March 27, 2021
De parte de Indymedia Argentina
28 puntos de vista


Emanuel Jurado form√≥ parte de El Almac√©n Andante por 11 a√Īos. El Almac√©n es una comercializadora de productos de la Econom√≠a Social y Solidaria. Charlamos con √©l sobre las formas de organizaci√≥n de este colectivo, las potencialidades y limitaciones de esta alternativa econ√≥mica y los desaf√≠os que enfrenta este tipo de proyectos, entre otras cosas. Acto seguido encontrar√°n su presentaci√≥n y luego una extensa pero nutritiva entrevista. Pasen y vean.  

 

Soy Emanuel Jurado. Tengo 38 a√Īos. Y hace unos 15 a√Īos estoy vinculado a procesos sociales, organizaciones sociales -de diversa √≠ndole- asociados a mi pertenencia universitaria en Geograf√≠a. En un primer momento he estado vinculado a organizaciones geogr√°ficas, de estudiantes de geograf√≠a, Encuentros de Geograf√≠a y a partir de ah√≠, de un recorrido de trabajo social, mut√≥ esa militancia a lo que puede llamarse Econom√≠a Social y Solidaria. De hecho el espacio en el que estaba hasta hace poquito est√° integrado por muchxs ge√≥grafos y ge√≥grafas. Por otro lado, soy Licenciado en Geograf√≠a (UNCuyo), Dr. en Ciencias Sociales y Humanas (Universidad de Quilmes) y estoy terminando una especializaci√≥n en Econom√≠a Social y Solidaria ‚Äďtambi√©n en la UNQs- y el a√Īo pasado empec√© un ciclo de profesorado. Si bien soy docente, ese ciclo de profesorado me permite tener mayor puntaje dentro de lo que ser√≠a el ‚Äúmercado laboral‚ÄĚ. M√°s all√° de eso, ese profesorado me es muy √ļtil para la ense√Īanza. Es una mezcla de conveniencia en cuanto al curr√≠culum y conveniencia en lo referido a los saberes que ah√≠ se imparten.

El Almacén Andante (en La Casita Colectiva)

Direcci√≥n: Patricias Mendocinas 827, San Jos√©, Guaymall√©n (Mendoza ‚Äď Argentina)

Teléfonos: 4459237-2613906985

Local: de lunes a viernes de 10 a 16hs.

Sábados: envío a domicilio

Facebook: El Almacén Andante // Almacén Andante

 

En primer lugar, para contextualizar el proyecto de El Almac√©n Andante, ser√≠a bueno que nos dijeras qu√© es La Casita Colectiva, cu√°les son los grupos que la integran y luego comentarnos qu√© es El Almac√©n Andante, hace cu√°ntos a√Īos que est√°n en el Comercio Justo y cu√°l es su din√°mica de funcionamiento

Si bien El Almac√©n Andante est√° asociado a La Casita Colectiva, es un proyecto anterior. Es una historia que ha ido entrelazada. La Casita Colectiva es un espacio que tiene 11 a√Īos, 12 a√Īos. Es resultado de procesos anteriores que pueden tener un origen en el 2001 en Argentina y toda la movida autonomista, autogestiva. Entonces diferentes grupos con diferentes actividades ‚Äďart√≠sticas, pol√≠ticas, comerciales, productivas- se fueron cruzando en distintos espacios previamente y decidieron alquilar un espacio com√ļn para compartirlo; por un lado por la afinidad pol√≠tica en torno a la autonom√≠a pero tambi√©n con la finalidad de reducir costos en la medida en que se pudo alquilar un espacio grande que tiene lugar para realizar actividades m√°s amplias. Eso ser√≠a La Casita Colectiva, espacio que ha ido mutando. Hoy la componen 4 grupos: por un lado est√° Giramundo que es un canal comunitario, de televisi√≥n comunitaria, El Espejo que es un grupo productivo que hoy se dedica principalmente a la generaci√≥n y producci√≥n de juegos de mesa, El Almac√©n Andante que es una comercializadora de la Econom√≠a Social y Solidaria en Mendoza (Argentina) y Alondra que es un espacio donde se realizan actividades art√≠sticas-deportivas, hacen tela, un grupo de mujeres que da clases de tela, de acrobacia.

El Espejo, adem√°s de los juegos de mesa, tiene todo lo que es el trabajo de la confecci√≥n de cuadernos, agendas y hasta no hace mucho ten√≠an una peque√Īa editorial

 

Claro, pero de todo eso, si me pregunt√°s hoy, solo queda algo de cuadernos. Porque agendas ya no est√° haciendo y cuadernos est√° casi resistiendo. La verdad es que la ola m√°s fuerte es de juegos de mesa, ha mutado hacia eso. Est√° bueno que lo digas porque es parte de esa memoria hist√≥rica. El Espejo naci√≥ haciendo serigraf√≠a y agendas, ten√≠a ese sello. Y ese sello quedo casi en el olvido porque no hace serigraf√≠a ni agendas. Ahora en pandemia no pero antes de la pandemia en La Casita Colectiva, un s√°bado por mes se hac√≠a ‚ÄúLas noches de juego‚ÄĚ que eran justamente impulsadas por El Espejo como una actividad cultural en donde tambi√©n hab√≠a comida, bebida y se invitaba a la gente a asistir y jugar a diferentes juegos de mesa ‚Äďlos que produce El Espejo y otros juegos de mesa-. Se define tambi√©n a La Casita Colectiva ‚Äďen √©poca pre-pand√©mica- como un espacio en donde se hac√≠an actividades asociadas a estos grupos que te mencion√© reci√©n.

Bien. Ahora entremos de lleno en El Almac√©n. Hace 11 a√Īos que este espacio funciona como una comercializadora del Comercio Justo. Las preguntas ser√≠an: ¬Ņcu√°l es la din√°mica de funcionamiento de El Almac√©n, de qu√© manera se toman las decisiones, c√≥mo se organizan, cu√°ntos integrantes son?

 

El Almac√©n forma parte del eslab√≥n de comercializaci√≥n o distribuci√≥n ‚Äďpara no ponernos tan estrictos con las partes del circuito productivo- y es un colectivo formado por 8 personas (3 mujeres y 5 hombres). Su forma de funcionamiento es de lunes a viernes, hay un horario fijo de trabajo en un local que est√° en La Casita Colectiva y se organiza el trabajo principalmente en reuniones semanales -2 horas de reuni√≥n- donde ah√≠ se va organizando el trabajo de esa semana y a veces se definen algunas actividades o acciones que trascienden esa semana. El formato es de asamblea, hay un temario y se van resolviendo temas. Por mes hay un coordinador o coordinadora de esas reuniones y del trabajo en general de El Almac√©n. Est√° ese espacio de reuni√≥n pero en la cotidianidad hay √°reas de trabajo: una parte administrativa-contable, otra parte m√°s vinculada a la relaci√≥n con los productores para abastecerse de productos, para hacer ese contacto; despu√©s hay una parte de infraestructura o sea el sostenimiento del espacio de trabajo y otra dedicada al reparto como una de las tareas principales o hist√≥ricas de El Almac√©n que es la distribuci√≥n a domicilio de esos productos que se hace todos los s√°bados, a veces con m√°s pedidos a veces con menos pedidos. Esa es una din√°mica de distribuci√≥n o de venta, la otra es en el local. Despu√©s hay unas din√°micas espec√≠ficas como por ejemplo grupos organizados. Hay un grupo en San Luis que una vez al mes hace un pedido colectivo, particularmente se focalizan en productos agroecol√≥gicos que ofrece El Almac√©n.

El tema de la pandemia ha reducido un poco las posibilidades. Antes hab√≠a ferias, o hab√≠a un puesto en la UNCuyo, un puesto en la UTN (Universidad Tecnol√≥gica Nacional). Por ejemplo hay un v√≠nculo muy fuerte con el sindicato de docentes ‚Äďel SUTE- entonces en algunas asambleas El Almac√©n iba y vend√≠a productos. Actualmente, desde la carrera de Sociolog√≠a, un grupo de docentes ante la urgencia de que algunos estudiantes no ten√≠an dinero para comprar alimentos hicieron un fondo y una vez al mes hacen un pedido de unos 8 o 10 bolsones de productos y entonces se los entregan a estos estudiantes que est√°n pasando una situaci√≥n dif√≠cil en pandemia. La idea es diversificar las din√°micas de distribuci√≥n. Pero las dos formas m√°s potentes hoy son el reparto a domicilio y la venta en el local.

 

M√°s temprano estuve leyendo unos art√≠culos sobre El Almac√©n, releyendo un art√≠culo tuyo escrito en el contexto de la pandemia, entonces la pregunta ser√≠a: ¬Ņcu√°les son las limitaciones que el mercado capitalista le pone al desarrollo de El Almac√©n ‚Äďo si se quiere al desarrollo de la Econom√≠a Popular y Solidaria-? Y en el mismo sentido, desde que empez√≥ el proyecto, ¬Ņen qu√© aspectos El Almac√©n ha mantenido autonom√≠a y en qu√© puntos ha tenido que ir negociando con el mercado capitalista para lograr inserci√≥n de sus productos?

 

Podr√≠amos prescindir de la pandemia en la respuesta porque es un hecho extraordinario. Son m√ļltiples los inconvenientes que plantea la econom√≠a hegem√≥nica -que es el capitalismo- a cualquier alternativa a ese sistema. El capitalismo de alguna forma absorbe o elimina todo aquello que le es ajeno. Partiendo de esa premisa los obst√°culos son muchos. Por un lado podemos pensar ‚Äďya que estamos hablando del circuito productivo- en que hay problemas en la producci√≥n. Porque la producci√≥n, en t√©rminos generales y particularmente en los alimentos, est√° altamente concentrada. En t√©rminos de producto final, productos destinados a la alimentaci√≥n, por ejemplo la leche. Con lo cual es dif√≠cil encontrar a nivel local tambos que produzcan de forma cooperativa o agroecol√≥gica. A veces tambi√©n est√° concentrada la producci√≥n de insumos o de materias primas. La harina que se usa para otros productos tambi√©n tiene una gran concentraci√≥n. Entonces el acceso a productos que sean elaborados bajo otras √≥pticas sobre la econom√≠a es muy dif√≠cil porque hay que tener toda una infraestructura, un capital para producir y no existe eso porque se trata de monopolios u oligopolios. O, por ejemplo, hay muchas organizaciones que producen conservas: mermeladas, salsas u otro tipo de conservas y es muy dif√≠cil el acceso o el control de los precios de los frascos, un insumo b√°sico. Ten√©s ese tipo de obst√°culos  a nivel productivo.             

A nivel de comercializaci√≥n tambi√©n los hay. Porque El Almac√©n Andante es la alternativa a los hipermercados. Que de alguna forma es otro eslab√≥n que en determinados productos son los que generan precio por diferentes motivos o diferentes formas. Tambi√©n se da que muchos peque√Īos productores si quieren entrar en un supermercado tienen que ‚Äúpagar‚ÄĚ para poder ofrecer sus productos all√≠. Los supermercados ofrecen una variedad de horarios de atenci√≥n, de facilidades de pago que hoy es dif√≠cil que la Econom√≠a Social los pueda ofrecer. Si bien eso ha mejorado mucho, la econom√≠a social se ha ido formalizando por lo que tiene otros medios de cobro ‚Äďlo cual facilita que el consumidor o la consumidora vaya a El Almac√©n Andante u otras distribuidoras-, igual sigue siendo dif√≠cil. Y m√°s cuando vos propon√©s un precio justo. Ese precio justo es justo para el productor y justo para el consumidor y tambi√©n justo para quien hace el trabajo de comercializaci√≥n. Y cuando vos no produc√≠s a escala ‚Äďque s√≠ lo hacen las grandes empresas- es dif√≠cil competir en el precio final. Entonces ese es otro obst√°culo.

Y un tercer obst√°culo ‚Äďhay varios, podemos seguir- desde el punto de vista del consumo es cierto desconocimiento de por qu√© es importante apostar a este tipo de redes de comercializaci√≥n de la Econom√≠a Social. Entonces si bien hay una serie de consumidores y consumidoras que conocen, hay una gran parte de la poblaci√≥n que no conoce y que podr√≠a apostar por este tipo de comercio. Tambi√©n hay una gran porci√≥n de la poblaci√≥n que aun conociendo El Almac√©n Andante u otra comercializadora no podr√≠a acceder a los productos por una cuesti√≥n de costos. Es como que los obst√°culos se van encadenando y ah√≠ est√°n los desaf√≠os a futuro.

En relaci√≥n a la segunda parte de la pregunta, un ejemplo muy gr√°fico ‚Äďy que vos lo conoc√©s como consumidor de El Almac√©n- es que como hay productos que no produce la Econom√≠a Social y Solidaria, El Almac√©n ha incluido esos productos elaborados por grandes empresas del Capital. ¬ŅPor qu√©? Porque la idea es que vos como consumidor hagas la compra de la semana o de la quincena o del mes en El Almac√©n. Nuestra idea es evitarte que vayas al supermercado entonces vos vas a conseguir una serie de productos que son en reemplazo de los que consegu√≠s en el supermercado. Sin embargo hay una serie de productos que no se consiguen en este tipo de circuito por ejemplo el papel higi√©nico o el az√ļcar. ¬ŅQu√© va a pasar? Vos compr√°s todo el resto en El Almac√©n y esas cosas las vas a ir a comprar al mercado hegem√≥nico. ¬ŅQu√© decimos nosotros? Bueno, si vas a ir al supermercado, ofrezc√°moslos nosotros con una intervenci√≥n en un r√≥tulo que dice ‚Äúeste producto es elaborado bajo la econom√≠a hegem√≥nica‚ÄĚ y en todo caso no aport√°s a una Econom√≠a Social pero s√≠ aport√°s a toda la estructura que genera El Almac√©n y, de alguna forma, vos compr√°s esa az√ļcar pero a la vez compr√°s una salsa que s√≠ es elaborada por un movimiento social. De alguna forma ese producto que es del mercado capitalista tracciona otros productos que son de la Econom√≠a Social y Solidaria. Es como un apoyo, una muletilla de alguna forma. Esa podr√≠amos decir que es una forma de negociaci√≥n que se ha tenido que hacer con el Capital. Otra son algunos medios de pago como Mercado pago que es la inserci√≥n del Capital en cadenas micro, cadenas de la econom√≠a popular podr√≠amos decir. C√≥mo el mercado va entrando inclusive en estas econom√≠as que son mezcla de formal e informal. Y bueno hace ruido eso porque de alguna forma cobran una comisi√≥n por ofrecer el servicio de cobro, ah√≠ entra un poco la cuesti√≥n especulativa. Es un servicio, s√≠, pero tambi√©n es especulativo, qu√© hacemos ante eso. La verdad es que a la gente le soluciona un mont√≥n en lugar de tener el efectivo poder pagar con una tarjeta o con una cuenta de mercado pago.

Quiz√°s en alg√ļn momento otra negociaci√≥n fue entrar en di√°logo m√°s cercano con el Estado, diferentes estamentos del Estado. Que en un principio era como esa autonom√≠a m√°s radical y que despu√©s nos dimos cuenta que el Estado est√°, est√° presente, y que de alguna forma est√° bueno disputar recursos al Estado porque el enemigo principal hoy ser√≠a el Capital y no tanto el Estado. Ah√≠ podemos entrar en el debate de los matices que puede haber entre los integrantes y las integrantes de El Almac√©n. Yo particularmente creo que el Estado se disputa y que el Estado hoy es una de las mejores herramientas que hay para combatir al Capital como un aliado estrat√©gico. Eso cambi√≥, mut√≥.

Por otro lado, qu√© cosas le dan autonom√≠a al Almac√©n. Por un lado ‚Äďque tambi√©n es una cuenta pendiente de los movimientos y organizaciones sociales en general y puntualmente los que se dedican a cuestiones comerciales o econ√≥micas- creo que es necesario el tema de la eficiencia ‚Äďpodr√≠a decirse-, un buen c√°lculo de costos, perderle un poco el miedo a la administraci√≥n, a la contabilidad. Creo que eso da y dar√° a futuro mayor grado de autonom√≠a en la medida en que mejore ese tipo de aspectos de nuestras organizaciones. Pero, mientras tanto, hay que ir rompiendo ciertos lugares comunes o sentido com√ļn. Estas propuestas est√°n subsidiadas, necesitan de subsidios. Estos subsidios pueden ser de diferentes fuentes pero una de ellas es justamente el Estado a trav√©s de programas sociales. Y El Almac√©n es parte de un espacio mayor que es la cooperativa La Chipica ‚Äďque la integra El Almac√©n y El Espejo- y a su vez la cooperativa La Chipica es parte de una organizaci√≥n mayor que es el FOL ‚ÄďFrente de Organizaciones en Lucha-. Y entre otras cosas el FOL permite el acceso a ciertos programas sociales. A trav√©s de esos programas sociales, El Almac√©n recibe una parte de ellos que permiten de alguna forma financiar el salario de sus trabajadores y trabajadoras con lo cual esos trabajadores y trabajadoras cobran un sueldo digno por el trabajo que hace El Almac√©n pero tambi√©n por el subsidio a trav√©s de estos programas sociales. Digo que hay que romper cierto sentido com√ļn porque est√° subsidiado parte del trabajo; la pregunta es si ese subsidio en alg√ļn momento debe desaparecer o no. Y en todo caso la pregunta ser√≠a si la econom√≠a capitalista tambi√©n deber√≠a dejar de estar subsidiada porque es un mito decir que las grandes empresas ‚Äďsi bien tienen buenas estrategias de marketing, de contabilidad, de administraci√≥n, etc. etc.- no reciben subsidios del Estado. Los reciben a trav√©s de exenciones impositivas o condonaciones de deudas por impuestos o programas pre-pandemia y durante la pandemia, en donde el Estado paga una parte del salario a los trabajadores y trabajadoras de esas empresas. A esta altura del partido es un debate que deber√≠a estar superado. Entender que en la econom√≠a capitalista los subsidios son moneda corriente, el debate ser√≠a entonces hacia d√≥nde van esos subsidios. Nosotros creemos que est√° bueno que vayan hacia procesos econ√≥micos que no contaminen, que produzcan alimentos sanos, que promuevan otro tipo de trabajo: un trabajo digno, saludable, donde no haya explotaci√≥n, donde se promueva una actitud activa de los trabajadores y las trabajadoras desde la horizontalidad, un proceso asambleario, etc.

Volviendo a la pregunta original, esa pertenencia al FOL es lo que ha permitido el acceso a determinados programas y esos programas de alguna forma permiten tomar decisiones con cierta autonom√≠a porque tener asegurado parte del salario a nivel mensual hace que no tengas que hacer malabares ‚Äúvendi√©ndote‚ÄĚ o vendiendo tu autonom√≠a a otras estructuras. Es una autogesti√≥n relativa, la autonom√≠a no es un estado permanente, digamos que son momentos de la organizaci√≥n.

 

Bueno, es como pasa en nuestra vida cotidiana en el sentido de pensar, no solo por la limitaci√≥n que puede tener hoy la Econom√≠a Popular y Solidaria, sino por c√≥mo se dan las din√°micas de consumo. En buena medida ‚Äďpara decirlo r√°pido- estamos vestidos con productos del Capital, muchos alimentos los compramos en el supermercado. Si queremos educaci√≥n y no vamos a una privada, la educaci√≥n es estatal. Lo que quiero decir es que todo es mucho menos ‚Äúpuro‚ÄĚ, si se quiere. En lo cotidiano estamos o transitando instituciones estatales o comprando en el mercado del Capital, digamos‚Ķ

 

S√≠, s√≠, s√≠. Lo que pasa es que ah√≠ tambi√©n est√° el tema de cu√°l es el enfoque que le damos a la econom√≠a social, solidaria, popular, como queramos llamarla. Entonces vos ten√©s un enfoque que te dice que este tipo de econom√≠a es una respuesta ante la emergencia, ante una crisis. Una econom√≠a que salva a los y a las excluides. Despu√©s ten√©s otro enfoque que te habla de un ‚Äútercer sector‚ÄĚ que es un sector que puede convivir en armon√≠a con el Estado y con el Capital que se dedica a hacer aquello que al Capital no le interesa porque no hay ganancia y que el Estado no lo hace porque no llega a determinados lugares. Despu√©s ten√©s un enfoque que es el m√°s radical: bueno rompamos todo y hagamos algo nuevo‚Ķ totalmente rupturista. Y hay un cuarto enfoque que es el transicional, una transici√≥n hacia otra cosa. Creo que esto que vos planteas es decir bueno, hay niveles de negociaci√≥n con el sistema. Estamos en transici√≥n. Quienes somos parte de esto, desde mis conocimientos, ten√©s grupos m√°s radicales, pero la mayor parte en la Argentina de hoy ‚Äďte puedo nombrar otras organizaciones similares al Almac√©n como Puente del Sur en Buenos Aires, Caracoles y hormigas, etc., aqu√≠ en Mendoza ten√©s La Posta Campesina, Almac√©n del Buen Vivir- apuntan a una transici√≥n. Es entender a la Econom√≠a Social y Solidaria como una transici√≥n hacia otro modelo productivo, econ√≥mico.

 

Sentipensando esta transici√≥n, en todos los productos que uno encuentra en El Almac√©n ah√≠ hay reivindicaciones de tipo feminista, de pueblos originarios, tambi√©n de lo que es el trabajo cooperativo, etc. Entonces lo que quiero preguntarte es lo siguiente: ¬Ņcu√°les son las fortalezas y las limitaciones del hecho de que todas estas reivindicaciones est√©n en los productos a la hora de la comercializaci√≥n?

 

Yo creo que la fortaleza justamente es esa. Si yo recién te mencioné ciertos obstáculos de la comercialización, de la producción, del consumo; una de las mayores fortalezas es lo simbólico. De alguna forma la comercialización de este tipo de productos es una manera de difusión de esas luchas que vos acabás de mencionar. La Economía Social y Solidaria es materialidad pero también es lo simbólico. Lo simbólico hace mucho: la construcción de una contrahegemonía, son banderas, diversas cuestiones. La comercialización de alguna forma se dedica a eso. El productor o la productora que a lo mejor está luchando por la tierra para producir a veces no tiene la posibilidad de dar a conocer esa lucha porque justamente está en el campo luchando y tal vez la comercializadora es la que tiene la llegada más cercana al consumidor o la consumidora entonces puede transmitir ese mensaje de forma material y concreta con una botella de salsa, por ejemplo.

Ahora bien, esa virtud, que es lo simb√≥lico, visto desde otro lado puede ser el defecto. Pero en qu√© momento la comercializadora es una verdadera salida para la producci√≥n del campo popular. Y hasta qu√© punto las comercializadoras solidarias pueden llegar con sus productos a los sectores populares. Es decir resolver la contradicci√≥n. Si vi√©ramos esto en una foto podr√≠amos decir que los trabajadores de la Econom√≠a Social y Solidaria muchas veces no pueden consumir los productos que se producen con esa l√≥gica, por ejemplo no se consumen en los barrios populares de Mendoza. La fortaleza -que es el simbolismo- se convierte en la dificultad o el defecto de esto. Decir ‚Äėbueno, cu√°ndo podemos pasar a un grado de materialidad mayor‚Äô, cu√°ndo empezamos a moverle el amper√≠metro al mercado.

 

Hasta qué punto estas reivindicaciones pueden ser viabilizadas a partir de las redes y espacios de la comercializadora pero en qué medida no pueden justamente limitar esa comercialización. O sea, hasta qué punto se deja en un segundo plano la comercialización propiamente dicha y pasa al primer plano el resto

Totalmente. Yo creo que por ah√≠ ‚Äďcomo autocr√≠tica, ¬Ņno?- a veces podemos ‚Äúdescansar‚ÄĚ en las banderas que transmitimos y perdemos de vista que somos una comercializadora y como tal tenemos una tarea ‚Äúnatural‚ÄĚ que es acercar la producci√≥n al consumo. Y a veces creo que descansamos un poco en esas banderas y el mensaje que transmitimos y no resolvemos ese problema casi de log√≠stica.

Su producción aumentó mucho en el contexto de la pandemia en la medida en que muchxs consumidores empezamos a pedir más productos con llegada al domicilio…

 

Fue inversamente proporcional al aislamiento, podemos decir. En la medida en que inclusive durante la pandemia se abri√≥ un poco m√°s el comercio, volvi√≥ a disminuir. Cuando se empez√≥ a flexibilizar y las personas nuevamente pudieron ir un poco m√°s lejos la gente ‚Äúrecuper√≥‚ÄĚ los h√°bitos anteriores y de alguna forma olvid√≥ que pod√≠a comprar en las comercializadoras solidarias. Hay que ver eso, ojo, porque depende. Yo hablando con una compa√Īera de Puente del Sur ella me dec√≠a que si bien hubo una explosi√≥n de las ventas y que despu√©s disminuy√≥, la disminuci√≥n no lleg√≥ al punto inicial de la pandemia. O sea que despu√©s del mayor encierro, Puentes del Sur ‚Äďque es una comercializadora en Buenos Aires-, si hac√©s una comparaci√≥n, aument√≥ su venta. El Almac√©n est√° ah√≠. Creo que aument√≥ un poquito en todo caso, no mucho.

Ahora me gustar√≠a hacerte una pregunta m√°s amplia: ¬Ņc√≥mo ves la situaci√≥n actual de la Econom√≠a Popular y Solidaria en Argentina y en Am√©rica Latina/Abya Yala?

 

Vamos a Argentina. Vos dijiste Econom√≠a Popular y Solidaria. En los √ļltimos a√Īos se reivindica mucho m√°s el t√©rmino ‚Äúpopular‚ÄĚ. Y que de alguna forma ‚Äúpopular‚ÄĚ va a ir de la mano ‚Äďa veces se pelea, a veces no- con la informalidad. Y ah√≠ s√≠ podemos hacer un puente con Am√©rica Latina y decir hasta qu√© punto la econom√≠a informal es algo muy importante en Am√©rica Latina en relaci√≥n a otro continente como Europa. En las √ļltimas d√©cadas ha ido aumentando la informalidad. Esa informalidad es el germen para la econom√≠a popular y entonces vos ten√©s ‚Äďen el caso de Argentina, despu√©s de la crisis de 2001- cartoneros, cartoneras, la venta ambulante tambi√©n creci√≥, todo eso podr√≠a ser considerado una econom√≠a popular a secas. La clave est√° ‚Äďy en el caso de Argentina ha ido mejorando- en como ese sector o esos sectores que componen la econom√≠a popular se van organizando. Porque la econom√≠a popular no necesariamente es solidaria. Es solidaria en tanto y en cuanto se organice y apunte a otro modelo y no solo a la sobrevivencia. Porque la econom√≠a popular muchas veces repite los mismos patrones que la econom√≠a del Capital, se apoya en las unidades dom√©sticas, en los v√≠nculos familiares pero sale al mercado a disputar como cualquier otro, compite, etc. etc. para llevar el pan a la casa. Lo que s√≠ ha avanzado mucho con determinados gremios, confederaciones, federaciones, cooperativas, es la organizaci√≥n de la econom√≠a popular. Por ejemplo la Uni√≥n de Trabajadores de la Econom√≠a Popular ‚Äďla UTEP- o los trabajadores excluidos, hay muchas cooperativas de cartoneros que en realidad son de recuperadores urbanos, en fin. Yo te dir√≠a que ha crecido la informalidad con lo cual crece ese germen y el tema es ver como ese grupo de trabajadores y trabajadoras se organiza. Creo que hay mayor grado de organizaci√≥n entonces esa econom√≠a popular se solidariza. Estamos en eso. El caso de la econom√≠a popular es muy de Argentina, en Brasil se habla de econom√≠a solidaria.

Por otro lado lo que te acabo de decir es algo que existe y ha existido siempre o hace mucho tiempo en Am√©rica Latina: la exclusi√≥n de los mercados formales de trabajo. El tema es qu√© sucede con eso. Como se canaliza esa fuerza de trabajo y esa capacidad de producir. Por eso me parece muy interesante en el caso de Argentina, est√° Enrique Mart√≠nez que fue director del INTI, √©l habla de producci√≥n popular haciendo foco en las capacidades que tienen los sectores populares que han sido excluidos del mercado laboral tradicional para producir bienes de uso, por ejemplo el h√°bitat popular. Cuantas personas son alba√Īiles ‚Äďhombres, mujeres- que podr√≠an construir su propio h√°bitat. En muchos casos no disponen de vivienda propia entonces Mart√≠nez plantea el desaf√≠o para el Estado de apoyar a cooperativas de trabajadores y trabajadoras que construyan su propio h√°bitat. Entonces ah√≠ creo que puede estar una clave tambi√©n: la producci√≥n popular.

 

Dentro de las organizaciones con las que ustedes trabajan est√° la gente de la UST ‚ÄďUni√≥n de trabajadores rurales Sin Tierra de Lavalle- y me gustar√≠a que nos contaras qu√© es la UST y qu√© propuestas comparten con El Almac√©n

 

Bien. Creo que si tom√°s el v√≠nculo UST-El Almac√©n es un v√≠nculo de manual. Porque la Econom√≠a Popular y Solidaria va muy asociada al comercio justo y toda esa movida. Y siempre se estudia la relaci√≥n campo-ciudad. Entonces la UST, una organizaci√≥n campesina de Mendoza que lucha por el derecho a la tierra, al agua, a la organizaci√≥n popular en el campo, la soberan√≠a alimentaria, b√°sicamente su lucha es ‚Äėtierra para producir‚Äô, producir alimentos. Ese alimento que reclama producir es necesario que despu√©s sea distribuido en la ciudad. En el campo mismo donde est√° la UST es necesario distribuirlo pero de alguna forma es el v√≠nculo campo-ciudad sin reproducir ese v√≠nculo donde el campo tiene que alimentar necesariamente la ciudad ‚Äďaunque de alguna forma lo hace-; ah√≠ est√° la relaci√≥n entre la UST y El Almac√©n Andante como esa herramienta que distribuir√≠a esos alimentos que se producen en el campo pero que se producir√≠an mucho m√°s si la tierra en el campo estuviese mejor distribuida y no concentrada. La UST, una organizaci√≥n que ya tiene unos 15 a√Īos, 16 a√Īos en Mendoza y que surgi√≥ al calor de lo que fueron otras luchas campesinas a nivel latinoamericano. En ese sentido la m√°s conocida puede ser la del MST ‚ÄďMovimiento de los Sin Tierra- de Brasil que a su vez naci√≥ de los movimientos eclesiales de base, la teolog√≠a de la liberaci√≥n de las d√©cadas del ‚Äô60, ‚Äô70.

 

Esto √ļltimo que me ha dicho me sirve para hacerle esta √ļltima pregunta. La √ļltima vez que nos juntamos ust√© me dijo que andaba ‚Äúcoqueteando‚ÄĚ con la Filosof√≠a de la Liberaci√≥n

 

Sí. Con lo colonial, poscolonial y la transmodernidad. Llegamos a eso. Estoy ahí explorando un poco pero el origen fue el análisis de un grupo en Alemania que dice practicar e investigar desde una geografía poscolonial

 

Yo quer√≠a saber si en este tiempo de intercambio con ese grupo alem√°n, ¬Ņqu√© encontr√°s en la FL que te ayuda a pensar en tu trabajo en El Almac√©n Andante, si has establecido alg√ļn puente entre esa filosof√≠a y lo que ustedes reivindican, proponen y vienen trabajando hace 11 a√Īos?

 

Uh, ¬°qu√© pregunta! ¬°Me agarraste desprevenido! Porque se me mezcla un poco mi condici√≥n de acad√©mico y lo uno con Geograf√≠a. Tal vez una respuesta muy visceral, muy b√°sica, muy hasta de sentido com√ļn ‚Äďpero por ah√≠ est√° bueno no teorizar mucho-, b√°sicamente el puente que yo veo es el hecho de rescatar lo nuestro. Lo primero que se me viene a la cabeza es el famoso ‚Äúvivir con lo nuestro‚ÄĚ que alguna vez plante√≥ el economista Aldo Ferrer ‚Äďobviamente desde otro enfoque-, pero lo asocio con la soberan√≠a alimentaria de alguna forma. Ese pensarse desde Am√©rica Latina, pensarse como colonizado pero a la vez como ese querer liberarse de cadenas que est√°n todav√≠a, esa segunda independencia, la soberan√≠a alimentaria, pensar procesos desde ac√° para satisfacer necesidades de las poblaciones locales con las herramientas y los saberes que est√°n. En el campo no es que la gente descubri√≥ la Econom√≠a Popular y Solidaria sino que lo hac√≠a con otro nombre. La producci√≥n de mermelada de estaci√≥n usando las frutas o las verduras de estaci√≥n. Son saberes que ya est√°n de generaciones. Poner en valor eso que b√°sicamente es producir alimentos para los tuyos. Estoy tirando un barrido de ideas que no est√°n todav√≠a muy conectadas pero sirve como respuesta, como van saliendo.

Muy bien. ¬ŅQuisiera agregar algo m√°s?

 

No. Me encanto la propuesta. Más que una entrevista es como un diálogo. Si bien yo hablé más ha sido una entrevista abierta, me pareció muy bueno. También nos sirve como excusa para juntarnos un rato y charlar[1].

 

 

 

 

Algunas notas para conocer más sobre El Almacén Andante y la Economía Popular y Solidaria

‚ÄúComercializaci√≥n de alimentos: desaf√≠os para la Econom√≠a Popular y Solidaria‚ÄĚ ‚Äď  por Emanuel Jurado. Disponible en web:  https://www.unidiversidad.com.ar/comercializacion-de-alimentos-desafios-para-la-economia-popular-y-solidaria

‚ÄúLa otra cara de la econom√≠a: productores que ofrecen alimentos sanos y a domicilio‚ÄĚ. Disponible en web: https://www.unidiversidad.com.ar/la-otra-cara-de-la-economia-productores-que-ofrecen-alimentos-sanos-y-a-domicilio

[1] Esta entrevista se realizó a través de un Meet de Google.




Fuente: Argentina.indymedia.org