December 13, 2020
De parte de Oscuro Es El Deseo - Lecturas An谩rquicas
2,236 puntos de vista

Entrevista realizada por el corresponsal de Columna Negra durante un encuentro en la ciudad de Monza, Italia, en Noviembre de 2011. Ah铆 se discuti贸 sobre la actualidad represiva mundial y la cuesti贸n mapuche, entre otros temas. De ese intercambio de ideas con Alfredo Mar铆a Bonanno devino lo siguiente:

Columna Negra (CN): Considerando los escenarios de crisis a escala global, caracterizados por la deslegitimaci贸n masiva de los referentes pol铆ticos tradicionales, la desestabilizaciones econ贸micas y sociales como las vividas en Grecia y Espa帽a, etc. 驴c贸mo podemos comprender la emergencia de las practicas insurreccionalistas que usted plante贸 desde fines de la d茅cada del 鈥70 hasta mediados de los 鈥90s, considerando las diferencias del momento actual en el contexto donde estas ideas fueron desarrolladas?

Alfredo Mar铆a Bonnano (AMB): Es cierto que hay considerables dificultades de parte del capital internacional para reestructurar la propia organizaci贸n represiva y productiva. Esta situaci贸n, que ya se acarrea desde algunos a帽os, viene de la llamada 鈥渃risis鈥, pero no se trata de una crisis en el sentido de contradicci贸n radical que anuncia el pasaje a una situaci贸n que podr铆a devenir intolerable por el futuro de la gesti贸n capitalista. No hay nada en estas enfermedades peri贸dicas del dominio que sea pueda conducir de manera determinante a una posible situaci贸n irrecuperable y entonces revolucionaria. Para que este acontecimiento pueda comenzar a tener algunos elementos de sentido revolucionario (mayores dificultades de recuperaci贸n y de control de parte del capital internacional) se necesita de nuestra participaci贸n activa, y es aqu铆 donde es primordial la intervenci贸n insurreccional real y verdadera.
Las experiencias hechas a partir de los a帽os setenta, hasta por lo menos al final de los a帽os noventa, demuestran que las realizaciones de car谩cter insurreccional como ataques en contra de responsables y estructuras del capital, sabotajes a la producci贸n, abstenci贸n pol铆tica y productiva, expropiaci贸n, reapropiaci贸n del tiempo, etc. 鈥 pueden contribuir al terreno f茅rtil en el cual se puede avanzar hacia la insurrecci贸n verdadera, o sea la materializaci贸n de una serie de ataques de amplia dimensi贸n que puedan tener como resultado transformaciones visibles (pol铆ticamente recuperadas en formas de procesos modificativos de las estructuras de dominio) o bien transformaciones menos visibles pero m谩s duraderas y eficaces, es decir realizaciones pr谩cticas que contribuyan a formulaciones de lo que hemos llamado 鈥減royecto insurreccional鈥.

CN: Siguiendo diversos an谩lisis, las crisis actuales se presentan como expresi贸n de una situaci贸n de cat谩strofe generalizada, la que se visibiliza, entre otras cosas, en un abierto alejamiento de los estados de sus m谩scaras democr谩ticas, y en la abierta militarizaci贸n de la represi贸n. Sobre esto, 驴De qu茅 manera la pr谩cticas del anarquismo insurreccional pueden propiciar una resistencia y generar las condiciones de ruptura que permitan poner el escenario de una manifiesta guerra social en ciernes de parte de los explotados?

AMB: Ninguna cat谩strofe general, al menos en mi opini贸n. Se trata de las dificultades que el capital est谩 experimentando a nivel represivo y productivo, incluso debido a algunos procesos especulativos financieros que se han establecido y que han demostrado ser completamente incapaces de garantizar una mayor seguridad y mayores ganancias. La estructura subyacente de la producci贸n econ贸mica se encuentra relativamente al margen de los desastres provocados por la especulaci贸n, y el capital se ha puesto a cubierto procediendo a reducir el despilfarro, reducir los costos de producci贸n, despedir a algunos sectores sociales productivos menos garantizados, y as铆 sucesivamente. Para esto ha tenido que darse por fuerza una capacidad represiva policial mayor, medios de control m谩s grandes y m谩s eficientes, en una palabra, incluso a prepararse militarmente para una posible fase transitoria de la guerra civil.
En definitiva, lo que est谩 intentando realizar el proyecto represivo y productivo en curso es simplemente una restructuraci贸n a todos los niveles, para garantizar ingresos base a los grandes inversionistas extranjeros y tranquilidad para la explotaci贸n, lo cual ha sido siempre su objetivo. Es nuestra tarea intervenir en el choque con la m谩xima decisi贸n posible, para buscar combatir este proceso. Los medios que tenemos disponibles son los insurreccionales: el ataque, la autonom铆a organizativa de estructuras m铆nimas de base, la informalidad de esas estructuras, la destrucci贸n del enemigo, y la autogesti贸n generalizada.

CN: Otro de los factores relevantes que ha surgido durante los 煤ltimos tiempos es el empoderamiento ciudadanista que ha tendido a reforzar posiciones izquierdistas que son movidas tanto por la precarizaci贸n de sus vidas, como una defensa ante las grandes coorporaciones, ayudando a frenar la proliferaci贸n de din谩micas antagonistas. En este sentido, por un lado 驴cu谩les son las posibilidades que pueden abrirse desde las pr谩cticas anarquistas para frenar este 铆mpetu ciudadano? Y por otro, 驴c贸mo cree usted que desde la trinchera antagonista podemos romper con el arrinconamiento al que hemos sido llevados por el ciudadanismo, y lograr ir all谩 de ubicarnos 鈥渁 la izquierda de la izquierda鈥?

AMB: Cualquier forma camuflada de cambio, como puede ser el ciudadanismo, tarde o temprano muestra su cola pol铆tica y se ve desenmascarado por los hechos. Se trata de colaboraciones indirectas que el poder recibe de parte de aquellos que temen lo peor y por eso se adaptan a obtener una simple extensi贸n de la cadena. No se necesitan grandes an谩lisis para indicar lo que se necesita hacer en contra de estos lamebotas del capital. En su lugar, hay que comprometerse por el ataque que podemos realizar con nuestras fuerzas, sin buscar posibles compromisos con fuerzas pol铆ticas que no nos pertenecen y que hoy en d铆a constituyen la 煤ltima l铆nea ofensiva del capital, la que es quiz谩s la m谩s eficaz en la recuperaci贸n.
El proyecto insurreccional, identificable en la organizaci贸n informal de base y en el asalto destructivo contra toda realizaci贸n de la represi贸n, necesita sin duda alguna de ideas, informaciones m谩s detalladas y conocimientos que difieren en funci贸n de las diferentes situaciones geogr谩ficas que se presentan, pero no puede alejarse de sus directrices principales: ataque, autonom铆a, informalidad, y autogesti贸n.

CN: Entendiendo que la cr铆tica an谩rquica tiene como eje constituyente el problema del Estado, 驴cu谩les cree que son los puntos de cuestionamiento y trabajo respecto a una cr铆tica anti-estatal que se vuelven imperiosos desarrollar para favorecer el actual despliegue de pr谩cticas anarquistas?

AMB: Los anarquistas son evidentemente antiestatales. La cr铆tica anarquista es directa a la aniquilaci贸n del Estado, aunque la pr谩ctica no se limita a la espera que el Estado se encuentre en dificultad para salir a las calles y luchar concretamente en darle el 煤ltimo empuj贸n. Casi siempre los anarquistas est谩n presentes en luchas intermedias, o sea, determinadas por problem谩ticas locales que la gente tiene en lugares geogr谩ficamente determinados. Estas luchas buscan reducir la represi贸n que pesa sobre una peque帽a parte de la poblaci贸n de un lugar, pero tienen una gran importancia para todos los explotados en general si se plantean correctamente enfocadas desde el punto de vista del m茅todo y del proyecto insurreccional.

CN: Las propuestas de la acci贸n informal surgieron como una b煤squeda de formas de ataque m谩s directo. No obstante, ya durante la d茅cada de los 鈥90, con el 鈥淐aso Marini鈥 se han llevado a cabo por parte del Estado una identificaci贸n de las pr谩cticas informales (ya sea por montaje o infiltraci贸n),  llegando al actual proceso contra la FAI-FRI y el 鈥淐aso Bombas鈥 en Chile. Respecto a esto, y seg煤n su experiencia, 驴qu茅 elementos de la propuesta y las pr谩cticas de informalidad deben ser revisados?

AMB: El Estado ha trabajado casi por veinte a帽os antes de enfocar de manera precisa (hasta cierto punto) las estructuras organizativas informales de base y el m茅todo insurreccional. De hecho, el poder no tiene medios suficientes para predecir todas las iniciativas informales debido a la enorme potencialidad creativa de 茅stas 煤ltimas. Cuando el ataque se realiza a partir de las caracter铆sticas organizativas informales, o sea de manera extendida en el territorio, libre de cualquier contaminaci贸n pol铆tica, directo a destruir peque帽os objetivos -y no por este motivo menos significativos; en otras palabras, cuando se evita centralizarse hacia un 煤nico objetivo, o hacia pocos objetivos bien visibles y calificados, [la acci贸n] no puede ser f谩cilmente detenida. Se tendr铆a que poner mucha atenci贸n en la elecci贸n de estos objetivos, evitando dejarse seducir por aquellos extremadamente visibles (hace falta pensar a los recientes ataques que en Grecia los compa帽eros est谩n realizando en contra del Parlamento del pa铆s), que por esto est谩n m谩s protegidos y al final son de escasa importancia. El estudio de los objetivos corresponde al conocimiento del territorio y tambi茅n al an谩lisis de la relaci贸n que trascurre entre capital local y capital internacional. Muchos de estos conocimientos son ahora f谩cilmente identificables (basta pensar en lo que se puede encontrar en Internet) pero algunas otras son m谩s dif铆ciles y requieren un estudio verdaderamente profundo.

CN: En el contexto de luchas de liberaci贸n nacional y la relaci贸n con los movimientos anarquistas, en particular con la del pueblo mapuche en Chile, hemos tomado en cuenta su an谩lisis y propuestas escritas en el 76; 鈥淎narquismo y Liberaci贸n Nacional鈥. En el caso mapuche, desde los a帽os 90, principalmente dos pensamientos antagonistas se ven enfrentados. El primero incluye a nuevas generaciones mapuche con planteamientos pol铆ticos anticapitalistas, de reconstrucci贸n pol铆tica-econ贸mica y cultural, aut贸noma es decir, sin ning煤n caso de integraci贸n al Estado chileno. Su visi贸n pol铆tica traspasa las fronteras de su territorialidad reconociendo en otros pueblos del territorio de chile, y del mundo a hermanxs explotados, aprendiendo y solidariz谩ndose con sus experiencias de lucha. La segunda, grupos mapuche que postulan una representatividad pol铆tica dentro del Estado, inclin谩ndose a formar partidos mapuche nacionalistas y tener reconocimiento constitucional, marginando las luchas reales de resistencia mapuche aut贸nomas, a simples grupos minoritarios, por el hecho de no conformarse ni identificarse con la izquierda mapuche, y menos con la socialdemocracia mapuche.

Entendiendo este nuevo contexto, de mapuches partidistas integracionistas, como una situaci贸n que se ha dado en otros movimientos de Liberaci贸n Nacional del mundo, pero que en Chile es un fen贸meno reciente post dictadura Pinochet鈥揹emocracia. 驴Qu茅 podr铆a comentar o sugerir, desde su conocimiento en experiencias de liberaci贸n actuales? 驴Qu茅 ideas podr铆amos plantear en nuestra propuesta de lucha anticapitalista, mapuche e internacionalista, en apoyo y defensa ante el nuevo pensamiento de algunas comunidades mapuches hermanas?

AMB: La lucha de liberaci贸n nacional siempre ha sido vista por parte de un anarquista como fase intermedia, como lucha intermedia. Esto, en mi opini贸n, sucede tambi茅n hoy d铆a con la lucha del pueblo mapuche. Ninguna posici贸n pol铆tica de compromiso tendr铆a que ser aceptada, m谩s que la de una radical y completa liberaci贸n respecto al Estado chileno. Se trata de una posici贸n que solo te贸ricamente es muy simple, pero en lo practico presenta muchas dificultades en cuanto no es aceptada enseguida, sin objeci贸n, por parte de muchas fuerzas que se ilusionan con poder colaborar ,dentro de ciertos l铆mites, con las fuerzas del izquierdismo progresista chileno, para luego alejarse e ir m谩s all谩. Se trata una pura ilusi贸n cuantitativa, o sea, que piensan a trav茅s de atraerse a cuanta m谩s gente sea posible a su lado para realizar una presi贸n eficaz contra el Estado chileno. B谩sicamente, ese camino no tiene salida, y el caso irland茅s, y muchos ejemplos africanos, est谩n all铆 para dar testimonio.

Hoy en d铆a, el pueblo Mapuche se encuentra en condiciones bien definidas. Puede entender que la 煤nica opci贸n que le queda es la de una clara lucha en contra del Estado chileno y en contra de todos los Estados. De la creaci贸n de una entidad mapuche no-estatal en un futuro pr贸ximo, libre de la hegemon铆a chilena, pueden surgir muchas posibilidades de liberaci贸n, pero quiz谩s tambi茅n algunas posibilidades de una nueva forma estatal mas peque帽a, y por lo mismo, represiva. No hay que temer, el destino de las luchas de liberaci贸n nacionales a menudo es ese. Se tendr谩 que volver a empezar la lucha en el mismo punto que se dej贸, sin miedo y sin contradicciones pol铆ticas.
De todas maneras, por el momento no es tanto una cuesti贸n de lo que suceder谩 despu茅s de la 鈥渓iberaci贸n鈥, sino de aquello que se tiene que hacer hoy, antes de la 鈥渓iberaci贸n鈥. Y lo que se tiene que hacer hoy corresponde precisamente con la lucha insurreccional anarquista en contra del Estado chileno.




Fuente: Oscurodeseo.blackblogs.org