March 8, 2021
De parte de El Libertario
2,808 puntos de vista

Guillermo Mart├şnez (Le Monde libertaire, Par├şs)
 
– Escribiste que desde “la perspectiva del decrecimiento, si vivimos -y lo hacemos- en un planeta con recursos limitados, no parece tener mucho sentido querer continuar por la senda del crecimiento ilimitado”. Puede parecer l├│gico, pero la idea no se comparte tan ampliamente, ┬┐por qu├ę?

┬░ La l├│gica del crecimiento va de la mano sin el menor defecto con la del capitalismo. Esta es otra idea que los pa├şses ricos nos han metido en la cabeza a trav├ęs de la publicidad, los medios de comunicaci├│n y el sistema educativo. Y deshacerse de ella no es f├ícil, como lo demuestra el simple hecho de que persistimos en defenderlo a pesar de que sabemos que conduce a innumerables ataques contra la igualdad y el medio natural y que fomenta un individualismo feroz al mismo tiempo’. No excluyo, sin embargo, que la proximidad del colapso pueda terminar produciendo cambios radicales en nuestra conducta. En este sentido, lo ocurrido con la pandemia puede abrirnos los ojos a un futuro marcado por este riesgo de colapso.

– En tu libro Decrecimiento. Una propuesta razonada (2021), observas que las econom├şas capitalistas desarrolladas han experimentado un crecimiento significativo y que, en paralelo, asistimos a la destrucci├│n de puestos de trabajo. La disminuci├│n tambi├ęn conducir├í a la p├ęrdida de muchos puestos de trabajo. ┬┐Cu├íl es la soluci├│n de la perspectiva del decrecimiento a este problema?

┬░ La soluci├│n es doble. Por un lado, promover el desarrollo de los nichos de la econom├şa en relaci├│n a las necesidades sociales insatisfechas y al medio rural. Por otro lado, en aquellos sectores de la econom├şa tradicional que seguir├ín existiendo, distribuir la mano de obra. La combinaci├│n de estos dos factores reducir├í nuestras horas de trabajo, har├í un mayor uso de nuestro tiempo libre, aumentar├í nuestra vida social, a menudo menguante, y reducir├í, en la medida de lo posible, nuestros fren├ęticos niveles de consumo. Creo que todo esto es claramente preferible a la vida de esclavitud que se nos impone hoy.

– En Iberia desierta. Despoblaci├│n, decrecimiento, colapso (2021), afirmas que “cualquier desaf├şo al capitalismo en el siglo XXI debe ser, por definici├│n, decreciente, autogestionario, antipatriarcal e internacionalista”. ┬┐Y si no fuera as├ş?

┬░ Lo que suceder├í es que allanando el camino para un probable colapso inevitable, muchas de las fallas de esa izquierda ahora presentes en las instituciones, permanecer├ín. Entre otras, la aceptaci├│n de la miseria que genera el capitalismo, la idolatr├şa de la productividad y la competitividad, el sindicalismo cojo, el autoritarismo y el culto a la personalidad, las se├▒as de la sociedad patriarcal, el etnocentrismo y la visi├│n a corto plazo.

– ┬┐Realmente podemos vivir mejor con menos y por qu├ę?

┬░ No vamos a tener elecci├│n, pero m├ís all├í de eso, conviene hacer tres observaciones. La primera es que, una vez superadas las etapas iniciales de desarrollo, el consumo excesivo al que se entregan las personas del mundo rico tiene poco o nada que ver con el bienestar. El segundo quiere llamar la atenci├│n sobre el hecho de que una vez satisfechas las necesidades b├ísicas -y reconozco que este ├║ltimo concepto es m├ís controvertido de lo que parece-, este bienestar est├í m├ís ligado a los bienes relacionales, de nuestros v├şnculos con los dem├ís, que los bienes materiales que nos ofrecen los supermercados. Finalmente, la idea de “vivir mejor con menos” solo tiene sentido si previamente hemos redistribuido radicalmente la riqueza.

– Este colapso ambiental suscita, en tu opini├│n, dos reacciones: movimientos de transici├│n ecosocial y ecofascismo. ┬┐C├│mo se han reflejado en los ├║ltimos a├▒os?

┬░ En primer lugar, me gustar├şa dejar claro que estas no son, para m├ş, las ├║nicas respuestas que se pueden esperar ante el colapso. Me interes├│ analizar estos dos, eso es todo, porque creo que enriquecieron el debate. Respecto al movimiento, vemos crecer espacios aut├│nomos como hongos que reclaman la autogesti├│n, la desmercantalizaci├│n y, ojal├í, la despatriarcalizaci├│n de todas las relaciones. Con nosotros, en los ├║ltimos a├▒os, el fen├│meno ha crecido, aunque insuficientemente, despu├ęs del 15M. Tambi├ęn es ├║til recordar el alcance de los muchos grupos de apoyo que han brotado, la primavera pasada, durante el encierro.

Cuando se trata de ecofascismo, para seguir siendo el tema de la pandemia, creo que las clases en el poder est├ín empezando a coquetear con soluciones autoritarias a lo que ven como excesos populares. Estuvieron encantados de observar el ejercicio voluntario de esclavitud en el que participamos. Y m├ís all├í de eso, es cuando menos llamativo que en teor├şa los circuitos negacionistas sobre los temas del cambio clim├ítico y el agotamiento de las materias primas, de hecho adopten posiciones que responden a criterios muy diferentes. Recordamos a Trump tratando de comprar Groenlandia a Dinamarca

– Dices que el mundo de los autom├│viles y los trenes de alta velocidad encierra muchas aberraciones que el decrecimiento desea desafiar. ┬┐Por qu├ę?

┬░ Dan rienda suelta a la cultura de la urgencia y el movimiento fren├ętico, est├ín vinculados a proyectos de un individualismo feroz, no tienen respeto por el medio ambiente y no est├ín al alcance, cada vez m├ís abiertamente -me refiero especialmente a la alta velocidad- sino de un pu├▒ado de personas. Es realmente doloroso ver el progreso de una econom├şa medido por la cantidad de autos vendidos o la apertura de una nueva secci├│n del tren de alta velocidad.

– ┬┐Consideras que alguno de los problemas que denuncias – el medio ambiente y los recursos limitados, el cambio clim├ítico, el agotamiento de las materias primas energ├ęticas, los ataques a la soberan├şa alimentaria, la p├ęrdida de la biodiversidad- es m├ís urgente que los dem├ís?

┬░ Ciertamente el cambio clim├ítico y el agotamiento de estas materias primas. Tambi├ęn es cierto que, en el contexto de la pandemia, hemos tenido la oportunidad de ver que un pu├▒ado de factores aparentemente menores han acabado formando una bola de nieve que amenaza con ponernos al borde del colapso. Pienso en los aspectos sanitario, social, asistencial personal, econ├│mico y represivo. Debemos estar atentos, sin embargo, a las consecuencias ├║ltimas de una paradoja: son las ├íreas m├ís deprimidas las que, al menos inicialmente, saldr├ín mejor en un escenario de colapso.

– Con miras a decrecer, el norte del planeta debe reducir sus niveles de producci├│n y consumo. ┬┐Qu├ę principios y valores necesitar├şamos cambiar para lograrlo?

┬░ Todo lo que tenga como objetivo salir del capitalismo y sus reglas lo m├ís r├ípido posible. Pero en cuanto a los principios y valores que me pides, sin duda, recuperar la vida social que nos ha sido robada, desarrollar formas de ocio creativo, distribuir el trabajo, reducir el tama├▒o de muchas infraestructuras que usamos hoy, restaurar la vida local y finalmente, a nivel individual, avanzar hacia la sobriedad y la sencillez voluntarias. En el fondo encontramos, inequ├şvocamente, la autogesti├│n y la ayuda mutua.

– “Mujeres, asistencia personal, decrecimiento”, ese es el t├ştulo de uno de tus cap├ştulos. ┬┐C├│mo interact├║an estas tres ├íreas?

┬░ Ning├║n proyecto de emancipaci├│n, y el decrecimiento quiere serlo, puede evitar la necesidad de articular una despatriarcalizaci├│n radical que ponga fin a la marginaci├│n, material y simb├│lica, de las mujeres. Cabe recordar que el 70% de los pobres y el 78% de los analfabetos del planeta son mujeres y que, seg├║n una estimaci├│n, realizan el 67% del trabajo a cambio del 10% de los ingresos.

Siempre he pensado que en virtud de su conexión con el trabajo de apoyo personal y a pesar de la grandeza y las miserias del mismo, las mujeres tienen una comprensión más rápida y sencilla de lo que es la perspectiva de decrecer. Este puede ser el caso porque, como señala el ecofeminismo, son cruciales para sostener una vida que afortunadamente escapa a la lógica mercantil del capitalismo.

– Vivimos en una sociedad capitalista que, durante a├▒os, se ha configurado sobre el modelo neoliberal. ┬┐Pero no podemos defender el decrecimiento y ser capitalistas al mismo tiempo?

┬░ No digo categ├│ricamente que no sea posible. En Francia e Italia, los l├şderes empresariales coquetean con la perspectiva del decrecimiento, entendiendo que el planeta, de hecho, est├í entrando en un giro. Pero no creo que nuestra acci├│n tenga sentido y efectividad real si no cuestionamos, como lo hace la versi├│n del decrecimiento que defiendo, todos los subproductos del capitalismo: la jerarqu├şa, la mitolog├şa del progreso, la explotaci├│n, la productividad, competitividad y, por supuesto, el propio crecimiento.

Tenemos mucho que aprender sobre el tema de las estructuras econ├│micas precapitalistas. Y hay que poner en primer plano, las generaciones j├│venes, las mujeres, los habitantes de los pa├şses del Sur y los miembros de las dem├ís especies con las que, sobre el papel, compartimos el planeta.

[Entrevista en franc├ęs en https://monde-libertaire.net/index.php?articlen=5481. Traducida al castellano por la Redacci├│n de El Libertario.]




Fuente: Periodicoellibertario.blogspot.com