectativas en relaci贸n a la participaci贸n de la judoca Paula Pareto, m茅dica, y medallista ol铆mpica en Pekin y en Rio de Janeiro. La 鈥減eque鈥 como es llamada, realizaba su 煤ltima competencia con chances de convertirse en la primer mujer argentina en lograr dos veces la medalla de oro, algo que solo lograron el polista Juan Nelson y el futbolista Javier Mascherano. Pareto gan贸 sus primeros dos combates con mucha jerarqu铆a, pero luego fue derrotada por la japonesa Funa Tonaki. Luego una lesi贸n le impidi贸 competir en condiciones por una medalla de bronce y se retir贸 compitiendo, pese a todo, frente la portuguesa Catarina Costa. Finaliz贸 as铆 una notable carrera deportiva.

Paula Pareto en su 煤ltima participaci贸n ol铆mpica. Fuente: T茅lam

La situaci贸n de Naomi Osaka se hizo presente en otras deportistas. Un caso referente fue el de Simone Biles, la gimnasta norteamericana que abandon贸 la competencia expresando que no se sent铆a emocionalmente en condiciones. Biles recibi贸 el apoyo de gran parte de sus colegas reinstalando el problema de exposici贸n y la necesidad de una mayor preocupaci贸n por la psicolog铆a deportiva y el trato medi谩tico.

En la competencia de gimnasia art铆stica, Argentina volvi贸 a estar presente despu茅s de varios juegos ol铆mpicos ausente. El logro fue de la joven platense Abigail Magistrati. De 17 a帽os, la deportista que empez贸 a practicar desde muy chica en el club Villa Elvira, es la mas joven de la delegaci贸n argentina. La historia de Magistrati es la de miles de chicas y chicos que practican deporte amateur en la Argentina y que no cuentan con ayuda para poder entrenarse, competir y crecer. Su desempe帽o en Tokio 2020 es la reivindicaci贸n a a帽os de esfuerzo. Tras competir declar贸 que le gustar铆a volver a competir en los pr贸ximos Juegos Ol铆mpicos, pero que adem谩s le gustar铆a que Argentina pueda llevar a todo el equipo de gimnasia: lo que no puede dejar de interpretarse un llamado a las autoridades a un mayor apoyo al deporte.

En la competencia tambi茅n se destac贸 la medalla de plata de la brasile帽a Rebeca Andrade, quien se convirti贸 en la primera sudamericana en logar una medalla ol铆mpica en gimnasia art铆stica.

En el cuarto d铆a de competencia, se destac贸 Tom Daley, deportista de Gran Breta帽a que se desarroll贸 en Salto Sincronizado a 10 metros y obtuvo la medalla dorada junto a Matty Lee. 鈥淢e siento incre铆blemente orgulloso de decir que soy gay y tambi茅n campe贸n ol铆mpico, cuando era joven pensaba que nunca ser铆a alguien o que no lograr铆a algo por ser quien era鈥, declar贸 Daley, quien se hab铆a destacado hace unos a帽os siendo muy joven, pero, por el acoso recibido en redes sociales tras dar a conocer su s preferencias sexuales se hab铆a apartado por un tiempo de la competencia. Su retorno triunfal es tambi茅n un avance para las diversidades.

Tras un 2020 dif铆cil y pol茅mico por situaciones extradeportivas indefendibles en el entorno del rugby argentino, fue este el deporte que aport贸 la primera medalla para Argentina. EL Rugby 7 empez贸 a ser ol铆mpico en la anterior cita en Rio de Janeiro. Se trata de una versi贸n del juego que desde hace a帽os tiene un circuito paralelo al del tradicional juego, donde los equipos est谩n integrados solo pro 7 jugadores, con una competencia m谩s din谩mica, tambi茅n por la corta duraci贸n de los partidos, que permite su inclusi贸n en la cita ol铆mpica. All铆, un equipo con jugadores que no son los mismos del seleccionado de 15, logr贸, tras mucho trabajo, la medalla de bronce. Fiji derrot贸 a Nueva Zelanda y logr贸 nuevamente la medalla de oro para su pa铆s, que gracias a este juego, logro sus primeros podios.

En el Rugby femenino la medalla de oro fue para Nueva Zelanda. Las 鈥渕ujeres de negro鈥 bailaron el tradicional haka, tras mostrar un juego de alto nivel.

Otra noticia que llam贸 la atenci贸n fue lo sucedido con el judoca argelino Fethi Nourine, quien decidi贸 retirarse de los Juegos Ol铆mpicos de Tokyo luego que el sorteo le indicara que, ganar su primer combate, deb铆a enfrentarse al israel铆 Tohar Butbul. El atleta de 30 a帽os explic贸 que no continuar铆a la competencia a pesar de haber trabajado para participar de las Olimp铆adas. 鈥淭rabajamos mucho para llegar a los Juegos Ol铆mpicos. Pero la causa palestina es m谩s grande que todo esto鈥, afirm贸 el atleta a la prensa argelina. Resulta pertinente recodar que, mientras en 1936, los juegos ol铆mpicos oficiales organizados en Berl铆n por la Alemania Nazi, no permit铆an la participaci贸n de atletas jud铆os, la Olimpiada Popular Antifascista hab铆a convocado tanto a deportistas de la comunidad jud铆a internacional como representantes de Argelia, en ese entonces colonia francesa, y Palestina. Lamentablemente la guerra impidi贸 el desarrollo de aquel evento.

Tras su retiro, el representante de Sud谩n, Mohamed Abdalrasool, quien se vio beneficiado del retiro de Nourine, hizo lo propio al retirarse del combate contra el Israel铆 Tohar Butbul. Pesa al beneficio de avanzar sin competir, el israel铆 que en muchos medios fue presentado como una 鈥渆strella鈥 de este deporte, fue derrotado en el combate siguiente.

Con todas las contradicciones, un crecimiento en los contagios pro coronavirus en Jap贸n, y muchas practicas cuestionables por parte del Comit茅 Ol铆mpico internacional (COI) los juegos contin煤an, y con ellos las historias que muchas veces intentan ocultar.





Fuente: Anred.org