December 3, 2020
De parte de Nodo50
1,609 puntos de vista

Lorena Cabrerizo | La Ca├▒ada Real Galiana es un asentamiento irregular que tuvo sus or├şgenes en los a├▒os 60 con las primeras ocupaciones de esta v├şa pecuaria en desuso. Un asentamiento en el que hoy conviven m├ís de diez mil personas y cuyos l├şmites administrativos y territoriales afectan a cinco entidades diferentes. Como tantas urbanizaciones ilegales que hay en nuestro pa├şs, el enganche a la luz se produce sin contrato. Enganches ilegales que han sido siempre tolerados por administraciones, empresas y polic├şa.

Sin
embargo, desde hace dos meses casi la mitad de la poblaci├│n de la
Cañada se está viendo privada de luz por los cortes que está
llevando a cabo la empresa suministradora, Naturgy. Un conflicto que
ha movilizado a la ciudadan├şa afectada, quienes est├ín reclamando
poder regularizar su situaci├│n y tener contratos legales. Una
demanda leg├ştima que se est├í topando con la negativa de las
autoridades competentes.

Entrevistamos a Javier Rubio, abogado, activista por la vivienda y miembro de CAES, que lleva más de diez años interviniendo en la Cañada Real. Ha participado en sus asambleas ciudadanas, en la presentación de recursos frente al Ayuntamiento de Madrid y de Rivas contra las órdenes de derribos o denunciando, junto a otros colectivos y movimientos, la situación medioambiental de la Cañada con respecto a la incineradora de Valdemingómez.

 

┬┐Qu├ę est├í pasando en la Ca├▒ada Real?

Desde hace dos meses se sufre un corte de luz casi permanente en el sector 6 que afecta a unas 900 familias y 3000 personas, un corte de suministros que se ha ampliado al sector 5, sumando a otras 1000 y pico personas m├ís afectadas. Esto constituye una vulneraci├│n de derechos humanos de primer orden, porque no tener luz regular implica problemas de muy diversa ├şndole: no poder calentarse en invierno, no poder mantener los alimentos ni los medicamentos frescos, no tener luz en la vivienda a partir de la hora en la que cae el sol, ni├▒os y ni├▒as que no pueden seguir las clases y est├ín perdiendo el ritmo de aprendizaje por no tener luz. La situaci├│n por momentos es realmente espantosa.

Ante esto, desde la ciudadan├şa, sobre todo del sector 6, se han llevado a cabo movilizaciones, cortes de carretera, concentraciones [la ├║ltima fue el Cibeles frente al Ayuntamiento y ma├▒ana hay otra convocada en Sol, frente a la sede de la CM, de 11 a 13 horas], actuaciones que interpelan directamente a las administraciones p├║blicas implicadas: Comunidad de Madrid, Ayuntamiento de Madrid, de Rivas, de Coslada y los dos comisionados, m├íximas autoridades, para la Ca├▒ada Real. Adem├ís, se ha presentado denuncia ante el Defensor del Pueblo, se han enviado cerca de 60 cartas al Comit├ę de los Derechos del Ni├▒o escritas por los propios chavales, y se est├ín intentando recabar el apoyo de los colegios p├║blicos de la zona de influencia donde acuden los y las menores de edad afectados por esta situaci├│n. Ahora tambi├ęn se est├í movilizando el Sector 5 y espero que la suma de todos consiga devolver la luz al barrio.

 

¿Cuál ha sido la respuesta de la administraciones?

La respuesta que se est├í dando por parte de las autoridades para motivar estos cortes de suministro es que existen plantaciones de marihuana que hacen sobrecarga en la red el├ęctrica y, por lo tanto, es la empresa Naturgy la que decide cortar la luz porque se sobrepasan los l├şmites de carga del sistema. Tambi├ęn se ha informado de un plan de choque policial para intervenir estas plantaciones pero, al ser confidencial, no tenemos m├ís informaci├│n. Te├│ricamente, se desmantelar├ín las instalaciones, pero no se sabe ni cuando, ni como. Eso tampoco garantiza suministro regular a medio plazo.

Esta falta de información sigue condicionando y complicando la situación de esta familias que se están encontrando con muchas dificultades para regularizar su situación, arreglar las instalaciones y acceder mediante un contrato al suministro de luz. No se niegan a pagar el servicio, es más, quieren contratarlo con las empresas y pagar sus recibos, y para aquellas situaciones de mayor vulnerabilidad, poder acceder al bono social y tener una factura reducida. Sin embargo, por parte de las administraciones se está volcando todo a una posible solución policial para reducir la sobrecarga pero sin regularizar ni mejorar la instalación ni permitir que la gente haga contratos.

 

┬┐A qu├ę crees que se debe esa negativa por parte de administraciones?

Suponemos, pensamos, que las administraciones no quieren que la gente tenga regularizado el suministro porque eso ser├şa darle una apariencia de legalidad que no les interesa, puesto que los sectores 4, 5 y sobre todo el 6, se supone que tienen que ser desmantelados en alg├║n momento. Y aqu├ş entra la cuesti├│n del Pacto Regional, que est├í siendo incumplido desde que se firmara en 2017 por parte de varias administraciones. Por su parte, Naturgy no ha dado la cara ni se relaciona, solo a trav├ęs del comisionado de la Ca├▒ada, que hace la labor de interlocuci├│n. Hicieron un comunicado conjunto los dos comisionados hace dos semanas donde dicen que el suministro no es competencia suya.

 

¿Cuáles son, a tu juicio, esos incumplimientos?

El Pacto está siendo incumplido en sus partes más vitales para las condiciones de vida de la gente. Tiene bastantes cosas que criticamos: se formuló muy a la ligera, sin hacer un estudio real y desde luego, al sector 6 se le condenó a ser desmantelado sin estar lo suficientemente sustentando y sin incluir las afectaciones existentes para la salud.

El
primero y más claro de esos incumplimientos es que el texto
establece que se garantizar├í el suministro el├ęctrico en toda la
Ca├▒ada sin distinci├│n de sectores. Sin embargo, como el Pacto solo
establece de forma clara el desmantelamiento del sector 6, dejando
pendientes los sectores 4 y 5, tampoco quieren dar pasos hacia una
normalizaci├│n del suministro para evitar que se consoliden las
construcci├│n en los otros sectores. En este sentido, el Pacto no
explica los motivos por los que el sector 6 se tenga que desmantelar
y no los otros sectores; podr├şamos a entrar a discutir la
conveniencia o no de hacerlo (por la cercan├şa a Madrid, a la
incineradora de Valdeming├│mez o al Parque Regional del Manzanares,
por ejemplo) pero no lo explicita.

La principal afecci├│n que existe es Valdeming├│mez, que por la quema de residuos tiene unas emanaciones t├│xicas que afectan a la salud. Pero eso no se dice en el texto, se obvia. De hecho no s├│lo produce estos da├▒os en la salud a los habitantes de Ca├▒ada, tambi├ęn afecta al Ensanche de Vallecas, a Rivas y, seg├║n la rosa de los vientos, afecta a m├ís municipios. As├ş que, si por este motivo se tuviera que desmantelar el sector 6, se tendr├şa que desmantelar muchos n├║cleos de Madrid y Rivas, o los nuevos desarrollos urban├şsticos del sureste, que adem├ís se est├ín reactivando.

 

Volviendo al desmantelamiento del Sector 6, que s├ş est├í contemplado en el Pacto, ┬┐c├│mo est├í la situaci├│n actual?

Efectivamente es uno de los elementos que tambi├ęn est├ín siendo incumplidos y que, adem├ís, hay que ponerlo en cuesti├│n. S├│lo se ha conseguido, hasta la fecha, hacer un realojo parcial de una zona del sector 6. Se ha tardado 3 a├▒os en llegar a un convenio y que haya un acuerdo entre las administraciones para asumir el gasto de los realojos. Una pol├ştica de realojos que, adem├ís, tiene mucha pol├ęmica porque muchas personas son realojadas en zonas rurales en las que no tienen arraigo social, ni red familiar, ni veh├şculo propio- y son enviados a peque├▒os municipios a m├ís de 70 kil├│metros-, en viviendas muy baratas y en mal estado que ha comprado la Comunidad de Madrid, y adem├ís son realojados sin un plan de acompa├▒amiento.

Adem├ís, si en 3 a├▒os s├│lo se ha conseguido realojar a 150 familias, imag├şnate lo que se tardar├í hasta llegar a las casi 900 que viven en el sector 6. Yo creo que esos realojos, si se realizan van a tardar muchos a├▒os, entonces ┬┐vamos a estar todos esos a├▒os sin suministro el├ęctrico regular? No tiene sentido.

 

¿El Pacto Regional está valorado presupuestariamente?

No, no tiene una correspondencia en t├ęrminos de recursos p├║blicos, m├ís all├í de ese realojo parcial que s├ş estuvo dotado presupuestariamente. Pero el resto del pacto y de las actuaciones que contempla no tiene dotaci├│n presupuestaria. De estarlo, podr├şa cuestionarse el coste de urbanizar y mejorar la Ca├▒ada en comparaci├│n con los realojos que est├ín pendientes.

 

 Y al hilo de esto ├║ltimo, ┬┐por qu├ę crees que no se hace una verdadero plan de urbanizaci├│n y mejora de la Ca├▒ada? ┬┐qu├ę es lo que impide que se lleve a cabo lo que quieren la mayor├şa de familias, que es quedarse all├ş, con todos los servicios necesarios?

Yo creo que al ser una cuesti├│n que implica un gasto fuerte, un plan de trabajo participado con los vecinos, que hay que ir acordando con todas la administraciones implicadas, tiene mucha dificultad desde el punto de vista t├ęcnico y pol├ştico. Pero realmente no existe voluntad de intentar integral la Ca├▒ada en las tramas urbanas m├ís cercanas, o construir ciudadan├şa con todos sus derechos.

La
administraci├│n con mayores incumbencias es la Comunidad de Madrid,
porque el suelo es suyo, es el titular de la v├şa pecuaria, y no
tiene voluntad de resolverlo. Es un foco de exclusi├│n social, pero
parece que no le importa ni es su negociado. Todo es muy lento, no se
dan respuestas adecuadas. En tres a├▒os de Pacto Regional ha habido
pocas mejoras, y ahora ni siquiera sirve para que haya luz.

Luego est├í el problema de los n├║cleos de la droga, que tampoco se termina de desmantelar. Desde que llegaron en 2005, desplazando el problema desde otras zonas y barrios de Madrid, ha habido intervenciones pero no terminan de solucionarlo. Mientras no haya conflicto pol├ştico, no se ve. Ah├ş puede estar la gente mat├índose, los ÔÇťyonkisÔÇŁ tirados en la calle, muri├ęndose de frio; la gente, los chavales y la gente enferma pasando calamidades terribles. Pero como es gente en ÔÇťsupuestaÔÇŁ exclusi├│n, no importa a nadie.

 

En tu opinión, ¿cuál crees que fue la intención de este Pacto?

Se dice que la Ca├▒ada es el mayor asentamiento ilegal de Europa. No estoy seguro pero s├ş s├ę que, al menos, es el m├ís grande de Espa├▒a, por extensi├│n y numero de personas. S├ş, es una urbanizaci├│n ilegal, una autoconstrucci├│n, pero es que en Espa├▒a existen centenares de urbanizaciones -desde segundas residencias, urbanizaciones en el pueblo, en la costa o en la monta├▒a-, que son igual de ilegales. La Ca├▒ada es una autoconstrucci├│n, una urbanizaci├│n de pobres, pero es tan urbanizaci├│n ilegal como tantas que hay repartidas en Espa├▒a.

En su momento el Pacto se firm├│ muy deprisa y sin tener en cuenta cuestiones importantes, si de verdad se quer├şa abordar el problema. Ah├ş hubo un consenso de todas las fuerzas pol├şticas de la Asamblea de Madrid, incluidas las izquierdas, que a nosotros nos sorprendi├│ bastante porque hablamos con ellos y sobre todo les insistimos en incluir lo de Valdeming├│mez. Pero luego desapareci├│ del texto. Parece que nadie quiere mencionar el tab├║ de Valdeming├│mez, pero es el elefante en el sal├│n. La idea inicial del Pacto era buena en tanto pretend├şa poner a todo el mundo de acuerdo en buscar una soluci├│n; lo que ocurre es que si ese Pacto no aborda bien los problemas ni se├▒ala bien las afecciones y condicionantes que existen nos estamos poniendo de acuerdo en una mala soluci├│n. ┬┐El consenso es positivo? Pues depende de para qu├ę.

 

Cada cierto tiempo, la Ca├▒ada reaparece en los medios por distintos motivos, pero parece que ahora la movilizaci├│n est├í siendo m├ís potente que en otras ocasiones, ┬┐qu├ę est├í marcando la diferencia?

Pensamos que ahora hay un tejido potente y combativo, sobre todo conformado por mujeres. Una serie de gente que se est├í movilizando por sus derechos y que est├í consiguiendo hacer alianzas con chavales, con gente de otros barrios, con sectores de la opini├│n p├║blica. Tambi├ęn se est├í pidiendo el apoyo de la gente de otros sectores para actuar conjuntamente, aunque tengan contratos legales.Aunque en la Ca├▒ada tambi├ęn hay divisi├│n entre las organizaciones y colectivos que all├ş operan: es muy variada y por tanto, hay intereses distintos. Hay diferencias de clase, de raza, de idioma, lo cual lo complica todo pero tambi├ęn es un reto que a trav├ęs de un proceso de luchas se pueda construir ciudadan├şa diversa y plural y que se pone en marcha por un objetivo com├║n como es la luz.

Todo eso est├í muy bien pero el enemigo es muy grande: se enfrentan al Estado y a empresas de electricidad, nada menos que Naturgy (antigua Uni├│n Fenosa) y que es casi m├ís grande que un Ministerio. Y a pesar de todo, existe una contradicci├│n que las autoridades no van a poder ocultar a la opini├│n p├║blica: por mucho que el sector 6 pueda ser realojado con el tiempo, t├║ no puedes permitir que mientras tanto la gente viva sin tener garantizado un m├şnimo de sus condiciones de vida y una garant├şa b├ísica de derechos humanos. Podemos discutir si hay que realojar o no, pero no puedes discutir que la gente tiene que poder calentarse en invierno y tener luz cuando es de noche. Una vez que los vecinos se han puesto en marcha para regularizar y contratar el servicio de la luz no hay marcha atr├ís.

Lorena Cabrerizo es militante de Anticapitalistas.





Fuente: Poderpopular.info