February 18, 2021
De parte de La Haine
752 puntos de vista
18/02/2021 :: Nacionales E.Herria
x Juanjo Basterra
Endika Alabort: 鈥淨ui茅n firma y afirma que hay que trabajar hasta los 67 a帽os tiene una vida laboral muy pl谩cida y econ贸micamente desahogada鈥

Endika Alabort: 鈥淨ui茅n firma y afirma que hay que trabajar hasta los 67 a帽os tiene una vida laboral muy pl谩cida y econ贸micamente desahogada鈥

鈥淟os cambios que est谩 generando la 4陋 revoluci贸n industrial est谩 dejando de lado a la econom铆a vasca鈥

鈥淓sto me lleva a la necesidad de reivindicar el sindicalismo y solidaridad de clase como herramienta para mejorar condiciones de trabajo, romper con la din谩mica de sueldos de miseria y encadenamiento de contratos temporales intercalados con el desempleo鈥

鈥淗ay que limitar la temporalidad. Esto se lleva diciendo en cada reforma laboral, al menos desde 2002, pero haciendo lo contrario鈥

鈥淓l hecho de tener como moneda el euro, implica que no hay soberan铆a monetaria alguna鈥

Juanjo Basterra, kazetaria eta m. soziala * E.H

Endika Alabort, economista y miembro de CNT, ante la situaci贸n de crisis econ贸mica que atraviesa la econom铆a, explica con detalle lo que ocurre. Afirma que hay dinero para garantizar pensiones p煤blicas, pero ante los cambios del Pacto de Toledo se帽ala que 鈥渜uien firma y afirma que hay que trabajar hasta los 67 a帽os tiene una vida laboral muy pl谩cida y econ贸micamente desahogada鈥. Entiende que la 鈥渓luvia de millones鈥 que llegar谩 de Bruselas es como un regalo envenenado y recuerda que 鈥渓os cambios que est谩 generando la 4陋 revoluci贸n industrial est谩 dejando de lado a la econom铆a vasca鈥, dado que los gobiernos solo apoyan a un pu帽ado de empresas. Aventura que en los pr贸ximos a帽os aumentar谩 el paro y la precariedad, con la que los empresarios hacen negocio. Por lo que le lleva a remarcar 鈥渓a necesidad de reivindicar el sindicalismo y solidaridad de clase como herramientas para mejorar las condiciones de trabajo, romper con la din谩mica de sueldos de miseria y encadenamiento de contratos temporales intercalados con el desempleo鈥.

Tengo algo m谩s que una sensaci贸n: las crisis econ贸micas se suceden con menor cadencia entre ellas. En 2008 explot贸 la anterior y hasta 2015 no nos dijeron que empezaba la recuperaci贸n, aunque para muchas personas no ocurri贸 as铆, siguieron en crisis. 驴A qu茅 es debido? 驴El capitalismo/neoliberalismo est谩 en crisis y necesita retomarlas para eliminar o reducir derechos laborales y salariales a quienes son fuerza de trabajo para aumentar la precariedad y dotarse de mano de obra barata y mal pagada?

En los 煤ltimos 150 a帽os se han registrado 14 recesiones econ贸micas y muchos m谩s estallidos financieros, que han impactado en la denominada econom铆a real, por lo que se puede concluir que la inestabilidad econ贸mica es la caracter铆stica m谩s notable de este sistema. Sin embargo, desde la crisis del petr贸leo, a comienzos de la d茅cada de 1970, comenz贸 una din谩mica de la que no se ha salido a d铆a de hoy. La capacidad de generar beneficios mediante la producci贸n de productos y servicios no financieros ha ido cayendo con los a帽os; la alternativa de los grandes capitales ha sido la salida neoliberal, con la financiarizaci贸n de la econom铆a en la que los mercados financieros son los que marcan la deriva del resto de sectores de la econom铆a.

Debido a que los mercados financieros son por naturaleza m谩s inestables y propensos a cracks burs谩tiles y crisis, han arrastrado al resto de la econom铆a a esta din谩mica. Esa es la raz贸n principal por la que durante los 煤ltimos a帽os, las recuperaciones econ贸micas han sido m谩s d茅biles y s贸lo han sido para la parte m谩s privilegiada de la sociedad. As铆 se entiende la extensi贸n de la precariedad a cada vez m谩s trabajadores y trabajadoras, lo que antes era una caracter铆stica del mercado laboral de los j贸venes, se hace general.

Desde mi punto de vista no creo que el capitalismo (como sistema) est茅 en crisis, ni tampoco su actual fase neoliberal. Simplemente sigue con sus ciclos, s贸lo que ahora m谩s cortos. Si tomamos los datos macroecon贸micos para Euskal Herria peninsular, la Gran Recesi贸n de 2008 parece que se supera en 2015; pero si lo tomamos desde la perspectiva del empleo (temporalidad, salarios reales, etc..), todav铆a seguimos sin recuperar los niveles previos al 2007, esto es, la clase trabajadora ha seguido en crisis pese al crecimiento econ贸mico de 2015-2019. Esto es la clave para entender que en la actual fase: aunque haya crecimiento econ贸mico, este ser谩 acaparado por el capital.

Nos encontramos ante una crisis multisist茅mica en la que el capitalismo est谩 buscando cualquier recoveco para obtener plusval铆a; y mientras pueda obtenerlo, seguir谩 con los ciclos de crisis-crecimiento-crisis, solo que cada vez a un ritmo m谩s acelerado, tal como hemos visto en los 煤ltimos 20 a帽os. Realmente esto no es sostenible ni econ贸mica, ni social, ni ecol贸gicamente, pero mientras puedan seguir obteniendo beneficios (de la forma que sea), van a seguir tirando para adelante.

La crisis econ贸mica actual, derivada de la pandemia, muestra un inicio virulento. Hego Euskal Herria cerr贸 con 64.400 activos menos en 2020 sobre el inicio de la anterior en 2008; hay m谩s personas en paro 138.500 personas en 2020 frente a 117.700 personas en 2008 y un 13,5% de los hogares cuentan con todos sus miembros en paro, seg煤n datos INE. 驴Tendremos crisis para largo? 驴Los ERTEs est谩n anestesiando el paro que llegar谩 y crecer谩 como ocurri贸 con la anterior crisis?

No hay economista que pueda hacer predicciones exactas a medio o largo plazo, como mucho se pueden realizar acercamientos. En este sentido hay que analizar qu茅 salida ha tomado la econom铆a de la CAV y Nafarroa ante la Gran Recesi贸n de 2008: un aumento del sector servicios no avanzados (comercio y hosteler铆a, sobre todo), y retroceso de la industria. Los ERTEs han servido para detener (por el momento) los despidos, pero en los sindicatos ya estamos viendo cual es el siguiente paso que est谩n tomando las empresas: EREs y pr贸ximamente concursos de acreedores. Adem谩s, con la Reforma Laboral no derogada de 2012, las empresas van a poder alegar causas econ贸micas, pese a que hayan tenido beneficios en 2019 y los vayan a tener en 2021 (y hasta en 2020), eso de que se 鈥減rohib铆a despedir鈥 ha sido sobre todo un elemento que podr谩 valer para la batalla por el relato en el parlamento, pero no para el mundo del trabajo. En resumen, lo m谩s probable es que el paro vaya aumentando durante este a帽o y parte del siguiente.

A煤n as铆, la precarizaci贸n de las condiciones laborales, junto a una menor cobertura de las prestaciones por desempleo pueden que haga parecer que no hay tanto desempleo, ya que se podr铆a maquillar con subempleo, esto es, con contratos de trabajo temporales y muchos de ellos a tiempo parcial. De esta manera, la tasa de desempleo podr铆a no ser tan alta, pero los trabajos que se realizar谩n no dar谩n para poder llevar una vida digna.

Hego Euskal Herria ten铆a fortaleza econ贸mica cuando la Industria era m谩s fuerte, pero estamos perdiendo esos amarres a marchas forzadas. 驴La terciarizaci贸n de la econom铆a podr谩 mantener el futuro de este pueblo?

Si atendemos a los datos, la desindustrializaci贸n ha avanzado en el periodo 2008-2020, reflej谩ndose en la ca铆da de empleo en el sector industrial. Esta es una tendencia que lleva en marcha m谩s de 40 a帽os: seg煤n Jon Bernat Zubiri Rey y Llu铆s Rodriguez Algans, la industria de la CAV ha pasado de suponer un 49% del Producto Interior Bruto en 1977, a un 29% en 2007; situ谩ndose en el 24% en 2018, y el empleo industrial ha ido reduci茅ndose de manera imparable, de 423.000 empleos en 1975, a 274.000 en 1986, y a 188.000 en marzo de 2019. 驴Qu茅 se ha hecho para sustituir estos empleos industriales? Profundizar en el sector servicios, sobre todo en comercio y hosteler铆a. 

Eso ya es un problema en s铆, porque ni los sectores desarrollados son estrat茅gicos, ni la calidad del empleo es la misma. Cuando desde los diferentes gobiernos se habla de terciarizaci贸n de la econom铆a, se habla del investigaci贸n y desarrollo, de empresas de ingenier铆a, etc鈥 algo que est谩 lejos de la realidad que vivimos.

La propuesta que est谩 sobre la mesa es que trabajemos en trabajos basura (mal pagados) o en trabajos de mierda (trabajos que sociablemente no sirven para nada), tal como lo define David Graeber. Y esto es insostenible socialmente a largo plazo.

驴Crees que hay una renovaci贸n adecuada del tejido industrial a la vista del cierre y destrucci贸n de empleo en sectores altamente industrializados?

Es dif铆cil apuntar hacia donde debe ir la industria, pero lo que queda claro es que si los centros de decisi贸n de la misma se encuentran fuera de nuestro territorio, la direcci贸n la van a marcar esos centros. Esto lleva a tener que competir entre centros de trabajo de una misma empresa o grupo de empresas, generalmente desde el punto de vista del coste (laboral). La consecuencia directa de esta situaci贸n es un aumento de los ritmos de trabajo y control salarial y flexibilizaci贸n laboral, lo que repercute negativamente en los y las trabajadoras, y por extensi贸n, en el resto del tejido productivo: ya sea porque la industria auxiliar tiene que aceptar los precios que le impone la empresa que contrata, o porque al disminuir la capacidad adquisitiva de los trabajadores y trabajadoras de estas empresas, afecta al consumo en nuestro territorio. Por otro lado tenemos industrias que a煤n mantienen un peque帽o margen de autonom铆a (muy peque帽o, a decir verdad). Pero estas empresas industriales con sede en Euskal Herria son muy dependientes de los mercados internacionales.

Los cambios que se est谩n dando en el sector industrial, la industria 4.0 o 4陋 revoluci贸n industrial, en la que a todo se le a帽ade la palabra 鈥淪mart鈥, tiene su base en las empresas tecnol贸gicas que escapan al control de los Estados e incluso de la Uni贸n Europea. Esto 煤ltimo lo ha desarrollado de forma contundente el periodista Ekaitz Cancela. No se est谩 abordando ni en Euskal Herria ni a nivel europeo la falta de soberan铆a tecnol贸gica y la dependencia que tiene la industria de unas pocas empresas. Por otro lado, se est谩n desarrollando proyectos para la modernizaci贸n del tejido industrial (en la CAV, ayudas en los programas Basque Industry, 4.0 e Industria Digitala, entre otros), pero la percepci贸n es que no hay una robusta pol铆tica industrial que aborde la problem谩tica e implante soluciones, sino que hay una red de herramientas que va a servir de ayuda a ciertas empresas industriales.

Desde el punto de vista del empleo y peso en la econom铆a, est谩 claro que el sector va a ir a menos; la inserci贸n de la industria vasca en la Uni贸n Europea la convierte en dependiente de las decisiones que se tomen fuera del territorio, dej谩ndola en una posici贸n de mayor debilidad; y los cambios que est谩 generando la 4陋 revoluci贸n industrial est谩 dejando de lado a la econom铆a vasca.

Como economista, 驴hasta cu谩ndo tendremos crisis econ贸mica? 驴Qu茅 se debe hacer para salir de la misma y que favorezca a todas las personas? 驴La 煤nica salida es inyectar a las multinacionales recursos p煤blicos que llegar谩n de la UE, que provienen de los impuestos que aportan las personas? 驴Crees que al final la Clase Trabajadora va a pagar estas ayudas, como ha ocurrido con la anterior crisis con los bancos, que no han devuelto en torno a 62.000 millones?

Como dec铆a antes, no soy muy amigo de dar fechas concretas. Si la Gran Recesi贸n nos trajo una d茅cada perdida, est谩 crisis en la que el covid19 ha sido un factor detonante (que no la 煤nica causa), va a durar m谩s, ya que no hab铆amos salido de la anterior. Lo m谩s probable es que sea de mayor intensidad que la Gran Recesi贸n, y se alargue durante toda esta d茅cada que estrenamos, con alg煤n que otro altibajo (debido a la inyecci贸n financiera del Next Generation).

La salida que se ha buscado ha sido el Plan Next Generation, con el que se pretende renovar la econom铆a y adecuarla a los retos medioambientales que tenemos encima. Si bien hay voces que lo consideran un avance frente a las pol铆ticas austericidas de los a帽os 2009-2012, la realidad es que se ha comprado tiempo, nada m谩s. No est谩 claro c贸mo se va a vehiculizar este dinero para generar cambios en la estructura econ贸mica hacia un capitalismo verde, y menos en el caso del Reino de Espa帽a, visto el habitual funcionamiento acaparador de las 茅lites econ贸micas.

Hay que contextualizar lo que supone ese plan. En el periodo 2021-2027, se van a recibir las ayudas europeas, pero tambi茅n desde Madrid se va a enviar dinero a Bruselas. Tal como ha calculado Stuart Medina, de la Red MMT, en este periodo, se van a dirigir a Bruselas 52.126 millones de euros. En resumen, entre lo que entra y lo que sale, el Reino recibir谩 sobre 20.500 millones de euros, un 4,1% del los gastos de todas las administraciones en un a帽o del Reino, ya que los otros 67.300 millones se van a devolver con intereses. Por lo que hay que poner en cuarentena toda expectativa positiva sobre lo que va a suponer ese 鈥渕an谩鈥 ca铆do de Bruselas.

Pero por otro lado est谩 la letra no tan peque帽a del acuerdo, algo que ya se subrayaba en junio de 2020. En el mismo se hablaba de la condicionalidad de aplicar reformas, si bien estas no se negociaron en 2020, b谩sicamente porque si no, el plan no hubiera salido adelante. La Comisi贸n Europea ya ha dejado claro qu茅 l铆neas se han de seguir: para empezar, ahondar en la reforma laboral y en la del sistema de pensiones. A esto hay que a帽adir que, pasado un tiempo, lo m谩s probable es que se vuelva a exigir la estabilidad presupuestaria y de d茅ficit p煤blico.

En conclusi贸n, se ha comprado tiempo pero se va a pagar con intereses. Y a quien le va a tocar pagar va a ser, como no, a la clase trabajadora, empezando por sus pensiones y condiciones de trabajo, de eso no hay duda alguna.

驴Hay alguna otra alternativa? Con la correlaci贸n de fuerzas actual en el seno de la UE, no lo creo. A pesar de ello, si escapamos de la visi贸n ortodoxa (neoliberal) de la econom铆a, y desde una visi贸n reformista hasta una transformadora, hay propuestas factibles. Por ejemplo, una de ellas pasa por recuperar la soberan铆a monetaria (propuesta de la Teor铆a Monetaria Moderna); dentro de las visiones heterodoxas de la econom铆a hay propuestas y alternativas para probar. Sin embargo, el problema no es qu茅 propuestas sean factibles y m谩s ajustadas a la realidad, sino que la visi贸n ortodoxa de la econom铆a que se aplica se debe m谩s a una cuesti贸n de clase.

驴Qu茅 habr铆a que hacer para evitar que solo la 茅lite econ贸mica obtenga m谩s beneficios, incluso en tiempos de crisis, mientras que cada vez m谩s parte den la Clase Trabajadora tiene que vivir en la miseria? Porque los datos son inapelables: los ricos aumentan sus fortunas y la Clase Trabajadora sufre m谩s paro y pobreza.

No es f谩cil. La v铆a parlamentaria hace tiempo que demostr贸 sus l铆mites a la hora de redistribuir la riqueza: no vivimos en la 茅poca en la que el gobierno de un estado-naci贸n puede imponer altos impuestos y ofrecer un Estado del Bienestar a su ciudadan铆a. Las reformas neoliberales han limitado la capacidad de los gobiernos para tomar medidas fuertemente socialdem贸cratas y la globalizaci贸n econ贸mica ha socavado la soberan铆a de estas instituciones pol铆ticas.

Pese a esto, hay un peque帽o margen para mejorar en lo que corresponde a la fiscalidad y control de ciertos aspectos de la econom铆a.

Sin embargo, en mi opini贸n, hay que profundizar en diferentes v铆as. La organizaci贸n en el mundo del trabajo, mediante sindicatos independientes de los partidos pol铆ticos y de la financiaci贸n estatal, es una de las claves; pero para ello deben de dejar de lado posiciones corporativistas y visiones reduccionistas de lo que es la clase trabajadora. Hay que ver al sindicalismo como lo que es: un organismo econ贸mico de clase, tal como lo defin铆a Joan Peir贸. Es por ello que no debe verse como un objetivo en s铆, sino como una herramienta al servicio de la clase trabajadora. Con todo, hay cuestiones que en la actualidad quedan fuera del 谩mbito del sindicato (aunque en otras 茅pocas no fuese as铆). Hablo, entre otros, del pujante movimiento de asociaciones de arrendatarias de viviendas, de cooperativismo transformador, de las luchas feministas anticapitalistas, 鈥 si todos estos toman como base la autogesti贸n, el apoyo mutuo y la independencia de los partidos pol铆ticos e instituciones, se puede articular una respuesta ante la condena a la miseria que nos est谩n llevando. Cada uno de los movimientos necesita de los dem谩s para poder avanzar, esa es una de las claves.

Aun as铆, existe una necesidad imperiosa de coordinarse a nivel global, m谩s all谩 de nuestras fronteras. Esto hace siglos que lo ha puesto en marcha el Capital, acelerado con la globalizaci贸n del siglo XX. Ese ser铆a otra de las claves.

驴Quiere decir que sin la puesta en marcha de estas din谩micas no se puede mejorar? No, a pesar de que estaremos condenadas a luchas de resistencia. Un ejemplo: si una multinacional cierra un centro de trabajo en Iru帽ea, se puede resistir en ese centro, y hasta en un momento, ocuparla, si es que hay el apoyo social suficiente. Pero para intentar resistir mejor, necesitamos de la solidaridad internacional en donde otros centros de trabajo de la misma multinacional est茅 implantada, para empezar.

Hace unos a帽os se confirm贸 un nivel elevado de fraude fiscal y elusi贸n fiscal en Araba, Bizkaia y Gipuzkoa. 驴Se reduce o aumenta? 驴Crees que se necesitan m谩s inspectores o controles para evitar esa merma de recursos?

Si analizamos la recaudaci贸n, el peso mayoritario se centra en los impuestos indirectos (siendo el IVA el impuesto estrella) y en ciertos impuestos directos (principalmente el IRPF), mientras que el impuesto sobre sociedades aporta sobre el 8% de la recaudaci贸n. En el caso de Bizkaia, el fraude detectado supone m谩s del 5% de la recaudaci贸n anual (el 5,46% en 2019), y se constata un ligero aumento durante los 煤ltimos a帽os. Hay que se帽alar que, del fraude detectado, sobre el 70% corresponde a irregularidades en la tributaci贸n del IVA. 驴Qu茅 significa esto? Que los esfuerzos por aflorar el fraude se centran sobre todo en los aut贸nomos y PYMES, y no en las grandes empresas ni en los grandes patrimonios. Hay que constatar que la legislaci贸n de la CAV ofrece grandes ventajas fiscales a estos dos grupos, y la ingenier铆a financiera que estos utilizan para pagar menos (o ning煤n) impuestos socavan las arcas p煤blicas, tal como denunci贸 el gabinete de estudios del sindicato ELA a comienzos de febrero.

Queda claro que no hay una voluntad pol铆tica real para reforzar las plantillas inspectoras. Para poder hacer frente al gran fraude y elusi贸n fiscal, hacen falta equipos de trabajo especializados que pongan el foco en grandes fortunas y multinacionales, que es donde realmente se hace da帽o a la recaudaci贸n; controlar a aut贸nomos y micropymes es muy f谩cil. A帽adido a esto, habr铆a que coordinar las diferentes agencias tributarias del Reino de Espa帽a y de la Uni贸n Europea, para empezar a poner cerco a este fraude. Estos son dos cuestiones que deber铆an ponerse en marcha desde ya, pero tampoco hay que ser ingenuas y pensar que con estas medidas se atajar铆a el problema. Tras todo esto, est谩 el trasfondo en el que las clases trabajadoras somos las sostenedoras de la Administraci贸n, mientras que el Capital paga poco o nada. Y para ello hace falta m谩s que este bloque de medidas, pero ser铆a un inicio.

Otro tema duradero y pol茅mico durante los 煤ltimos a帽os es el futuro de las pensiones. 驴Est谩s de acuerdo en elevar la edad de jubilaci贸n? 驴La pensi贸n p煤blica est谩 garantizada? 驴Las medidas del Pacto de Toledo reducir谩n las pensiones de los futuros pensionistas?

El problema de sostenibilidad del sistema de pensiones es fundamentalmente un problema pol铆tico, m谩s que econ贸mico. 驴Qu茅 razones se dan para tener que cotizar 40 a帽os y hasta los 67 a帽os? Pues que 鈥渟e vive mucho鈥, as铆 de sencillo, eso es lo que el Fondo Monetario Internacional ha trasladado (los a帽os que se cobran pensiones sin estar empleadas). Es indignante tener que trabajar m谩s a帽os, hasta los 67, cuando hay capacidad de sobra para poder retirarse a los 60 o antes. Qui茅n firma y afirma que hay que trabajar hasta los 67 tiene una vida laboral muy pl谩cida y econ贸micamente desahogada; si preguntamos a nuestras personas m谩s cercanas, a partir de los 60 generalmente trabajar cada vez cuesta m谩s, y se paga muy caro en salud. Esto sin hablar ya de trabajos f铆sica y psicol贸gicamente agotadores鈥

Los poderes econ贸micos del Reino de Espa帽a llevan al menos desde mediados de la d茅cada de los 90 hablando de la inminente quiebra del sistema de pensiones p煤blico, y partidos pol铆ticos han comprado esa falacia, pese a que muchos no lo expliciten en p煤blico.

Miren Etxezarreta habla del falso mito de la quiebra de las pensiones p煤blicas, que existe una crisis construida por los poderes f谩cticos que est谩 perjudicando, y que a煤n puede perjudicar mucho m谩s, a la poblaci贸n. Desmonta los seis mitos fundamentales de este ataque al sistema de pensiones p煤blicas: 鈥渆l presupuesto de las pensiones debe estar equilibrado鈥, afirmaci贸n puramente ideol贸gica; 鈥渧ivir m谩s a帽os supone un problema social鈥, cuando lo importante es la capacidad de generar riqueza; 鈥渞elacionar el n煤mero de trabajadores con la capacidad de financiamiento鈥, 鈥渘o hay dinero鈥, cuando la riqueza ha crecido en las 煤ltimas d茅cadas (otra cosa es su distribuci贸n entre el trabajo y el capital); 鈥渓as pensiones p煤blicas en el Reino de Espa帽a son demasiado generosas鈥, cuando el 68,4% de las personas jubiladas vive en el umbral de la pobreza鈥

Las reformas del Pacto de Toledo, que, para que no se nos olvide, es una comisi贸n formada por parlamentarios, han comprado la idea promovida desde las patronales y los servicios de estudios de entidades financieras, con un claro inter茅s de captar parte del pastel de las pensiones p煤blicas. Como medida para fomentar las pensiones privadas, EPSVs, etc鈥 han ido implementando reformas dirigidas a la reducci贸n de la pensi贸n que se va a percibir, ya sea mediante el aumento de los a帽os cotizados necesarios para acceder a la pensi贸n completa y el aumento de la edad de jubilaci贸n. Esto lo veremos en los pr贸ximos a帽os.

Un sistema de pensiones p煤blico que asegure una vida digna es totalmente factible. Pero asegurarlo y mejorar el actual, va a ser un hueso duro de roer. De hecho, esto no deja de ser otro arista de conflicto en la lucha de clases, en la que estos a帽os nos vamos a jugar mucho: nuestro futuro.

Con la elevada precariedad existente, 驴en qu茅 futuro se queda la Clase Trabajadora, sobre todo las personas m谩s j贸venes para completar las cotizaciones durante m谩s de tres d茅cadas?

Pues a corto plazo soy bastante pesimista en este aspecto; no obstante, la parte positiva es que no es una cuesti贸n t茅cnica ni hay una imposibilidad de cambiar el sistema de pensiones. Lo cierto es que miro las vidas laborales de nuestras mayores, cotizando casi 40 a帽os, y veo las de nuestra generaci贸n, totalmente precaria y que sin poder cotizar tres d茅cadas con contratos temporales, intercalando paro y jornadas a tiempo parcial鈥 lo veo extremadamente complicado, por no decir imposible.

Esto me lleva a la necesidad de reivindicar el sindicalismo y solidaridad de clase como herramienta para mejorar condiciones de trabajo, romper con la din谩mica de sueldos de miseria y encadenamiento de contratos temporales intercalados con el desempleo. La necesidad de organizarse en el trabajo. Tambi茅n hay que tener en cuenta que la precariedad hace m谩s dif铆cil organizarse sindicalmente; es ah铆 donde el sindicalismo ha de proveer una visi贸n en conjunto, superando el corporativismo de empresa: no es suficiente mejorar en un convenio colectivo si este deja de lado a las personas subcontratadas. Ser铆a ir a la ra铆z del sindicalismo, alejado de la pol铆tica de pacto social que tanto da帽o nos ha hecho.

A煤n as铆, soy consciente de la dificultad que supone lo que reivindico; tambi茅n que como he dicho anteriormente, el sindicalismo no es la soluci贸n para todo. Necesitamos tender puentes entre los diferentes movimientos sociales transformadores para poder dar una respuesta a este ataque. Y coordinarnos a nivel trasnacional, con todas las dificultades y retos que esto supone.

驴Crees que se deben derogar las 煤ltimas reformas laborales del PSOE y PP para garantizar una cierta seguridad en el mercado laboral?

Hace poco hablaba con un compa帽ero abogado de CNT, y me comentaba que la 煤ltima reforma laboral que se firm贸 con ciertos derechos blindados para los trabajadores fue en 1976, justo despu茅s de los sucesos del 3 de marzo y con una conflictividad laboral notable. Los empresarios se opusieron a la misma. Desde entonces, cada reforma laboral han supuesto pasos hacia atr谩s para nuestros derechos. Y se han realizado m谩s de 50.

La derogaci贸n de las reformas laborales de Rodr铆guez Zapatero y de Rajoy son una m铆nima medida. Da igual que el gobierno m谩s progresista del mundo diga que t茅cnicamente no se puede, eso es una mera excusa para no abordar los problemas que ha generado. Tambi茅n hay que se帽alar que antes de 2010 el mundo laboral no era la panacea, pero lo que se ha legislado desde entonces ha sido salvaje.

Por un lado, hay que limitar la temporalidad. Esto se lleva diciendo en cada reforma laboral, al menos desde 2002, pero haciendo lo contrario. Hay que imposibilitar encadenar contratos temporales y limitar el uso de los contratos por circunstancias de la producci贸n, los cuales en un 99% se firman en fraude de ley; esto a la empresa le sale muy barato. Tras 6 meses trabajando en un sitio, en la gran mayor铆a de los casos la empresa ya sabe si un trabajador o trabajadora es apta para el trabajo, por lo que no tiene sentido seguir con contratos temporales. Limitar la subcontrataci贸n (prohibirla) es otra de las claves para acabar con la precariedad en cadena, teniendo que contratar directamente a los y las trabajadoras.

Por otro lado, abaratar el despido no ha generado empleo, es m谩s, lo que ha generado es una mayor rotaci贸n de trabajadores y trabajadoras. Habr铆a que establecer que el derecho de opci贸n en caso de despido improcedente ,estuviese en manos del trabajador y no de la empresa, como est谩 actualmente legislado. Y por otro, aumentar las indemnizaciones por despido, para que despedir no sea pol铆tica de empresa.

Tambi茅n deber铆an endurecerse las causas por las que las empresas pueden tomar medidas contra las condiciones de trabajo de sus plantillas o despedirlas. Actualmente, si nos centramos en causas econ贸micas, tienen barra libre, pudiendo despedir aun teniendo beneficios.

Y por 煤ltimo, pero no menos importante, dotar de herramientas para acabar con los falsos aut贸nomos. La legislaci贸n actual es clara, pero no se aplica porque, por un lado, Inspecci贸n de Trabajo tiene una falta estructural de plantilla (este problema es flagrante en la CAV), y por otro, no se protege al trabajador o trabajadora que denuncia. Recuperar los salarios de tramitaci贸n previos a la Reforma de 2012 es un m铆nimo.

Hasta aqu铆 he citado unas pocas medidas, que en realidad son muy tibias. Aqu铆 estamos dejando de lado las problem谩ticas que generan los grupos de empresas y otras muchas m谩s que podr铆an considerarse como contrarreformas laborales, por ejemplo, establecer v铆as para la cooperativizaci贸n de empresas. S贸lo con las pocas medidas que he planteado, se podr铆a avanzar bastante para limitar la precariedad.

Por 煤ltimo, hemos visto un fuerte retroceso de la econom铆a mundial, m谩s en Hego Euskal Herria y en el Estado espa帽ol, pero la econom铆a china ha crecido. 驴Qu茅 nos diferencia con la econom铆a china?

La gran ventaja, aparte de su tama帽o, las podemos centrar en las pol铆ticas industriales que han aplicado y las instituciones econ贸micas que han servido de colch贸n frente al golpe econ贸mico de la pandemia. A煤n as铆, es algo muy complejo de analizar y de resumir en varios p谩rrafos. A pesar de esto, sin ser un experto en la econom铆a china se pueden hacer varias lecturas. 

Por un lado, tienen una pol铆tica industrial que cada vez gira m谩s hacia la soberan铆a tecnol贸gica. Tras el gran salto industrializador de los a帽os 80 y 90, en la que captaron tecnolog铆a occidental, en los 煤ltimos a帽os han ido desarrollando una infraestructura tecnol贸gica propia; los vetos de Trump a ciertas empresas est谩n reforzando esa din谩mica. Por otro lado, cuentan con un gran banco de propiedad estatal, que durante el confinamiento, en vez de exprimir a los peque帽os negocios, concedi贸 una moratoria, posibilitando el repunte tras el cierre.

No se pueden comparar las econom铆as de Euskal Herria ni del Reino de Espa帽a con China, esto es algo evidente, tanto en magnitud econ贸mica como territorial y poblacional. Pero s铆 se pueden extraer lecciones. Elementos b谩sicos ser铆an la direcci贸n que ha tomado la pol铆tica industrial en China, el peso de la tecnolog铆a, la soberan铆a monetaria y la visi贸n de soberan铆a tecnol贸gica que est谩n desarrollando. Nuestro territorio, ya sea por ser much铆simo menores en recursos y capacidades, o por seguir haciendo lo de siempre, dependiendo de tecnolog铆as estadounidenses, no est谩 apuntando hacia esa direcci贸n. Por otro lado, tras el proceso de privatizaci贸n de Kutxabank, no hay una gran entidad financiera p煤blica que pueda servir de apoyo a esas pol铆ticas ni para hacer frente a la paralizaci贸n de la econom铆a que ha supuesto la irrupci贸n del covid19 y las medidas para paliarlo. Y valga la redundancia, el hecho de tener como moneda el euro, implica que no hay soberan铆a monetaria alguna.

Estos ser铆an s贸lo tres elementos de diferencia, y adem谩s, son fundamentales. 

https://sareantifaxista.blogspot.com/2021/02/endika-alabort-quien-firma-y-afirma-que.html




Fuente: Eh.lahaine.org